Tomates Fritos Morados Ficciones, Opinión

‘Tomates Verdes Fritos’ embelesó a Barbijaputa desde que tenía 12 años. Ahora, al revisarla, ha entendido por qué le gustó tanto: “Es feminismo en estado puro”.

Señora Milton interpreta ‘Tomates Verdes Fritos’: “Hay que ver que mal ha envejecido esto y como se le ven las costuras a la relación retrobollera de las dos protas, pero Jessica Tandy hablando de menopausia como quien habla de fútbol, definitivamente BIEN”

 

La primera vez que vi ‘Tomates Verdes Fritos’ yo debía de tener unos 12 años. Concluí por aquel momento que era mi película favorita. Más aún cuando supe que la autora del libro en el que basaron la película era la escritora Fannie Flagg, cuyo ‘Daisy Fay y el Hombre de los Milagros’ ya era por entonces mi libro favorito. Todo apuntaba a que Flagg me había pillado el rollo completamente. Pero, ¿qué podía tener estar autora para embelesarme ya desde tan pequeña? En esa época no le di más vueltas, simplemente pensé que era una diosa y punto.

No solía releer libros ni ver más de una vez una película. Siempre me daba la sensación de estar robándome tiempo a mí misma para disfrutar de otras historias, porque la vida es finita pero ellas no. Lo que me transmitió aquella película, lo que me hizo sentir, la hizo subir al puesto número uno, siendo imposible desbancarla por muchas películas que viera después. Lloré mucho más con algunas pelis, reí infinitamente más con otras, sentí muchas veces desde entonces más desesperación, más amargura, más felicidad y todo tipo de emociones con historias que no eran la de Idgie y Ruth y, sin embargo, ahí seguían, las primeras, sin ninguna lógica. O al menos yo no se la veía.

Ahora, después de todos estos años, he vuelto a verla para hacer este artículo. El primero fue sobre Amelié, que me dejó un mal sabor de boca que preferiría haberme ahorrado; pero ya sabéis lo de las gafas moradas para el cine y la literatura, que cuando vuelves a ver una peli o un libro, te suelen decir sin reparos: “Aquí te la colaron”.

Aunque también puede pasar algo maravilloso gracias a las gafas feministas, y es justo lo contrario: “No entendías por qué esta película te marcó tanto, y ahora sí”. El feminismo, estamos de acuerdo, te hace entenderte a ti misma, además de al porqué ocurren miles de cosas en nuestro día a día. A mí me ha resuelto a lo largo de los años millones de enigmas y de preguntas que jamás relacioné con mi género. Por eso no me canso de decir que el feminismo te libera de mil cadenas que te hacían ir más despacio e insegura, y esa lentitud nosotras antes la achacábamos a nuestra forma de ser, a nuestros miedos tontos, en definitiva, siempre a nosotras mismas.

A partir de aquí vienen spoilers, así que si no has visto ‘Tomates Verdes Fritos’, te recomiendo que la veas antes de seguir.

Evelyn (Kathy Bates) es una mujer de unos 50 años, muy frustrada por la indiferencia de su marido, a quien siempre intenta agradar sin conseguir ni un poco de atención. El típico machirulo que se sienta a ver el fútbol y ni mira a su compañera. Se desvive por él, por recibir un poco del amor que ella le profesa, pero todo es inútil. Entonces conoce en un asilo a Ninny (Jessica Tandy), una anciana que, a lo largo de la película, le va desgranando algo sucedido en un remoto pueblo de Estados Unidos, de donde ella era originaria. El relato se vuelve cada vez más adictivo para Evelyn, sobre todo cuando deja de ser una simple historia que gira en torno a la gran amistad entre dos mujeres (Mary Stuart Masterson y Mary-Louise Parker) y entra en escena el punto de inflexión: juzgan a una de ellas por la muerte violenta del marido de la otra.

Los entresijos de esta historia, el coraje de las mujeres de la metahistoria, cómo se enfrentan al machismo y combaten el racismo, la amistad y sororidad entre Idgie y Ruth, cómo se cuidaban y se protegían, hacen que la protagonista del hilo basado en el presente (una Evelyn aletargada por el machismo de su marido, acomplejada por su sobrepeso, adormecida por la invisibilidad que le proporcionaba su aspecto y su edad) se empodere hasta límites que ella misma nunca imaginó siquiera.

Esta historia es feminismo en estado puro. Mujeres protagonistas, personajes fuertes y potentes contagiando seguridad a las que no lo eran tanto, dándose seguridad y amor entre ellas, sabiendo perfectamente quién es el enemigo y cómo acabar con él. La transversalidad de las opresiones se trabajan en la peli de tal forma que quedan meridianas: mujeres blancas discriminadas y estigmatizadas por ser mujeres, hombres negros agredidos por ser negros, mujeres negras llevándose lo peor de cada aspecto.

Incluso el final, cuando Ninny confiesa a Evelyn quién mató al marido maltratador de Ruth, hay una justicia poética demoledora.

El feminismo, además de quitarme cadenas,  me ha enseñado algo más: revisionar películas y releer novelas no es una pérdida de tiempo, porque sin conciencia feminista adoraste cosas que no debías por no saber analizarlas pero también te revelan lo que hay detrás de las historias que se te quedaron clavadas sin poder explicarte a ti misma por qué significaron tantísimo.

Hoy ya puedo explicarme porqué ‘Tomates Verdes Fritos’ fue siempre mi película favorita, por qué me vi en Idgie en cada escena, por qué la recuerdo tan a menudo, por qué la sigo sacando a colación en conversaciones; y es que nunca había visto ni volví a ver unos personajes desprendidos tantísimo de roles y estereotipos… y eso para mí, que nunca entendí aquello de la “feminidad” y que me odié tanto por no saber “aprenderla”, fue un soplo de aire fresco y chorros de seguridad. ‘Tomates Verdes Fritos’ me confirmó que no había nada malo en mí, porque Idgie era como yo, y sin duda, Idgie era genial, así que yo también podía serlo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Tomates Fritos Morados
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies