La maternidad obligada Cuerpos, Opinión

“Estas mujeres esperaron demasiado para decidir ser madres”. Discursos mediáticos como este aumentan la presión y la ansiedad sobre quienes no somos madres. ¿Cómo decidir libremente cuando la decisión de no ser madre está tan estigmatizada? ¿Cómo desprenderse de la idea de que no estás completa en la vida si no consigues concebir, amar y educar a un niño o una niña?

Ilustración: Barbijaputa

Ilustración: Barbijaputa

El otro día, El País publicaba una noticia que vendía en Twitter con esta frase: “Estas mujeres esperaron demasiado para decidir ser madres y han tenido que renunciar al sueño de acunar a su bebé”. La entradilla de la noticia rezaba: “El retraso de la maternidad aboca a los interesados a tratamientos de fertilidad; un 10% no lo logra”. En el desarrollo de la noticia cuentan la historia de varias mujeres de ese 10%. Mujeres que, tras largos y angustiosos tratamientos, no lo consiguieron.

Ninguno de los ejemplos de personas traumatizadas por la imposibilidad de tener hijos es un hombre. Ni en este artículo ni en ninguno. Jamás. Los hombres no se obsesionan con ser padres. Su papel se reduce en estas noticias a ser siempre los silenciosos acompañantes de ellas.

¿Hay hombres que quieren ser padres? Por supuesto. Muchos. ¿Están hechos de otra pasta entonces y por eso nunca caen en profundas depresiones cuando no lo consiguen? Obviamente no. ¿Debemos buscar en la biología la razón por la que la mujer sufre tan profundamente cuando comprueba que jamás será madre? Obviamente, tampoco.

La construcción de la maternidad es, sin que lo percibamos, especialmente cruel. Una construcción que empieza cuando somos apenas unas crías, con “juegos” como bebés de juguete a los que alimentar y pasear en carritos, mientras a los chicos les regalan balones tras los que correr o coches teledirigidos con los que hacer el cafre libremente. Si ya desde niñas nos enseñan a practicar los cuidados, a dar amor y ensayar a vestir y desvestir, acunar y dormir a muñecos de plásticos, ¿cómo podrían ser ellos los traumatizados? ¿Cómo van a ser ellos los deprimidos si nunca son la diana de los ‘¿cuándo vas a ser padre?’, ‘¿a qué esperas para tener un bebé?’, ‘mira que se te va a pasar el arroz’?

Lo cierto es que con un tratamiento psicológico posterior, las afectadas terminan aceptando la realidad y siguen con su vida, como cuenta también el artículo. Quizás la psicología deberíamos aplicarla antes y pensar en la maternidad como una opción y no como una obligación. Pero, ¿cómo hacerlo cuando la decisión de no ser madre está tan estigmatizada? ¿Cómo desprenderse de la idea de que no estás completa en la vida si no consigues concebir, amar y educar a un niño o una niña? ¿Cómo desaprender lo aprendido si en nuestra sociedad sólo están permitidas las ovaciones a la maternidad y se censura todo aquello que tenga que ver con madres arrepentidas? ¿Cómo conseguimos tomar una decisión libre sobre esto si jamás oímos a las mujeres que tuvieron hijos creyéndolos la clave para su felicidad y realización personal pero que se encontraron con que nunca estuvieron relacionados? ¿Cómo acabamos con esta cuenta atrás que tenemos pegada en el vientre y que, cuantos más años cumples, más fuerte suena?

En el artículo de El País hablan de mujeres que aseguran que si pudieran dar marcha atrás tendrían un bebé a los 25 pero, ¿por qué nunca se habla de las madres que aseguran lo mismo pero al revés?, ¿por qué no se puede hablar de las que se quedaron embarazadas sin saber distinguir lo que querían de verdad de lo que les hicieron creer que querían?, ¿cómo ser impermeable al bombardeo pro-maternidad si las mismas mujeres que fueron madres por inercia, por convención o incluso para “salvar” un matrimonio, se autocensuran en público al hablar de su experiencia?

De la misma forma que la maternidad es obligada, también es obligatorio que te guste una vez eres madre. Prohibido confesar que la maternidad te supera, que no sabes realmente por qué tuviste hijos. Que ahora no entiendes esa necesidad de que todas seamos madres, como si fuéramos pocos, como si el mundo se fuera a acabar. Prohibido replantearte en voz alta que quizá, si esperaste tanto para concebir porque querías trabajar, viajar y no tener obligaciones, era porque ésas eran tus prioridades y no la maternidad. Estas confesiones has de hacerlas en petit comité, entre amigas (y no cualquier amiga). Si no eres una madre que ama a sus hijos el 100% del tiempo, que nunca duda de por qué los tuvo, mejor cállate. Si cuando te sobrepasa la carga que supone tener hijos, fantaseas con cómo hubiera sido tu vida sin ellos, eres una mala madre, y por tanto, la persona más despreciable del mundo. Como dice Beatriz Gimeno, porque la mala madre es la peor imagen que cualquier cultura reserva para algunas mujeres, las peores; nadie quiere ocupar ese lugar”. El padre sí, él pueden fantasear lo que quiera, nadie espera gran cosa de él. Más que eso, a nadie sorprende un padre que abandona a sus hijos y no vuelve a verles el pelo. Pero ¿ellas? Ellas relegan su ocio, su deporte favorito y su papel de amigas, hijas, hermanas, porque ya son madres.

La culpa por no estar completamente entregada a la tarea de criar deja a muchas mujeres atadas a un único rol: el de madre. Y creo que cualquiera que lea estas líneas tiene ejemplos a su alrededor, si no en sí mismas. He visto esa culpa en mis abuelas, en mi madre, en mis tías, en mis amigas. En lo amorosas que se supone que deben ser, en lo poco que pueden fallar. La culpa que ya no las deja irse a pasar un fin de semana a la playa o a la sierra con el resto de amigos, como han hecho toda la vida. Ni qué decir de viajes más largos.

Noticias como las de El País, ayudan a aumentar la ansiedad en las no-madres. En mí misma. Casi siempre creo que no quiero ser madre, pero ese “casi siempre”, ¡ay!, ¿estoy realmente segura?, ¿me voy a dar cuenta demasiado tarde de que realmente la maternidad es lo mío?, ¿voy a sufrir como esas mujeres?, ¿debería congelar óvulos?, ¿debería tenerlos por si acaso y ya luego veo qué hago con mis contradicciones? Al fin y al cabo me gustan los niños, me pirran, se me cae la baba. Claro que… los niños crecen, pocos años dura la dulzura, es fácil que mi bebé se convierta en un adolescente insoportable, yo misma lo fui. Bueno, a ver, ¿y si tengo el crío y dejo de razonar tantísimo y de pensar a tan largo plazo? ¡Mira esas pobres mujeres! ¡Esperaron demasiado!

En la misma noticia, una de las historias que cuentan es la de una mujer que sí pudo concebir un hijo, pero no corrió la misma suerte cuando decidió ir a por el segundo: “Tenía 41 años y me deprimí muchísimo. Estábamos en la playa, mi marido jugando con nuestro hijo y yo no podía parar de llorar. Era una lucha interna enorme”. ¿En serio? Lejos de querer criticarla a ella, cuestiono al medio que la pone como ejemplo del trauma de no poder concebir. Esa mujer es ya madre. ¿Cuántas mujeres siendo ya madres caen en depresión porque no pueden concebir aún más? No deben de ser pocas, de eso estoy segura. ¿Estamos normalizando de verdad que una ya-madre no pueda disfrutar de su hijo porque sólo puede pensar en los que no tiene? ¿Normalizamos eso pero no el hecho de que las mujeres pueda decidir no ser madres sin ser estigmatizadas?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+
La maternidad obligada
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Comentarios recientes

  1. Caty

    Esa presión hacia la maternidad no acaba cuando ya tienes un hijo, no hay día que no me pregunten cuando voy a por el segundo (mi hijo tiene siete años), y ya cansa.
    Gran artículo.

    1. Paloma

      tu comentario me ha hecho reír y mucho! a mi me pasa lo mismo, mi hijo tiene 5. da igual como lo hagamos, si tenemos porque tenemos, si no tenemos porque no tenemos, si tenemos solo uno porque no tenemos mas y si tenemos mas porque no hemos tenido menos……..esto de ser mujer no es fácil!
      .

  2. @tbanobre

    Que tortura para muchas mujeres cuando el tictac del ahora o nunca se pone en marcha, primero flojito, casi inaudible, después más fuerte, hasta que cada TIC y cada TAC son un martillazo en la cabeza.
    Sales a la calle y sólo ves padres con babas empujando cochecitos… TIC TAC
    Llega la primavera, y sólo ves barrigas estupendas a punto de florecer preciosos capullos llorones TIC TAC…
    Y tú, mujer feliz, orgullosa de pertenecer al siglo XXI y poder elegir tu maternidad, sientes en cambio un pinchazo en tu útero vacío… TIC TAC
    No es la cultura, ni la costumbre, ni la sociedad, ni las abuelas… Es la vida misma que lucha por abrirse camino, la supervivencia de tu material genético esta en juego, y tus hormonas hacen su papel… TIC TAC

  3. g

    Enhorabuena un poco mas de correlaccion de fuerzas en esta revista pro maternidades alternativas!

  4. V de Vendetta

    Estoy en la misma situación que tú. Adoro l@s niñ@s pero no quiero tener hijos y me encuentro todas las cenas de Navidad explicando por qué y oyendo por qué voy a cambiar de opinión (tengo 23 años). Lo he oído tanto, que ahora creo que, si de casualidad cambio de opinión, no lo seré por cabezonería, por no darles la razón, lo cual es totalmente absurdo, pero llega un momento en que así te hacen sentir… Y ojo, es mi familia, o son mis amigos, y siempre me lo dicen con calma y sin intentar juzgarme, más bien como… “haciéndome entrar en razón” como si mi decisión de no ser madre no se basase en una profunnnndísima reflexión.
    La reacción cuando un hombre dice “no quiero hijos” como mucho será un “ah no?, vaya” Bueno es posible que en mi familia también le dieran un poco la tabarra, ahi son igualitarios, pero vamos, en general efectivamente, así es.
    Y naaaadie se para a pensar en que si un niño nace sin que su madre lo quiera de verdad, quizá no sera feliz? quizá lo note? un niño no es un abrigo, tenerlo sin que su madre O SU PADRE quieran, no hace bien A NADIE.

    Gracias por escribir esto y por hacernos sentir identificadas!!

    1. Male

      “un niño no es un abrigo, tenerlo sin que su madre O SU PADRE quieran, no hace bien A NADIE” Bravo, bravo, bravo!! :-)

    2. Vkiss

      Como te entiendo…y lo lamento porque no va a cambiar, va a peor! Tengo 30 años y llevo diciendo que no quiero tener hijos desde que me lo preguntan o plantean. Mi pareja tampoco quiere tener hijos y para ambos es una decisión profunda y meditada con muchos argumentos, pero lo único que nos encontramos al otro lado es el “esos es porque sois jóvenes” pero ya no lo somos tanto…qué nos dirán a los 50? Jajajaja

    3. María

      Yo cumplo este año los 37 y mi hermano, los 39. No tenemos niños. No nos gustan, nunca nos hemos visto en el papel de madre o padre. La presión es mucho mayor para mí, claro, porque, al tener útero, tengo que querer tener bebés. No sé lo qué me pierdo, me dicen muchas mamás. No le puedes negar a tu madre la experiencia de ser abuela, me dicen las felices neoabuelas, aunque mi madre diga que le da exactamente igual no tener nietos. Vas a morir sola, me dice mi prima de 20 años, mientras me mira con asco cuando digo que no quiero niños ni marido. Tú vida está vacía y eres una egoísta, me dice la sociedad en general. Ya querrás niños, ya, y entonces te arrepentirás, me diría El País si lo leyese. Y a veces me arrastran y me deprimo y hablo con amigas que tampoco aspiran a la maternidad y nos preguntamos por qué no podemos ser “normales”, por qué no podemos querer tener hijos como tantas otras y hacer abuelas a nuestras madres y tíos a nuestros hermanos y descubrir la verdad, el amor y la auténtica felicidad. Y nos planteamos si deberíamos olvidar nuestras reticencias y hacerlo, sin más, y unirnos a los de “yo tampoco quería, pero es lo mejor que me ha pasado en la vida”. Y te imaginas tu vida con niños y te deprimes aún más, porque eso no es lo que quieres, porque nunca lo has querido, porque sientes que vives una vida plena. Y la sociedad vuelve para insistir en que no, que te equivocas, que no eres una mujer de verdad si no tienes bebés. Lo bueno es que ahora, a mis casi 37, las preguntas van cesando. Mucha gente opina que ya se me ha pasado el arroz y han pasado de la inquisición a la lástima, no sé qué prefiero. Y yo me preguntaré toda la vida por qué lo que pasa o deja de pasar en mis órganos reproductores no es asunto mío, sino tema de debate público.

      1. Catalina

        Yo tuve un hijo sin querer tenerlo y, pese a que aprendí a amarlo, él no es el motivo de mi felicidad.
        Me hace feliz, sí, llena parte de mi vida, sí. Pero yo me siento feliz realizándome como profesional y no lo hago para que se sienta orgulloso de su madre, lo hago por mí.
        Los niños no tienen que venir al mundo a completar vacíos de mujeres que no saben quererse a sí mismas, ni son seres humanos para cuidarte cuando vieja (¿tú prima no piensa que un hijo es una persona autónoma que tiene derecho a hacer su vida y no vino a cuidar o acompañar ancianos?)
        No te deprimas y firme con tu decisión. Es tuya y si está bien o mal pensada, es lo que a ti en este minuto te viene bien como mujer. Si a la larga de arrepientes, es problema tuyo y no de toda la sociedad, quienes, además, en ese momento te reprocharán y nunca te darán una mano amiga.
        Si no te arrepientes, entonces será maravilloso para ti vivir la vida tal como la planeaste (un lujo que no todas tenemos).
        Espero te encuentres bien y que la vida te dé las mejores respuestas y pura felicidad.

        1. María

          Gracias por tu mensaje, Catalina, es reconfortante ver que no todo es blanco o negro y que, por mucho que se quiera a los hijos, que eso no lo pongo en duda, no siempre son la clave de una vida plena y feliz. Respecto a lo de mi prima, lo mismo le dije yo, que si su motivo para procrear es tener quien la cuide de anciana, quizás debería replanteárselo y abrirse un plan de pensiones o algo 😉

      2. angela

        pues aqui una con 45!!!!!!!!!!!!hasta esta edad no han cesado los comentarios….es verdad,no sabremos nunca esa sensación,pero tampoco sé que se siente al pisar la luna,al ser monje tibetano,o al comerse una tarta de merengue,la veo y no me gusta…Sin embargo nadie habla de la “sensacion” de ver como tus hijos te engañan,te agreden si no les das dinero para copas,les hacen bulling…

    4. Bmc

      Con 23 años tampoco quería tener hijos yo. Nunca los tendré! Decía. Ahora con 30 años tengo un hijo de 11 meses y es lo mejor que he hecho en la vida.
      No te dicen esas cosas para “hacerte entrar en razón”, te las dicen porque la vida da muchas vueltas.
      En cualquier caso, las mujeres estamos siempre sometidas a la presión de la maternidad, es así de triste. Pero la que no quiera serlo en su mano está no tenerlos. Es otra forma de vida tan válida como cualquiera. No veo el problema.
      Yo desde pequeña también he sido “bombardeada” con bebés, maternidad, cochecitos, etc. Y en la época en la que estaba convencida de no tener hijos no pillé ningún trauma ni me importaron un bledo las preguntas sobre el tema ni el famoso “arroz que se me iba a pasar”.

  5. fisonomista

    Suscribo cada frase. Es una presión que se vive en todos los contextos, incluido el feminista como ya planteaba Beatriz Gimeno en el artículo que menciona Barbijaputa. Yo siempre he pensado que igual que no he sido madre podía haberlo sido. Mis circunstancias vitales me hicieron llegar a un punto en el que no podía tenerlos, (o más bien no era recomendable tenerlos) y no me generó ningún trauma, ni se me ocurrió desafiar a los posibles riesgos médicos para tener un hijo por encima de cualquier circunstancia. No.Y no pasa nada. Y si hubiera sido madre tampoco. Pero esa presión social ya sea patente o latente sigue siendo tan fuerte que empiezo a reafirmarme en mi “no” a la maternidad en determinados espacios. Cansa, cansa mucho.

    1. angela

      Yo decidi no parir. No pude decidir no embarazarme y decidi abortar para no engendrar parir ni mantener dependencias vitales con hijoas. SOY PLENA MENTE Y CUERPA FELIX. Resistir la exigencia social es tenaz y muchas que aceptan el aborto les toca acomodarse a su suerte y su decision se derrumba…la firmeza se cae cuando no hay una postura feminista radical y politica frente al tema…problema

  6. Fabiola

    Una parte de las mujeres se sienten culpables por no tener hijos, las hay que se sienten culpables por no poder atenderlos bien cuando los tienes, que pasa si no puedes conciliar vida laboral y familiar? Debes elegir entre trabajar o educar a tu hijo? Tirar de la canguro de turno? El mercado laboral no apuesta por la familia sino por la competitividad y los beneficios. Nosotras sufrimos discriminación laboral y social y para muchas parejas es impensable tener hijos. Hoy día tener un hijo es un privilegio.
    Las presiones son muchas, tu situación familiar, tu pareja, tu trabajo, tu proyecto de vida, pero sobre todo lo que tu creas como mujer y lo que consideres importante en esta vida.
    Ellos los padres también se ven afectados, unos más que otros al igual que tantas madres. No creo que los padres sean todos insensibles ni todas las madres tengan el don de la maternidad por defecto, pues hay tantos factores que influyen en cada uno como personas puedas imaginar.
    No tod@s estamos preparadas para ser madres o padres y eso no debería generar sentimientos de culpa, tampoco es una obligación.
    Yo soy madre, mi hijo es adolescente y es lo mejor que me ha pasado en la vida, una preciosa aventura de la que aprendes día a día, es el motor que te hace tirar hacia adelante…hubiera querido tener más hijos pero no ha sido posible.
    Aunque yo piense esto, respeto que cualquier otra mujer no desee tener hijos, porque al final es una cuestión de prioridades y sobre todo de necesidades.
    La pregunta quizá sea: Qué necesitas en tu vida? Si quieres una familia creo que está claro, no? Y si no lo sabes el tiempo ayuda a despejar muchas dudas.
    Un saludo a tod@s!
    @Fabifabiolas

    1. julia

      Ser madre y padre en esta sociedad es tan difícil pero la obligación de reproducirnos allí esta, pero una sociedad menos enferma tendría que pensar que traer gente al mundo es algo sagrado de la responsabilidad, yo conozco tanta gente que tiene hijxs pero que no ha nacido para ello, enfin… Tener hijxs es todo menos simplemente tener hijxs. Yo quiero imaginarme un mundo en donde una mujer que pario es una gran sabia, un ser sagrado que tuvo el valor de generar vida en tanta muerte actual, aunque la llamasen loca, egoísta, esquizofrénica. Como se le ocurre reproducir? Además de orgasmos, tuvo la ousadia de tener hijxs?

  7. ana

    Discrepo. No se habla de las que no quieren ser madres porque ahí no hay problemas. El problema surge cuando esperas y no puedes. Por eso se habla. O es que en invierno se habla de los que no se constipan en vez de la vacuna para el que suele acatarrarse?

    1. V de Vendetta

      No creo que sea cuestión de eso… lo que intentan con este artículo es que se vea que las que no queremos ser madres sí tenemos problema. Se nos presiona, se nos estigmatiza, se nos tacha de raras, de no saber lo que queremos, etc, etc… Son dos problemas diferentes y yo no niego en absoluto lo mal que se debe sentir alguien que quiere tener hijos y no puede. Ni pretendo decir que sean sufrimientos equiparables, o parecidos etc etc…cada uno sufre y vive de una manera, simplemente una cosa no quita la otra.
      Volviendo a tu ejemplo del constipado, a los que no se constipan nadie les juzga, aquí a las que no queremos ser madres sí.

  8. Au

    El tema de la maternidad “cómo y cuándo” nos digan me tiene muy harta. El artículo me ha encantado, porque realment cansa que todo el mundo, incluída tu doctora de cabecera, tenga el morro de soltarte: “Tú no sabes si quieres tener hijos o no” “Ya te lo pensarás más tarde”. Cómo si una fuera tonta y no tuviera claro que no quiere tener hijos. Esos discursos no se los sueltan a los hombres. A ninguno le dicen que a ver si espavila, o que no diga “tan seguro” que no quiere porque “nunca se sabe”. Se acepta su decisión y listo.
    Pero nosotras a comernos la bomba social y mediática lista para decirnos cuándo deberíamos ser madres, cómo deberíamos serlo, y que “deberíamos serlo” o al menos “desearlo”, porque sino eres un bicho raro “antinatural” y “sin instinto materno”. Aunque adoptes animales abandonados y los trates como a tu descendencia, o mejor incluso. Eso no cuenta. Hay que parir para ser mujer. Hay que ser madre para ser mujer.
    Pero nadie exige que haya que ser padre para ser hombre.

  9. Lia

    Yo fuí madre mayor, con 37 y 40 años, y porque encontré a un compañero con el que compartir la crianza. Con otro tipo de hombre, o sóla, nunca hubiera sido madre. Considero que soy una madre razonablemente buena, quiero a mis hijos y no los cambiaría por nada. Pero a veces me pregunto cómo hubiera sido mi vida sin ellos, dónde habría viajado, que deportes y aficiones practicaria, que gente habría conocido…. A veces echo de menos mi libertad, mi tiempo, la vida que era mia. Y nunca lo he ocultado. Una de mis frases es “la maternidad está sobrevalorada”. Tampoco puedo quejarme mucho porque el padre de las criaturas ejerce como tal. Incluso más que yo. En fin, que los tuve en el límite biológico, pero si no los hubiera tenido tampoco hubiera pasado nada. Sería igualmente feliz, y tendría menos estres.

  10. Hap!

    De tu argumento se desprende que las mujeres no tienen suficiente inteligencia como para guiarse por ellas mismas. Las que lo tuvieron y se arrepienten en su momento lo quisieron tener, sea por un motivo o por otro lo decidieron ellas. El mundo está lleno de contingencias como para creer que a Todos los hombres les da igual ser padres, cuando en realidad seguramente están al lado vallados para apoyar a sus parejas. Lo que se necesita es igualdad, no un feminismo que dualice entre el equipo de las mujeres y el de los hombres. Las parejas se han de ver cómo iguales. Si tú amas a tu mujer o a marido, te dolerá que esté mal.

  11. Pibaby

    Tengo 33 años y se que quiero ser madre, pero no ahora. Me es indiferente lo que la gente diga y la presión social.
    Pero mi miedo, y es muy grande, es arrepentirme, no de NO tener hijxs, sino de tenerlxs… Me consideró una persona inconformista, poco emocional y un tanto egocéntrica. Y si sólo soy capaz de ver en mi hijx como el/la privador/a de mi libertad? Y si no lo soportó? Y si cargo contra ellxs mi frustración? No faltan los comentarios tipo: “en cuanto tienes a tu bebé en brazos se te olvida todo”, o, ” todas las noches en vela merecen la pena…” No se, pero creó que eso conmigo no funcionará……

  12. Peces de colores

    Creo que sigue existiendo cierta presión social para ser madre, pero también que cada vez se acepta con más normalidad la decisión de no serlo. Al menos así lo he vivido yo. Fui madre con 42, así que sé de lo que hablo, ya que a mi alrededor todos pensaron que no quería, o no podía, y casi nunca escuché ningún juicio al respecto, pocos trataron de convencerme de las bondades de la maternidad y mi madre no fue una de ellas.
    Sí es cierto que desde que tuve a mi hija he escuchado muchas veces eso de: ‘¿A que esto es lo mejor de la vida?’, y sinceramente para mí sí lo ha sido, pero porque para mí la maternidad era un deseo real y no una imposición. Entiendo perfectamente que para muchos hombres y mujeres reproducirse no entra en sus planes, y me parece estupendo. Lo único importante (y a veces no es fácil, al menos para mí) es tener claro qué es lo que quieres e ir a por ello.

  13. Sara

    A mí mi pareja siempre me ha dejado claro que su ilusión es tener hijos propios. Tengo 29 y aún lo veo lejos, pero a medida que pasan los años la idea de no tenerlos se va consolidando… Quizás no me importaría adoptar (para eso nunca es tarde supongo), pero mi pareja obviamente cree que cambiaré de opinión. Yo en el fondo también sigo con el runrún en mi cabeza, porque además del miedo de que “se te pase el arroz” y te arrepientas, está el sentimiento de culpa por negarle algo a tu pareja que tanto desea. Pero, realmente, ¿tener hijos que no sabes si deseas para complacer a otro u otros (porque mi madre y suegra también están deseándolo, obviamente)? Al final espero tomar la decisión correcta, lo malo es que no lo sabré hasta dentro de muuuuchos años.

  14. Cristina

    Intentaré ser breve. Yo soy una persona inteligente, que quería triunfar en su trabajo, siempre me ha ido bien. Quería tener hijos pero sabía que no quería esperar mucho. Mi pareja y yo lo intentamos y tuve mi primer aborto, y me quise morir. Aun asi, cuando mi primer hijo vino al mundo, yo lo miraba como si me lo hubieran puesto ahi, como si no fuera mio. A los 4 dias lo amaba con locura, eso sí. Cuando nació mi hija 4 años más tarde estaba encantada, y todo lo que fue mal con el primero, el pecho, las noches sin dormir… Fue de perlas con la segunda.
    Lo que quiero decir es que en ningun momento te dicen: oye, que lo mismo lo pasas fatal, que tienes que renunciar a mucho, que a lo mejor tu si puedes seguir mas o menos con tu vida normal (es mi caso gracias a mis padres) pero tus amigas no podran… Y despues escuchas a muuuchas compañeras de trabajo que pasan con sus hijos 2 horas al dia (como mucho) y estan deseando de mandarlos a la cama para ver la tele o lo que sea…
    Para eso, mejor haber pensado antes. Yo lo medite muchiiiisimo y mi pareja y yo decidimos hacerlo juntos, con mis padres de respaldo, y aun asi es dificil. Señores, que tener un hijo no es, como han dicho mas arriba, tener un abrigo. Hay que pensarlo, hablarlo, comprobar mas o menos que todo va a estar medianamente bien y controlado, y sopesar los contras… Y luego los pros. Porque es verdad que son la alegria de mi vida, pero hay que llegar plena de espiritu y con muchas ganas a esa decision… Que al final, si te equivocas, lo pagan ellos, que no tienen la culpa.
    Y ya para terminar, lo que no podemos ser es inconscientes. Si el periodo te llega por primera vez alrededor de los 13 años y se retira alrededor de los 50, no os sorprendais de tener problemas para concebir a los 40. El cuerpo es una maquina que se va desgastando, y el que no lo vea así desde los 25…

  15. SLA

    A mi no me parece que haya una estigmatización abierta de las no madres, pero si una promoción activa de las madres. Yo nunca me he sentido rechazada por no tener criaturas, pero también es cierto que nunca he recibido ninguna alabanza por ello. EN mi caso, el saber cómo es un embarazo y un parto me hizo sentir un profundo rechazo a la maternidad desde pequeña que todavía está muy vivo y aunque me gustan los niños no los quiero para mi ni loca. En mi opinión lo que sí es un auténtico tabú es el no querer a tus hijos o el sentirte decepcionada por la experiencia maternal. Yo veo cantidad de gente que no se interesa genuinamente por sus retoños, que les deja hacer lo que les da la gana con tal de que nomolesten o les inculca los hábitos que más les conviene aunque no sean beneficiosos para el desarrollo pleno de una criatura. Hay gente muy egoista que pasa de sus hijos, hijas; y también descendientes que no tienen nada en común con sus progenitores, ni tampoco sienten la más mínima emoción hacia ellos pese a haber sido estos unos padres amantes y abnegados. Yo veo críos y crías por ahí que me hacen pensar que si fuesen míos me suicidaría. El gran tabú es que se da por hecho que la maternidad es una fuente inagotable de amor incondicional y nadie se atreve a decir que no es así. Un hijo o una hija te puede caer mal, ser un cretino, una jeta, un parásito, una canalla…y no ser precisamente por tu culpa. Y creo que se está en el derecho de renegar de una persona así aunque la hayas parido.

  16. Maria

    Lo que no me cuadra es esta batalla entre estilos de vida, entre las que se sientan presionadas para ser madres (a que no tienen un cerebro y fuerza de voluntad para reconocer que es una putada y seguir diciendo que no?) y las que vean eso del arroz que se pase. Eso del cuerpo como máquina que se desgaste me parece un poco paranoico y en mi familia unas cuantas mujeres pariron sin problemas con 40 años. Fecundación asistida y (mejor aún!) adopción me parecen muy buena opción. Eso sí, la presión social afecta a todo el mundo, a los hombres que tienen que trabajar para ganar dinero y a las mujeres que tenemos que tener hijos o sentirnos incompletas para siempre, pero estoy de acuerdo, hay que decidir qué es lo que queremos e ir a por ello. Yo tengo 35 y me encantaría tener una hija, la verdad, pero no me voy a matar si no puedo. Si me van a ver como una que no se ha realizado, no es mi problema. Pero las que no tengamos hijos, que dejemos de reafirmar nuestra decisión considerando tontas y conformistas a las que si tienen. (Y hay que considerar la paternidad en toda su plenitud, comparto el hecho de que en todas esas discusiones la pareja de sexo masculino sea el gran ausente)

  17. Amador

    Podéis seguir ignorando la realidad biológica, o entrar al trapo.

    Quien paga los platos rotos es la mujer que de repente le entran las prisas… Ahora quiere ser madre… Pero la biología no entiende de ideologías. El útero seco, los ovarios infértiles.

    Y ya tenemos drama

  18. Ana

    les comparto esta noticia de Brasil. mujer que rechaza el desafío del “mito de la maternidad” postando la foto de su hijo, diciendo que lo ama pero que se arrepentió de ser madre” tiene su facebook bloqueado porque además rechazó estar con “depresión post-parto”: http://extra.globo.com/mulher/mulher-que-rejeitou-desafio-da-maternidade-tem-perfil-no-facebook-bloqueado-defende-nao-depressao-18692046.html?utm_source=Facebook&utm_medium=Social&utm_campaign=Extra

  19. Beatriz

    Hay un detalle biológico importante que creo que deja claro por qué los hombres no entran en este debate y es que los hombres son fértiles toda la vida. Un hombre, a los 45 años puede decidir que quiere ser padre y separarse de su pareja que no quiere para buscar otra que sí.
    Siempre he pensado que tener un hijo debe ser una cuestión muy meditada y veo muchos niños que no debieron venir al mundo porque sus padres no dan la talla.
    Curiosamente yo tengo un hijo y, a punto de cumplir los 42, me invade la pena por no haber tenido otro, pero mi pareja tiene muy claro que no quiere más. Hasta ahora lo llevé muy bien, pero mi época fértil se acaba y ahora es cuando me duele.
    Este es un tema complejo con muchos matices, casi tantos como personas que se sienten afectadas.

    1. V de vendetta

      Es cierto que los hombres son fértiles durante más tiempo pero poco se conoce de los peligros de la paternidad tardía. Todo el mundo, o muchos, saben que a partir de los 35 años de la mujer (creo que son 35 pero ahora dudo con 40) hay más riesgo de que El Niño tenga síndrome de Down por ejemplo. Pero poco se sabe de que a partir de los 50 en el hombre, hay un 200% más de probabilidades de que el Niño tenga esquizofrenia cuando sea joven, por ejemplo. Sólo quería comentarlo porque me parece un dato interesante, a sabiendas de que el debate no es el tema de la edad

  20. Maria

    Bueno, yo opino que personas toxicas hay en todos lados y que utilizan la maternidad o no maternidad para dañar o manipular a las otras personas, al igual que utilizaran cualquier tema que vean que os produce molestia. Yo he tenido mi hijo con 35 años sin casarme y sin buscarlo. En mi caso salio fenomenal porque vivo mi maternidad con alegria y mi hijo resulto ser lo mas bueno que puede haber en la tierra. Tambien es verdad que le dedico su tiempo, le explico, le educo todos los dias.
    A mi jamas me afectaron los pocos comentarios que me hicieran en mi vida.
    A los 18 si eres virgen: que ya estas en edad de merecer.
    Mas tarde: que porque no te casas.
    Mas tarde: que se te va a pasar el arroz.
    Los hombres tienen sus “topicos” con los que lidiar tambien.

    El tema es que si, es verdad, me lo han dicho, pero una vez alguna persona toxica que vio que me daba igual y no veia un apice de reaccion en mi, y por ende no me lo volvio a decir.
    En mi caso me fue tan bien con mi hijo que quiero repetir 5 años despues, pero si viene bien y si no viene, disfrutare de mi vida, trabajo y mi familia tan tranquila.
    Yo creo que la noticia no es mas que lo que dice: una noticia de las mujeres que querian ser madres pero no pudieron y que lo pasan mal por ello.
    De ahi a deducir que se quiere hacer ver que esta mal que una mujer no tenga hijos, hay una cantidad de pensamientos muy numerosos que yo opino, que tienen mas que ver con los miedos e inseguridades de cada una que con la noticia en si. Habria que indagar porque la noticia te lleva a pensar que quiere hacer entender que todas las mujeres que no tienen hijos estan mal, porque eso no lo dice el articulo, lo deduces tu, en base a tus vivencias.
    Mis vivencias no me llevan a pensar que el articulo quiera inducir a pensar eso. Solo veo un articulo que habla de las mujeres a las que le da pena no haber tenido hijos, como podria hablar de las personas que no estudiaron una carrera en su momento y les hubiera gustado hacerlo, lo cual les da pena.
    La ansiedad viene del miedo, inseguridad y la culpa propios.
    La ansiedad por no tener hijos o porque me siento presionada para tenerlos, no proviene del articulo que no dice que las mujeres que no tienen hijos dejan de ser mujer o deberian sentirse culpables.
    Y no es algo que solo sienten las mujeres:
    De hecho, conozco muchos hombres solteros de 40 que sus amigos estan casados y no paran de preguntarles que cuando va a sentar cabeza y formar una familia, y lo viven con tal ansiedad que da penita verles.
    Creo que esa “presion” o mania porque todo el mundo forme una familia, la sienten muchas mujeres y hombres, porque todavia se le da un papel importante a la familia ya que nuestra sociedad todavia se basa en la misma como unidad basica. Es un valor cultural la familia en si, tanto para hombres como mujeres.
    Asi, a la pareja que es fertil le preguntan para cuando el niño que se les va a pasar el momento, y a la que no puede tener niños le preguntan porque no intenta adoptar.
    En fin, espero haber hecho mi comentario lo mas respetuoso posible, ya que solo quiero dar mi opinion distinta a la de la autora del post. Saludos.

  21. Sandy Andrade

    Me gustó mucho el artículo. Coincido con lo que compartes. Mi primer hijo llegó y fue un gran cambio ( mas bien revolución) en mi vida, cosa que no esperaba. No fue fácil y me llevó mucho tiempo acomodar todo lo que significó la maternidad en ese momento. Retrase por 8 años la maternidad de un segundo hijo porque quería estudiar y hacer otras cosas para mí. En todo ese tiempo la pregunta constante “y para cuándo el otro?
    Cuando decido nuevamente ser mamá….lo hice desde la conciencia de saber lo que significaría otro hijo, si, mucha alegría….pero también renunciar por un tiempo a muchas libertades, a mí espacio. Hoy puedo disfrutar mas mi maternidad porque tengo claridad de que fue mi elección, no llevada por el mandato de ” hay que darle un hermanito para que no sé quede sólo”.

  22. Tinar

    Creo que la presión social por seguir el camino “correcto” es siempre fuerte. Quizá más en mujeres pero veo que también se da en hombres: ¿Por qué no tienes novia? Si la tienes..¿Por qué no os casáis? Si tienes trabajos esporádicos porque has decidido vivir de forma un tanto bohemia…Deberías buscar un trabajo como dios manda. Deberías “sentar la cabeza”, Tendrás que formar una familia…y así…En las chicas aún es peor puesto que siempre te sueltan eso “se te pasa el arroz”. Se supone que un adulto debe tener un trabajo estable, una pareja estable y unos hijos y si no…todo va mal. Pero veo con alegría que cada vez más hay jóvenes que pasan de tener tanta estabilidad y buscan vivir de otra forma, más al día, sin ataduras, sin hipotecas, sin tener que hacer las cosas que se supone que tiene que hacer todo adulto cabal. Yo soy madre de una adolescente que me encanta cuando me dice que su sueño es viajar, vivir muchas experiencias, no tener hijos, y no tener parejas demasiado estables…yo siempre le digo que los novios atan mucho y que procure tener muchos y buenos amigos que son los duran toda la vida. Me encanta ver que su objetivo es sobre todo, ser libre. Me dice que jamás se comprará una casa que eso te obliga a quedarte en un sitio. Me parece una mentalidad estupenda. Y si no me hace abuela, no pasará nada.
    Yo tengo dos hijos. Los tuve cuando lo planifiqué de forma muy racional. Y sé que como todo, tiene una parte buena y otra mala..No tenerlos imagino que también tiene su parte buena y su parte mala…pero puesto que al ser humano dista mucho de ser especie en extinción, no creo que el hecho de tener o no tener hijos deba suponer ningún problema ni social, ni cultural ni de ningún tipo. Lo que sí debe ser siempre es una decisión meditada y responsable. No tenerlos porque han venido sin querer. Tenerlos cuando se quiere y se puede. Suponen mucho esfuerzo económico, físico y mental y una debe estar preparada. Lo que me resulta incomprensible a día de hoy es tenerlos sin quererlos para luego no darles lo que necesitan

  23. Iván

    Debo decir que estando de acuerdo con parte de lo expuesto, me llega a molestar algunos enfoques que considero más propios de un complejo que de una realidad.

    Por lo que yo conozco, no sólo desde mi experiencia, sino de diversas lecturas científicas, no es que a los niños se les de una pelota y a las niñas una muñeca… es que los niños cogen la pelota y las niñas la muñeca. Es lógico evolutivamente: la división de roles existe en la naturaleza, y las hembras de nuestra especie que más pudieron ofrecer descendencia fueron aquellas que aprendieron mejor que nadie la empatía y el cuidado de la prole. Del mismo modo, lo machos que más triunfaron fueron aquellos fuertes, con gran orientación a objetivos y capacidad de obtener comida (las cuestiones empáticas quedaron al margen).

    Pero incluso aunque no fuera así y fuera todo causa de la educación y la cultura y no por la biología : no consigo entender por qué dar un balón a un niño es mejor que darle na muñeca… ¿no es acaso algún tipo de complejo sobre lo que representa la mujer en nuestra sociedad?

    Bien podría pensar yo que al dar el balón al niño se le está tratando como un ser puramente físico y asocial, alejado de cualquier decisión personal y centrado sólo en el físico. Un ser que se aleja de lo intelectual. Un ser de segunda clase en un mundo orientado claramente a las relaciones sociales y al desarrollo intelectual. Pero no…. nadie piensa eso.

    A mí, personalmente, me gustan cosas del rol típico femenino y cosas del rol típico masculino. Y tengo claro que debemos tender a alejarnos de conceptos de roles definidos culturalmente y conseguir que sean roles decididos personalmente. Pero eso no quita para que no tienda por defecto a considerar cualquier cuestión asociada a un rol considerado femenino en la sociedad como negativo. Y sin embargo, es algo que veo muy extendido: las muñecas malas… los balones buenos. ¿Por qué?

    Y dicho esto, complemente de acuerdo con el punto fundamental (enfocándolo ligeramente al revés): me produce un gran rechazo el hecho de que los padres aparezcamos en cualquier artículo sobre cuidado de hijos como seres accesorios, o ni siquiera aparezcamos. Es molesto que haya artículos específicos en revistas de cuidado de niños para padres, como si el resto de artículos fuera para madres.

    Los padres también queremos tener hijos, también sufrimos (lo he vivido personalmente) cuando los hijos no llegan y también nos deprimimos. Y también recibimos presiones sobre echarse una novia, casarse y tener hijos.

  24. Pingback: Articulo sobre la maternidad obligada – NO SOY MADRE

  25. Itziar Bilbao Urrutia

    Desde los 5 años, supe que no iba ser madre. Nunca he tenido el menor interés ni deseo. Nunca he jugado con muñecas (mi familia aprendió pronto que los regalos para mí eran libros, pinturas y lego). he cumplido 50 años y por fin, por primera vez en mi vida, me han dejado en paz con la pregunta: “¿Y de verdad nunca vas a tener niños?” he dedicado y dedico mi vida a mi propia educación, desarrollo y exploración. No me gustan los niños, me aburren soberanamente. Afortunadamente, conozco muchas mujeres que, como yo, consideran su cuerpo un templo del saber y del placer, no de la fertilidad y espero que cada vez haya más mujeres dispuestas a definirse como hetairas, no como madres, en público y bien alto.

  26. Nuria

    Por supuesto que no pasa nada por no querer tener hijos y creo que cada vez se respeta más que existen muchos tipos de familias distintas y entre ellas,las familias sin hijos…Entiendo tu punto de vista con respecto a esa visión de las mujeres que eligen no tener hijos y se sienten juzgadas pero me parece que no entiendes en absoluto lo que supone querer ser madre y no conseguirlo….no se quiere ser madre porque la sociedad te obligue a quererlo ni mucho menos,simplemente es tu. reloj. biológico (habrás oído hablar de él alguna vez)tu cuerpo te lo pide a gritos,es algo hormonal,es físico,lo necesitas (tu instinto de reproduccion,de supervivencia te obliga a sentirte así)no se trata de la sociedad,los. embarazos psicológicos existen. también en otros muchos animales (¿Por qué será?).La infertilidad es una. enfermedad muy dura. porque afecta mucho psicológicamente y aquellas madres que quieren tener un. segundo. hijo y no pueden también sufren,por supuesto que sì,se llama “esterilidad secundaria”y sigue siendo una. enfermedad que te impide concebir y. no se trata de un capricho,sigue siendo hormonal,físico y se sufre muchísimo..No está bien que no queráis que se juzgue a la que no quiere tener. hijos pero si lo hagáis con la que desea tener más de uno…

  27. Loliteando

    Durante años di explicaciones sobre mi decisión de no ser madre. La mayor presión venía de otras mujeres. Ya paso de dar explicaciones. Estoy tan contenta. Para mi la maternidad es un tema muy serio. Tener un hijo no es un pasatiempo. Nunca sentí la llamada de la maternidad y soy mujer. Asunto más que superado.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR