Perspectiva de género, también en la salud Análisis, Cuerpos

Ante un mismo problema de salud, se realiza un menor esfuerzo de diagnóstico y terapéutico si quien padece la enfermedad es mujer. Es necesario introducir no sólo el análisis del sexo, sino también la perspectiva de género, como variables en la investigación y la práctica sanitaria.

Mariola Olcina Alvarado (FUHEM Ecosocial)

Ilustración de Javier Muñoz para la revista Papeles

Ilustración de Javier Muñoz para la revista Papeles

En la última década del siglo XX, la evidencia científica confirmó la existencia de sesgos de género en la atención sanitaria de enfermedades graves o frecuentes: ante un mismo problema de salud, se realiza un menor esfuerzo de diagnóstico y terapéutico si quien padece la enfermedad es mujer. El origen de esta problemática se encuentra en que el conocimiento en el campo de la salud está sesgado. Por ello, se hace necesario introducir no sólo el análisis del sexo, sino también la perspectiva de género, como variables en la investigación y la práctica sanitaria.

La mirada sesgada, sin perspectiva de género, sobre las patologías hace que todavía hoy se considere que no hay diferencias entre los sexos en su importancia y prevalencia. El enfoque de género admite que sí existen diferencias y desigualdades entre hombres y mujeres en salud. Según explica Mª del Pilar Sánchez López, catedrática de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid, “cuando hablamos de aplicar la perspectiva de género a la salud estamos incluyendo el estudio de los dos sexos, e implica considerar el género como uno de los determinantes de la salud”.

No tener en cuenta que los síntomas de infarto miocardio en las mujeres pueden ser diferentes que en los hombres ha tenido como consecuencia que se haya convertido en la primera causa de mortalidad entre el sexo femenino

Mujeres y hombres que sufren una misma enfermedad pueden presentar síntomas distintos y pueden responder diferencialmente a los medicamentos y a los tratamientos, dependiendo de sus características específicas. “Algunas enfermedades pueden afectar exclusivamente, o de forma más masiva, a uno de los dos sexos. O tener consecuencias distintas para los hombres que para las mujeres”, dice Sánchez López. Por ejemplo, cuando se trata de patologías coronarias, las mujeres no reciben el mismo tratamiento médico y quirúrgico: “Las exploraciones y tratamientos se efectúan menos cuando el paciente es de sexo femenino, y las mujeres con infarto llegan de 2 a 5 horas más tarde que los hombres al hospital. La rehabilitación postinfarto solo se realiza entre el 30% de mujeres afectadas frente al 87% de hombres”, señala la autora en el artículo ‘Enfoque de género aplicado al estudio de la salud‘.

Por ejemplo, no tener en cuenta que los síntomas de infarto miocardio en las mujeres pueden ser diferentes que en los hombres y que pueden no ser reconocidos ni por ellas mismas ni por los profesionales, ha tenido como consecuencia que se haya convertido en la primera causa de mortalidad entre el sexo femenino.

La persistencia de inequidades de género en la atención sanitaria de las mujeres “podría ser calificada como proceso que viola los derechos en salud y, pese al gran conocimiento de la fisiopatología de los problemas cardíacos a diferentes edades y sexo, los sesgos de género en la atención sanitaria persisten”, aseveran María Teresa Ruiz Cantero, catedrática de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Alicante, y Lucero Herrera y Cairo, investigadora del Colegio de Sonora, en México. Para estas dos autoras, la consecuencia de este imaginario es que “finalmente no se detecta el problema de salud en uno de los sexos y, en este caso, en perjuicio de las mujeres”, exponen en el artículo ‘De los sesgos a las innovaciones de género en investigación y práctica de la Medicina.

Profundizar sobre el papel que tienen el sexo y el género sobre la salud contribuye a mejorar el estado de salud de las personas y de las poblaciones. “El sexo no basta para describir, explicar e intervenir en las diferencias en salud entre hombres y mujeres: necesitamos modelos biopsicosociales; y necesitamos la introducción del constructo de género para explicar la salud de individuos y grupos y para, en su caso, mejorarla”, añade Sánchez López, que además propone algunas soluciones como introducir la perspectiva de género en los ensayos clínicos, la docencia y la investigación de la salud, formar profesionales con perspectiva de género para el tratamiento de la depresión e introducir la perspectiva de género en la promoción de la salud, mediante programas de intervención diferenciales.

En definitiva, las innovaciones de género en la investigación sanitaria sirven para “descubrir nuevas perspectivas, plantear nuevas preguntas y abrir áreas de investigación y aplicación, ampliando la oferta de resultados en productos y servicios para dar respuesta a necesidades y demandas de toda la sociedad”, añaden Ruiz y Herrera.

*Los dos textos a los que se hace referencia, se han publicado en el Boletín Ecos nº34 sobre Género y Salud, editado por FUHEM Ecosocial, el 7 de marzo de 2016.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Perspectiva de género, también en la salud
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Comentarios recientes

  1. ingeniero

    Se podría introducir el análisis de género para determinar porqué el fallecimiento de hombres por suicidio triplica al de las mujeres. Por ejemplo.

    1. ingeniera ;)

      Pensemos un poco más allá del dato, pensemos en el porqué, e igual estoy confundida pero propongo lo que puede ser una explicación y acepto sugerencias. En fin, ahí va: se nos ha enseñado desde bien pequeñitos (es lo que tiene el patriarcado que te va sometiendo con los años) que los hombres no lloran (ni expresan sus sentimientos) porque son el sexo fuerte y un hombe no debe mostrarse débil, ya que eso es cosa de mujeres, que sí son débiles y que por lo tanto, pueden hablar de lo que sienten e incluso llegar a entender que en un momento determinado puedan necesitar ayuda y comunicarse (con familia y amigos o con un médico si el tema es muy serio). Este es uno de los principales problemas del suicidio, que como hay un gran estigma sobre el tema no se habla, y esto contribuye a que el estigma siga latente, con lo cual, las consecuencias acaban en muchisimas muertes que podrían haberse evitado. Pero claro, no creo que esta respuesta te valga porque es el típico “ya perooo, y los hombres…?” que en lugar de sumarse a una lucha que beneficia a todos se empeña en despestigiarla…

  2. ingeniero

    Ah, buenoooo. Pues entonces dilema resuelto, no? Ya no hace falta investigar más.

  3. camille

    Yo creo q los hombres se suicidan más porque no soportan el terror del daño emocional y se les educa para no saber afrontar ni sus emociones. Y creo q por la misma razón, muchas mujeres acumulamos situaciones traumaticas como cotidianas, y por fuerza somos más sensibles y libres de reflexionar sobre nuestras heridas internas morales y emocionales, q viene siendo lo mismo a efectos de nuestra alma, nuestra vida. Y creo que precisamente tener la tortura y el trauma asimilado como algo cotidiano lleva a muchas mujeres a explotar de dolor y desasosiego. La desesperanza es lo que induce al suicidio, y la constante de las mujeres de vivir sometidas y en un mundo que nos ataca sólo por ser libres, nos hace precisamente lidiar con el deseo del suicidio. Como creemos q podemos soportar el.dolor emocional no desistimos. Y no vemos venir cuando los golpes ya son tantos q un toquecito nos pueda matar. Es lo que opino.

  4. sinail22programador

    Seis de cada diez maltratos a los menores se produce por las madres .

    ¿No son los niños mas deviles que las mujeres?

    ¿ condenáis la violencia contra los hombres por parte de las mujeres ?

    O eso no existe para ustedes?

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR