Personas tan honestas Opinión, Voces

Tras leer defensas lacrimógenas sobre gente como Rita Barberá o José Antonio Griñán, permítanme recordar también a algunas otras personas honestas, como Mari Carmen, limpiadora y cuidadora que se enfrenta a un desahucio. Seguro que ustedes también conocen a montones.

Ilustración: Emma Gascó

Ilustración: Emma Gascó

Tras leer las lacrimógenas defensas de personas tan honestas (¡no he conocido a nadie más honesto en mi vida!) como Barberá, Griñán y tantas otras, defensas que algunas veces provienen de su entorno familiar o círculo de amigos y que son absolutamente normales (yo también lo haría) dentro de lo que denomino “el síndrome de la madre de Jack el Destripador”, pero que son más incomprensibles cuando provienen de otros círculos más lejanos, permítanme recordar también desde este espacio a algunas otras personas honestas, quizá no tan relevantes ni con tanta responsabilidad pública o política.

Personas como Mari Carmen, que lleva veinticinco años limpiando lo que yo ensucio y cada tarde me saluda y me dice que qué tal he pasado el día, que me vaya ya a mi casa, que si me creo que voy a heredar le empresa me estoy equivocando, que me vaya si ya he cumplido mi horario, que estos tiran y tiran y como no respondas tiran hasta romperte, que no tiene fin su ansia, y se lo dice también a todos los compañeros que aún están en sus puestos de trabajo, sin faltar nunca, por un sueldo escaso (supongo). Que llora despacio por el hijo muerto en sus brazos como consecuencia del VIH (la droga, Vicálvaro, los ochenta, mucha ignorancia, mucho desconocimiento, culpa mía también, yo no tengo cultura, se me murió el hijo y yo no supe explicarle nada, no supe detenerle, ni antes, ni durante, todo lo supe después, cuando ya no había salida), al que nunca (de eso estoy orgullosa, de eso no me culpo) le faltó una caricia, ni todos los besos que necesitó (que yo nunca tuve miedo del sida tampoco, que yo quería sufrir lo que sufría mi hijo, si al menos hubiera tenido un poco de miedo, si al menos lo hubiera sabido). Que avaló a su otra hija en la compra de un piso (¡no se preocupen, si los pisos siempre se revalorizan, es una inversión, los ricos no paran de comprar pisos, por algo será!) y ahora se enfrenta a un desahucio del suyo propio (ya me han llegado varias cartas del juez o de no sé quién, ni las entiendo). Que (¡con lo que me sobra!, y se ríe, por no llorar) ayuda lo que puede a sus cuñadas (que son unas derrochonas, pero son majas) e incluso da algo a Cáritas (a ver, que yo dinero les puedo dar poco, pero trabajo tengo infinito, eso no se acaba nunca) colaborando en comedores sociales, recogiendo ropa usada, visitando a ancianos. Que los domingos va a un centro de personas con diversidad funcional a sacar al parque a los niños (¡me dan la vida, los quiero como al mío que perdí!). Así los llama: los niños, mis niñas, pese a que son hombres y mujeres hechos y derechos. Los lleva al parque (¡se alegran tanto con el sol, con los pajaritos, se alegran ellos y me alegro yo, me agradecen todo y soy yo la que más recibe!). Que cuida de su padre enfermo sin ayuda de nadie (se quedó viuda muy joven, pero nunca habla de su marido, ni yo le pregunto, no debe tener un buen recuerdo de él, pero lo que sea se lo guarda para ella) y que no va al médico a mirarse un bulto en el pecho porque hay que pedir número por internet (y yo no tengo tiempo ni entiendo de internet ¿me lo podría pedir usted, que tiene pinta de ser espabilao?).

Y así tantos y tantas. Seguro que ustedes también conocen a montones. Personas de las que nos han hecho pensar que son únicas responsables de sus vidas, que no han sido “emprendedoras”, que si están así es porque quieren. Porque personas tan honestas como Barberá o Griñán y muchos otros no se han preocupado de su máxima responsabilidad como servidores públicos: favorecer la realización efectiva de la igualdad y del bienestar social. Así que, en nombre de Mari Carmen, permítanme aunque sea mandarles un poquito a la mierda, a esas personas tan honestas y a ustedes que las defienden y las votan.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Personas tan honestas
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

José Luis Serrano

Matemático sin teorema, historiador sin publicaciones, inmigrante con papeles, poeta sin libro, director de cine sin película, eurofan sin bandera, católico sin iglesia, oso sin pelo, queer sin seminario sobre teoría de género. Nacido en Ciudad Real, a los dieciocho años emigró a Madrid a estudiar Matemáticas, donde descubrió a Gödel y Turing, perdió la fe en las ciencias y se dedicó a la contemplación de la perversa obra de Dios. En 2012 publicó su primera novela (Hermano) y una colección de relatos de viajes, cuentos y escritos contra la homofobia (La tumba del chicle Bazooka). En 2014 publicó su segunda novela, Sebastián en la laguna. En 2015 publicó su tercera novela, Lo peor de todo es la luz. Fue coordinador durante 10 años de la sección cultural de la web www.dosmanzanas.com, donde se dedicó cada viernes, con la columna Desayuno en Urano, a comentar películas y libros de temática LGTB.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR