“Creo que el feminismo, de seguir así, un día estará en contra del aborto” Entrevista, Voces

Leonor Silvestri habla con Florencia Arriola del amor, de la heterosexualidad, el capitalismo, la sororidad o los “territorios morales” que también impone el feminismo

En la imagen, Leonor Silvestri.- Fotógrafa: Lihue Rodríguez

En la imagen, Leonor Silvestri.- Fotógrafa: Lihue Rodríguez

Florencia Arriola

Supo ser especialista en filología antigua y, aunque ha vivido muchas muertes en su existencia, hoy se dedica a dar clases en su casa como una sofista en la antigüedad. Poco humana y radical, deconstructora del amor romántico y destructora de la heteronorma, Leonor Silvestri hace poesía, escribe, practica deportes de combate y baila dancehall y reggaeton. Así es como se empodera y se reinventa, mientras busca nuevas formas de afectación más potentes que dejen a un lado el heterocapitalismo.

¿Cómo empezó tu activismo y militancia?
Jamás me considero activista o militante, que viene de miles, en latín soldado. Soy una escritora de poesía y ensayo que hace filosofía, alguien que intenta construirse sus propias armas.

Dejaste la universidad…
¿O ella me dejó a mí? (risas). La universidad fue un error. Perdí tiempo, vida, recursos y fue el período de mayor sufrimiento y normalización de mi existencia. Me siento mejor que cuando estudiaba ahí. De todas formas, no soy una persona que sostenga una misma identidad o actividad por siempre.

Las performances ya no te gustan.
Me divertía la exposición, ponerme en pelotas, mostrar el cuerpo e incomodar con lo que hacía con él. Con el tiempo, no solo adquirí una postura crítica acerca de cómo el dispositivo ‘artista’ reterritorializa lo peor que tiene el ego como artificio político, desde los celos hasta la propiedad privada, pasando por sentirse superior. A la vez, toda esa insensata exposición de un ‘yo’ me dejó de divertir e interesar, me aburrió.

Para ti, el cuerpo es…
El campo de batalla donde el deseo puede librar una lucha como máquina de guerra, especialmente sobre las pasiones tristes o desempoderamientos propios del heterocapitalismo. Si el cuerpo fuera solo territorio de saqueo, disputa y conflicto, no tendríamos con qué ganar la guerra ni con qué oponernos.

“El feminismo radical estaba en lo cierto cuando decía que la libertad empieza por el vientre”

¿Cómo te llevas con Crohn?
Muy bien, por suerte. Soy afortunada de tener esta enfermedad y ella a mí; es una gran compañera y maestra. Veo las enfermedades y las discapacidades como huéspedes o diversidades funcionales que enriquecen nuestras existencias. No soy de tener novia, pero esta es una. Como buena novia, me dañará, ya lo ha hecho, y lo volverá a hacer. Pero esta, a diferencia de las humanas, me hace sentir viva. Me costó acomodarme cuando me enteré, pero soy resiliente. Crohn en sí es llevadera. Habría que ver si es una enfermedad, puesto que no tiene cura.

¿Por qué decir no a la maternidad?
Porque es de mal gusto y antiestético (risas). Fuera de broma, hay que atacar esta cuestión desde varios ángulos, aunque no esté de moda ir contra el aparato del futurismo reproductivista. El primer motivo es antiespecista; no podemos seguir reproduciéndonos cuando la humanidad es la responsable de todos los daños contra este mundo, cuando somos hipernumerarias y ya no hay espacio para un solo ser humano más. Por otro lado está la sospecha de los deseos. Hemos llegado a un nivel de análisis donde se cuestionan hasta las formas más sutiles de agenciamiento y de deseo en la sexualidad y donde nadie toma por cierto y natural la heterosexualidad. No veo entonces cómo no cuestionar el deseo de maternidad y de reproducirse. En tercer lugar sigo pensando que el feminismo radical, de Carla Lonzi o alguna crítica de Beauvoir, estaba en lo cierto cuando decía que la libertad empieza por el vientre. Debemos cerrar la fábrica de producción del ejército de reserva de esclavos heteronormativos, desafiliarnos de las filas heterohumanas y dejar de proclamar la unión natural y esencial útero-vida-tierra. Deberíamos tener un devenir al estilo de Shulamith Firestone, porque “parir es como cagar calabazas”, que decía ella. Ciertos axiomas no deberían ser solo pancarta para prólogo de libro, sino formas de vida.

Entonces, ¿el deseo es cuestionable y/o reprimible?
Es cuestionable, objetable y manipulable. No creo en los deseos reprimidos, sino en la posibilidad de producir contradeseos que atenten contra este mundo y que incrementen las potencias del cuerpo. El sistema nos quiere no solo heterosexuales y heteronormales, sino débiles, entristecidas, incapaces de sublevarnos y con miedo, compitiendo las unas con las otras, pero sin cuestionarnos.

¿De qué manera crees que la maternidad y la familia, como institución, controlan la sexualidad de las mujeres?
Familia, del latín famulus, esclavo rústico, significa conjunto de esclavos. Para crear nuevas formas de afectación hay que crear nuevos lenguajes. La familia, la sangre, el Edipo y la pareja forman parte de los grandes dispositivos de control, con una coerción subjetiva muy sutil. Es casi un insulto y motivo de expulsión ir contra la familia, cuando el feminismo radical de los 70 ya abogaba por eso. Parece que la heterosexualidad como régimen político pega la vuelta y gana a nivel subjetivo, a la altura de los deseos. Dado que no puede vencer extinguiendo las desviaciones sexuales, produce deseos heteronormales incluso entre personas no heterosexuales: deseo de familia, reproducción, matrimonio, pareja monogámica, etc. También intenta convencer de que cualquier elección que hagamos, ya sea por pereza, incapacidad o ímpetu volitivo para fugarnos del sistema, es radical, deconstructiva y subversiva. Es decir, desconoce que estamos programadas subjetivamente para tener ciertos deseos y otros no.

“Dado que la heterosexualidad (…) produce deseos heteronormales incluso entre personas no heterosexuales: deseo de familia, reproducción, matrimonio, pareja monogámica, etc.”

¿Qué piensas pues del derecho al matrimonio igualitario o del derecho a que parejas homosexuales adopten?
Han servido a la visibilización del microfascismo y del fascismo declarado y han puesto a los enemigos en las calles y al frente, en marchas multitudinarias de oposición. Se me ocurren muchas otras luchas más estimulantes para personas no heterosexuales que la integración voluntaria al heterocapitalismo y su matriz deseante. Creo que hemos perdido de la guerra y que el mundo que Monique Wittig nos prometió con sus hordas de amantes amazonas lesbianas no esencialistas no está aconteciendo. Debemos dejar de hacer pasar como radical o cuestionador aquello que hace que el mundo continúe tal cual está, produciendo nuevas exclusiones al incluir a antiguas y antiguos denostados. Nuestros impulsos deberían encaminarse a la desaparición del paradigma en el cual vivimos y no a hacer esta esclavitud más políticamente correcta.

La lógica del mercado en el siglo XIX llevó a algunas feministas a decir que la relación entre una esposa que no trabaja fuera y el marido que la mantenía no era muy diferente de la prostitución. ¿Qué opinas?
Hay diferencias entre el trabajo sexual y el matrimonio. El primero puede ser autogestivo, interesante, creativo y una buena manera de ganar ingresos elevados de forma independiente, en circunstancias más o menos favorables. En cambio, no se me ocurre posición peor que ser la esposa de alguien. Emma Goldamm ya planteaba que una trabajadora sexual vende su cuerpo por hora y a varios clientes, mientras que una esposa lo hace una vez, para siempre y a un solo varón. Hoy, gracias a las compañeras que luchan a favor del trabajo sexual, sabemos que no se vende el cuerpo sino un servicio, el de cumplir fantasías y deseos, y que puede ser una gran manera de ganarse la subsistencia dentro del heterocapitalismo. En este marco, es mejor trabajar por buen dinero y poco tiempo que mucho y a bajo costo.

¿Te consideras víctima del patriarcado?
A veces me pregunto qué rayos es el patriarcado. Al igual que la historiadora Joan Scott, no coincido mucho con las teorías que se centran en él. Prefiero hablar de heterosexualidad como régimen político, como lo hacía Monique Wittig, porque me parece mucho más insultante y ofensivo. También, porque creo que el problema no son los varones malos y patriarcales contra los buenos y antipatriarcales, sino la noción misma de cómo hemos llegado a crear este cuerpo llamado ‘varón’, ‘macho’, ‘hombre’ que controla y es hegemónico. A veces lo hace con buenos modos y debemos agradecerle y otras, con golpizas y le denunciamos. Todo lo que existe sobre la faz del planeta, como esa matriz heterosexual, organiza todos los asuntos conscientes e inconscientes y todos los existentes animados o inanimados. También rechazo la noción de víctima por desempoderante. Prefiero pensar estrategias de resiliencia, sobrevivencia o supervivencia y empoderamiento.

“Creo en la posibilidad de construir algo mejor que una familia y más potente que una hermana, en el contagio pero no en la sangre, en la complicidad más que en el Edipo”

¿Cómo te empoderas tú?
Depende. Los deportes de combate, entrenar y correr me empoderan. Sentir que soy un cuerpo que puede responder un ataque y que tiene acceso a la violencia me hace muy bien. También, los grandes ‘no’ a las máquinas célibes: no casarse, no ser madre, no tener hijos ni hijas, no tener pareja. Y las grandes afirmaciones: el antiespecismo, la anarquía —que no anarquistas— y el lesbianismo —que no las lesbianas—.

¿Existe la sororidad?
¿Existe la soror, del latín hermana? No creo en los vínculos humanos, pero sí en los acontecimientos, en entregarse al caos y en exponerse cautelosamente a los encuentros para ver si combinamos o no, para experimentar el incremento de las potencias. Creo en la posibilidad de construir algo mejor que una familia y más potente que una hermana, en el contagio pero no en la sangre, en la complicidad más que en el Edipo.

¿Tienes contradicciones?
¿Quién no? Callo algo, vivo de otro modo, no hago una panacea de mi mediocridad y no torno bandera aquello para lo cual soy acomodaticia. Con el correr del tiempo voy acortando la brecha entre la palabra y la acción, no tanto por una cuestión de programa sino de incremento de las potencias. No vivir heteronormadamente será más difícil, pero es más empoderador y alegre. He dejado de esconderme de cualquier tipo de policía que exista por ahí queriendo marcar el bien y el mal, que no es lo mismo que lo bueno y lo malo, lo que conviene al cuerpo y lo que no y a todo lo existente conectado a él. Tengo contradicciones, más que culpa e inconsistencias.

¿Las cuestionas?
¡Claro! Es una de las cosas más deliciosas: examinar mi existencia y hacerla un objeto agraciado a mi propia contemplación, que resulte repelente a los enemigos, que les deje de piedra.

Te gusta bailar reggaeton, ¿por qué es compatible con ser feminista?
Igual que bailar ballet clásico, hacer boxeo o gimnasia artística. Si el feminismo es compatible con las madres, con abolir la prostitución, con el Estado, con las presidencias o con el ser blanca y heterosexual, no veo por qué no puede serlo con otras cosas menos repelentes y asquerosas como bailar reggaeton, que es más divertido y menos cosificador que el amor —siempre romántico, no hay otro— o la pareja. Esas dicotomías acerca de lo que está bien y lo que está mal son territorios morales. El feminismo un día estará en contra del aborto, si sigue por este camino (risas).

¿Cuál es tu idea del amor?
¡La peor! Por amor se sellan los más terribles pactos: pareja, monogamia, celos y maternidad. Si el amor es tan maravilloso, no veo por qué el heteroimperio necesita tal cantidad de publicidad. Hay que irle en contra al amor, por duro que suene, para encontrar nuevas formas de afectación más potentes y armar amistades no solidarias con el heterocapitalismo. Pero, ¿qué se puede esperar, si aún no circulan de manera gratuita y online la mayoría de los libros que la gente presuntamente activista y radical produce?

“Hay que irle en contra al amor, para encontrar nuevas formas de afectación más potentes y armar amistades no solidarias con el heterocapitalismo”

¿Y qué pasa si te enamoras?
Lo hago poco y bajo circunstancias especiales y excepcionales. No es un vicio que tenga ir enamorándome por ahí. He querido a algunas personas de ese modo y me ha ido como a todo el mundo: fatal. Cuando me pasa tengo algunas técnicas. La limpieza es la primera: tomar tiempo, distanciarme físicamente y dejar de depender. Prefiero otras maneras de sentir, el mundo de la capacidad de afectación, por difícil que sea de conseguir. Para eso se necesita soledad y un cierto grado de independencia afectiva. No vivo así por principio; realmente creo que se vive mejor.

¿Qué proyectos tienes en mente?
Además de no morirme ya mismo, estamos haciendo dos libros y tratando de editarlos: Games of Crohn, una suerte de ensayo filosófico sobre mi ingreso y externación por la enfermedad; y Spinoza para feministas, con la colectiva Yiya Murano, que continúa la línea de Foucault para encapuchadas, de Manada de Lobxs. Quiero meter alguna pelea de kick, para que el ring no sepa a poco, y participar en algunos torneos de jiu jitsu. Me gustaría conseguir todos los cinturones que me faltan en ambas disciplinas. Por otro lado, seguimos produciendo material audiovisual, como Quiero flashear ser progre, y viendo si podemos filmar las Encíclicas feministas del padre Leo, mi drag king. Finalmente, tengo que ver si logro realizar algunos viajes más antes de que se me agote la energía vital por completo y deba quedarme en casa leyendo todos los libros que aún no me he leído.

“Creo que el feminismo, de seguir así, un día estará en contra del aborto”
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. Candida Rosa Perez Flores

    Me dio un poco de trabajo entenderla y comprenderla, tuve que buscar el significado de algunas palabras en el diccionario. He sido bastante tradicional durante mi vida y he criticado el feminismo posiblemente porque mi esposo me dejo por una feminista abogada y ella sabiendo quien era yo no le importo. Se creyo todos los cuentos que el machista le dijo haciéndose complice del machismo que ella combatia. O tal vez no me llamo para investigar porque era mejor no saber para continuar adelante con una justificación imaginaria. Pero bueno he ido poco a poco desembarazándome de la fertilización cultural del machismo, aunque confieso que todavía creo en cuidar, proteger y amar a un compañero y sobre todo estar con el en las buenas y en las malas. Si yo cocino el puede fregar, si yo limpio el auto, el que lo arregle si se descompone porque yo no se, ni tampoco creo en hacer tareas de un esfuerzo físico varonil. El esfuerzo físico que el no puede hacer y yo si, es parir. Hay muchas diferencias que la propia naturaleza ha establecido, por lo menos físicamente que hasta los animales nos modelan, unas aptas para varones y otras para mujeres. Esto no quiere decir que no hay modelos que se salen de la norma y hay que aceptarlos. No puedo considerarme feminista y en realidad no me interesa . Creo, como ella, que lo mejor estar comodo con uno mismo, acepto a los homosexuales, las lesbianas, las prostitutas, los bisexuales y a todos los que prefieran amar o desear de otra manera no tradicional, lo importante es amar; pero yo, me acepto como soy y me gusta como soy El ser antiespecie humana porque estemos cometiendo barbaridades contra el ambiente me parece como decir: ” eliminarte para que no te elimines” es una ecuación. El problema del machismo es el mismo del feminismo, un problema de poderío, (no de empoderamiento) económico, sociocultural y hasta político. Lo que hay que ser es humanista, luchar por los derechos humanos y los de las demás especies de vivir saludable y felizmente en este planeta que es de todos y para todos. Combatir la pobreza y las injusticia,. Creo que según la naturaleza busca el equilibrio, el cuerpo busca el equilibrio, la mente busca el equilibrio y todo lo que aspira a estar vivo tiene que estar en equilibro, esa es la clave; asi que ni machismo, ni el feminismo como formas dominantes son buenas. Pero te respeto y te admiro Leonor, eres muy fácil de tan complicada. Eres puro amor para no odiar y encuentras la felicidad en hacer lo que quieres y como quieres, en hora buena.

    1. kolo

      Excelente contrapunto de Candida. Creo que es muy interesante y válida la exploración que lleva Leonor y sirve para pensar. Pero hay una animosidad falaz en deshechar la heterosexualidad exclusivamente como norma capitalista. La elección hétero debe ser respetada como cualquier otra forma.

    2. misántropo

      Un discurso muy a la manera de los políticos, lleno de eufemismos, conceptos vacíos y buenas intenciones que nada tienen que ver con la realidad de las cosas: sibramos

    3. tropicalrain

      Gracias. Absolutamente de acuerdo contigo. Ya me estaba preocupando. Creo en el amor. Creo en la devoción de una pareja que se ama. Soy romántica. Nunca interpreté la devoción ni el sacrificio por un ser amado como algo que me quita la libertad ni el poder. Me considero ser una mujer poderosa, libre.. tan libre y poderosa que puedo sacrificarme y seguir siendo libre,,, puedo amar con devoción y seguir siendo poderosa y libre. Creo que una pareja heterosexual puede tener una relación amorosa equilibrada para toda la vida. Las he visto. Mis padres, por ejemplo. Los hombres de mi familia son fieles y comparten a la mitad absolutamente todo. Mi madre es mejor ser humano porque conoció a mi papa y mi padre dice lo mismo… lo asegura con convicción. Fue bonito criarme por ellos. Nunca vi a mi madre como prostituta ni empleada doméstica de mi padre…sino que los vi como buenos amigos que se adoran. Creo en la igualdad de género. Nosotros los heterosexuales merecemos ser tratados como iguales también – así como toda mi vida he defendido los derechos de la comunidad LGBTT, así defiendo los míos porque me siento tan merecedora de ser tratada con dignidad. En lo que si estoy absolutamente de acuerdo, porque fui también artista de performance, es en la parte que dice “no solo adquirí una postura crítica acerca de cómo el dispositivo ‘artista’ reterritorializa lo peor que tiene el ego como artificio político, desde los celos hasta la propiedad privada, pasando por sentirse superior”. No pudo haberlo expresado con más claridad. A mi me tomo sacarme el narcisismo de encima y sanar algo parecido a un trastorno pos-traumAtico cuando decidí no ser performer. Creo que posiblemente Silvestri está en un proceso de sanación. Es que tenemos que ser auténticos para poder sanar. Llega un momento en que te das cuenta que el pacto de lealtad que hiciste en tu juventud con las corrientes filosóficas de vanguardia de tu época, fueron una esclavitud para el espíritu. Para sanar hay que diferenciar entre qué es lo auténtico con lo que son las lealtades a lo ilusorio.

  2. itsaso

    Buah! Es MUY polemica, no?!! Pica bastante!! Asi que nos rascaremos. Palante Florencia!! Palante!! Mencanta y quiero mas! 🙂 🙂 🙂

  3. lissi

    Pienso que quienes construyen su identidad fuera del marco heteronormativo creen que quienes sentimos deseos de procreación y continuidad dentro de estas formas somos seres encapsulados y sienten una especie de “superación/elevación” sobre nosotras. No perciben ni procesan que también elegimos y que ellas tampoco escapan de la perfomatividad de la que pretenden huir. Me parece bien que elijan, decidan… Creo en la libertad, en las transformaciones de lxs sujetxs y en el Feminismo; así con mayúscula, que incluye a todos, de donde también se nutren las teorías que sustentan estas tendencias y que poco le reconocen.

  4. Xarly

    Qué persona más aburrida y contradictoria. Regaeton? el baile que trata a la mujer como una cosa? lucha/box/karate o lo que sea, todo un símbolo práctico de la guerra y el machismo, da igual que lo haga una no-mujer (lo digo por respeto, si dijera mujer es muy probable que se sienta atacada u ofendida).
    Feminismo igualitario y amor sí, por supuesto. Muchas veces por ir de radicales terminan en posturas hembristas, tan fascistas como el peor de los machismos.
    Lo dicho: que lindo es vivir, que lindo el sexo y el amor, dure lo que tenga que durar, y nada se puede aportar desde el resentimiento barato, para un mundo de libres e iguales.

  5. Ana Rivas

    Me cago de risa con Quiero flashear ser progre. Maternidades subversivas que volvieron tan reacionarias. ¿qué les pasa?

  6. Ana Rivas

    oye juan, estás perdido. pues si el texto de estas dos fue tan criticado que pikara lo borro de su página!

  7. María Martínez

    primeramente decir que me ha inspirado este artículo. kompa, me gustó mucho la autocrítica del ego en las performances. cómo andan de egolatras los transfeminismos, ¿verdad? pues en este camino va también las firmas en la “filosofía”. aunque planteas cosas bastante interesantes, sigues en la trampa de los reconocimientos “individuales” e patriarkales heterocapitalistas, ¿no te parece? (no comentaré el hecho de citar a apenas europexs…) Más que odio en tus palabras (como dijeron antes) veo una tremenda melancolia y sobre ello no hay crítica posible, es tu postura frente al mundo. Me gusta mucho tu lado humorístico y del ring y menos todo este chorro intelectual que te gusta y te encierras en tu casa, ¿sigues academica a tu estilo?. amore, eso vale para tí, hay gente que queremos otra cosa, ¿me explico? ¿Cuando vas a bajar de la cabeza al cuerpo? Ojalá decidas ser más ring que otra cosa, ojalá… enhorabuena estas críticas a lo que puede volver el feminismo. aunque la verdad me parece que podrías tratar al feminismo como a tus amantes, sin querer no estás utilizando tus propias técnicas al feminismo. andas muy enamorada del feminismo kompa, ¿no te parece? vete con otrxs o no vete con ningunx. un beso!

    1. leo

      de todas las criticas que las leo todas las que me gustan son las tuyas maria martinez
      nos hacemos amigas virtuales? el 16 peleo de nuevo te subo al ring conmigo compañera te beso largo

      1. María segundo round

        amore, es que no podemos ser amigas virtuales porque ya estoy casi enamorada de tí, solamente faltaba que follaras rico virtualmenteme. ya ves, me enamoro de muchxs y tu no te enamoras de ningunx así que nada horizontal iba a ser la amistad:) además, me cago en monique viking:) pues esta estaba enamorada no del feminismo sino del lesbianismo, las lesbianas creyendose las más más de todxs. cómo les cuesta entender que todxs somos especiales, verdad? qué más te cuento. qué interesante comenzar a ver el comienzo del fin de la fiesta marrana. ya sabemos que cuento más se sube, más alta es la caida, no te parece? jeje pues no gastemos mucha energia ahora con esta mafia, se cairá por su propio peso que pronto estará fuera de moda jeje. amore, que te vaya muy bien en la pelea del 16. me muero por ver la cris cyborg con la ronda rousey, viste la ultima de 34 segundos? qué divas! por último, te mando otro beso pero ahora uno bien pagano!

        1. Leo pelea tres rounds de 2 minutos

          esta nota tardo tanto en salir que te sorprenderian mis derroteos amatorios. en fin. vos sabes donde encontrarme yo a vos no. yo me cago muy en todo. me encantaria aprender mas de vos y saber mas de vos. claro que la vi a la ronda hoy lo comentamos con mi entrenador porque yo tambien peleo muy mal, pero soy muy agresiva. con esa garra me subire el 16 y con mi crohn y con vos. cuando quieras, ya se que sabes donde estoy. me buscas besos de esos esos esos

  8. alejandro

    pfff…es de las entrevistas mas deprimentes que he leído en mi vida

  9. Trei bien

    Me alegro que los feminastios y lxs femxnxstx y las feminostias crean que no hay que reproducirse. Su genoma enfermo así no contaminará el pool genético.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies