‘Crossdressing’: Ser hombre, ser mujer y volver a ser hombre otra vez Cuerpos, Entrevista

‘EnFemme’ es un local de Barcelona en el que los hombres pueden ponerse falda, tacones y peluca sin miedo. Son ‘crossdressers’, personas cuya expresión de género no coincide necesariamente con su identidad ni orientación sexual. Entrevistamos a la gerente de este club, Sofía Bengoetxea, y a Mar C. Llop, directora de fotografía del documental ‘EnFemme’.

Beatriz Rojo

EnFemme, castellà from EnFemme, el documental on Vimeo.

Si buscas en internet cómo enseñar el cuerpo humano a un niño, verás que las primeras lecciones son sencillas: cabeza, cuerpo y extremidades señaladas en un simpático dibujo de un niño y una niña. Cuando vas avanzando, aparecen imágenes de órganos, huesos y aparatos reproductores. Somos diferentes. Los chicos tienen pene y las chicas tienen vagina. Blanco y negro. No aprendemos la palabra diversidad. Cuando crecemos y se despiertan nuestras hormonas empezamos a hablar de la orientación sexual: pueden gustarte las personas de tu mismo sexo, del opuesto o ambas. Hasta aquí todo bien. Pero llega un día en el que escuchamos la palabra identidad de género y la realidad entra en conflicto con lo que aprendimos en el colegio: puedes tener cuerpo de mujer y ser un hombre o tener un cuerpo de hombre y ser una mujer haciendo una transición. Pasar del blanco al negro.

¿Pero qué pasa si un hombre se viste de mujer -o viceversa-? ¿Se siente una mujer? ¿Le gustan los hombres, va a someterse a una operación de reasignación de género, hay que llamarle en femenino o en masculino? Si tuviéramos que explicarle a un niño por qué un hombre se viste de mujer, la gran mayoría respondería que es travesti. Un travesti es un hombre que se viste de mujer y lo asociamos al mundo de la pluma y el folclore, ¿no?

Crossdresser es un término que nos suena menos. Significa expresarse en el género contrario al que has nacido sin que esté directamente relacionado con tu identidad ni orientación sexual. Es más, ser crossdresser es transitar de un género a otro más de una vez: ser hombre, ser mujer y volver a ser hombre otra vez. EnFemme es un local de Barcelona donde se practica el crossdressing: los hombres pueden ponerse falda, tacones y peluca sin que a nadie le parezca raro o le suscite preguntas. Un lugar donde la expresión de género -otro concepto desconocido- puede llevarse con libertad y dignidad. “La gente que llega a EnFemme busca, básicamente, vivir su feminidad tranquilamente y sin miedo. Es un sitio para socializar y compartir con personas como tú”, explica Sofía Bengoetxea, la gerente de este lugar.

Alba Barbé dedicó su tesis a descubrir y entender qué era el crossdressing y quiénes eran esas personas que se reúnen en EnFemme. Después, la antropóloga quiso difundir lo que había aprendido mediante un documental, y sumó al proyecto a la fotógrafa Mar C. Llop. El crossdressing propone una visión diferente de la frontera del género, tal y como explican en la campaña de crowdfunding que han lanzado para financiar el proyecto.

P. ¿Cuál es el objetivo de este documental?

Mar. Es un acto de visibilización de un colectivo que ha estado y está escondido. Es un intento de desvelar los silencios de una vivencia que durante años se ha mantenido oculta. Una persona que practica regularmente el crossdressing lo hace porque le mueve algo por dentro. Y es bonito hablar de lo que la gente siente. Queremos contar qué es a través de las personas que lo hacen y son ellas las que explican sus vivencias, emociones o sensaciones además de mostrar qué ocurre cuando se abren a su entorno.

P.  En Verkami explicáis que EnFemme habla de la complejidad de salir del armario y de la dificultad que supone sostener la ambivalencia de género en la sociedad.

Mar. El documental se centra en el género, los vínculos, las personas y los desplazamientos de los deseos. El travestismo siempre se ha entendido desde el mundo gay y nosotros damos otra visión: un colectivo de hombres heterosexuales a los que les gusta vestirse de mujer. Un mundo poco visible que normalmente se oculta a la familia o a la pareja porque es difícil que comprendan la diferencia entre lo que sientes y lo que deseas. Para el equipo de EnFemme es muy importante dejar claro que una persona que expresa su feminidad no tiene por qué tener una orientación homosexual.

Las parejas pueden entenderlo, encajarlo, trabajarlo, aprenderlo o no estar dispuestas a hacerlo. Aunque sea la misma persona, si cambia su cuerpo -en el caso trans- o su expresión, puede que se pierda una parte que a la otra persona le gustaba.

Sofi. Abrirse al entorno íntimo la mayoría de las veces significa una ruptura o una separación porque no entienden que la manera en la que te expresas no influye en tu orientación ni en tu identidad. No es así como nos han enseñado a concebir el mundo. La gente que hay en EnFemme simplemente necesita expresar una parte interior que es diferente a la que los roles le han dictado de nacimiento. Son hombres que también necesitan vivir como una mujer. El problema es que no se conciben los estados intermedios y esto es transfobia, pura y dura.

El conflicto del crossdressing tiene dos aspectos. Uno es el interior, el que tiene que ver con la seguridad propia, salir a la calle porque tienes derecho a mostrarte en público. Pero hay que ser muy valiente para salir y decir: “Aquí estoy yo”. Normalmente se hace poco a poco, hasta conseguir la confianza para coger el metro sola o salir a tomarte un café. El aspecto externo es el más difícil, porque aunque tú puedas ir por la calle en Barcelona sin que nadie se meta contigo, no es igual que si tu familia, vecinos o compañeros de trabajo te señalan como maricona, loca, travelo, marimacho o camionera.

Júlia Justinne, una de las protagonistas del documental

Júlia Justinne, una de las protagonistas del documental

P. El documental, entonces, es necesario para visibilizar el crossdressing. ¿Cómo ayudaría esto al imaginario social sobre el género?

Mar. La visibilidad desligada del mundo gay haría que la gente perdiera el miedo, porque se percibiría como algo normal; que se conozca al colectivo haría que la gente se respetara en la diversidad. No hay que tolerar la expresión de género, hay que respetarla. Nadie debería espantarse por ver a un hombre vestido de chica.

La importancia de esta visibilización es que la gente lo entienda. Si no lo conoces no lo entiendes pero si te lo explican puedes llegar a entenderlo. Llegará el momento en el que la gente entienda la diversidad y se respete; tardaremos más o menos en conseguirlo, pero estamos trabajando en ello.

P. Pero el crossdressing no es algo nuevo, ¿por qué se ha tardado tanto en reivindicar que existe esta realidad?

Mar. Porque hay presiones, la feminización del cuerpo masculino no está bien vista. Puedes llevar el pelo largo o pendientes si tienes barba, patillas o estas muy cachas; pero cuando entras en un canal más afeminado se vincula a una homosexualidad y no tiene por qué ser así. Socialmente está más aceptado ver a una chica con el pelo rapado y rasgos masculinos que ver a un chico más femenino. Abandonar el privilegio de la masculinidad es como bajar un escalón.

P. En la previa del documental, Alba habla de violencia.

Mar. Cuando Alba entró a EnFemme nos hablaba de la violencia. Yo no entendía qué violencia veía ella, pero claro que la hay: la presión social. Y ni siquiera me daba cuenta de esto porque estaba inhibida en mi mundo interior, todo por expresarme de una manera que no entendía ni yo misma. Este es su caballo de batalla.

Sofi. Es importante que salga este documental, partiendo del punto de que no deberían existir sitios como EnFemme, sino que tú pudieras expresarte en cualquier lugar y en cualquier momento como tú quieras.

P. Pero, sin embargo, existen.

Sofi. Sí, nos gustaría poder tener un EnFemme en cada calle y continuar ofreciendo un espacio donde ser libre.

P. ¿Y cómo surge la idea de crear EnFemme?

Mar. Con el boom de internet sale a la luz un colectivo que empieza a pensarse como crossdresser. Antes no había ningún tipo de información y, de repente, se encontró mucha gente que siente esto; personas que no encajan con la imagen del travesti de los movimientos de liberación sexual durante la transición. Sólo se visibilizaba la prostitución, el cabaret y la pluma.

La gente empezó a organizarse por la red y nació EnFemme. Querían un lugar donde poder conocerse y hablar del tema, es un espacio de sociabilización donde expresarte, sentirte acompañada y encontrar apoyo. Se ha creado una familia y las redes sociales han hecho que se entienda muy rápido qué es EnFemme. Al principio no se sabía demasiado qué te ibas a encontrar.

P. ¿Y qué te encuentras?

Mar. Gente de todas las edades y clases sociales que tienen algo en común: el mundo trans.

Sofi. Un lugar para que la gente practique el crossdressing en la clandestinidad. La mayoría ha empezado vistiéndose en casa cuando no hay nadie, pero eso es muy limitante, somos seres sociales y necesitamos el contacto con las personas. Ser reconocidos. De alguna forma EnFemme es un armario muy grande donde cabe mucha gente que necesita dejar de estar sola. Buscan esa otra mirada, la que te acepta y te reconoce.

Allí puedes verte, sentirte y expresarte como mujer de una forma discreta, segura y con dignidad. EnFemme es un lugar donde apoyarse y que, además, te enseña a ser. Ya lo dijo Simone de Beauvoir: “No se nace mujer, se aprende a serlo”. Y tú, como chico, en la infancia y en la adolescencia has aprendido a jugar al balón, a pegar tiros y a ser un hombre.

Desde que Xesca explicó a Carme que "se vestía", este matrimonio hace activismo

Desde que Xesca explicó a Carme que “se vestía”, este matrimonio hace activismo

P. Habláis de una familia. ¿Qué factores positivos desarrolla una persona gracias a estos vínculos?

Sofi. Salir a la calle vestida de mujer es mucho más fácil si lo haces cogida del brazo de una amiga, te aporta una seguridad. Pero hay otros beneficios en EnFemme; tenemos una psicóloga y una terapeuta que te ayudan a resolver cómo contarlo a la pareja o a la familia para que el conflicto sea el mínimo posible, además de otros muchos aspectos de sociabilización.

Mar. Es un clásico llegar a EnFemme y no salir de allí vestida de chica hasta que te dan la mano y te dicen: “Vente conmigo”. Es adrenalina, porque tu secreto rompe los roles de la sociedad en la que vivimos.

Sofi. La sensación de libertad de encontrar un sitio donde poder expresarte como tú quieres es algo absolutamente fantástico. La parte positiva del asunto es conocer a otras personas que tienen el mismo trayecto vital y encontrar soluciones para todas. Reconocerte en otras personas es muy gratificante. Esa hermandad…

P. Lucháis juntas.

Sofi. Hemos aportardo nuestro granito de arena en el campo legislativo, cuando el Parlament aprobó una ley contra la LGTBfobia estuvimos trabajando con ellos para incluir la expresión de género. Intentaremos cambiar el mundo con acciones legislativas, pero sobre todo dando seguridad y valor a las personas travestis. Les decimos que sean valientes y que la calle es nuestra.

P. ¿Y a quién va dirigido este documental?

Sofi. Esto no es un documental para travestis y crossdresser, es sobretodo para la gente que no lo conoce y le damos las herramientas para entenderlo. Que se documente EnFemme es algo fantástico, nos han puesto en bandeja una herramienta que necesitábamos para visibilizarnos.

Mar. El documental deja claro que EnFemme es importante para las personas que lo integran porque crean un vínculo de crecimiento personal, pero además deja claros muchos conceptos que socialmente no están extendidos. Por una parte, el reportaje pondrá en órbita a todas esas personas que están buscando una manera de solucionar sus vivencias, van a entender y responder muchas de sus dudas. Sé que va a gustar mucho a todas las personas que están trabajando el tema de género y el feminismo, y que también habrá gente a la que no le interese nada el tema y no quiera verlo, o habrá gente que sea curiosa y quiera aprender. A la gente más mayor le cuesta más entender esto porque no es algo que le hayan explicado, no lo conocen. Pero por otro lado está la gente joven. Lo entienden muy rápido y lo aceptan en seguida, se lo aplican en su estructura, y eso es muy bonito.

Desde abajo, nos dirigimos a todos para que entiendan qué es el crossdressing. Es importante formar a los chavales, a los maestros y a los profesores por qué hay que educar en estas líneas. Pero también a los funcionarios y al sistema médico.

P. Queréis educar.

Mar. De aquí saldrá mucho material para hacer talleres de género, la gente podrá usarlo porque tenemos licencia Creative Commons. Me parece básico y magnífico que este documental se use para explicar a la gente cómo funciona el sistema sexo/género.

La sexualidad y la pareja son experiencias que están en los ciclos de la vida y el tema del género crea muchos miedos. Entenderlo te hace la vida más fácil. La gente va a crecer mucho más libre.

Quedan dos días para que termine la campaña de crowdfunding en Verkami y ya han conseguido el objetivo mínimo que garantiza la financiación del proyecto. Aprovecha para precomprar el documental y apoyar la iniciativa.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
‘Crossdressing’: Ser hombre, ser mujer y volver a ser hombre otra vez
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies