Expatriadas, migrantes, mujeres que se van En red, Sangre Fucsia

Hoy hablamos de desplazamientos fucsias. No, no vamos a hablar de turismo ni de viajes interestelares, sino de migraciones, de viajes de verdad, de mujeres que rompen con las fronteras y se van.

Pero, ¿nos vamos o nos echan? El colectivo Juventud sin futuro expresa así la rabia ante la situación de parte de la población española, principalmente con estudios universitarios, que tiene que elegir entre la precariedad, el paro o el exilio.

Los movimientos poblacionales, que tanta atracción mediática acaparan desde hace unos años, no son ninguna novedad en esta zona del planeta ni en ninguna. Desde que ha aparecido el ser humano sobre la tierra las personas se han desplazado, ya sea expulsada por hambrunas y guerras; motivada por cuestiones más placenteras como ferias o peregrinajes; o expoleadas por la búsqueda de un futuro mejor.

¿Sabías que desde los años 60 más de dos millones de personas del Estado español, la mitad de ellas sin contrato de trabajo y el 80% analfabetas, emigraron a Europa? Estas mujeres y hombres recalaron principalmente en Alemania, Francia y Suiza, donde se facilitaba su estancia temporal como mano de obra barata pero se dificultaba el reagrupamiento familiar o cualquier derecho más allá de la relación mercantil.

Por aquel entonces, muchas mujeres migraron para trabajar no sólo en fábricas sino especialmente en el sector de los cuidados, sobre todo el empleo doméstico. Eran principalmente solteras que, además de por razones económicas, migraban por una cuestión de autonomía personal, para huir del control moral y religioso del país y por alimentar su espíritu de aventura

Sangre Fucsia Mujer escribiendo una carta en cima de su maleta

Hoy, azuzadas por esta nueva fase de crisis estructural, las mujeres españolas emigran. Un destino preferente es Berlín, donde muchas tratan de desarrollar una carrera académica (proyecto mucho más plausible y mejor remunerado que aquí) o sobrevivir con trabajos no especializados (con sueldos bajos y experimentando discriminación en tanto que obreras del sur).

Valentina entrevista a Ana Sánchez, que ha vivido esta experiencia migratoria en Berlín en sus propias carnes. Doña Pasolina nos recomienda Exit, un corto interactivo donde tú decides la historia y las protagonistas son mujeres migrantes en el estado español. Gaelx nos lleva de viaje con Egeria, la primera peregrina de la historia, y Reinohueco con Alicia y su expulsión del reino de la infancia.

Dale al play y acompáñanos en este viaje.

 

Playlist:
Paloma Lirola – Mi Invisibilidad
Sharon Jones & the DapKings – This Land Is Your Land
Marlene Dietrich – Ich hab noch einen koffer in Berlin
Infected Mushroom – Where Do I Belong
Maik Madera – No hay vuelta atrás
Dark Arts – Egeria
Liz Phair – Fuck and Run
Enrique Bunbury – Alicia

 

Consulta la información ampliada, enlaces y actividad en redes en nuestro STORIFY y si quieres escuchar más programas haznos una VISITA A NUESTRA WEB

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Expatriadas, migrantes, mujeres que se van
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Sangre Fucsia

Somos la víscera, el puñetazo, la hemorragia. Fanzine sonoro de @AgorasolRadio en directo cada viernes de 20 a 21h. y ahora también en Pikara.

Comentarios recientes

  1. T.K.

    Hola, hola!
    Ana Sanchez, estoy muy interesada en participar en los colectivos feministas de los que hablas presentes en Berlín. Podríamos contactarnos de algún modo?
    Gracias.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies