Las niñas que querían ser adultas: embarazo adolescente y amor romántico Cuerpos, Opinión

Las ficciones románticas alimentan el sueño adolescente de ser rescatada por un príncipe para alcanzar la felicidad

Collage: Señora Milton

Collage: Señora Milton

Recuerdo que de pequeña yo quería ser mayor. Quería ser una mujer empoderada, culta, inteligente, guapa y muy fuerte. Me veía con tacones y minifalda, pisando fuerte por la calle, dueña de mí misma, trabajando de periodista en El País, y viajando mucho por el mundo. Me veía conduciendo mi coche, y de fiesta con mis amigas, y me veía con un novio guapísimo, tierno, simpático, generoso, honesto, sincero, seductor, culto, fuerte, sensible, divertido, trabajador, y muy enamorado de mí. Con él tendría dos hijas y viviríamos en el centro de Madrid.

Cuando despertaba del sueño romántico, estaba atrapada en la minoría de edad, me acababa de venir la regla, y me faltaban aún cuatro años para alcanzar los dieciocho. Si además quería estudiar Periodismo, serían cuatro o cinco años más hasta que terminase la carrera y empezase a trabajar en El País. A ratos se me antojaba insoportable tener que esperar tanto, tener que aguantar que me tratasen como a una niña, obedecer las normas de los adultos, no tener dinero, no tener mi espacio, no poder dormir abrazada a mi novio, no tener siquiera novio.

Recuerdo que me quedé boquiabierta cuando descubrí que había una manera rápida y eficaz de hacerse mayor: una amiga del pueblo en el que veraneaba se había quedado embarazada de su novio. Ella tenía dieciséis, él tenía veintiuno: a él no le gustaba usar condón, y ella no quería que se fuese con otra por eso. Fue un shock, pero estaban los dos muy felices. Se iban a ir a vivir a casa de los padres de él, iban a ahorrar y después se comprarían una casa para ellos dos solos y el bebé.

— ¿Y ya no vas a estudiar astronomía entonces?

— No.

— ¿Pero tu sueño no era ir a Madrid y vivir cerca de la Plaza Mayor y estudiar en la Complutense?

— Ya no. Él me ha dicho que no hace falta que trabaje, que él se encarga de todo, así yo cuido al bebé.

Me horrorizó pero me dio algo de envidia ver que iba a hacerse adulta en pocos meses, y yo seguiría siendo una adolescente. A mi amiga lo que más le gustaba de todo esto es que ya no tendría que vivir bajo el yugo de su padre, que era un tirano tacaño, machista y agresivo. No paró de hablarme del vestido blanco en la Iglesia, la fiesta y la luna de miel.

Antes del nacimiento del bebé, el novio la dejó, y se fue a trabajar a Bélgica. Ella tuvo que quedarse en casa de sus padres, solo que ahora con un bebé, y con el corazón hecho pedazos. No comprendía por qué a él no le hacia ilusión tener un hijo y casarse, y pensaba que lo suyo había sido mala suerte.

Y no, no era mala suerte. Les pasó a unas cuantas más, y pronto me di cuenta de que en el pueblo las chicas que querían hacerse mayores tenían dos opciones: o irse a estudiar a Madrid lejos de la tutela materna-paterna, o juntarse con un chico mayor, quedarse embarazadas y tratar de casarse con el novio (unas lo lograban, y otras no).

Lograr que tu novio se case contigo no es una cuestión de buena o mala suerte. En todo el planeta, hay millones de niñas y adolescentes que creen que el amor les va a cambiar la vida, que desean hacerse mayores y salir de la casa de sus padres de la mano de un príncipe azul, que creen que tener un bebé es la mejor manera de salir de la pobreza. Muchas son devotas de la religión del amor romántico y su paraíso de felicidad y abundancia, por eso se buscan un novio mayor que ellas, un novio de esos que trabajan y tienen dinero, un novio que las llevará a un palacio, y así no tendrán que trabajar nunca.

Para que las quieran más, todas ellas hacen el amor sin condón pensando que así él se alejará de las que exigen el uso del preservativo para tener relaciones. Todas creen que para realizarse como mujer es preciso tener un bebé, todas imaginan la felicidad de su novio cuando ellas anuncien la buena nueva, todas creen que ser mamá es lo más fácil y maravilloso del mundo.

Y resulta que no. Ocurre a menudo que los chicos salen corriendo cuando llega la noticia del bebé. A los hombres patriarcales les pasa que no les gusta usar condón, y no les hace ilusión ser cazados, ni ser casados a través de la paternidad. Sí, han prometido muchas cosas, pero es que si no, las chicas no se dejan follar. Ninguno quiere perder su libertad, ninguno quiere mantener a una chica y a su bebé… o casi ninguno.

Algunos asumen la responsabilidad económica para no ir a la cárcel, pero jamás disfrutan de su paternidad. En el caso de los que sí asumen la paternidad y la pareja, ocurre que casi siempre los casamientos por embarazos no deseados acaban en separación. Esta es la razón por la cual la mayor parte de los hogares en América Latina, por ejemplo, no están compuestos de una madre y un padre, y unos niños relucientes, como nos quieren hacer creer los publicistas.

La realidad es que en la población más humilde los hogares están compuestos de abuelas jóvenes que crían casi a la vez a sus hijos, hijas, nietos y nietas. La mayor parte de las familias están compuestas de madres solteras con uno o varios hijos de diferentes padres.

La mayor parte de las niñas y adolescentes que se enamoran y se embarazan no recibieron educación sexual, ni tuvieron acceso a planificación familiar, pero sí vieron muchas telenovelas y películas románticas. Cuando llega el embarazo y el abandono del novio, se quedan en el hogar materno. La carga la asumen las abuelas para que ellas puedan estudiar y/o trabajar, y así no verse condenadas a la pobreza.

Aunque muchos embarazos de niñas y adolescentes son fruto de violaciones dentro del entorno familiar o del matrimonio forzado, existe un alto porcentaje de mujeres que se embarazan dentro de una relación “consentida” con un hombre al que aman. Es decir, se embarazan conscientemente porque creen que así su amado se quedará con ellas para siempre, como en las películas románticas.

Las princesas Disney como escuela

Meme del tumblr Feminist Disney, vía Playground

Meme del tumblr Feminist Disney, vía Playground

Esta idea es la que los medios nos lanzan a diario en sus productos de entretenimiento: para que te amen, hay que tener sexo con el hombre que deseas, ser sumisa y complaciente, y asumir los embarazos como bendiciones de Dios. Las más vulnerables a estos mensajes son las niñas y adolescentes que consumen diariamente toneladas de mitos que las hacen creer que el colmo de la felicidad es encontrar pareja y tener hijos. En las películas, en los anuncios de televisión, en las revistas, en los reality shows, en los programas de radio, en las telenovelas, en los concursos, en todos lados escuchan los mismos mensajes: si quieres salir de la pobreza, enamórate.

Si quieres dejar de ser una niña, embarázate.

Si quieres conseguir al hombre de tus sueños, enamóralo.

Si quieres tenerlo toda la vida a tu lado, embarázate.

Si quieres salir de tu infierno: enamóralo, embarázate.

Ese es el mensaje que nos lanzan los cuentos de las princesas Disney. Blancanieves está harta de trabajar para los siete enanitos, pero nunca planea una huida: prefiere esperar a que alguien la saque de allí. Cenicienta también está harta de limpiar, y de aguantar los malos tratos de su madrastra y hermanastras, unas tipas malvadas, envidiosas y abusonas. Ellas son gordas, morenas y feas, y sádicas. Cenicienta es delgada, rubia y guapa, bondadosa, inocente, y masoquista. Ella sufre y sufre, y jamás se enfrenta a sus explotadoras: se limita a esperar a que llegue el príncipe azul.

Cenicienta no tiene amigas, ni vecinas, ni compañeras, ni primas, ni hermanas: todas las protagonistas Disney están siempre solas y desvalidas, y son todas débiles e incapaces de diseñar estrategias para salir de sus infiernos. No importa que estén encerradas en una torre, o estén explotadas por siete enanitos, o sean víctimas de un hechizo: todas ellas se limitan a esperar a que alguien haga algo. Porque ellas están solas, muy solas, y eso las hace vulnerables y frágiles.

Cenicienta podría haber huido, podría haberse buscado un trabajo, podría haberse juntado a sus compañeras para alquilar una casa con varias habitaciones, podría haberse puesto a estudiar… pero no. Es mejor esperar a que alguien se apiade de ti y venga a rescatarte. Y ahí aparece el mito de El Salvador: ese hombre que me sacará de la pobreza o de la explotación laboral y me llevará a un palacio muy grande y lujoso con criados y criadas.

En términos modernos, sería estar en la mansión con la Visa Oro en el monedero, para poder comprar y gastar y vivir a todo trapo a costa del príncipe azul, que además de ser rico, es muy generoso y la tiene como a una reina. A cambio de todo esto, ellas solo tienen que darle placer, hijos e hijas, ser felices y comer perdices.

Hay varios ejemplos de mujeres de carne y hueso que han salido del mercado laboral para irse a un palacio con su príncipe: Kate Middleton, Letizia Ortiz, Lady Di… o las esposas de toreros y futbolistas multimillonarios, que esperan a sus héroes en casa mientras posan radiantes en sus lujosas mansiones para la portada de la revista Hola y nos cuentan cómo el amor llegó de la nada y les cambió la vida.

Con estos ejemplos reales y de ficción, las niñas y las adolescentes construyen su sueño de ser rescatadas y salir de la pobreza. Los hombres adultos que se relacionan con ellas saben muy bien qué clase de promesas hay que susurrarles al oído para lograr que les den su inocencia, su virginidad y su corazón. Y saben muy bien también cómo huir cuando las niñas reclaman con gritos o llantos que cumplan las promesas que les hicieron.

Las adolescentes que ya han pasado por alguno de ellos saben que para poder ser amadas primero tienen que ser deseadas y folladas, por eso ahorran para operarse y agrandarse las tetas y el culo, creyendo que al invertir en su belleza, lograrán ser las elegidas por el macho proveedor de recursos, de protección y de amor. En el mundo del narco en América Latina, por ejemplo, algunas de ellas se convierten en amantes, otras caen en redes de esclavas sexuales, y otras vuelven a casa embarazadas: todas creen que han tenido mala suerte, y seguirán creyendo en las promesas del amor romántico, soñando con que la vida les de una segunda, tercera o cuarta oportunidad.

Las industrias culturales y los creadores de mitos se lavan las manos. No les importa en absoluto las consecuencias de construir estas historias de amor patriarcal basado en la necesidad de las niñas y adolescentes pobres. No les importa en absoluto la realidad que viven las niñas que pasan por matrimonios prematuros: la mayor parte abandonan los estudios y son más propensas a sufrir violencia de género, abusos sexuales, embarazos prematuros y abortos clandestinos, y muertes por complicaciones en el embarazo o el parto.

Nos dicen en sus creaciones que el amor trae abundancia y los hijos nacen con un pan debajo de un brazo, pero lo cierto es que la pobreza mundial tiene rostro de mujer, y en concreto, las más vulnerables ante la pobreza son las mujeres jóvenes solteras con hijos. Esto quiere decir que los salvadores prometen y prometen, y luego desaparecen, pero ellos siguen seduciendo a las audiencias con las historias de príncipes azules o futbolistas millonarios, siguen perpetuando el mito de la salvación a través del amor, y siguen utilizando los estereotipos de la feminidad patriarcal que representan a las mujeres como seres perezosos, pasivos, débiles y caprichosos.

El objetivo siempre es que las niñas crean que no valen nada, y que por tanto necesitan que alguien las cuide, las ame, y les solucione los problemas. Así es como se construye todo un ejército de esclavas del amor romántico que buscan al príncipe azul desesperadamente y que están dispuestas a todo con tal de conseguirlo.

No puedo olvidar la conversación que tuve hace un par de años en un viaje a Nicaragua con una niña de quince años que estaba en la playa deambulando. Le pregunté que qué quería ser de mayor y me dijo que quería ser esposa y mamá, porque no le gusta estudiar y se aburre mucho en la escuela. Le pregunté que dónde estaban sus amigas y me dijo que no tenía, porque las amigas te roban el novio y es mejor buscar novio sola. Que sí, que ella estaba buscando novio en las playas porque están llenas de gringos. Que su prima conoció a uno que se enamoró de ella y se la llevó a Estados Unidos. Ella ya tiene cuatro hijos y una casa grande y un carro lujoso. Él ya no es tan guapo, está gordo y le pega a veces, pero ella es feliz por poder vivir allá. Cuando viene a Nicaragua trae muchas cosas lindas. Ella quiere ser como su prima, salir de su pueblo, salir de la pobreza, encontrar a un gringo que se la lleve para allá. “En este pueblo no hay futuro. Yo quiero empezar otra vida, quiero que me ame un hombre rico, sólo quiero ser feliz”.


  • Según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), cada año dan a luz 16 millones de adolescentes, entre los 15 y 19 años de edad, en todo el mundo. El 95% de éstos, ocurre en países en desarrollo.
  • Cerca de 2,5 millones de adolescentes se someten cada año a abortos clandestinos, algunos acaban derivando en problemas graves de salud e incluso la muerte.
  • Cada año se producen en el mundo 7,3 millones de partos de niñas y adolescentes de hasta 18 años, de los cuales dos millones corresponden a niñas menores de 15 años.
  • Cada día 20.000 menores de 18 años dan a luz y cerca de 200 mueren como consecuencia de un embarazo o un parto
  • El riesgo de muerte materna es cuatro veces más elevado en las adolescentes menores de 16 años que en las mujeres veinteañeras. Las muertes de madres y bebés en el parto y el primer mes de vida son entre un 50% y un 100% más frecuentes en madres adolescentes que en madres de más edad; cuanto más joven es la madre, mayor es el riesgo para las madres y para los bebés.
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Las niñas que querían ser adultas: embarazo adolescente y amor romántico
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR