“Renta Básica de las Iguales y Feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida” Participa

Nota: Este artículo se enmarca en la sección de libre publicación de Pikara, cuyo objetivo, como su nombre indica, es promover la participación de las lectoras y lectores. El colectivo editor de Pikara Magazine no se hace responsable ni del contenido ni de la forma de los artículos publicados en esta sección, que no son editados. Puedes mandar el tuyo a participa@pikaramagazine.com. Rogamos claridad, concisión y buena ortografía.

Grupo de feminismos de las gentes de Baladre

Renta-basica

 

Últimamente se oye hablar mucho de las Rentas Básicas, pero…

No todas las Rentas Básicas son iguales. Igual que cuando hablamos de Feminismos no nos referimos sólo a uno, al hablar de las Rentas Básicas tenemos que ver a qué tipo nos estamos refiriendo. No es el lugar de hacer una distinción pormenorizada de los diferentes modelos porque ya hay literatura suficiente para ello, pero sí es importante aclarar que Nosotras, desde Baladre, hablamos de una Renta Básica de las Iguales (RBI’s) para distinguirla de otras propuestas más reformistas y asistencialistas. Cuando hablamos de Renta Básica de las Iguales (RBI’s) nos referimos al “derecho que tiene cada persona, solamente por el hecho de nacer, a percibir una cuantía periódica para cubrir sus necesidades materiales”.

¿Qué diferencia a la RBI’S de otras propuestas?

Lo que la diferencia a la RBI’s de otras propuestas es:

– Individual (no es la familia, sino la persona individualmente la titular de este derecho).
– Universal (es no contributiva, para todas y cada una de las personas).
– Incondicional (no está sujeta a contraprestación ninguna).
– Cantidad equitativa (igualdad ante la cuantía a percibir).

Una parte de la misma sería destinada a un Fondo de Renta Básica, destinado a mejorar los bienes y servicios comunes, que sería gestionado colectivamente y que cada vez sería mayor.

Así, entendemos la RBI’S como una herramienta más de las que existen para abrir brechas entre el capitalismo y el heteropatriarcado, con el objetivo de distribuir la riqueza para garantizar la cobertura de necesidades y el sostenimiento de la vida e ir creando las condiciones necesarias para un proceso futuro de transformación social radical, buscando poner en la agenda las necesidades como personas y la búsqueda de soluciones para satisfacer esas necesidades sin perpetuar la división sexual del trabajo y desde la óptica de la sustentabilidad del planeta. Por lo tanto, es una herramienta que nos posibilita, mediante la creación de un nuevo derecho de ciudadanía basado en la vida humana con dignidad, el reconocimiento y ejercicio real de otros derechos, y por lo tanto, la seguridad y la libertad efectiva para todas las personas.

Entonces, ¿en qué puede contribuir la Renta Básica de las Iguales (RBI’s) a las luchas feministas?

Durante los últimos años hemos dedicado esfuerzos a identificar las contribuciones que puede hacer esta herramienta al movimiento feminista -desde la diversidad que lo caracteriza- en su lucha contra todo tipo de opresión. El carácter transversal del la RBI’s facilita la discusión e inclusión en la agenda programática de diferentes movimientos sociales, y aporta un horizonte estratégico de lucha contra la lógica productivista del capitalismo y todo el marco de valores que lo sostiene. Es, por tanto, una herramienta destinada a crear condiciones para procesos de transformación social, arrebatando al mercado y al empleo los espacios de relación, autogestión, cooperación, seguridad y participación necesarios para que se puedan ir cambiando conciencias y articulando voluntades.

Desde una dimensión estratégica, ¿cuáles son las aportaciones?

Ante las preguntas que hemos ido planteando en diferentes talleres que hemos realizado en estos últimos años sobre ¿qué cambiarían nuestras vidas con la implantación de la RBI`s?, ¿qué haríamos o dejaríamos de hacer?, lo primero que destacamos es la apertura de nuevos horizontes y posibilidades en las formas de accionarse social y políticamente. En las diferentes aportaciones se hacen presentes elementos comunes tanto en la perspectiva política feminista como en el planteamiento estratégico que adoptamos en la propuesta de la RBI`s, como son: asumir la perspectiva integral (cuerpos, afectos, deseos, relaciones y cuidados y demás aspectos intelectuales), la importancia de las necesidades, la búsqueda de soluciones creativas a los problemas que nos afectan, la ruptura de la segmentación entre el espacio público y privado, el cuestionamiento de aquello que se asume como natural, la visibilización de las tareas de cuidados, la vinculación entre la macro y micropolítica y la necesidad de experimentar con nuevas fórmulas de construir desde la diferencia. En base a estos elementos comunes, pensamos que la propuesta de la RBI’s puede servir al fortalecimiento de la estrategia de acción del feminismo, contribuyendo al impulso de una cultura política basada en la cooperación, el apoyo mutuo y el reconocimiento del rol central que deben asumir las necesidades humanas, así como los afectos y cuidados, en cualquier proyecto de transformación.

¿Y qué aporta desde una dimensión pedagógica?

La RBI`s cuestiona el papel central que juega el empleo en el marco capitalista destacando su incapacidad para garantizar unas condiciones de vida digna y en libertad. Esa idea cruza con los planteamientos de la economía feminista que critica la consideración del mercado/trabajo asalariado como elementos privilegiados en el análisis económico clásico. Así, ambas propuestas destacan la diferencia entre empleo y trabajo, considerando que en este último se encuadran una serie de actividades que se llevan a cabo fuera del mercado y que son de plena utilidad y valor social. La RBI’s ayudaría a colocar la vida con dignidad y las necesidades humanas en el centro del debate y la acción política, y sería útil para reclamar y lograr un reparto de los trabajos de cuidados que contribuya a la promoción de la coresponsabilidad y a dar pasos hacia la implicación del conjunto de la sociedad en la satisfacción de las necesidades. El gran desafío sigue siendo encontrar estrategias que “a la vez que liberen a las mujeres de la casa, eviten, por un lado, una esclavitud doble y, por otro, nos impidan llegar a otro nuevo grado de control y regimentación capitalista”, y cuestionarnos sobre el proceso productivo para parir un nuevo modelo enfocado en la satisfacción de las necesidades, la calidad de vida, el bienestar y la sostenibilidad ambiental.

Avanzando hacia espacios de colectivización, el reparto de la responsabilidad de los cuidados, la democracia directa y otros modos de convivencia y relación

Mientras avanzamos en estos debates sobre cuáles son nuestras necesidades y cómo nos organizamos para satisfacerlas de una manera justa y equitativa, es necesario garantizar al menos las condiciones materiales básicas para la sobrevivencia e ir creando espacios para la colectivización y el reparto de la responsabilidad de los cuidados. Para ello, entendemos que es preciso reconocer las actividades invisibilizadas por la lógica mercantil y dotar a las personas de ingresos suficientes para que puedan llevar una vida digna, como la RBI’s propone. Pasar del paradigma del salario al paradigma de los derechos y de la vida con dignidad y plenitud.

Por otro lado, con la propuesta del Fondo Común de la RBI’s, se cuestiona el individualismo y se crea la propuesta de un espacio para la participación y la toma de decisiones por parte de la comunidad acerca de dónde y cómo se invierten los recursos que son de todas, abriendo brechas y alimentando el camino hacia una democracia directa, así como el desarrollo de una nueva cultura política y de una experiencia comunitaria que a la mayoría de nosotras nos fue arrebatada.

La denuncia del paradigma androcéntrico y liberal, y la reconceptualización de un nuevo marco de derechos inclusivo y universal, suponen también otro de los punto de encuentro entre los planteamientos feministas y la base teórica del la RBI’s, entroncado con la necesidad de distribución de la renta –puesto que todas participamos en la producción de la riqueza- y la búsqueda de la justicia social.

El que la RBI’s se asigne de forma individual reconoce y promueve la independencia y autonomía, la capacidad de elección y la seguridad al margen de los vínculos familiares. Pero sobre todo, nos permite otros modelos de convivencia y relación, redes más extensas de cuidados y afectos, que cuestionen y superen el opresor marco de la familiar nuclear heteronormativa, dando pasos hacia modelos comunitarios que precisamos.

Nuestro planteamiento de RBI’s pasa por la búsqueda de formas colectivas, justas y sostenibles de satisfacer nuestras demandas y necesidades de cuidados. Y por otro la resistencia al secuestro de nuestros bienes comunes (materiales e inmateriales) y de nuestras potencialidades al chantaje del empleo y de las relaciones capitalistas.

Con este trabajo colectivo y horizontal no hemos pretendido sino realizar un aporte más al debate de la búsqueda del cómo organizar nuestras vidas al margen del mercado capitalista, del heteropatriarcado y del Estado. Está escrito y elaborado con amor, cuidado, apoyo mutuo y mucha rebeldía. Esperamos haber sido capaces de transmitir en el mismo todo aquella vida que merece la pena ser vivida que lleva dentro.

 

Acaba de publicarse el librito sobre Renta Básica de las Iguales y Feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida, editado por las gentes de Baladre y Zambra. Este material es resultado de la reflexión y la práctica política de más de 30 años desde Baladre y pretende enriquecer el debate de cómo organizar nuestras vidas al margen del mercado y del heteropatriarcado capitalista, neocolonial, racista y otros “istas” opresores, y ha sido materializado colectivamente por Mari Fidalgo, Rosa Zafra Lizcano y Alicia Alonso Merino, y prologado por Yayo Herrero.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
“Renta Básica de las Iguales y Feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida”
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. Alicia González

    Un artículo interesante, que plantea algunas reflexiones ¿quién recauda? El actual estado capitalista y su aparato represivo a través de impuestos ¿No? ¿Hay que derribarlo? ¿Quién determina las necesidades de las personas ¿sólo son materiales como se enfatiza en la primera frase? ¿Las necesidades –casas, coches, vacaciones…- son satisfechas en el mercado –libre-? ¿Por qué no se contemplan cómo deben ser los vínculos humanos en otros espacios de participación social como el vínculo de filiación, el electivo o en la participación ciudadana? ¿Ruptura con el heteropatriarcado? Eliminar la pobreza no significa terminar con el patriarcado y otras opresiones La renta básica favorece la economía de escalas. Al menos, para quienes no somos marxistas las jerarquías y status no tienen nada que ver con el monodeterminismo economicista.

    1. Carlos M. Arias Moreno

      Recauda el Estado porque es el Estado quien la garantiza a través de una reforma del IRPF progresiva.
      Las necesidades de las personas quedan de alguna forma reflejadas en la pirámide de Maslow. La RBU apunta a cubrir el primer escalón. No se contemplan cómo deben ser los vínculos porque eso es trabajo de la sociedad, no de la RBU. La RBU es una ventana de oportunidad a la creación de esos vínculos y nuevos valores. Como bien dices acabar con la pobreza no significa acabar con el heteropatriarcado, pero ayuda. Piensa en tu propia situación, ¿cuánto tiempo podrías dedicar a educar en el feminismo con una RBU?
      No sé cómo favorece la RBU a la economía de escalas. Lo que hace es reducir la desigualdad porque es una herramienta de redistribución de la riqueza. Un saludo Alicia

    2. Loko_Bolivar

      Hola Alicia,

      Por partes,

      Derribar el estado, de acuerdo ¿Como? una formula es ir cambiando su papel, y diluyendo su poder, aqui es donde entra en juego el INCONDICIONAL de la propuesta, en tanto en cuanto no haces que entre en juego los aparatos de control del estado SERVICIOS SOCIALES, estas cambiando su papel, y diluyendo su poder represivo.

      ¿Quien determina las necesidades de las personas? Pues justamente aqui entra el INDIVIDUAL de la propuesta, solo la persona decide que hacer con sus monedas, nadie ni el estado, ni el sindicato, ni el partido, ni la familia deciden sus necesidades.

      ¿Los Vinculos? ¿El cooperativismo…? aqui entra el … Y MUCHISIMO MÁS!!! la Renta Básica no es la panacea, no lo soluciona todo, seguiremos necesitando LOS FEMINISMOS.

      ¿La participación ciudadana desde la base? ¿Sociedad no monetaria? Por eso este modelo de Renta Básica se llama DE LAS IGUALES, si has leido bien, tiene un FONDO DE RENTA BÁSICA, para que se decida con esa parte que hacer y siendo la tendencia politica de la propuesta que al final todo pudiera ser gestionado de forma asamblearia por la comunidad.

      Cierto eliminar la riqueza y por ende la pobreza, no soluciona otras opresiones, pero tampoco las empeora en principio, crearia CONDICIONES para que siguieramos en la lucha.

      Salud.

  2. ZialoKA

    Me parece muy triste que ante una propuesta tan rica y llena de matices siempre nos quedemos en la parte materialista y monetarista.

  3. Diferencia

    Muchas gracias a las autoras. En cierta medida coincido con Alicia, solo pretendo enriquecer el debate. Los discursos tienen un orden. En este caso, primero se pretende asegurar lo material y luego la vida ¿Por qué no planteamos las cosas al revés, desde abajo? El centro de la vida son las personas y los lazos horizontales; apoyo mutuo, sororidad, corresponsabilidad,… construyamos desde abajo, con las herramientas del primer socialismo y del anarquismo. Las propuestas que parten desde arriba y de forma individual, como un reparto de riqueza desde el estado son jerárquicas y, en consecuencia, van a reproducir sus desigualdades, entre ellas el patriarcado. Y, en esta propuesta, solo se aseguran bienes materiales para ser satisfechos en el mercado, no se definen servicios básicos –colectivos- esenciales para la vida. Muchos estudios feministas han evidenciado que las rentas básicas no aseguran las “capacidad de elección y la seguridad al margen de los vínculos familiares”, sólo autonomía sobre el empleo. Simplemente porque las personas no pueden elegir abandonar la vida. Hay que cuidar a niñas, a mayores, enfermas, dependientes, discapacitadas… Es cierto, que puede eludirse la doble jornada, pero no el trabajo de cuidados, incluso aunque participen los hombres. Del mismo modo que se plantea no ser explotada en el mercado, tiene que plantearse el derecho incondicional a no ser cuidadora. Por otra parte, las experiencias del socialismo de estado –el estado sería el encargado de recaudar y repartir- no han sido positivas para las mujeres. Por eso hay que colocar primero la vida, los lazos horizontales: toda persona tiene derecho por el hecho de nacer a participar de todos los vínculos sociales que desee –que incluyen nexos afectivos y materiales-. Pero, este es un discurso de la diferencia, no de las iguales. En definitiva, una convincente iniciativa para quienes creen que el socialismo de estado puede transformar las relaciones humanas. Algunas, desde abajo, pensamos que la propuesta es apoyo mutuo, autogestión y acción directa y… La conquista del pan.

    1. Loko_Bolivar

      Diferencia,

      Quiero decir los discursos tienen un orden yo discrepo en esa premisa. Es que ese primero y despues, lo pones tu, este enfoque no “jerarquiza” en que es primero, sino más bien piensa que es en SIMULTANEO/ EN PARALELO, a la par que se genera apoyo mutuo se busca tener pan. Se busca pan y se genera apoyo mutuo, es en simultaneo. Ademas de eso precisamente esto boikotea la economia monetaria para poner la economia al servicios de las necesidades del conjunto de la humanidad.

      Insisto que creo que no estais leyendo la propuesta, en la parte DE LAS IGUALES, los recursos se gestionan por parte de las asambleas comunitarias no por el estado.

      Hace un siglo un compañero anarquista decia: “Eliminemos la explotación del hombre por el hombre, combatamos la pretensión brutal del macho que se cree dueño de la hembra, combatamos los prejuicios religiosos, sociales y sexuales, aseguremos a todos, hombres, mujeres y niños, el bienestar y la libertad, propaguemos la instrucción y entonces podremos regocijarnos con razón si no quedan más males que los del amor. ”

      Salud!

      1. Diferencia

        Si importa el orden de las cosas. Los recursos, DESPUÉS DE HABER SIDO RECAUDADOS POR EL ESTADO, se gestionan por parte de las asambleas comunitarias. Vamos que le cedemos todo nuestro poder al estado jerárquico y patriarcal y luego desde arriba reparte papa estado… Esto creo que quedo zanjado en el siglo XIX entre dos corrientes. Por una parte, el socialismo autoritario –con estado jerárquico y patriarcal y, por otra parte, el pensamiento anarquista que pone su centro en el apoyo mutuo, en la autogestión y en la acción directa y que en su tiempo fue muy, muy, muy clarito sobre el tema de la renta básica. Y del mismo, pienso que también lo ha dejado muy, muy, muy clarito los feminismos contemporáneos, con excepción del marxismo operario. Por el momento, de la propuesta de las compañeras sólo hemos leído este interesante texto que introduce en el estado español el debate ya existente en otros países sobre feminismo y renta. De la “renta de las iguales”, asumida en todos sus términos por PODEMOS –Jorge Moruno presentó la ILP-, conocemos los textos del padre fundador Iglesias, que se caracterizan por sus continuas referencias a Marx y Lenin, ataques al feminismo que no comulga con él y por un tufillo patriarcal. Esta es una cita de Iglesias, en la que ha insistido hasta la extenuación “El hecho de no tener que pasar por el mercado de trabajo deja tiempo libre para cuidar coles por la mañana, pescar por la tarde y hacer teatro por la noche (Marx dixit)”. Perdón, usted olvida que la palabra CUIDAR se reserva para las personas y que, en su cita y en otras mil, no enuncia ningún trabajo de mantenimiento de la vida. Más allá de sus continuas referencias al materialismo marxista y acerca de cómo las relaciones de producción determinan las relaciones humanas, la propuesta de Iglesias es androcéntrica, marxista y autoritaria. Una propuesta que, en ningún caso, puede transformar las relaciones humanas y la sociedad. Efectivamente, Iglesias se postula como cuidador de coles, pero las mujeres tenemos las manos rotas de cuidar. Iglesias y propuestas de cuidar coles refuerzan, aún más, el capitalismo y patriarcado.
        Salud, feminismo y anarquía

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR