Decálogo feminista para hombres cis* o decálogo para hombres cis que realmente quieren la igualdad Participa

Nota: Este artículo se enmarca en la sección de libre publicación de Pikara, cuyo objetivo, como su nombre indica, es promover la participación de las lectoras y lectores. El colectivo editor de Pikara Magazine no se hace responsable ni del contenido ni de la forma de los artículos publicados en esta sección, que no son editados. Puedes mandar el tuyo a participa@pikaramagazine.com. Rogamos claridad, concisión y buena ortografía.

Nacho Álvarez Lucena

Solo hace falta abrir un poco los ojos y mirar el mundo que nos rodea con un poco de perspectiva feminista o de género, para rápidamente confirmar que vivimos en un mundo aún profundamente desigual y en el que se ejerce violencia de forma sistemática contra las mujeres, las minorías sexuales y de género. No aburriré con datos ya de sobra conocidos, y si no se conocen, de fácil acceso (salarios desiguales, división sexual del trabajo, quién concilia vida laboral y doméstica, techo de cristal, etc.) o con cifras que, a pesar de su dureza escalofriante y supongo que debido a su cotidianidad, parecen provocar una lacerante insensibilidad e inmovilismo en amplios sectores de la sociedad, sobre todo entre los hombres cis (véanse feminicidios, agresiones sexuales, asesinato de niñas y niños como agresión a sus madres, trata con fines de explotación sexual, violaciones como arma de guerra, mutilación genital femenina, etc.).

Sin embargo, sí es necesario hacer un pequeño esfuerzo para ver que, desde hace ya algún tiempo, se viene poniendo en cuestión la suficiencia de tener un discurso proigualdad, llevar a cabo ciertas actividades domésticas o de cuidados o incluso desear la igualdad, para realmente estar aportando algo por conseguirla. Y he aquí la pregunta que motiva este decálogo, ¿son suficientes el acercamiento por parte de los hombres cis a espacios, actividades y responsabilidades tradicionalmente feminizadas y la afirmación de un discurso proigualdad como formas de acción contra la desigualdad de género?

Mucho me temo que no.

Muchas y muchos estaremos de acuerdo en que la raíz de la desigualdad de género es la ideología machista, cuyo fin último es la dominación y sumisión de las mujeres y las minorías sexuales o de género, con el fin de perpetuar la relación de poder de los hombres sobre estas. Esto puede parecer un simplismo o algo obvio, pero no lo es tanto si lo transformamos en preguntas: ¿se pueden compartir los cuidados de hijos e hijas y seguir teniendo una relación desigual de poder? (cámbiese “los cuidados de hijos e hijas” por cualquier actividad o responsabilidad tradicionalmente feminizada) , ¿se puede afirmar que las mujeres deberían cobrar un mismo salario por el mismo trabajo y sin embargo seguir manteniendo relaciones desiguales de poder? (cámbiese “cobrar un mismo salario por el mismo trabajo” por cualquiera de las expresiones de las desigualdades de género).

Y atreviéndome a dar una paso más allá, pregunto ¿y qué pasa con la violencia machista? Evidentemente la mayoría de nosotros nos situaremos diametralmente en contra de los asesinatos de mujeres y niños/as y de las violaciones, abusos y agresiones sexuales, faltaría más. Pero llegados a este punto es importante advertir que la violencia, más que una categoría dicotómica (ejercer violencia-no ejercer violencia), es un continuo de conductas que transita desde “No ejercer ningún tipo de violencia” hasta el “asesinato de mujeres” como forma más extrema de la misma[1], pasando por el control, la invisibilización, el menosprecio, el aislamiento, el no aceptar un “no” por respuesta, el humor sexista, el no dejar espacios de opinión y/o desarrollo personal, las actitudes paternalistas o el chantaje emocional entre otras muchas formas de agresión. Como hombres cis tenemos que reflexionar sobre dónde nos situamos en este continuo y, por tanto, qué tipo de violencias podemos estar ejerciendo o haber ejercido en algún momento de nuestra vida.

Con el fin de poder situarnos adecuadamente en la lucha contra el machismo y sus violencias, y no alimentar consciente o inconscientemente la desigualdad de género, os propongo el siguiente decálogo:

Decálogo feminista para hombres cis

  • Renunciar al poder sobre las mujeres y las minorías sexuales o de género en cualquier contexto, de forma explícita, diciéndolo o gritándolo cuando sea necesario, o callándote y dando un paso atrás[2] cuando la situación lo requiera[3].
  • No ser ingenuo, no basta con que tú no te sientas un hombre cis, la sociedad patriarcal te identifica como tal y te confiere privilegios como tal. Renunciar a ellos no va a ser tan fácil.
  • Identificar, desenmascarar y luchar contra el sexismo, el machismo y la trans-lesbo-homofobia allí donde se produzcan.
  • Dejar de ejercer cualquier tipo de violencia machista y luchar contra ella y contra la cultura de la violación.
  • Poner el cuidado de la vida en el centro de todo lo que hagas.
  • No caer en la autocomplacencia. Somos el sujeto político en el que el patriarcado se encarna. Hacerse consciente de ello y el proceso de cambio son dolorosos, pero no somos víctimas del patriarcado al mismo nivel que las mujeres. Está en nuestras manos comenzar a expresar nuestros sentimientos, implicarnos en los cuidados o dejar de asumir conductas de riesgo, pero en las manos de las mujeres no está el dejar de ser minusvaloradas, violadas y asesinadas por hombres.
  • Asumir la responsabilidad del cambio hacia una sociedad más justa e igualitaria.
  • Cuestionar qué es ser hombre y qué es ser mujer, así como los roles y prácticas asociados, hasta que los límites y fronteras se borren y todas las personas podamos ser iguales y libres.
  • Reconocer a los feminismos como el marco teórico y la tradición de pensamiento y lucha política desde los que luchar contra el machismo y sus violencias.
  • Explicar todo esto a otros hombres cis (y a quien le pueda venir bien).

En definitiva, como hombres cis tenemos que transitar hacia espacios donde tradicionalmente no ha habido nadie o muy pocos hombres cis. Como ejemplo, John Stuart Mill[4] estableció una  relación personal e intelectual de respeto, reconocimiento y admiración con Harriet Taylor y tras 20 años de relación nada convencional para la época que les tocó vivir, y para nada exenta de dificultades, renunció públicamente y por escrito a los derechos que el matrimonio en la Inglaterra de 1851 le otorgaba sobre su mujer. Y luego supongo que negociarían quien plancha o deja de planchar y quién hace las tareas con los/as niños/as. También escribieron diferentes ensayos sobre el matrimonio y el divorcio en los que reflexionaron sobre cómo vivir las relaciones de pareja de forma que estas no supongan el sometimiento de la mujer, sino un contrato entre iguales.

Con esto no quiero decir que haya unas tareas más elevadas que otras o que no sea crucial el compartir la responsabilidad en la realización de tareas tradicionalmente feminizadas. Lo que quiero decir es que no será hasta que los hombres cis, además de asumir responsabilidades y actividades tradicionalmente feminizadas, nos posicionemos real y públicamente fuera y frente a la ideología machista, nos dispongamos a desactivar constantemente todas las situaciones en las que de una u otra forma se nos confieren injustos privilegios y dejemos de ejercer cualquier tipo de violencia contra las mujeres y minorías sexuales o de género, cuando empecemos a avanzar efectivamente contra la desigualdad de género y sus violencias.

*El prefijo “cis” o el término “cissexual”, “cisgénero”, señala a una persona que está cómoda y de acuerdo con el sexo y el género asignados en el nacimiento. Para más información: http://glosario.pikaramagazine.com/glosario.php?lg=es&let=b&ter=biomujer-y-biohombre-cismujer-y-cishombre

[1] Luis Bonino, 2009. Hombres y violencia de género. Más allá de los maltratadores y de los factores de riesgo. Madrid: Ministerio de Igualdad.

[2] http://www.pikaramagazine.com/2014/10/una-carta-abierta-a-los-hombres-feministas/

[3] Identificar estas situaciones y qué se requiere de nuestra parte en cada una de ellas también es un acto por la igualdad, así que presta atención.

[4] http://nuriavarela.com/john-stuart-mill-el-marido-de-la-feminista/

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Decálogo feminista para hombres cis* o decálogo para hombres cis que realmente quieren la igualdad
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. Alejandro

    Enhorabuena por el artículo, Nacho. Desde hace unas semanas sentía la necesidad explosiva de ponerme a escribir algo similar, pero por suerte tú lo has hecho antes y mejor.
    Me entristece pensar que el porcentaje de hombres que leerán entero este artículo es ínfimo. Incluso muchos autoproclamados feministas dirán que esto es ir demasiado lejos. Posiblemente, en vez de reflexionar sobre el contenido del artículo, reflexionarán sobre qué ha pasado en tu vida para que llegues a decir estas cosas. ¿Quién te ha influenciado? ¿Tu novia te ha adoctrinado? ¿Alguna familiar ha sido víctima de violencia de género? ¿Te aburres y necesitas una causa por la que luchar para llenar tu insulsa vida? Buscarán causas externas que conviertan tu discurso en no-voluntario y eliminen por tanto su credibilidad. Sin embargo, dirán que son feministas y que una cosa no quita la otra.

    El mayor error que cometemos los hombres feministas es creer que el feminismo es sólo una idea, una ideología. Estamos todos a favor de la igualdad y en contra de la violencia, nos consideramos feministas, nunca le hemos pegado a una mujer… Y eso nos deja una buena conciencia que no queremos perder. No queremos que nos digan que el machismo también está en conductas, actitudes y percepciones que a menudo son inconscientes. Si alguien nos acusa de estos tipos de machismo inconsciente, insistimos en que no había mala voluntad, y nos quejamos de que nos ataquen a nosotros, porque nosotros somos feministas de ideología.

    Por otro lado, el mayor error que cometemos las personas feministas al hablar con hombres (y mujeres) que sólo son feministas de ideología, es darles motivos, por pequeños que sean, para criticar nuestras ideas. Es importante saber que hablar en nombre del feminismo no te hace tener la razón en todo. El poema leído en Barcelona, el Madre Nuestra, fue desagradable: se sale del eje machismo-feminismo y se mueve también en el eje Buen gusto-Mal gusto. Del mismo modo, en muchas ocasiones se hacen manifestaciones profeminismo que a la vez son manifestaciones politicas, con lo cual se entra en el eje derecha-izquierda. Salirse del eje del feminismo da pie a mucha crítica fácil… Mucha gente se enrocará en esa crítica y no llegará a reflexionar sobre el contenido del mensaje. El feminismo tiene que hacerse entre todos, por eso para llegar a conseguir un cambio debe mantenerse completamente ajeno a cualquier otro eje. Es injusto que tengamos que tener cuidado con lo que decimos para ser hipercorrectos, pero me temo que es necesario para que los hombres y las mujeres eliminen sus barreras y se abran a ser educados en el feminismo real. Si no, seguirán enrocados en su posición de feminismo ideológico y no comenzarán a luchar contra el machismo inconsciente.

  2. Fran Acero

    Esta es mi opinión , debate incluido 🙂

    Todo empezó por el articulo de Risto Meijide:
    Risto Mejide, contra la violencia de género: “No me he olvidado de tu cara, pedazo de animal”

    Karen Pazos Nos la tiene que sudar lo que diga este tio. Vive del márketing y todo lo que diga es para vender dando una buena imagen de él. Y a veces le sale mal y lo pillamos, como en este caso.
    Me gusta · Responder · 3 · 2 de marzo a las 20:40
    Ocultar 15 respuestas
    Francisco Alvarez Acero
    Francisco Alvarez Acero Pues no debería, con todo su tirón y aunque sea para hacer “caja” LO VISIBILIZA ……..y toma posición al respecto, cosa que muchos OTROS y OTRAS no hacen Emoticón wink
    Me gusta · Responder · 2 de marzo a las 21:12
    Karen Pazos
    Karen Pazos Francisco Alvarez Acero Visibilizar no es hablar incorrectamente de la violencia machista,que es lo que hace Risto. Visibilizar es tener claro que la base sociológica de la violencia de género es el machismo y que los maltratadores no son unos enfermos…Ver más
    Me gusta · Responder · 2 de marzo a las 21:17 · Editado
    Karen Pazos
    Karen Pazos En resumen, no es alguien comprometido y concienciado. Es postureo
    Me gusta · Responder · 2 de marzo a las 21:18
    Francisco Alvarez Acero
    Francisco Alvarez Acero Vale Karen. respeto tu opinión y apunto que el machismo es mayormente inculcado por las mujeres.. paradójicamente …
    Me gusta · Responder · 2 de marzo a las 22:07
    Karen Pazos
    Karen Pazos Cómo dices?
    Me gusta · Responder · 2 de marzo a las 22:10
    Francisco Alvarez Acero
    Francisco Alvarez Acero Cómo lo lees Emoticón smile Piensa que los MACHOS no se ocupan de la crianza ni educación de sus hijos , eso es de “maricones” y mujeres Emoticón wink
    Me gusta · Responder · 2 de marzo a las 22:12 · Editado
    Francisco Alvarez Acero
    Francisco Alvarez Acero Yo no he dicho que tú hayas dicho ninguna “tonteria” ……ni yo lo he hecho, me gustaría más que me presentases unos buenos argumentos Emoticón wink Sabrás, y si no lo sabes te informo , que la devaulación y el insulto son el argumento de quien no tiene argumentos , generalmente un recurso MACHISTA Emoticón wink que suele ir acompañado de violencia física
    Y cómo dicen los Canarios “Muyayodondevatandeprisaquecorreresdecobardes” Emoticón grin Emoticón grin
    Feliz noche
    Me gusta · Responder · 2 de marzo a las 22:18
    Karen Pazos
    Karen Pazos http://www.bebesymas.com/…/padres-machistas-hijas…

    Padres machistas, hijas machistas: ¿por qué papá influye mucho más…
    BEBESYMAS.COM
    Me gusta · Responder · Ayer a las 11:11
    Francisco Alvarez Acero
    Francisco Alvarez Acero Y con eso que ? me estás dando la razón Emoticón smile Son ELLAS Emoticón grin Emoticón grin, La aceptación o rechazo de roles es algo PERSONAL Emoticón wink
    Me gusta · Responder · Ayer a las 14:52 · Editado
    Karen Pazos
    Karen Pazos Tú lo has leído? En fin…
    Me gusta · Responder · Ayer a las 16:11
    Francisco Alvarez Acero
    Francisco Alvarez Acero Sí Karen, dos veces
    “factores como que mamá limpie o cocine más que papá o que papá trabaje más tiempo fuera de casa que mamá influyen y afectan al desarrollo futuro de los niños.”

    “Sin embargo, encontramos ejemplos en nuestra sociedad que tira por tierra los datos de este estudio, por ejemplo, niñas nacidas durante el franquismo en el seno de una familia tradicional y patriarcal tienen sus estudios, su carrera y su independencia, lo que hace que me pregunte: ¿no podrían darse perfectamente dos casos opuestos? Es decir, el de las niñas conformistas versus las niñas que deciden romper con la educación que les han dado en casa y se rebelan contra ella.”

    Avala mi hipótesis sobre asunción de roles Emoticón smile
    Me gusta · Responder · 19 h · Editado
    Karen Pazos
    Karen Pazos Tu ofensiva hipótesis es que las mujeres somos las mayores culpables de perpetuar el machismo. Claro, es que es totalmente lógico que le echemos la culpa de que existe un sistema social opresor a los oprimidos en lugar de a los opresores que se benefician de ello,no? Te das cuenta de lo que defiendes? Eso es otra machistada más para la lista. Por supuesto es más fácil decir eso y quedarse de brazos cruzados que admitir que vosotros tenéis mucha responsabilidad en cambiar esta situación. Ninguna mujer QUIERE ser machista. Pero lo tenemos muy interiorizado porque lo hemos aprendido desde la cuna. Y eso es nuestra culpa? Hay que joderse! Te recuerdo que el machismo ha producido las mayores aberraciones contra nosotras. Y no, no somos masocas. Las víctimas NUNCA pueden ser las culpables de esa situación de opresión. Según tu razonamiento, los padres esclavos que les enseñasen a sus hijos que la esclavitud era la única forma que tenían de subsistir o que incluso era su naturaleza ser esclavos, eran culpables de esa situación de opresión.

    Y si sólo quieres molestar pues te compadezco.
    Me gusta · Responder · 19 h
    Francisco Alvarez Acero
    Francisco Alvarez Acero Te das cuenta de que es una cuestión de OPCIONES ? Lo dice tu articulo,¿ que parte no entiendes de lo que compartes? Emoticón wink
    Respecto a “nosotros” ( te hago notar que eres TÚ la que hace diferencias entre SEXOS ) …. mejor no generalices Emoticón smile Mi hija es una mujer autónoma , autosuficiente y LIBRE en su sexualidad y todo lo que el sistema le permite ( e incluso algunas cosas que no , como puede ser expresarse libremente en un país que le habéis permitido tomar a los fascistas por asalto ) Emoticón smile
    En mi experiencia vital hay varias “fabulas ” que AVALAN esta tristísima realidad. Aunque tengo la sensación de que las sesgarías o sacarías una conclusión errónea ..como viene siendo habitual Emoticón wink

    P.d: esta es :
    Me gusta · Responder · 17 h · Editado
    Karen Pazos
    Karen Pazos Paso de seguir con esto. Definitivamente no has hecho suficiente introspección. Ah, y eso de comparar a tu hija con el resto como diciendo que ella es mejor que las demás es asqueroso.
    Y a qué mierda viene eso de “un país que le habéis permitido tomar a los fascistas por asalto”?
    Eso no es generalizar?
    Venga, a cuidarse!
    Me gusta · Responder · 17 h
    Francisco Alvarez Acero
    Francisco Alvarez Acero Karen Pazos Si “bonica” tienes toda la “razón” , disculpa si no termino de leer lo que escribes , mi tiempo es muy valioso , ( es el único capital real que poseo) y si te pido que no me faltes ni me molestes más Emoticón wink Muchas “etiquetas” y devaluaciones en en tu vida hacia el prójimo Emoticón smile
    Una sugerencia: Révisate Emoticón wink
    Me gusta · Responder · 17 h

  3. Laura

    Hoy decía Houria Bouteldja en Barcelona que no es posible renunciar a los privilegios, estos siempre fueron abolidos por quienes los sufren. El gesto de John Stuart Mill carecería de cualquier sentido si Harriet Taylor no hubiera tomado ese espacio de forma activa y efectiva. “Renunciar al poder sobre las mujeres” no es posible, sólo es factible acompañarnos “callando y dando un paso atrás”.

  4. Núria FontCasanovas

    Agradezco el articulo de Nacho Alvarez Lucena ya que si bien modificaría algunos de sus puntos, me ha servido para confeccionar en base a él, otro decàlogo. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies