Mujeres en las series de TV Sangre Fucsia

Las series están de moda. Analizamos las representaciones de género en producciones de éxito como Mad Men, Mujeres Desesperadas, Girls, Homeland o Borgen.

Las series están de moda. Fieles televidentes adictas a las nuevas temporadas que llegan del otro lado del Atlántico, o de las islas británicas (en su mayoría). Sabemos que, por ser un tema popular, tendremos radioyentes exigentes y curiosas; es por esto que nos gustaría apelar desde Sangre Fucsia a una lectura crítica, creativa, del folletín sofisticado del siglo XXI: ficciones revestidas de épica, de Shakespeare que, temporada tras temporada, nos sumergen en una evasión; y nos invitan a mirarnos en el espejo del consumo de masas, un consumo cada vez más estratificado (no vamos a decir “elitista”) desde donde justificar el gusto, la propia vida (o estilo de vida).

Sangre Fucsia #79 - Mujeres en las series de TV

Se nos quedan muchas series en el tintero pero sólo tenemos una hora

No obstante, no podemos eludir el poder de la imagen, de la representación, de la nostalgia como justificadora de un relato que no es más que presente continuo. En esta ocasión abordaremos algunas de estas representaciones –Mad Men, Mujeres Desesperadas, Girls, Homeland, The Fall, Parks and Recreations, Borgen– dejando apuntadas otras muchas en nuestro debate y en nuestra banda sonora del programa.

Y, como se trata del último programa del mes, tenemos la última entrega de Simulacro de la temporada: en él convergen la despedida y la añoranza con la ciencia ficción. La narración recrea la tecnología utópica que permite tener control sobre la memoria e incluso introducirse en los recuerdos de otra persona. Conectarse y desconectarse, hacer propia la experiencia ajena, alejarse del dolor, recrear una y otra vez el gozo. Suenan fragmentos adulterados de un mumble-conto de Ana Cibeira, parte de una escena de la película Días Extraños, en la que Juliette Lewis canta Hardly Wait de PJ Harvey, y guitarras y sintetizadores de Ágata Ahora.

Playlist
Hal Feat + Gillian Anderson – Extremis
Queen – I want to break free
Britney Spears – If you seek Amy
Jessica Paret – Zou Bisou Bisou
Catatonia – Mulder and Scully
Regina Spektor – You’ve Got Time

Si quieres tener más información, seguir los tuits sobre este programa o ver la playlist, VISITA NUESTRO STORIFY

Y si quieres escuchar más programas de Sangre Fucsia, visita nuestra web

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Mujeres en las series de TV
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Sangre Fucsia

Somos la víscera, el puñetazo, la hemorragia. Fanzine sonoro de @AgorasolRadio en directo cada viernes de 20 a 21h. y ahora también en Pikara.

Comentarios recientes

  1. Santi Ochoa

    Faltan las referencias a la serie AMAR EN TIEMPOS REVUELTOS, que ahora se llama AMAR ES PARA SIEMPRE. Es la serie, junto con la fachosa CUENTÁME COMO PASÓ, más duraderas, o sea las más vistas y por lo tanto las que más influyen en la forma de pensar de la gente.

    En la primera, ambientada desde la guerra (in)civil hasta 1964, aparecen la homosexualidad, el lesbianismo, el drama de los embarazos no deseados, la supeditación absoluta a los maridos; la mayoría los personajes tontos o patosos suelen ser masculinos y los fuertes, la mayoría femeninos, suelen aparecen luchando contra contra su opresión.

    El que estas serien, junto con el resto de las españolas, sean prácticamente ignoradas en estos análisis refleja muy fielmente el colonialismo cultural yanki que padecemos, el más notorio en el escenario cultural EEUUropeo.

  2. Marina

    En Mad Men creo que el concepto de Betty Friedan “el malestar que no tiene nombre/que no se ve” es clave para entender al personaje de Betty.

  3. Mery

    Creo que habéis hecho un análisis demasiado superficial y buenrollista. El final de Mad Men (atención spoiler!!) me ha parecido un auténtico INSULTO para la mujer porque fijaos: Peggy, encarnación del espíritu feminista en una época tan convulsa socialmente, acaba relegada a una categoría que incluso ella misma desconoce dentro de la gigantesca McCann, más o menos empieza desde cero, tendrá que volver a labrar el camino que tanto le costó en Sterling etc rodeada de machos alfa, y le ‘endosan’ un idilio pretendidamente muy romántico con un compañero de trabajo del que se supone que había estado enamorada sin darse cuenta (?); Betty, la otra cara de la madre y todo lo que queráis pero acaba muerta!!!; y lo de Joan ya es de aúpa, despedida al estilo más cutre por reivindicar su trabajo frente a un jefe. La única a la que Weiner y sus guionistas no han arrojado al desastre profesional o personal es Sally, la hija de Don y Betty, a quien, en mi humilde opinión, deberían dedicarle un spin off.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR