Una carta abierta a los hombres (feministas) En red, Opinión

Yo me llamo feminista. Me emociono por asuntos feministas y por la lucha por la igualdad. Soy un hombre blanco, heterosexual y sin discapacidades. Este texto se dirige principalmente para hombres que cumplan con aquellos criterios. Y propone dos tareas fundamentales en nuestra lucha feminista: uno, retroceder y callarnos y, dos, hablar con otros hombres.

Alexander Ceciliasson* 

Collage de Belén Lobos

Collage de Belén Lobos

Emma Watson recién dio un discurso a los delegados de la ONU y a los hombres del mundo. Afrontó (aunque de manera superficial) el antifeminismo que ha surgido en las secuelas de los éxitos impresionantes de movimientos feministas a lo largo este año. Terminó lanzando #HeForShe, una campaña feminista para hombres. El compromiso de los hombres en los movimientos feministas es una cuestión cada vez más debatida ya que cada vez más hombres se reivindican como feministas (aunque algunos lo hacen con menos seriedad que otros). A menudo causan frustración casos de ‘feministas falsos’, y suele haber un desacuerdo importante sobre cómo debería actuar, pensar, hablar y vivir el hombre feminista.

Yo me llamo feminista. Me emociono por asuntos feministas y por la lucha por la igualdad. Soy un hombre blanco, heterosexual y sin discapacidades. Este texto se dirige principalmente para hombres que cumplan con aquellos criterios. Y propone que tengamos dos tareas fundamentales para cumplir en la lucha feminista: uno, retroceder y callarnos y dos, hablar con otros hombres.

Nuestra tarea más importante no es dar poder a las mujeres, es reducir el nuestro. Tenemos que intentar no aprovecharnos de nuestros privilegios. En realidad, suena a sentido común y empatía, ¿no? No cobrar más para el mismo trabajo.

Emma Watson afirmó (y ya lo sabíamos todos) que no hay ningún contexto cultural en este mundo que trate igual a hombres y mujeres. En algunos países los hombres y las mujeres tienen los mismos derechos. Sin embargo las posibilidades distan un abismo. Las mujeres no tienen la misma posibilidad de moverse con seguridad en el espacio público, de conseguir puestos ejecutivos en las empresas o cátedras en las universidades, etc. Tener derechos no significa nada si esos derechos no se convierten en posibilidades. Todos sabemos que las mujeres tienen menos de estas últimas y nos lo recuerdan cada día. Lo que los hombres necesitamos hacer no es centrarnos en el hecho de que las mujeres tienen menos posibilidades, sino el hecho de que nosotros tenemos más. Tenemos tantas posibilidades que tenemos extraposibilidades. Hemos conseguido demasiadas posibilidades a través de robárselas a otras personas. ¡Tenemos la posibilidad de cobrar más por el mismo trabajo! Tenemos la posibilidad de dar nuestra opinión, aunque no tengamos algo muy interesante de decir. Tenemos la posibilidad de conseguir el mejor trabajo sin ser la persona más capaz, ¡la mera constatación de nuestros nombres -que nos identifican como hombres cisgénero- aumenta nuestras posibilidades de empleo! Tenemos oportunidades increíbles y son demasiadas.

Por eso, lo primero que tenemos que hacer los hombres blancos feministas es admitir nuestras extraoportunidades (privilegios). Después, nos tenemos que abstener de ellas. Nuestra tarea más importante no es dar poder a las mujeres, es reducir el nuestro. Tenemos que intentar no aprovecharnos de nuestros privilegios. En realidad, suena a sentido común y empatía, ¿no? No cobrar más para el mismo trabajo. El tema es éste: ¿Cómo podemos hacer esas dos cosas sin pararnos, retroceder y callarnos? No veo otra manera.

Los hombres (blancos) no tenemos ningún conocimiento o experiencia ni empírica ni emocional de ser discriminados. Por eso, en los debates sobre discriminaciones, deberíamos retroceder y callarnos.

Llegados a este punto, es necesario aclarar que esto no significa que los hombres no deberíamos interesarnos por el feminismo, o que no deberíamos discutir nada con las mujeres y con otras personas con otras identidades de género. Y la regla de retroceder y callarse no vale para todos los hombres en cualquier situación. Pero, al fin y al cabo, sí vale para todos los hombres en discusiones feministas. Sí vale para toda la gente blanca en discusiones antirracistas y para todos los heterosexuales en discusiones sobre homofobia y derechos LGBTQ. En estas situaciones debemos entregar la precendencia de interpretación (la interpretación/opinión más valorada) a otras personas. Y no solamente por ser ‘buena onda’, pero porque es en realidad lógico que lo hagamos. Tomemos un segundo para ver por qué.

El feminismo trata de visibilizar desigualdades y discriminaciones y luchar contra ellas. Los hombres (blancos) no tenemos ningún conocimiento o experiencia ni empírica ni emocional de ser discriminados. Esa es la verdad. La única realidad que conocemos es la del hombre blanco. Y bien, cada uno conoce su propia realidad. Pero el tema es que todos los demás también conocen la realidad del hombre blanco, ya que esa realidad se está introduciendo por la fuerza en cada ciudadano/a de cada sociedad patriarcal. Cada persona española (o sueca, o brasileña) está inevitablemente impregnada por las normas, los valores y las leyes del hombre blanco. Cada persona ha visto el mundo a través de las gafas del hombre blanco. Pero no a través de las gafas de la mujer. No a través de las gafas de una persona trans o un inmigrante árabe. Por eso, cuando debatimos cosas como desigualdad, racismo, machismo, homofobia -opresión y discriminación en cualquiera de sus formas- sabemos menos que todos. Por eso nunca debemos tener la precedencia de interpretación  (que se atribuyan importancia y fiabilidad a ciertos argumentos sólo por venir de hombres cisgénero), y la deben tener otras personas. Por eso deberíamos retroceder y callarnos.

Pero, ¿no suena terriblemente injusto eso? ¿No nos sentimos como si nosotros fuésemos víctimas de discriminación? Que la opresión y la dominación siguen iguales, ¿sólo que al revés? Sí, así nos sentimos. Pero la verdad es que no es así. Aquel sentido de injusticia, de limitación, aquella opresión que sentimos es la manera en que nosotros percibimos la ausencia de privilegios. Así resulta ‘de repente’ no tener la interpretación más valorada, así es no hacer uso de un arsenal de extra-posibilidades patriarcales. Así (o peor) es la realidad para todo el mundo menos nosotros.

Entonces quiero hacer una propuesta a todos los hombres blancos: que reflexionemos, cuando hablamos en clase, cuando discutimos con colegas del trabajo, cuando estamos en el vestuario, cuando escribimos en foros en internet, que reflexionemos sobre si estamos dando espacio a otras interpretaciones, o si estamos imponiendo las nuestras. Y sobre todo, cuando nos ‘rompen las pelotas’ por haber discutido, con las mejores intenciones, asuntos de feminismo, transfobia o racismo, y nos dicen que no sabemos nada, nos demos cuenta de que así es. No sabemos. No tenemos ninguna precedencia. Tenemos obligación de ceder el paso. Esto no quiere decir que deberías evitar discusiones y contextos feministas, sólo quiere decir que tenemos que ser conscientes de nuestros privilegios. Y, aunque sea difícil, tenemos que ser conscientes de que pertenecemos a una parte de la estructura social contra la cual el feminismo está luchando.

Si los hombres hacemos todo lo dicho arriba, encontramos una vía tremendamente importante y poderosa de participar en la lucha feminista: el hablar con otros hombres. Rebatamos comentarios machistas. Reaccionemos cuando un hombre maltrata a una mujer o le grita piropos en la calle, discutamos cuando alguien culpabiliza la víctima de una violación. Hablemos con otros hombres sobre igualdad y feminismo, sobre normas destructivas de la masculinidad y la lucha por la misma oportunidad de dejarse sentir sensible y vulnerable. Defendamos la lucha por la oportunidad de definirse como una persona, independientemente de su género.

Muchas voces rabiosas de tíos y chavones suelen protestar cuando alguien propone que los hombres nos callemos. Muchas voces feministas también. Las segundas tienden surgir de un miedo de “ahuyentar” a los hombres que tienen un pie en la puerta feminista pero todavía no se atrevían a entrar. Miedo de ahuyentar a hombres a quienes se necesita en la lucha feminista. Lamentablemente éste es un argumento traidor. No debemos adaptar la estrategia de la lucha feminista a personas que tienen el otro pie en el patriarcado y el racismo. Intentar hacer nuestro feminismo más “accesible” y más “adaptado a la realidad” es darle un disparo en la pierna, justamente porque la realidad es patriarcal. El feminismo es un movimiento revolucionario: pretende cambiar la sociedad desde sus fundamentos. Como tal no puede hacer concesiones con la hegemonía patriarcal y empezar a anunciarse según las condiciones de hombres con dudas.

Todavía no parece muy claro lo que la campaña #HeForShe pretende hacer. Pero si llega a proponer algún tipo de estrategia para los hombres del mundo que quieren ayudar con el progreso del feminismo, espero que sea ésta: sentaos y callaos. Admitid vuestros privilegios y renunciad a ellos. No intentéis dar más poder a las mujeres (¡es precisamente eso lo que están haciendo ellas!). Reducid vuestro propio poder e intentad convencer a otros hombres de que hagan lo mismo.

Admitir privilegios, renunciar a ellos y convencer a otros hombres de que hagan lo mismo tienen que ser los pilares del feminismo de los hombres. Si no hacemos eso, no estamos ayudando al movimiento, lo estamos revirtiendo. Y al final, si no quieres ser feminista por si te obliga a sentarte y callar la boca, está bien. El feminismo no te necesita a ti.

*Alexander Ceciliasson es antropólogo, activista feminista y miembro del partido Feministiskt Initiativ.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Una carta abierta a los hombres (feministas)
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. Borjs85

    A pesar de que has indicado en varios puntos que la homofobia es un tipo de discriminación, hablas en casi todo el artículo como hombre blanco que no conoce discriminación. Un hombre blanco homosexual es un hombre blanco también. Y más discriminado que un hombre negro. Hay países en los que un hombre negro será mal visto, pero ser negro que yo sepa no es motivo de pena de muerte en ningún lado. Ser homosexual sí, por muy hombre blanco que seas.

    Por otro lado hablas del discurso de Emma. Discurso muy inclusivo, cuya mayor virtud es mostrar que la sociedad patriarcal es un problema no sólo para mujeres, sino también para hombres. De hecho, hay hombres que sufren más que la mayoría de las mujeres. Porque un homosexual o un hombre transexual es un hombre también.
    El discurso de Emma fue muy bueno porque se centró en la raíz del problema. Y no somos los hombres. Tampoco son las mujeres. Son los roles de género los que de forma transversal nos esclavizan a todos. No a todos con la misma intensidad, pero todos somos víctimas.

    Ese es el discurso inclusivo que hace falta, porque es el único que busca solucionar todos los problemas.
    No alcanzaremos la igualdad cuando el hombre y la mujer tengan las mismas posibilidades. La alcanzaremos cuando el género, la raza y demás aspectos solo tengan importancia a nivel médico y biólogico. Eliminar el género a nivel legal sería un paso, por ejemplo

    1. Alex C

      Tienes toda la razón en que debería haber clarificado mejor que los privilegios son reservados para hombres heterosexuales.

      El discurso de Emma para mi no es inclusivo, deja afuera toda la gente que no se identifique como hombre o mujer (personas queer, intersexuales y personas trans que no se identifican ni como hombre ni mujer).

      Los roles/normas/construcciones de género sí son el problema, pero ¿cómo podríamos desconectar ese problema de los seres humanos (decir “no somos los hombres, ni las mujeres”)? Nosotros construimos esos roles, y como los hombres tenemos mucho más poder ideológico y discursivo, como somos más machistas que las mujeres, mucho más que ellas somos el problema los hombres.

      Creo también que el camino hacia la igualdad es hacer que el género solo tenga importancia a nivel médico y biológico, pero mientras tanto tenemos que abordar las categorías de hombre y mujeres porque son una base de discriminación. En este aspecto el feminismo debe ser paradójico (empoderar a mujeres y a la vez deconstruir roles de género), justo porque la sociedad es paradójica (siendo una democracia y a la vez un patriarcado).

      1. Borjs85

        Abordar las categorías de hombre y mujer intentando hacer hincapié en los muros construidos a lo largo de generaciones. Creo que la vía es darnos cuenta que el binarismo de género nos hace daño a todos (sí, al hombre blanco heterosexual también le jode y le roba libertad), para poder destruir esa concepción del género.

        El feminismo general no va por esa vía. El feminismo lucha por los derechos de las mujeres, dejándose por el camino a gente que no entra dentro de ninguno de los dos bandos, que además suelen ser los eternos olvidados. Porque sí, la lucha se plantea desde el punto de vistas de bandos, y eso es un problema. Y la prueba de ello lo tienes en estos mismos comentarios, desde el “Como mujer feminista es duro reconocer que el que un hombre escriba esto reconforta, pero lo hace” hasta el “Vivimos 10 años menos porque no es electoral invertir en salud de los hombres, morimos el 90% o mas en el trabajo, somos el80% de sintechos… Y no puedo opinar por ser hombre???? Basta ya de subvencionar con el dinero de los vascos esta pagina web”

      2. Jaime García Marsá

        Hola, no se trata solo de ser hombre blanco heterosexual y cisexual. Se trata también de ser un hombre satisfecho con el rol masculino.

        A mi me gusta Sailor Moon, me gustan las hadas, My Little Pony, no me gusta el fútbol ni los deportes, me gusta llorar, me gustan las películas románticas,… pero si muestro estos intereses se me discrimina por ello. En el colegio no solo se hace bulling a los homosexuales, transexuales,… sino a cualquier niño que se salga del clásico rol masculino.

        Tu nunca has sentido esta discriminación por que estás satisfecho con lo que la sociedad te ofrece, pero no puedes asumir que el resto de los hombres no la suframos.

        Creo que es muy feminista también reconocer que no todos los hombres encajamos en este rol. Que no todos los hombres somos masculinos y fuertes, que no toda la ayuda debe estar orientada siempre desde el hombre a la mujer. A mi ha habido muchas mujeres que me han ayudado, mujeres que considero más fuertes que yo. Y creo que ese hecho se debe de reconocer. También creo que se debería de animar a los hombres a ayudar a los hombres, cosa que tenemos vedada por miedo a que nos consideren “gays”.

        En mi caso yo quiero ser mujer. Pero antes de que descartes todo lo que he dicho anteriormente bajo la premisa de “eres-trans-yo-hablaba-de-hombres-cis”, permíteme dos reflexiones:
        a) Lo que me gusta y las discriminaciones que sufro no tienen por que no tenerlas un hombre cis heterosexual. Un hombre puede estar satisfecho con su cuerpo y orientación sexual, y aún así gustarle lo que yo comenté y ser discriminado por ello
        b) Nadie nace conociendo el concepto de transexualidad. A mi me costó 30 años por que en esta sociedad “machista y heteropatriarcal” se da por hecho que esa es la realidad por defecto. A lo que voy es que no puedes asumir lo que somos, y por lo tanto no puedes asumir si tenemos o no tenemos discriminación, aunque ni nosotros mismos lo sepamos

        Y respecto a mis privilegios, y a renunciar a ellos, la verdad es que me cuesta encontrar cuales son, pero mucho menos aún sé como podría renunciar a ellos. Son como frases hechas que se dicen, pero no veo que nadie se moleste en ahondar en el tema, y sería interesante. Te animo a ello. Creo que puede ser un tema interesante, por que siempre se comenta superficialmente, pero rara vez se insiste con ejemplos reales.

        Por último, dado que quieres escuchar a hombres, te invito a visitar mi blog: http://quieroserhada.blogspot.com.es/

    2. Replanteando

      Cuando afirmas que un hombre blanco homosexual es más discriminado que un hombre negro, me temo que, a menos que seas negro, estás activando probablemente el mecanismo de los privilegios que aparece en el texto, cuando deberías dar un paso atrás. Y segundo, parece que obvias que si eres negro, puedas ser homosexual. En cualquier caso, no sé trata de comparar entre los grupos a los que el poder real y simbólico ha colocado como contrarios a la norma, se trata precisamente de hacer que esa opresión y discriminación se acabe, también desde las personas que disfrutan de los privilegios por encajar en la representación de ese poder.
      Estoy completamente de acuerdo cuando dices que alcanzaremos la igualdad cuando el seno biológico, la raza, etc…sólo tengan importancia a nivel médico. Esto no se va a conseguir sin reivindicación y denuncia, sin desenmascarar los mecanismos que perpetúan a ese poder y para eso, hay que ponerse gafas feministas y actuar para cambiarlo.

  2. Sr. X

    Hola… el artículo no me ha gustado demasiado. Querría dejar algunas cosas para debatir y polemizar. Soy hombre y soy feminista (ya todo lector/a está pensado “machirulo”!!). Lejos de querer hacerme la víctima, porque no va de eso la cosa como insinúa el autor, soy de los que piensan, como leí en Butler, que las normas de género nos afectados a todas las personas por igual, como cuerpos sobre los que se inscriben distribuciones espaciales, etc. (disculpas por explicarme tan regular).

    Estoy en desacuerdo con el punto de que los hombres “deberíamos callarnos” porque no sabemos lo que es discriminación/desigualdades… Creo que ahí niegas la existencia de pluralismos y diversidades dentro del ser hombre, blanco, heterosexual. Sólo pensar en heterosexualidades abre un campo de posibilidades, un campo de batalla.

    Por otra parte me recuerda al debate en torno a Excalibur (el perro sacrificado por ébola) cuando decían, ¿por qué protestar por un perro si hay muchos muriendo? Que es parecido a eso de, ¿por qué protestar por X cuando hay gente muriendo de hambre? ¿De qué te quejas cuaándo hay gente peor parado que tú? Bueno, pues cada uno debe luchar en su realidad y no caer en ese relativismo que te lleva al inmovilismo y a victimizar a los otros….

    Y no me enrollo más. EL tema de los privilegios estoy de acuerdo pero es complicado. Un ejemplo para debate sobre los privilegios en el mundo laboral. Hombre que tiene facilidad para trabajar por ejemplo como cargador o algún trabajo de fuerza, mientras que la mujer tiene facilidad para cuestiones en que se requiere su imagen (repartiendo flyers o en una tienda). ¿No es la norma binaria la que actúa en ambos casos designando el típico continuum hombre>fuerza/mujer>belleza)?

    1. Jaime García Marsá

      Completamente deacuerdo Sr. X

      No se en que beneficia al feminismo el negar la existencia de un rol masculino que discrimina a los hombres que tratan de salir de él. Los hombres que nos salimos de él somos discriminados, si. Y los que no se salen de él, también lo son, solo que no lo saben por que están a gusto con esa discriminación.

      Es como si estás en una cárcel pero no llegas a enterarte por que estás tan a gusto allí que nunca has tratado de salir.

    2. Sessa

      Yo soy hombre y soy feminista”, ¿por qué anteponer primero la categoría social genérica antes incluso que su propio nombre? Cuando se puede decir: Soy Pedro y soy feminista, soy Octavio y soy feminista. Y no estoy hablando de una simple forma en el lenguaje. Esto es un asunto de forma y de fondo, porque el lenguaje es lo que construye mundos sociales. Con el lenguaje, con ese nombrar las cosas y a las personas, con el socializar la lengua que hablamos, es con lo que levantamos este mundo social tan descompuesto y podrido que nos oprime día a día. Con el empezar a nombrar diferente, es con lo que lograremos construir otro nuevo, y más libertario. No hay otra. http://djovenes.org/archivo/?p=9392

  3. Iñigo Alonso

    Como persona con todos los privilegios imaginables, ¿puedo discutir con otros hombres sobre feminismo si hay mujeres escuchando?

    Si alguien participa en un debate sobre privilegios y discriminaciones bajo seudónimo, ¿hay que escucharle/a o ignorarle/a?

    Si escribo una serie de razonamientos acerca de la igualdad y no los firmo, cuando una mujer los usa en una conversación feminista, ¿automáticamente ganan una validez que no tenían? ¿significa esto último que le he mansplained algo?

    1. Alex C

      El punto es que cedas el paso a mujeres cuando puedas, y que no hagas uso de tu precedencia interpretativa aunque puedas. El texto no se dirige a hombres que escriben series de razonamientos feministas sin firmarlos y después tienen miedo de haber hecho una mansplanation.

      1. Iñigo Alonso

        Yo solo quería respuestas a esas preguntas para saber si este es un debate de ideas, de opiniones, o de emociones. Yo respeto todas las emociones, respeto a quien expresa su opinión (aunque esté equivocado/a) y juzgo las ideas por sus méritos, no por sus portavoces.

  4. nopi

    Yo no pienso apoyar a un grupo de humanos que odia y acalla al 50% de la poblacion. Vivimos 10 años menos porque no es electoral invertir en salud de los hombres, morimos el 90% o mas en el trabajo, somos el80% de sintechos… Y no puedo opinar por ser hombre???? Basta ya de subvencionar con el dinero de los vascos esta pagina web. Que se lo paguen June o Alicia de su bolsillo.

  5. Publicista Feminista

    Me ha encantado este artículo. Como mujer feminista es duro reconocer que el que un hombre escriba esto reconforta, pero lo hace. Espero que ayude a otros hombres a reflexionar y no se queden en un “me está atacando!”, porque el mensaje es claramente directo, y se agradece que así sea! como bien dices las concesiones son trampas. Enhorabuena.

    1. Publicista Feminista

      Matan hombres blancos a otros hombres blancos no por sus cuerpos sino por ideología, este argumento no es válido. Muy bien reivindicar los fusilamientos, pero aquí no toca y menos si con ello se pretende invisibilizar otras opresiones.

    2. Borjs85

      “Los hombres blancos y heterosexuales no tenemos ningún conocimiento o experiencia ni empírica ni emocional de ser discriminados por ser hombres blancos y heterosexuales”

  6. Pablo

    Hummm para los que apuntan que los hombres realmente pagamos el verdadero pato porque siempre nos matan mientras se respeta a otros (ancianos, niños, MUJERES, guerras, Titanic, etc.), pues en muchos casos esto como tal ha sido cierto pero responde igualmente a la lógica patriarcal de que así es como se hacen las cosas: los hombres deben de tener pelo en el pecho y ser machotes luego deben aguantar bien en la trinchera y en el pelotón de fusilamiento. A los niños se les perdona (generalmente, no siempre -y desde luego las bombas nunca-) por eso de que parece demasiado monstruoso. A las mujeres también se las mata bastante pero por supuesto se las viola (porque su cuerpo es el botín), y a partir de entonces son prácticamente esclavas humilladas que deben arrastrarse para sobrevivir con los suyos como puedan. Entonces sí, que yo a nivel microscópico yo tampoco quisiera que en una eventual carnaza me dispararan a mí primero pero es que en general no quisiera que disparan a nadie. Lo que intento decir es que en el caso que nos muestras y los habituales (Titanic-Fusilamientos-Hombre muere en guerra) ya no es sólo el problema el patriarcado sino el que existan guerras o accidentes. En un mundo más igualitario tampoco me gustaría chocarme con un iceberg o ir a una guerra total porque alguien va a morir ahí seguro.

    Pero para entender todo esto que digo hay que querer leer y reflexionar y ya veremos si todos aquí estáis por la labor.

    1. Pablo

      La compañera acaba de reflejarlo de manera mucho más breve y concisa: los hombres nos matamos como enemigos legítimos e iguales por ideología (lo que no significa que luchemos con las mismas oportunidades, pero eso es otra historia). Las mujeres y “los débiles” son oponentes de una dignidad inferior. Quizá no los mates siempre (una muestra de paternalismo) pero ten por seguro que les tienes reservadas otras torturas vitalicias.

  7. jj

    Me ha encantado este articulo. Como hombre antifeminista me gusta que os descubráis como el movimiento totalitario que sois.

    1. Magalí

      Y a mi me encanta ver lo nervioso que te pones cuando tus privilegios se cuestionan. Saludillos 🙂

      1. Pereza

        Uy, sí, le veo nerviosísimo, no hay más que ver la cantidad de insultos que derrocha y su rabia desatada. Pffff…

  8. Hominido re mi

    En general de acuerdo, aunque se podria redactar mejor y mas corto. En Particular…. sou hombre blanco hetero HBH , me he tirado todo el verano trabajando para un hombre que no queria mujeres en su negocio y….NO he cobrado. Al volver me ofrecen dos trabajos, uno de un dia, gratis, y otro en un centro educativo, pero pagarme a 3.3eu la hora les parecia demasiado a los 3 alumnos asi q contrataron a otro mas barato… No es hora de filosofar sobre el feminismo, sino de que el hombre y la mujer de a pie se den cuenta de que como no espabilen vienen tiempos MUY negros.

    “existe una guerra de clases, y la estamos ganando los ricos” Warren Buffet.

    vale tambien para las ricas.

    1. hominida

      como que no es tiempo para feminismo? la rica siempre está más jodida que el rico, que son muchísimos más y con más poder, el que te jode a ti es otro hombre, y esto ocurre por sistema. Además entras a contar sobre un trabajo donde sólo admiten hombres y llorando por lo que se pagaba la hora en el otro, sin preguntarte que ocurre con tus compañeras “de clase”, siempre un escalón más atrás, porque o cobran menos, o no trabajan, o se les reserva algo siempre peor (por no hablar de las tareas de casa, que somos muy modernos pero quién asume la responsabilidad de limpiar la taza del vater?). Dicho esto, es evidente que entendiste poco el feminismo y te conviene leer “escupamos sobre Hegel”. El feminismo habla de raza, de clase, de étnia, incluye y no homogeiniza, visibiliza. Si te duele tanto tendrías más empatía y solidaridad. La mujer de a pié se dá cuenta de que por nacer biológicamente así se le atribuye un rol donde sale perjudicada, haciendo el doble de esfuerzo, e impuesto precisamente por la otra parte, perpetuado por TODOS. Digamos que ser mujer trabajadora, es ya una clase en si.
      que vengas aquí a mandar callar y dictar de qué se tiene que hablar, cómo y cuando, corrobora de lo que estamos hablando.

  9. Hombre Blanco Heterosexual y Feminista

    Un debate muy interesante el surgido a raíz de este artículo. Encuentro argumentos con los que estoy de acuerdo tanto en dicho artículo como en los comentarios, y argumentos que no comparto. Soy un hombre blanco y heterosexual, me considero feminista, y he sufrido discriminación, no por ser blanco ni por ser heterosexual, pero sí por parecer homosexual para mucha gente, por ser un hombre feminista, por ser un hombre diferente, más tímido y sensible que el resto (y he sufrido discriminación por esas razones tanto por parte de hombres como de mujeres); y he sufrido discriminación por defectos físicos y bullying en general. Así que me considero capacitado para entender lo que es la discriminación, para empatizar con el sufrimiento, etc, y siempre he estado en contra de cualquier forma de discriminación precisamente por haberla sufrido yo mismo.

    Con todo esto quería aclarar que no por ser hombre blanco y heterosexual se sea ajeno a toda forma de discriminación y de sufrimiento, hay más variables posibles que la discriminación por raza, sexo u orientación sexual.

    Y que precisamente en una sociedad patriarcal, en la que como bien han dicho el hombre debe tener pelo en el pecho y ser fuerte, etc, quien no se ajusta al rol tradiccional de hombre, sea homosexual o no, resulta discriminado tanto por hombres como mujeres, con calificativos despectivos como “mariquita”, “llorica”, “nenaza” y similares, y teniendo que escuchar topicazos como “los hombres no lloran” y otros por el estilo. Que a un hombre heterosexual le guste la decoración de interiores, los corazones y las flores, series como Sexo en Nueva York o Anatomía de Grey, y sea una persona que no tiene miedo a llorar incluso en público, por desgracia sigue sin ser bien visto incluso por las propias mujeres, y sigue siendo motivo de ridiculización (o al menos yo he sufrido eso por esos motivos y otros). Y desde el punto de vista afectivo/sentimental/sexual o como se le quiera llamar, un hombre así no resulta atractivo para la mayoría de mujeres heterosexuales, ya que lo ven como a un hombre poco masculino, demasiado sensible, demasiado bueno (si no tiene un puntito macarra o incluso medio maltratador parece que no les sirve), o simplemente lo ven como a un amigo.

    Ésa es la otra cara de la moneda del patriarcado, y que aunque no seamos mayoría, algunos hombres también sufrimos daños colaterales derivados del machismo/sexismo/roles tradiccionales de género establecidos. Y de esto es algo de lo que no se suele hablar.

    Por supuesto, no le quito importancia a la lucha feminista, y evidentemente considero que la mujer lo ha tenido mucho peor a lo largo de la historia y lo sigue teniendo (no sólo sigue habiendo machismo sinó también micromachismo disfrazado de normalidad). Y estoy de acuerdo en que por un lado hay que luchar por los derechos de la mujer y al mismo tiempo deconstruir el género. Y que los hombres deben perder privilegios y poder, y concienciarse del rol que muchos ejercen con su supuesta neutralidad e indiferencia ante el tema del feminismo. De que esta indiferencia y pasotismo muchas veces sigue fomentando y perpetuando estereotipos machistas y roles de género arcaicos e inmovilistas.

  10. Pepalotes

    El pensamiento dogmático y apriorístico en todo su esplendor. Resumen: “esta es mi visión del mundo, no necesito demostrar mis afirmaciones -ya que son dogmas- y si no pasas por el aro y acatas esos dogmas, no eres digno de participar en la conversación”.

    Lo que haces, Álex, es cercenar cualquier posibilidad de un debate real, porque antepones la condición de un individuo al peso de sus ideas o el valor de sus argumentos. Tus planteamientos no sólo son injustos para los hombres, sino incluso más para las mujeres, porque de esa forma nunca sabrán si sus ideas son tenidas en cuenta por su valor o por venir de quien vienen, de la misma forma que el beneficiario de una cuota derivada de la discriminación positiva no sabe si vale realmente para el puesto que le han otorgado o no. A esto se le llama condescendencia, y si yo fuera una mujer me ofendería ese ridículo paternalismo del que haces gala –sin ser consciente de ello, intuyo.

    Aún en el supuesto –falso, desde luego- de que las mujeres fueran siempre víctimas, en cualquier tiempo y circunstancia, ¿por qué el ser víctimas les otorgaría mayor peso a sus argumentos? ¿Acaso haber sido víctima de algún tipo de discriminación debe otorgar, como contrapartida, un privilegio, o darles mayor peso a tus argumentos? Esto es lo que afirman, por ejemplo, algunas asociaciones de víctimas de ETA, que se creen las únicas cuya opinión es legítima, y en ocasiones descalifican a quien discrepa de ella.

    A quienes les interese conocer el origen de este tipo de corrección política, tienen en el siguiente enlace un texto bastante largo, pero bastante esclarecedor: http://www.revistadelibros.com/articulos/lo-politicamente-correcto-empezo-en-franfort-y-hoy-se-puede-aplicar-a-todo

    También recomiendo la lectura de esta web en la que se pone en cuestión que los hombres sean, per se, privilegiados frente a las mujeres, y que estas últimas sean siempre víctimas. El nombre de la página no me parece muy afortunado y me puso en guardia al principio, pero el rigor y ecuanimidad con que se expone la información en ella me parecen sobresalientes: http://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/

    Un saludo.

    1. Pablo

      Esto, pues resulta que tú has salido también un tanto dogmático, ¿eh? Decías:

      “¿Acaso haber sido víctima de algún tipo de discriminación debe otorgar, como contrapartida, un privilegio, o darles mayor peso a tus argumentos?”
      Pues hombre, si todos en una sala estamos hablando de accidentes de tráfico pero ninguno salvo uno los ha vivido en sus carnes, no es que sus palabras vayan a misa y nuestra visión del mundo no se vaya a tener en consideración, pero sí que esa persona debería tener, al menos a priori, la presuposición de que su opinión se sustenta sobre un testimonio activo. Ella estuvo allí. Ahora bien, esto tiene que tener límites, pero creo que te pasas al definirlos. Y sigo citándote:
      “Esto es lo que afirman, por ejemplo, algunas asociaciones de víctimas de ETA, que se creen las únicas cuya opinión es legítima, y en ocasiones descalifican a quien discrepa de ella”
      Ciertas asociaciones de víctimas se victimizan. Convierten esa condición en identidad perpetua y usurera. Eso es peligroso. Yo, que vengo del campo de la historia, entiendo que el testigo (que suele ser víctima) tiene por un lado esa autoridad moral a la que aludía más arriba pero luego todos tenemos derecho también a pronunciarnos sobre la cuestión, máxime si la hemos estudiado (un historiador sobre historia, alguien que haya estudiado en el ejemplo superior los accidentes de coche, cualquier persona informada en el ámbito de la discriminación, etc.).

      ¿Pero qué pasa en este post? Pues que lejos de decirnos que no tenemos voz ni voto se nos pide sencillamente que igual no tenemos que ser siempre los primeros en hablar, y que igual las vivencias personales que están muy bien tampoco definen toda la realidad, porque bueno yo en base a “según mi experiencia” he oído negar la existencia del patriarcado o de la lucha de clases mediante argumentos del tipo “como a mí no me ha pasado esto o yo no lo veo así -yo, que soy coyuntura pura-, esa estructura de la que me hablas no existe.

      Alex ha sido muy provocativo en este post y entiendo que a muchos os parezca necesario matizarle, pero ea, también habrá que querer entender lo que dice.

      1. Pepalotes

        Pablo, ignoro dónde ves el dogmatismo en mi respuesta, en la que no estoy dando nada por sentado, sino más bien formulando preguntas –aunque algunas rocen lo retórico- o poniendo en duda las afirmaciones del artículo. Es justo lo que ningún dogmático haría.

        Los testimonios son útiles hasta cierto punto, porque el “estar allí” -en una situación jodida, se entiende- también condiciona para tener una opinión sesgada y responder ante un problema de forma emocional. Por seguir con el ejemplo, es más probable que las víctimas de terrorismo se pronuncien a favor de la pena de muerte que personas que no lo son. ¿Debe ser más tenida en cuenta esta opinión que la de alguien que no apoya la pena de muerte, o darse por hecho que quien no la apoya es porque no ha sufrido esa situación, porque está menos dispuesto a empatizar?

        “Alex ha sido muy provocativo en este post”: el problema es que Alex no proporciona ningún dato para sustentar lo que afirma, ningún enlace ni estadística; pide al lector que asuma sus planteamientos como un acto de fe, algo que resulta muy feo en un historiador. Dice: “esto es así, y si no estás de acuerdo, es que tienes mala fe o estás desinformado”. Y tampoco es provocativo ni novedoso; he leído decenas de textos idénticos en inglés y español.

        La realidad es que, aquí y ahora (Occidente, año 2014), la opinión de las mujeres sobre asuntos de mujeres ya está, de hecho, privilegiada, y es la primera en manifestarse. No es una opinión mía, sino algo que puede comprobar cualquiera con echar un vistazo a los principales diarios nacionales e internacionales: las noticias y análisis relacionados con las mujeres, la feminidad, el patriarcado, etc., están sobredimensionadas (incluso con secciones propias). Ídem ocurre con las asociaciones y grupos relacionados con el feminismo u ocupados exclusivamente de lo que concierne a la mujer.

        Para afirmar que “no tenemos que ser siempre los primeros en hablar” tendrás que demostrar que, en efecto, lo somos, algo que ni tú ni Alex habéis hecho.

    2. Alex C

      Sí, antepongo la condición de un individuo al peso de sus ideas o el valor de sus argumentos. Tu critica de eso ignora que ya está pasando todo el tiempo, eso es precisamente lo que hace una estructura patriarcal: anteponer a los hombres al peso de las ideas y los argumentos de todxs. Hoy en Occidente 2014 los hombres ganan más que las mujeres, ocupan más puestos ejecutivos en las empresas, son más catedráticos en las universidades. No es mi opinión sino algo que cualquiera puede comprobar con 5 minutos en Google. Ahora, si hoy en día no antepusiéramos ninguna condición individual al peso de ideas y argumentos, lógicamente significaría que los hombres naturalmente somos más inteligentes, más dominantes, más capaces de liderar etc. Si a otro lado creemos que el ser hombre o mujer no afecta la capacidad de uno/a de liderar una empresa o dar una clase en una universidad, significa que una discriminación positiva a favor de los hombres ya existe en gran escala, y que es una injusticia que los catedráticos de un país sean 91% hombres (la cifra en Suecia hace algunos 5 años). Entonces la discriminación positiva a favor de las mujeres, y la idea de retroceder como hombre, en realidad no es algo que anteponga a las mujeres sino algo que impide que se antepongan tanto a los hombres, y es un camino lógico hacia la igualdad.

      1. Pepalotes

        “Sí, antepongo la condición de un individuo al peso de sus ideas o el valor de sus argumentos”.

        ¿Entonces, si estás discutiendo con una mujer o un negro, por ejemplo, les das la razón como a los tontos aunque sepas de buena tinta que dicen barbaridades o recurren a falacias?

        Los datos que das los conozco de sobra. El asunto está en que tú achacas esas brechas entre géneros únicamente a la discriminación. No pareces darte cuenta de lo simplista que es esa explicación, ni te molestas en buscar otros factores que influyan en esos datos.

        “lógicamente significaría que los hombres naturalmente somos más inteligentes, más dominantes, más capaces de liderar etc.”

        Desde luego que no. Para ti, que una proporción mucho mayor de hombres que de mujeres se suicide, padezca fracaso escolar, cope las cárceles, muera en el trabajo o sea alcohólica o drogadicta… ¿quiere decir que los hombres seamos unos fracasados y unos inútiles?

        Si miras hacia lo más alto de la pirámide social, hay muchos hombres. Si miras hacia lo más bajo, también los hay.

  11. Pingback: Una carta abierta a los hombres (feministas) | zipriztintzen

  12. Un feminista cualquiera

    Deacuerdo en buena medida, pero y que hacemso con las mujeres machistas, que las hay? nso callamos si deciden tener actitudes machistas, criminalizando a víctimas de violación, tratando de putas a otras mujeres etc…

    1. Alex C

      Para nada, debatamos con ellas! No hay que callarse siempre, contra actitudes machistas hay que luchar sin importar la persona que las tenga

    2. hominida

      estoy con Alex. no es hombres contra mujeres, es patriarcado vs. todo lo demás. yo las critico la primera.

  13. ingeniero

    Lo mejor que puede hacer un hombre para renunciar a sus privilegios es copiar las elecciones personales por las que mayoritariamente optan las mujeres: estudiar carreras con nulo o muy bajo recorrido profesional, practicar el sedentarismo y la mala o escasa alimentación desde edades tempranas para no ser físicamente más potente que la mujer media, no competir nunca ni intentar ganar en ninguna actividad física o mental, no ambicionar el éxito profesional, intentar emparejarse con alguien que gane más dinero y tenga más ambición profesional que uno, no exponerse nunca a peligros físicos por nada ni por nadie, ser el objeto pasivo en las relaciones de cortejo, no gastar tu poco dinero en nadie más que en ti mismo, no hablar en público ni mostrar convicción en tus planteamientos, llorar siempre que te sientas frustado (mejor si es en presencia de otros), no dar un paso adelante en caso de que se requieran valientes para una tarea o un desafío, preguntar constantemente si ya no te quieren, no mostrarte ni sentirte seguro de ti mismo, no querer ser ningún hacha en la cama, no quedarte nunca tarde en el trabajo y ser el primero en cogerte la reducción de jornada con cualquier excusa, no interesarte por aspectos prácticos de la vida como la mecánica, la electricidad, la fontanería y la albañilería básica, sentirse y mostrarse asustadizo de bichos y otros animales, no inventir tu poco dinero en nada que pueda ser lucrativo, evitar emprender a toda costa, reprimir cualquier expresión de masculinidad: como lanzar piedras y objetos lo más lejos que puedas, mover grandes pesos sin solicitar la ayuda de nadie, sentir placer por actividades adrenalíticas, sentarte con las piernas abiertas, mear de pie y considerar que la vida está llena de obligaciones. Si más hombres fueran así, el mundo sería más feminista.
    Para mí es tarde en cualquier caso.

    1. Magalí

      Sería interesante leer tu artículo si no se basara en un estereotipo de lo que se supone “hace” o mejor dicho “debe hacer” una mujer y no en lo que las mujeres hacen realmente. A parte de mostrar la poca comprensión de la presión que ejercen los modelos sociales para que las mujeres seamos sumisas y oprimidas.

    2. Pereza

      Has dado en el clavo. Nada como las propias elecciones para cerrarnos todas las puertas. Existen numerosas mujeres que tienen los mismos “privilegios” que los hombres. ¿Qué han hecho? Tomar las mismas decisiones que ellos. Es así de simple.

  14. Magalí

    A pesar de que tengo mis más grandes discrepancias con el famoso discurso de Emma, es bastante lógico lo que propones. Creer que como hombres blancos heterosexuales, pueden siquiera entender lo que es ser víctima de agresiones sexuales con base social, por ejemplo, es absurdo. Uno no puede hablar ni opinar de lo que no conoce, de lo que no vive en carne propia.

    Respecto a las críticas que ha recibido el artículo, es NORMAL que estos “hombrecillos” se pongan nerviosos cuando cuestionan sus privilegios. Como animales rabiosos defienden lo que creen que es “legitimamente suyo”. Esa superioridad que les otorga el mundo y que en estos párrafos intentas arrebatar. Imáginate que si se ponen así porque te atreves a proponer dejar esta dinámica de poder favorecedora de la construcción social que es el “hombre”, no son capaces de ponerse en el lugar de una mujer ni en broma, ni en sueños, ni en su próxima vida, diría yo. Solos demuestran que de discriminación, de segregación, sólo saben ser sujetos activos y no los destinatarios de esta. Y es que no! ¿Ganar lo mismo que una mujer? ¿Pensar que ELLA PUEDE TENER RAZÓN Y YO NO? ¡Es cosa del diablo! Lo más trágico es que hasta quieren ganarnos la discusión cuando de discriminación se trata, más claro e irónico imposible.

    Cada vez que un hombre habla de la violencia hacia ellos evoco mentalmente los años de MLK e imagino a un hombre blanco, en toda la situación histórica diciendo “pero los hombres blancos la pasamos peor, a los hombres blancos también nos matan y sufrimos agresiones”. No saben lo que es nacer en un sistema donde la violencia viene legitimada por un sistema que la sustenta y la promueve por razones de “superioridad/inferiodad” y dinámicas de poder hegemónicas.

    Fabuloso.
    Saludos!

    1. Pereza

      El “argumento” (pffff) del primer párrafo invalida por tanto la opinión de cualquier mujer respecto a las vivencias y experiencias de sufrimiento de cualquier hombre. ¿Es así? Entonces, aplícate el cuento y deja de opinar sobre lo que no sabes. El rápido uso del insulto – hombrecillos – al que recurres ante la menor discrepancia pone de relieve hasta qué punto llegan tus inseguridades y, sobre todo, tu sentimiento de inferioridad. Amén de tu rabia, naturalmente. Tus descalificativos no son más que la proyección de tu propio comportamiento. Al hablar de hombrecillos, te conviertes en mujercilla. Al hablar de animales rabiosos, escupes espuma por la boca. Al hablar de miedo a perder privilegios, hablas de tus propios miedos. Y hablas de empatía sin ejercerla ni de lejos… En fin, carne de psiquiatra, cuanto menos.

    2. Pepalotes

      “Uno no puede hablar ni opinar de lo que no conoce, de lo que no vive en carne propia.”

      ¿Un médico no puede hablar del cáncer si no lo ha padecido? ¿Un psiquiatra no puede estudiar la esquizofrenia si él mismo no la ha padecido? ¿Cómo va esto?

      ¿Sabe mejor Sarah Jessica Parker lo que es la discriminación que un hombre blanco chepudo de 120 kilos?

      ¿Tienes tú idea, “mujercita” acomodada, de la discriminación que sufría un negro en la época de MLK, como para atreverte a hablar de ella?

  15. ingeniera

    Claro porque cuando las mujeres deciden “copiar las decisiones personales tomadas mayoritariamente por los hombres” a estos les encanta, por no hablar de la ilusion que les hace ver a mujeres compitiendo contra ellos e incluso ganandoles: En el colegio me llamaban marimacho porque corria mas que todos los chicos (porque entrenaba 3 o 4 veces por semana), en el instituto empollona porque sacaba mejores notas que ellos. Cuando decidi estudiar ingenieria informatica, que estaba loca, por que no enfermeria o fisioterapia si me llegaba la nota? En la carrera tuve un profesor que en una clase voluntaria de montaje de equipos (llena de chicos y con solo dos chicas) se dejo decir que las mujeres eran como los ordenadores y “despacin y sin forzar entra todo”. Nos sentimos de lo mas respetadas e integradas. Aun asi, creci pensamdo que “ya estaba todo hecho” pues despues de todo siempre hice lo que quise y no fue hasta llegar al mundo laboral donde me di cuenta del problema de fondo: mis jefes eran hombres y siempre considerabam y ascendian, no a los mas dotados y que mejor hacian su trabajo sino a las personas dr su confianza wue casualmente casi siempre eran tios. El ambiente del club de campo que reinaba era insoportable, hasta wue decidi ir a trabajar a otro pais, Suiza. En mi nuevo hogar el acoso es mucho menos visible… hasta que eres madre. En cuanto me case, empece automaticamente a pagar mas impuestos que mi marido: aqui paga mas impuestos el/la que MENOS gana de la pareja, PERO asumen de forma automatica que la que menos gana es la mujer y aunque yo ganaba mas que el tuvr que pagar mas hasta tener a la nina, porque segun ellos el sistema de nominas no permitia el cambio ya que yo pertenecia a la categoria MUJER casada trabajadora y no me podian cobrar como si fuera un hombre. Una vez que nacio, las presiones para que me quedara en casa o redujera MUCHO la jornada (hasta trabajar solo un 40-60%) fueron muy grandes pero tampoco cedi, sino que trabajamos los dos a un 90% pero me tengo que creer que con esa mentalidad me van a considerar igual que a un hombre para un ascenso? Me parece muy ofensivo que se justifique la discriminacion hacia cualquier colectivo por las decisiones individuales que ciertas personas puedan tomar, y mas bien se deberia analizar por que se toman ese tipo de decisiones.

    Saludos y seguid adelante con vuestro buen trabajo.

    1. Pepalotes

      Efectivamente, Ingeniera, esas situaciones existen, y no niego que se den con cierta frecuencia. He consultado lo que mencionas sobre Suiza, porque me llama la atención, y parece que, en efecto, es una tasa injusta; no entiendo de asuntos fiscales, así que poco más puedo decir sobre el tema. Aquí lo debaten: http://www.englishforum.ch/complaints-corner/142238-swiss-taxes-unfair-women.html

      No le quito valor a tu experiencia personal, pero lo que yo –como cada vez más hombres- expongo es que también un hombre puede señalar múltiples casos en los que ha sido discriminado o puteado socialmente por el mero hecho de ser varón. Ahí tienes el mensaje de Pereza, que es bastante completo. El problema es que, a diferencia de las mujeres, que gracias a décadas de feminismo han sido capaces de identificar los problemas propios de su sexo, pocos hombres son conscientes de las discriminaciones que sufren.
      Ya lo dije antes, pero no está de más repetirlo: ¿por qué no se toman la molestia las feministas de dejar de mirar tanto a empresarios y grandes líderes, y se fijan por un momento en los trabajadores de base y en los parias de la sociedad?

      La discriminación que los hombres ejercen sobre las mujeres es evidente y está a la vista, porque, para bien o para mal, los hombres somos más obvios y francos a la hora de ejercerla. La que las mujeres ejercen sobre los hombres es más sutil, y por ese motivo es más fácil hacer como si no existiera, o como si fuera algo que ocurre simplemente porque a los hombres nos da la gana de que sea así. Sólo tienes que ver el mensaje de Magalí, que es alguien tan sexista como el alcalde de Valladolid, sólo que de signo opuesto.

      En un texto anterior de esta web, Beatriz Gimeno se lamentaba de que cada vez hubiera más gente desafecta hacia el feminismo. Buena parte de la culpa la tiene esa ridícula insistencia en desdeñar cualquier argumento o queja de un hombre, acusándolo de ser un “privilegiado” que se queja por vicio o mala fe.

      1. Pereza

        La razón parece ser muy sencilla y denota cómo el hembrismo llama “discriminación” a lo que en realidad es un privilegio. En Suiza las mujeres pueden jubilarse antes que los hombres con el 100% de la pensión. Y, naturalmente, para equilibrar en parte tamaña injusticia, tienen que cotizar lo mismo que los hombres pero en menos años. Por eso su tasa impositiva es mayor.

        1. ingeniera

          Ya no, antes se jubilaban solo un anyo antes ahora a la misma edad.Ademas ese tipo de tributacion solo se aplica a loa extranjers porwue los nacionales estan obligados a hacer la declaracioj conjunta asi que no tiene nada que ver.Simplemente viene de asumir que el sitio de una mujer casads es en casa con los ninos y por tant si trabaja se la graba mas que al hombre. Lo cierto es que esta ley fue modificada a principios del 2014 pero tiene delito que hayan tardado tanto en cambiarlo. Pero estamos hablando de un pais que no permitio el voto femenino hasta los 70 y en algunos cantones los 90.

          1. Pereza

            De nuevo, vuelves a equivocarte. En Suiza el hecho de estar casado supone una ventaja fiscal – ¿se discrimina entonces a los que no están legalmente casados? -. Se procede así: Cuando estás soltero, una parte de tu salario está libre de impuestos y se paga por lo que supera esa base. Cuando te casas, las autoridades suman los ingresos brutos de marido y mujer, lo redondean al tope de la escala en la que estén pero le aplican la deducción doble a uno de ellos, que suele ser, por defecto, el marido, por evidentes razones históricas. Como el marido se ha beneficiado de la reducción fiscal por los dos, el salario de la esposa tributa desde el primer céntimo, sin deducción ninguna. En cualquier caso, es posible pedir que las bonificaciones las reciba el salario de la esposa. Basta con solicitarlo. La cuestión es que el impuesto total que paga una familia es siempre el mismo independientemente de que la cantidad total (digamos, 6000 euros) vengan de un solo salario o de dos. El hombre ingresará más y la mujer menos, pero la suma total será la misma que si solo trabajara uno de los dos teniendo los mismos ingresos. El único caso en el que realmente interesa cambiar la deducción por defecto para que la reciba la mujer es cuando gracias a esa deducción ella consigue bajar a un baremo inferior en la escala fiscal. Y para eso ella tiene que ganar muchísimo más que su esposo. Y si la mujer deja de trabajar, su esposo pasará a pagar más impuestos, claro.

      2. Pereza

        Observa un buen ejemplo de privilegio patriarcal. Los hombres tienen el “privilegio” de tener que trabajar hasta 5 años más que las mujeres – por ejemplo, en Austria – para obtener la totalidad de la pensión. Qué gozada ser hombre y tener 60 años en esos países… http://en.wikipedia.org/wiki/Retirement_age

        1. Pepalotes

          Muy interesante… Desconocía esos datos, Pereza. De nuevo, pone en evidencia lo que ocurre cuando sólo se mira una de las caras de la moneda y se hace la vista gorda ante la otra.

        2. ingeniera

          te respondo aqui porque no me deja responderte al anterior. Los extranjeros residentrs en Suiza que aun no hemos obtenido el permiso B tributsmos ppr separado y no hacemos dexlaracion porque nos deducen directtamente los impuestos de nuestro salario. La persona que tiene que tributar mas es la que menos gana pero se asume automaticamente que es el hombre. Si como es nuestro caso la pareja tiene economias separadas la mujer sale claramente perjudicada. Nosotros decidimos cambiarlo para que a mi me dedujeran menos por razones que no vienen al caso (entre ellas que yo ganaba mas que el) y seguimos adelante con el procedimiento que fue aceptado por la administracion cantonal pero que nunca se materializo en mi nomina. El problema fue wue era algo tan poco usual que primero no entendian porque tenian que cambiatlo ya que la categoria a la qur yo tributaba era MUJER casada trabajdora y no entendian que yo quisiera tributar “como un hombre” (la empresa para la que trabajo es americana y tiene mas de 90000 empleados o sea que no es ninguna PYME suiza). Una vez que lo entendieron tb fue imposible cambiarlo porque segun ellos a nivel tecnico era imposible: nuestro sistema de calculo de nominas no lo permitia y si queria arreglarlo tendria que presentar la declaracion de la renta y pedir el ajuste. Teniendo en cuenta lo que me iba a cobrsr un profesional por hacerme la declaracion y el ajuste era evidente que por unos mesee de desfase (en 2014 cambiaron por suerte esa ley wue discriminaba a las mujeres casadas extranjeras sin permiso C pasando a tributar los dos miembros de la pareja lo mismo) Respecto a la declaracion conjunta yo nunca la he tenido que hacer pero por lo que me dicen mis colegas perjudica a las parejas uwe ganan mucho e incluso hay gentr wue llega a divorciarse por motivos fiscales. Lo wue yo veo discriminatorio en estas leyes es que parten de la base de que el sitio de la mujer es el hogar y por tanto su sueldo un lujo que hay que grabar a precio de impuesto de lujo y si se quiere modificar en la practica te hacen dar mas vueltas que una peonza.

          1. Pereza

            Y dale la burra al trigo. Las leyes no parten de la base de que el sitio de la mujer es el hogar porque los impuestos que paga una pareja casada en la que juntos cobran 10000 euros SON LOS MISMOS que si, casados igualmente, los gana uno solo de ellos – el hombre o la mujer – y el otro no trabaja. Punto pelota.

          2. ingeniera

            Por muy autoritario que te pongas no vas a tener razon porque te repito que los extranjeros tributamos POR SEPARADO y que algunos hasta tenemos economias totalmwnte separadas de nuestras parejas. Ademas hasta ellos mismos acaban de cambiar esa ley por discriminatoria. End of the story.

          3. Pereza y gorda

            Además, ¿qué es eso de que en un matrimonio tenéis economías separadas? ¿Lo equivalente a la separación de bienes? En tal caso, es tan sencillo como pedirle a tu esposo que te compense por el “perjuicio” que te supone esa forma de tributación. A él le beneficia y a tí te perjudica por tanto él debe compensarte. A la unidad familiar le resulta indiferente puesto que, como ya te he dicho, al fisco le da igual si una cantidad de dinero total se gana entre uno o entre dos. Así que, ya ves, no hay perjuicio ninguno para la mujer. Es algo que se resuelve hablando. “Cariño, como a tí te han dado lo que me han quitado, ¿podrías ingresarlo en mi cuenta, por favor?”. ¿Por qué lo cambian? No por discriminatorio, desde luego, sino por comodidad. Para evitar precisamente que en estos nuevos tiempos en el que el matrimonio no es una unidad económica sino dos intereses independientes temporalmente unidos “hasta que se me acabe el amor” no haya que hacer esas transferencias de dinero de marido a mujer. Así que deja de ver gigantes donde hay molinos.

    2. ingeniero

      Nada de lo que te ha ocurrido es consecuencia de una estructura patriarcal que te oprima. Si te llamaban marimacho, es que a lo mejor lo eras, igual que a mí me llamaban orejón o al gordito lo llamaban bola. Que un profesor haya hecho un comentario machista un día durante los años de carrera tampoco describe suficientemente a un sistema de opresión, como tampoco lo hace que alguna profesora haya hecho comentarios ocasionales sobre lo vagos que son los chicos en comparación con las chicas. Por otro lado, el hecho de que más hombres que mujeres alcacen puestos de mayor responsabilidad en tu campo se debe a dos razones: el amiguismo (sobre todo en España) y el hecho estadístico de que la proporción de hombres es mucho mayor que la de mujeres en esta profesión (y por tanto, hay mayor probabilidad que la persona más competente del grupo sea varón). Además, el amiguismo perjudica de igual manera a los hombres que no forman parte del círculo de confianza. El caso es que en las empresas públicas (especialmente las tecnológicas) donde se ha impuesto la paridad en cargos de dirección, es mucho más probable llegar a estos puestos si eres mujer (también cuestión estadística). Lo de que tú pagues más impuestos ganando más que tu marido me parece hasta normal, y en el caso de que no fuera así, la explicación es bien simple porque se imputa sobre el total del ingreso familiar, luego ambos, marido y esposa son afectados igualmente. Además, tampoco parece síntoma de una opresión estructural si el cambio de nivel impositivo entre cónyuges se puede solicitar a la agencia tributaria suiza. Es curioso que a pesar de toda esta opresión patriarcal sufrida, te hayas convertido en una mujer de éxito que vive en uno de los países con más nivel de bienestar del mundo. Enhorabuena por tus elecciones!

      1. ingeniera

        Pues imaginate todo lo que podria haber hecho de haber sido un tio!!! Para empezar igual ni siquiera habria tenido que irme de Espana para wue se me considerara en algo. Te estas quedando con detalles en vez de con el fondo de lo que he dicho: a muchos hombres no les gusta wue las mujeres compitan en igualdsd de condiciones con ellos y hacen lo imposible por que no suceda.

        1. esto

          “Pues imaginate todo lo que podria haber hecho de haber sido un tio!!!” Ejemplo de la codicia de dinero del feminismo, estatus y pasta eso es lo que importa para las feministas. Aparte hay que ser estúpida para pensar que una empresaria o un empresario prefieran contratar a un hombre a una mujer. Has visto algún anuncio que exija ser hombre para ser contratado? No. Has visto algún anuncio que exija ser mujer para ser contratada? Lo veo todos los días.

          Ya basta de esto del feminismo. Ya hasta lo tienen que subvencionar…

          1. ingeniera

            Sin insultar por favor que no me conoces de nada. Escribi mi post para rebatir uno de un tal ingeniero en el que basicamente dice que las mujeres tenemos la culpa de todo lo que nos pasa por nuetras decisionew individuales y trataba de hacerle ver que incluso tomando decisiones que para el son tipicamente masculinas, una mujer se encuentra mas obstaculos que un hombre (y esto en Europa occidental, no quiero pensar en Asia o en Africa)pero es mas facil descalificar que tratar de entender otras realidades. Que os vaya bonito.

          2. esto

            No, al igual que dice este artículo, tú no sabes los obstáculos que encuentra un hombre en su trabajo compitiendo con mujeres (que son sobreprotegidas con leyes de acoso sexistas, y no tienes derecho a protestarc, cobras menos…). Aparte que los anuncios de trabajo siempre tienenden a pedir mujeres, no he visto UNO pidiendo lo contrario. No mas feminismo, es la mentira del s. XXI.

        2. esto

          “a muchos hombres no les gusta wue las mujeres compitan en igualdsd de condiciones” Lo que a la gente no le gusta es que NADIE compita con ellos en igualdad de condiciones. Yo trabajo rodeado de mujeres, y me están haciendo la vida imposible para no peligrar su trabajo. Un caso de mobbing típico, vamos. Pero, a diferencia de otros, no voy llorando diciendo que la culpa es el matriarcado… Trabajo mejor que ellas e ignoro sus difamaciones.

          Basta ya de feminismo, no os inventéis más escusas.

      2. ingeniera

        huy pereza, en serio no entiendes lo que significa tener economias separadas? En fin, te lo explico, cada vez somos mas mujeres que, hartas de oir que “en caso de divorcio el hombre lo pierde todo” decidimos llevar nuestra independencia mas alla y hacernos cargo de la compra de la vivienda unilateralmente. Ademas cada uno de los miembros de la pareja tiene su cuenta corriente separada para ahorrar, invertir o lo que le de la gana y otra comun para los gastos de la casa. Ahorra un monton de problemas, ya ves, ventajas de estar con mujeres feministas…Pero claro entiendo que en Suiza, donde la mayoria de mamas trabajan como mucho un par de dias a la semana (cuando yo me reincorpore tras la maternidad me preguntaban si es que eramos pobres) y es motivo de orgullo para un hombre mantener a su familia, este tipo de cosas vienen con retraso.

        1. Pereza

          Sencillamente quería saber en detalle en qué consistía concretamente eso de las economías separadas según tu punto de vista. Y en nada cambia lo que he dicho. No es discriminatorio. Sencillamente pídele a tu pareja lo que es tuyo. Por otra parte me encanta el uso eufemístico de puro corte hembrista que haces de los conceptos. Primero: no es que el hombre lo pierda todo en el divorcio. Es que VOSOTRAS os quedáis con ello o lo mantenéis secuestrado – como la casa común que no se puede vender -. En cuanto a llevar la independencia más allá, otro eufemismo. Sencillamente, actuáis con independencia. Tal como ha hecho el hombre de siempre, para ver cómo, igualmente, su casa privativa quedaba secuestrada por su ex. Tu forma de plantear las cosas es precisamente la que le recomiendo a mi hijo, menos a mis hijas. Comprate una casa, no vivas en ella, vive en pareja de alquiler, y los gastos siempre al 50% aunque tú ganes más. Mis hijas tienen todas las ventajas de la ley y, aunque pueda recomendarles lo mismo, me preocupa menos. Finalmente, prefiero de lejos a madres como las suizas. Madres que tienen hijos para educarlos, no para que se los eduquen otros. Lo mismo diría de los padres, por cierto. Yo trabajo para vivir. Si pudiese dejar de trabajar para cuidar de mis hijos, lo haría sin dudarlo. Dos de mis hijos se criaron con la madre en casa y la diferencia respecto a los que no tuvieron a su madre es considerable. Pero bueno, estas cosas son incomprensibles para la mujer feminista…

          1. ingeniera

            Pues el tipo de madres que prefieres no cuadras con los consejos que das a tus hijos varones en su matrimonio, mira a ver si no van a acabar casados con feministas que quieran trabajar para pagar sus gastos en vez de estar en casa con los retonyos… :p

            Aparte de bromas estoy de acuerdo en que el capitalismo se aprovecho de la incorporacion de la mujer al trabajo pero para mi la solucion ideal seria que los dos trabajen a media jornada, no que uno se quede en casa todo el dia cambiando panales mientras el otro apenas conoce a sus hijos.

          2. Pereza

            El tipo de mujeres que prefiero es una especie en vías de extinción. Lo habitual ahora es la mujer de la que hay que protegerse. Por eso, aconsejo a mi hijo prepararse para lo peor. Eso sí, si da con la mujer dispuesta a emprender de verdad un proyecto común y a mantenerlo, habrá que encontrar la forma de conjugar intereses. Trabajar para tu familia también es una forma de pagar los gastos. Para mí, una de las decisiones más valientes y admirables.

            Que los dos trabajen a media jornada solo es factible para funcionarios cuyo empleo está blindado. Dos personas trabajando en el sector privado y a media jornada, son dos personas con un pie en la calle. Y en una familia lo sensato es que uno de los salarios sea seguro. Lo cual conlleva sacrificios.

  16. Pereza

    “El feminismo trata de visibilizar desigualdades y discriminaciones y luchar contra ellas. Los hombres (blancos) no tenemos ningún conocimiento o experiencia ni empírica ni emocional de ser discriminados”. Estas dos frases por sí solas convierten al resto del argumentario en humo. El feminismo NO visibiliza desigualdades. Sólo visibiliza aquellas que sufre la mujer. Ignora voluntariamente las discriminaciones y desigualdades que sufre el hombre. Dos: Los hombres tenemos numerosas experiencias de discriminación y desigualdad. Veamos unas cuantas: A los hombres se les impone la paternidad. A las mujeres, no. Las mujeres tienen una numerosa oferta de métodos anticonceptivos. Los hombres, no. Las mujeres tienen derechos reproductivos que los hombres no tienen. Los hombres son las mayores víctimas de la violencia. El soldado asesinado en Canadá no hizo NADA para ser asesinado. No existen mecanismos protectores para hombres maltratados. Los hombres mueren por suicidio cinco veces más que las mujeres. Hasta hace apenas unos años, un hombre era obligado a mantener hijos que no eran suyos a pesar de haber probado que no lo eran. A día de hoy, más del 80% de las custodias son para las madres. A los hombres se les aplican mayores penas que a las mujeres por los mismos delitos. El fracaso escolar y el abandono escolar son mayores en los hombres que en las mujeres. A principios del siglo XX, la esperanza de vida de hombres y mujeres era idéntica. Hoy día, la de la mujer supera a la del hombre en siete años. La mayoría de las personas sin hogar son hombres. La mayoría de la población reclusa es masculina. El hombre es la única persona sobre la que se invierte la carga de la prueba, teniendo él que probar su inocencia en lugar de que quien le acusa pruebe su culpabilidad. Y esto no es más que una muestra.

    1. Pereza

      Sigamos con algunas reivindicaciones feministas: “Las mujeres ganan menos que los hombres por el mismo trabajo”. Pues da la casualidad de que algunos hombres ganamos menos que otros por el mismo trabajo. ¿Pero es realmente el mismo trabajo? Pues no. Yo gano menos que compañeros míos con mis mismas funciones porque negocié peor mi salario y porque yo, por ejemplo, no tengo la misma movilidad que ellos y no tengo disponibilidad para viajar. “Nos discriminan por ser madres”. Bueno, también a muchos hombres nos discriminan por ser padres. Bueno, no por ser padres, sino por ejercer de padres. Desde que concilio, mi progresión salarial y laboral se ha congelado y me parece lógico. ¿Cómo van a subirme el salario cuando no puedo – no quiero – salir todas las semanas de viaje o tener disponibilidad los fines de semana?. Ni qué decir tiene que naturalmente que hay mujeres que cobran más que yo puesto que tienen más disponibilidad que yo. ¿Retroceder y callarme? Aquí tienes la respuesta…

      1. hominida

        pereza, sigues apareciendo soltando falacias. que tu jefa, si fuera jefe cobrara más por exactamente el mismo cargo con mismas funciones y flexibilidad (hay que decirlo todo?) es injusto. Que cobre más que tú por el trabajo que hace o por ser simplemente tu superior, es otra cuestión. Si te molesta eso debería reclamar igualdad al alza.
        Madre significa gestar, parir y cuidar (mucho más por defecto). Los padres que “ejercen” aun son un hecho puntual. Medir la vida de las personas por beneficios es demasiado materialista e inhumano, a parte que acaba siendo poco productivo en términos de calidad.
        No hay forma de defender eso.

  17. Pereza

    ¿Qué tal si definimos “privilegio”? Pongamos el ejemplo de los divorcios y las custodias. ¿Cómo explicas que más del 80% de las custodias de los hijos se den a las madres? ¿Denota esto un privilegio de las mujeres?

  18. Víctor

    Al ser hombre blanco heterosexual, escribo este comentario con cierto miedo y, según el artículo, sin ningún tipo de criterio. Si fuera negro podría hablar de la igualdad de las mujeres; si fuera mujer, podría hablar de los derechos homosexuales, y si fuera homosexual, podría hablar del racismo. Me parece un corolario estúpido, pero parte de los axiomas aquí explicados: al ser hombre blanco heterosexual, no puedo tener empatía. No puedo ver que es una injusticia que una mujer cobre menos por el mismo trabajo que yo hago. Mi opinión no debe pesar lo mismo que la de una mujer. En fin, que sólo por ser hombre, blanco y heterosexual soy un MACHONAZI. Gracias por abrirme los ojos.

    1. Chenko

      Víctor, yo no leo eso en el artículo, la verdad.
      Creo que lo que el autor propone es que revises tu manera de participar y de opinar sobre una problemática que, como hombre blanco heterosexual, no has vivido. No dice que seas un machonazi, ni que las mujeres puedan opinar de racismo y tú no. No dice eso.
      Más bien propone que los hombres feministas reflexionemos sobre nuestra manera de participar en la lucha por la igualdad de mujeres y hombres, porque, como hombres que somos, es bastante fácil que reproduzcamos hábitos y mecanismos propios de nuestra posición, que, en un sistema heteropatriarcal, es la posición de poder. Y que, dado que nuestra posición nos invita a tomar la voz cantante, a liderar, a hablar más alto que los demás y a ser los héroes de la película, quizás la única opción en la que nos aseguramos de no utilizar los privilegios de nuestra posición es dar un paso atrás, y escuchar. Escuchar.
      Que lo hayas leído ya está bastante guay. Ahora, te invito a que trates de entender lo que realmente dice el artículo, y no lo que tú crees entender para sentirte ofendido y poder quejarte. Porque esa queja, es la queja del que oprime y no quiere escuchar al oprimido.

    2. Pereza

      No andas desencaminado pero no es realmente eso lo que dice la entrada. La entrada dice que admitas tus privilegios y renuncies a ellos. Claro que no queda claro qué es un privilegio. Aunque creo que ya sé más o menos a qué se refieren: Llaman privilegio a algo que desean, que tú has conseguido con esfuerzo, sacrificios y determinación, y que ellas quieren obtener sin esfuerzo, sin sacrificios y sin renuncias. No quieren competir con los hombres en igualdad porque no están dispuestas a esforzarse y a sacrificarse tanto como los hombres. Quieren que los hombres, directamente, se retiren y no compitan. Tontos útiles, vamos.

      1. Pepalotes

        El problema, en el fondo, es muy sencillo: se confunde igualdad de oportunidades con igualdad de resultados. Y, cuando los resultados no gustan, se aplica automáticamente la fórmula de opresores y oprimidas. Por supuesto, sólo se miran los resultados y datos que interesan, y el resto se ignora.

        1. As-pereza

          Eso es, exactamente, lo que quieren las y los machistas, provocar discusiones fáciles y estériles para sostener el tradicional sistema moral y de jerarquías patriarcal. Las mujeres no machistas, o que pretendemos no serlo, ni necesariamente feministas, queremos que los hombres no se retiren y precisamente compitan con una mujer o con otros hombres en igualdad de condiciones. Pero las condiciones de posibilidad de esas luchas no las da la posición binaria que se establece en este artículo, las da el suelo económico político en las que la lucha se libra: No me preocupa ni el entrenamiento ni la albañilería, ni la de fuerza física requerida, me preocupa el peso de la bolsa…

      2. CHIRIMIRRI

        Claro, ¿¿a que llaman un privilegio??, Yo creo que a lo que se refieren es a DERECHOS, algunos de los cuales, los hombres tenemos más facil de conseguir y otros de los cuales son las mujeres las que tienen más acceso a ellos. Renunciar a esos “privilegios” es renunciar a los derechos?? PUES NO, YO PASO.

  19. Pablo

    sobre el principio estoy de acuerdo: hay que renunciar a sobreposibilidades… pero claro si dice primero dice que tenemos que comportarnos de una forma concreta, no puede decir luego que “el feminismo no te necesita a ti”. ¿Es un poco incoherente ahí, no?.

    Además ignora totalmente discriminaciones de clase. Hay hombres blancos que son currelas y están discriminados por eso mismo. O se olvida de otras discriminaciones, como en caso de muchos nosotros que somos emigrantes.

    Tiene sentido que en el tema de las luchas feministas, las de LGBT, las de los refugiados, las de los Palestinos, etc…. demos siempre la voz cantante a la parte que es victima en cada caso… Pero que ” No sabemos. No tenemos ninguna precedencia.” es un tanto excesivo.

    “Pero si llega a proponer algún tipo de estrategia para los hombres del mundo que quieren ayudar con el progreso del feminismo, espero que sea ésta: sentaos y callaos” ¿se aplica lo mismo al resto de las luchas? Al fin y al cabo vivimos en el Europa y somos responsables de las mayores desgracias planetarias, causadas por nuestra opresión. En esas luchas, ¿también nos sentamos y nos callamos?

    1. CHIRIMIRRI

      cuando concretéis que son “sobreposibilidades” me lo decís y si es así, te aseguro que renuncio a ellas.

  20. Laura

    Muy interesante el artículo. Te deseo ánimo y energía para seguir con esa vía que creo que es fundamental para la lucha feminista desde los hombres. Te digo esto porque lo pienso y porque creo que a veces es necesario que nos lo digan cuando escribimos algo así y muchas respuestas se centran no tanto en lo que se ha dicho como en lo que no sea dicho o hecho. En el feminismo suele ocurrir mucho eso… En muchas luchas, en realidad, en el especismo pasa igual, si defiendes a los osos el problema es que no defiendes a los gatos y así. Bueno, me estoy enredando, pero la cuestión es que me apetecía darte ánimos y agradecerte el artículo. A ver si muchos se aplican el cuento.

  21. Ibai Canales

    Tengo tres trabajos y cobro alrededor de 300 pavos al mes. Explícame por qué tengo que cobrar menos para que, por ejemplo, Emma Watson pueda cobrar más. A ser posible, de forma que no me de la risa. Muchas gracias.

  22. Adriana

    Me gustó mucho el artículo y la reflexión que ha desatado. Es increíble lo que sucede cuando se le pide a un hombre que se calle, que acompañe, y que analice su lugar de privilegios. Creo que muchas respuestas se dan así porque simplemente ha aprendido a mirar este mundo como dice el autor a través de los “lentes de hombre”. Y cuando se le pide que se cambie de lugar, protesta, y muchas veces iguala la violencia que viven las mujeres y la que viven ellos. Sin embargo, me emocionan ver estas respuestas porque se abren espacios de autoreflexionarse a sí mismos.

    1. feministo

      “Es increíble lo que sucede cuando se le pide a un hombre que se calle, que acompañe, y que analice su lugar de privilegios.”

      Si un hombre dijera esto estaría acosado por feministas. Vuestro odio al hombre debe de tener sus raices en algún trauma infantil o mutación genética. El siquiatra os lo arreglará.

      1. hominida

        ei compa, que soys vosotros los que mandais todo el día a callar, si no es a gritos y a palos, es discriminando, violencia simbólica y etc. Denunciar en internet que esto pasa ya levanta ampollas, especialmente porque para formularlo ya requiere de cierto espacio y por tanto que alguno se calle. feminazi stole my icecream (búscalo en internet, lo hizo un hombre, qué cosas eh?). Qué difícil es dejar el papel protagonista, se está tan agusto, aunque todo el resto va de culo, y aunque eso también te jode, la injusticia y bla, ni te preguntas porque no sea que te toque bajar del trono.

        1. Hombre

          Para qué escribes 3 comentarios en este post insultando en todos? Ignorancia, bocazas… A falta de argumentos insultas, y pones un video… No has puesto nada de información.

          Por último, si no te gusta un comentario, no empieces como una niña a decir que tal y que cual es comportamiento de hombres. De esta forma se puede ver que juzgas a la persona según su género, no como persona. El feminismo está enfermo… Y no tiene cura.

  23. Nomar

    Esto del feminismo ya ha terminado. Hoy en día estos grupillos ya no sobreviven si no es con subvención de partidos políticos. Lo que antes era un buen movimiento que surgió espontáneamente por los derechos de la mujer, ahora no es más que la reminiscencia de un grupo de odiadoras que bailan al son de los partidos capitalistas. Respiramos.

    1. hominida

      Normar el que habla con la bocaza y no sabe ni de qué. No fué espontàneo, el sufragio empezó con burguesas, gente con pasta = poder. Eso no quita que hubiera injusticia antes, entonces y después, como ahora. Estamos muy jodidas. con la crisis peor, se manifiesta esta brecha todavía más. Y enseguida aparecen bocazas porque nos cabreamos un poco (preocuparos el día que salgamos a machete), no se nos permite. El capitalismo es justamente lo que tu perpetuas des de la ignorancia, va de la mano del patriarcado y sus jerarquías, opresiones y abusos.

    1. hominida

      es un caso puntual, que nada tiene que ver con ser mujer. Seguramente hasta tú lo reconoces como comportamiento típicamente de hombres, y como no es te sorprende. desigualdad laboral? cuando tantas no tienen más salida que chacha o puta pa alimentar otras bocas… me vendrás a hablar del mercado gay. y quién paga?????

  24. Clara

    Lo difícil es vivir tu subjetividad con el mínimo de constricciones. Cuando me vi las primeras canas no faltó quien me dijo que debería teñirme para verme mejor. Yo argüí que ya me veía bien así. Era falso. Me veía mal, pero quería verme bien. Luché por cambiar mi mirada sobre mi pelo canoso, como lo hacían la mayoría de mis amigos. Me costó, pero gané. Ahora, algunas amigas me admiran por mi postura, pero pocas, poquísimas, se atreven a dar el paso. ¿Cómo llamamos a esto? ¿Por qué yo sí tengo fuerzas para subjetivarme de este modo y ellas no? El privilegio de no tener que sentirme mal con mi pelo canoso… porque es un privilegio. El no sentirme “dejada”, el poder no odiarme un poco a mí misma cada vez que me veo la raya gris en el pelo… ese privilegio yo también lo acabo de conquistar. Pero he tenido que lucharlo. Eso, ¿algún hombre en la sala lo ha sentido? Igual a alguno le parece una banalidad, pero le aseguro yo que se trata de una gran conquista.

  25. Hika

    Estoy muy de acuerdo en muchas de las cuestiones planteadas, pero algo me chirría. Me niego a creer/pensar lo totalizante de los últimos párrafos, algo asi como, si no estás de acuerdo es que tienes un pie en el patriardo (aunque me dan ganas de responder: “¡nos ha jodido! ¡Y tu también!)

    Soy hombre, blanco y sin deformidades y me considero feminista (de la rama queer) y también comunista. Ambas cosas son curiosas porque, si todos tenemos claro que de pensamiento soy comunista pero de obra cabalgo contradicciones pese a que trato de vivir como pienso, ¿Por que decir lo mismo de los/las/lxs feministas suena a sacrilegio? Yo asumo que a veces se hace difícil desprenderse de toda una educación y sociedad patriarcal y que, en ocasiones, sin intencionlidad ninguna, afloran micromachismos o actitudes indeseables… pero no callarme no es un micromaschismo.

    En mi opinión existe una diferencia enorme entre opinar e imponer, entre debatir e invadir y entre disentir y menospreciar. Teniendo en cuenta esto ¿Que culpa tengo yo si quien que oye un debate asertivo entre una mujer y yo considera mi opinión mas cualificada porque tengo pene? ¿Obliga eso a que deba callarme? Eso sería una imposición de autocensura que flaco favor nos haría como movimiento. Porque quizá exista quien este de acuerdo en el caso de los hombres, pero el biopoder (como la discriminación) es reticular y supondría desautorizar la opinión de demasiadas personas cuando abordamos la realidad que subyace a la heteronormativadad patriarcal.

    No estoy de acuerdo para nada. No creo que se pueda equiparar emocionalidad, experiencia y reflexión. No son lo mismo. Nadie puede creer que su opinión es la acertada en todo pero ¿acaso no puede estar más fundamentada o trabajada con independencia de su género o sexualidad? ¿Una vagina, una identidad de género o conducta sexual otorga una condición intelectual mas formada? Por supuesto que no negaré jamás el aprendizaje propio de la experiencia personal y la valiosísima información que de ella subyace. ¿Pero leemos a Butler, Hallaway, Foucault o Beavouir por sus genitales o por su intelectualidad?

    Claro que debemos renunciar a los privilegios que el patriarcado nos otorga. Pero relacionarnos en igualdad de condiciones nada tiene que ver con ello. Eso, o soy un machista que no se da cuenta de ello.

  26. asi es

    Un hombre blanco pobre es discriminado por los hombres blancos ricos. !Tu debes ser rico entonces, si no habróas sufrido la discriminacion que sufrimos los parias !!

  27. asi es

    Un hombre blanco pobre es discriminado por los hombres blancos ricos. !Tu debes ser rico entonces, si no habras sufrido la discriminacion que sufrimos los parias !!

  28. asi es

    Un homosexual rico sufre menos discrimanción que un mendigo heterosexual pobre. La riqueza y la diferencia de clase es la primera discriminación. Un homosexual o una lesbiana con pasta pueden ir a cualquier sitio sin problemas, un mendigo a la puta calle.

  29. Marcelo, de Argentina.

    —————

    ——————
    No me gusta la forma en la que se está hablando, hostil, intransigente, y asumir comportamientos ‘dejar hacer, dejar pasar’ (a la mujer, y quizás por detrás, otro varón), sería pecar de ingenuo.

    No me gustan los varones que se ponen del lado de las mujeres, protegiéndolas (base de los roles, macho protector) y buscando obtener beneficios, para protegerse ellos. En varios casos, es una ayuda complaciente, deshonesta e interesada. En otras, alguien pasivo, y que ha sido dominado por la mujer, su pareja, o que se ha sometido a ella.

    Hay movimientos de masculinidades que están trabajando con los varones, y abordando sus problemáticas. Creo mejor abordar la igualdad de género, abordando cada uno su propio género, cuestionando los paradigmas, y encarando una vida independiente de los roles tradicionales.

    Saludos, Marcelo de La Plata, Argentina.

  30. Marcelo, de Argentina.

    En respuesta a…
    sentaos y callaos. Admitid vuestros privilegios y renunciad a ellos. No intentéis dar más poder a las mujeres (¡es precisamente eso lo que están haciendo ellas!). Reducid vuestro propio poder e intentad convencer a otros hombres de que hagan lo mismo.
    Admitir privilegios, renunciar a ellos y convencer a otros hombres de que hagan lo mismo tienen que ser los pilares del feminismo de los hombres. Si no hacemos eso, no estamos ayudando al movimiento, lo estamos revirtiendo. Y al final, si no quieres ser feminista por si te obliga a sentarte y callar la boca, está bien. El feminismo no te necesita a ti.

    Saludos, Marcelo.

  31. Leandro Ferrón

    Me gustaron muchas de las reflexiones de la nota. Me gustó el enfoque del cuestionamiento de los privilegios que tenemos por el solo hecho de haber nacido varones (bio-hombres, o cis varones, como le dicen ahora). Sin embargo, me pareció que su provocativa conclusión, “sentaos y callaos”, cae en el repetitivo lugar de las recetas imperativas de lo que un “buen/a militante” feminista debe hacer.
    Entiendo y comparto el necesario ejercicio de desenvestirnos de nuestros privilegios masculinos. Pero no sé si empujarnos al lugar de “inmovilidad y silencio” es lo que un movimiento por la igualdad de derechos requiere de los varones. ¿Es mejor hombre feminista el que no pone en cuestión ninguna práctica o discurso proveniente de una mujer/feminista? Tengo mis dudas. Estaríamos dando por hecho que los feminismos son ajenos a prácticas patriarcales, cuando lo que la historia de los feminismos nos muestras es que es el único movimiento que ha tenido la capacidad de auto-criticarse al punto de quiebre, y ha resurgido más fuerte asimilando sus propias contradicciones. El feminismo negro, renegando de la categoría de “mujer” en tanto que blanca y heterosexual, es uno de los ejemplos que ahora me vienen a la cabeza.
    En mi opinión es en la perpetua contradicción en donde reside la fortaleza de la militancia feminista. Y si existe algo contradictorio por definición, es un hombre blanco, heterosexual, sin discapacidades, burgués y feminista. Yo soy eso. Y yo creo y confío en la capacidad de los varones feministas para discernir entre discursos patriarcales y discursos feministas, entre momentos de construcción y debate con compañeras y momentos en los que nuestra opinión no representa ningún aporte, entre prácticas colectivas y construcción personal de poder… Creo que obturar posibilidad de participación de los varones feministas en espacios feministas es negar la riqueza que pueden aportar las contradicciones a un movimiento que se ha fortalecido por y a pesar de ellas.

  32. ingeniero

    Lo que yo no veo es a ningún hombre feminista enfrentándose y afeándole la conducta a un hombre violento, o que acosa en la calle, o que hace un chiste sobre rubias. Más que nada, porque se la juega a que le partan la cara, y claro, el hombre feminista es de natural debilucho, apocado y tirando pa cobardica. Estos tipos de actitudes requieren de hombres aguerridos, seguros de sí mismos, y dispuestos a arriesgar su salud en defensa de las mujeres del mundo.Y eso solo te lo proporciona una educación patriarcal como dios manda.

  33. Hombre

    Paremos esto del feminismo, es una locura. En vez de querer cambiar la sociedad, la cultura y la legislación para una SUPUESTA opresión, en vez de culpar al individuo machista, culpan sin parar al colectivo masculino. Pues efectivamente feministas, no nos dejéis participar que así no perdemos el tiempo con este juego absurdo.

    FUERA EL FEMINISMO

  34. Wild at Heart

    Mi pregunta es:¿Se pueden admitir generalizaciones tan abusivas? Me parece inaceptable decir que un varón blanco y heterosexual es imposible que no haya padecido discriminaciones. Dan ganas de darle la vuelta al argumento y preguntar, en tono parecido a algun@:¿Y que sabes tu de ser varón blanco y heterosexual? Porque vaya, parece que sin serlo se puede saber todo, incluso de los pobres, incluso de los que sufren minusvalías, o de los que tienen la peligrosa costumbre de dar su apoyo y colaboración a causas no del todo bien vistas en su entorno.
    Compañer@s, existe una facultad llamada “Empatía”o “Solidaridad”. Pretender que los hombres carecen de ella es confundir seres humanos concretos con la caricatura que determinados discursos feministas hacen del varón patriarcal. El viejo recurso de comparar una imagen idealizada del sujeto femenino con una caricaturizada del masculino. Perfecto para inflamar los ánimos, perfecto para no entendernos…
    Me imagino que hubiese pasado si a Marx le hubiesen dicho: “Tu calladito, rey, que tu no sabes nada de lo que es currar en una mina 16 horas”. O lo que le contestaría cualquiera de nosotros a quien defienda los toros diciendo:”¿Que sabrás tu lo que el toro siente?”

    ¿Que es el feminismo sin hombres aportando su opinión? ¿Sin hombres colaborando? Una ideología excluyente más. En su horizonte final, una guerra de sexos a mayor gloria de quienes se lucran y obtiene cuotas de poder con toda guerra. Y la mejor forma de evitar las guerras es dejar de tratar a los aliados como enemigos.
    Yo me confieso cansado. Cansado de tratar de dialogar desde el sentido común, desde el PROYECTO de futuro de convivencia común entre hombres y mujeres, cansado de ser el eterno varón bajo sospecha, de no recibir jamás un reconocimiento por apearme de privilegios, de no encontrar eco en mis quejas de que eso que llamáis “Patriarcado” aliena y destruye TAMBIEN, y en algunos casos, principalmente, a los hombres. De que me vengan con falacias históricas, con revanchismos, y con cuentas históricas pendientes que Yo, como individuo, no tengo porqué pagar. Cansado de ser malentendido, de sufrir en mis nervios accesos de rabia de mis intelocutor@s por cosas de las que no sólo no soy culpable, sino que me he esforzado toda la vida en combatir.Cansado, pero no vencido.
    Llamadme machista, se que no lo soy, y he hecho examen de conciencia. Tengo fallos y contradicciones, humano soy, nada humano creo ajeno a mi… Pero no me pidáis que me calle ante cosas ante las que no estoy de acuerdo.
    Antes que portador de testículos soy ser pensante, sintiente, y dialogante… Una ideiolgía que pide silencio y aceptación no es un ideología: es un dogma. Y yo, como Jeanette “Soy rebelde porque el mundo me ha hecho así”…
    Buenas noches, y mejor convivencia entre los generos y transgeneros…

  35. anafvm

    Pues a mí el artículo me parece intachable. Gracias. Sobre todo porque me da un recurso valiosísimo en mi vida cotidiana. Reúne todas las circunstancias que he vivido personalmente con compañeros de activismos, amigos, familia… y dice justament elo que yo quiero decir y que, dado el mensaje, gana más valor al ser dicho por un hombre feminista. Para que nosotras avancemos, ellos tienen que retroceder. No hay otra manera.

  36. Gunther

    Al infierno feminnistas y hommosexuales, el Día del Juicio Final se acerca. VAIS A ARDER, SI NO YA OS EXTERMINARÉ COMO SEA, HIJOS DE PUTA!!!!!!!!!!!!

  37. Gunther

    Las feministas son unas zorras reprimidas de mierda y unas putas lesbianas, los homosexuales son una abominación de la Naturaleza, como lo es el mestizaje entre Razas, Credos y Culturas, preparáos porque el Juicio Final se acerca, la Naturaleza no aguantará mucho más tantas aberraciones. Ques os jodan a todos, ignorantes lamenegros hijos de puta.

    ¡¡DIOS SALVE LA RAZA BLANCA!!
    14/88

  38. David

    No estoy de acuerdo. Los hombres blancos heterosexuales somos discriminados en los prodesos de divorcio. Esa discriminacion puede tener connotaciones machistas pero al fin y al cabo afecta a los hombres, y las feministas no lo tratan o incluso lo defienden. Quien se suele quedar con la custodia de los hijos? Quien suele acabar arruinado? Quien de los dos acaba pagando una pensión desorbitada? Y sobre la seguridad en las calles en casi todos los paises son mas hombres agredidos y asesinados.

  39. Pingback: Las personas que nos llamamos hombres feministas | brand new eyes

  40. Pingback: Una carta abierta a los hombres (feministas)

  41. Pingback: La experiencia masculina del corsé de género (ellos también lloran) | Genericidios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies