Devenir disfórico Participa

Nota: Este artículo se enmarca en la sección de libre publicación de Pikara, cuyo objetivo, como su nombre indica, es promover la participación de las lectoras y lectores. El colectivo editor de Pikara Magazine no se hace responsable ni del contenido ni de la forma de los artículos publicados en esta sección, que no son editados. Puedes mandar el tuyo a participa@pikaramagazine.com. Rogamos claridad, concisión y buena ortografía.

Noelia Royo

Las personas trans, cuando hablamos de hormonas, generalmente es para explicar las dificultades de conseguirlas por culpa de los trámites médicos y el modelo binarista que está vigente en la mayoría de centros. No se suele hablar de las dificultades de aceptar que necesitas tomar hormonas y los dilemas que esto nos genera.

Cuando hace unos meses les contaba a mis amigas que pensaba hormonarme para masculinizar mi cuerpo, ellas siempre me preguntaban: «¿Por qué necesitas hacer esto? ¿No puedes ser simplemente una mujer masculina?». Debo decir que yo en ese momento me quedé paralizada y respondí con evasivas. Después de reflexionar en la intimidad, me di cuenta de que no quería reconocer que no me sentía cómoda con ciertas partes de mi cuerpo. Me daba pánico porque asociaba esto con la disforia de género y me hacía sentir que estaba mostrando signos de una enfermedad sabiendo claramente que ser trans no lo es.

El problema es que el término «disforia» tiene demasiadas connotaciones médicas comparado con su antónimo «euforia». La disforia es una sensación de malestar y no va necesariamente ligada con ningún trastorno mental, aunque hay trastornos que presentan la disforia como rasgo. Si definimos la disforia corporal como una sensación de malestar con el propio cuerpo, causada por la incongruencia entre lo que vemos y como pensamos que debería ser, ¿hay alguien que pueda decir que nunca se ha sentido así? ¿Hay alguna persona, trans o cis, que no haya pensado que debería perder un par de kilos, que tiene la nariz demasiado puntiaguda, los muslos demasiado grandes, etc.? El que esté libre de disforia que tire la primera piedra. Entonces, ¿por qué un sentimiento tan común como este es considerado una patología cuando se aplica a las personas trans?

¿Cómo tengo que confiar en el juicio de una institución que hasta los años 90 consideró la homosexualidad como una enfermedad mental? ¿Por qué debería hacerlo cuando la medicina a lo largo de la historia se ha utilizado para justificar nuestros prejuicios? ¿Recordáis los estudios que se hacían para demostrar que las personas negras son inferiores intelectualmente a las blancas? Nosotros sí, y no lo olvidamos. No pensamos olvidar cómo desde una parte de la rama médica se ha tratado la diversidad como una enfermedad. Y lo que no perdonamos es que hoy en día se siga haciendo. Por lo tanto, no acatamos ninguna definición impuesta por el modelo médico patologizador y reclamamos la palabra disforia.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Devenir disfórico
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. Fel

    ¿Disforia no significa básicamente ‘malestar’? ¿Qué añade la introducción de ‘disforia de género’ y por qué no se ha convencionalizado o promovido ‘disforia de peso’, ‘disforia de discapacidad’ o ‘disforia de empleo’? Creo que la medicalización ya se ha realizado al incorporar la expresión ‘disforia’ (que es, en su origen, típicamente psiquiátrica). ¿Por qué no en lugar de reclamar la palabra disforia hablamos de malestares?

    1. Álex

      ¿Por qué no podemos reclamar la palabra disforia para usarla libremente tal como se hace con la palabra euforia? Entonces, si lo aplicamos a los dos, en vez de decir “me siento eufórico” deberíamos decir “me siento benestante” según tú dices…

  2. María

    Me encanta, muy buen artículo. No es justa la patologización que reciben las personas trans por hechos tan comunes como este: sentirse incómodos / molestos con ciertas partes de su cuerpo.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies