Maléfica, una de las mejores malas, malísimas (redimidas) Ficciones, Pikagramas

Pocas veces Disney se había ocupado tanto de caracterizar a una malvada. La película dedicada a la vida de la bruja de ‘La bella durmiente’ contiene metáforas del patriarcado y refuerza la alianza entre mujeres, aunque su domesticación y su sentimentalismo pueden decepcionar.

Alerta de spoilers. Este es un análisis pormenorizado de la película, que incluye detalles de la trama.

El punto de partida. La Bella Durmiente o eres tú mi dulce ilusión….

La bella durmiente es un cuento de hadas de tradición oral que Disney adaptó a la gran pantalla con idéntico título en el año 1959. La bella durmiente de Disney, sigue la estela de Blancanieves y los 7 enanitos (1937) y Cenicienta (1950), en la que una joven, bella, generosa y virtuosa princesa sufre los rigores de una malvada bruja (o madrastra) que la envenena o la hace padecer, generalmente por envidia de su dulzura o de su belleza. A pesar de las dificultades, estas princesas acabarán siendo felices porque la bondad triunfa y porque existe un príncipe azul que las salva y se casa con ellas. Fin del cuento.

En su afán por controlar la vida de la princesa Aurora, acaba por protegerla y cuidarla. Resulta llamativa esa evolución al sentimentalismo

En La bella durmiente la princesa Aurora recibe en su cuna un compromiso matrimonial y una maldición por parte de la bruja Maléfica sin ninguna otra razón que la maldad: cuando la princesa cumpla 16 años morirá. Para intentar salvarla, tres hadas buenas se trasladan con ella al campo para huir del cruel destino, dulcificado en parte por una de las hadas buenas que ha cambiado la muerte por un profundo sueño del que sólo despertará con un auténtico beso de amor. Amor que le proporcionará un príncipe que casualmente ha conocido en el bosque.

Maléfica. Más allá de La Bella Durmiente. La traición como metáfora del patriarcado

Maléfica (Robert Stromberg, 2014) se centra en la vida del personaje de Maléfica y se fija en el proceso de transformación de un hada buena que se convierte en una perversa bruja. La niña-hada Maléfica vive en la ciénaga, donde conoce al niño Stefan. Se enamoran. Pero la desmedida ambición de Stefan puede más que el amor a Maléfica, y la más fuerte de las hadas, la protectora de las ciénagas, es traicionada.

malefica-hada

Stefan, quien no tiene precisamente aspecto de caballero andante, traiciona a Maléfica por la corona del reino, por el poder. La traición es feroz; le arranca las alas –símbolo de su poder- pero no lo hace de cualquier manera. Aprovechando la confianza de Maléfica, la narcotiza y le agrede. A partir de ese instante, Maléfica ya no será un hada buena, seguirá siendo la protectora de unas ciénagas que se convierten en oscuras y su único fin será buscar venganza.

Su imagen tras la agresión, una Maléfica mutilada, se convierte en una metáfora del patriarcado. La traición, el poder masculino, la agresión, la transformación, la pérdida de libertad se significan y representan de una forma que supera claramente lo simbólico.

Las aportaciones y limitaciones de Maléfica

Maléfica es mala, perversa, vengativa y calculadora. Pocas veces Disney se había ocupado tanto de caracterizar a una malvada. En primer lugar, la hace protagonista absoluta de la historia. Ahonda en las razones de su maldad -la traición del amado- y lo que es más relevante, crea un universo icónico oscuro y excesivo que obedece al odio y a la falta se sentimientos del hada buena convertida en mala. Su fuerza procede las tinieblas y de la desolación que coronan un trono tan oscuro como espectacular.

malefica-mirada

Maléfica es una mala con entidad, que despliega su poder con majestuosidad y grandeza. Las secuencias en las que se gesta su nueva personalidad, su nuevo reino, el nuevo trono son sin duda lo más destacable de la película. La espectacularidad de la puesta en escena que incluye huracanes, frío, los trajes de Maléfica, sus rojísimos labios, su forma de moverse o su cinismo la convierten en un referente cinematográfico que enriquece el olimpo de las pérfidas.

Goza y disfruta de la maldición que le ha enviado a la princesa Aurora, la hija del hombre ya convertido en rey que la traicionó. La voz en over lo deja claro: “Y disfrutó del sufrimiento que había provocado”. Pero, y éste es uno de los aspectos más discutibles de la película, en su afán por controlar la vida de la princesa Aurora, acaba por protegerla y cuidarla, de forma especial, para paliar los descuidos de las tres hadas buenas, que sin magia son incapaces de afrontar con solvencia los cuidados que exige una niña. Resulta muy sugestiva la representación de las hadas que se convierten en humanas para cuidar a Aurora y son incapaces de ser unas “madres” perfectas, ya que lo suyo son los conjuros.

Es innegable que el universo femenino, con sus alianzas que se tejen por encima de odios y circunstancias, es el que sale reforzado, mientras las masculinidades se ven abocadas al oscuro abismo

Puede parecer insuficiente y decepcionante la domesticación de Maléfica, esa vengadora del patriarcado que se arrepiente de su hechizo por el ¿instinto maternal? que le despierta la niña y joven Aurora. Sin tener nada en contra de la humanización de las malvadas, y siendo consciente de que a una película no es del todo lícito exigir como espectadora, resulta llamativa esta evolución hacia el sentimentalismo, máxime desde un personaje que había sido definido y desarrollado como una auténtica mala. Y es que da la impresión de que las mujeres en el cine no pueden ser malas y vengativas, aunque estemos hablando de Disney. No obstante, reivindicamos de forma clara esta primera parte de la película tan visual y catárquica. Y no podemos olvidar que, a pesar de que nos pudieran gustar otras derivas argumentales, Maléfica siempre se presenta como un ser INDESTRUCTIBLE.

malefica-ninaSi asumimos todo lo mencionado, habrá quien disfrute con esta humanización que viene de un sentimiento de cuidado que tiene que ver con lo maternal, de ver a la verduga convertida en madre, y habrá a quien le disguste. Pero es innegable que el universo femenino, con sus alianzas que se tejen por encima de odios y circunstancias, es el que sale reforzado. Mientras las masculinidades se ven abocadas al oscuro abismo, las feminidades sobresalen como la única opción válida frente a la destrucción y al inmovilismo que representa la masculinidad. El rey, ante la aparición de Aurora, responde con la fuerza, no la escucha y opta por encerrarla. Quizá sea ésta una de las grandes aportaciones de la película, presentar la feminidad como posibilidad de futuro.

Disney continúa con la tendencia que inició con Brave de mandar a los príncipes a un plano secundario y poner el foco en las relaciones entre mujeres

Pero no es la única ruptura. El hechizo que lanzó Maléfica en la cuna de Aurora, que se mantiene inalterable a pesar de los esfuerzos de la primera – que llega a renegar de su propio poder- sólo se rompe con un verdadero beso de amor. Y este verdadero amor ya no lo representa un príncipe apuesto como el príncipe Philip, que aparece en el bosque y del que Aurora se enamora. Este verdadero amor, como bien apuntara Frozen, lo representa una mujer, una hermana o una “madre”. Por lo tanto, Disney continúa con la tendencia que inició con Brave de dinamitar la noción del amor romántico. Manda a los príncipes a un plano secundario y pone el foco en las relaciones entre mujeres, madre-hija o hermanas, contribuyendo a deconstruir mitos que ha reforzado durante décadas, el del amor a primera vista o el del príncipe azul salvador. El verdadero beso de amor no lo da Philiph, lo da Maléfica, la hada mala que ama a la princesa y que construye un nuevo referente lejos de la heterosexualidad y de la heteronorma.

Finalmente, con la colaboración de Aurora y tras una lucha cuerpo a cuerpo con el rey, Maléfica no sólo sale victoriosa, sino que recupera su bien más preciado, sus alas, que le permiten volar, ser libre y ser ella misma. La alianza entre mujeres lo ha conseguido y ha condenado al Rey un único destino, la muerte y la destrucción.

Y es que Maléfica no está nada mal….

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Maléfica, una de las mejores malas, malísimas (redimidas)
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

María Castejón Leorza es Doctora en Historia. Tiene diversas especialidades de conocimiento como la historia y teoría de género, pero sobre todo es especialista en representaciones, género y medios de comunicación. Es editora del blog Las princesas también friegan, donde escribe sobre cultura y feminismos. Es autora del libro "Fotogramas de género. Representaciones de feminidades y masculinidades en el cine español (1977-1989)" (Logroño, Siníndice, 2013)

    Comentarios recientes

    1. elena

      A mí, me pareció insufrible.
      Antes de verla, había leído una entrevista a A. Jolie, en la que explicaba que tanto ella como la guionista querían que se entendiese la escena en la que Maléfica pierde las alas, como una metáfora de una violación.
      “La guionista y yo éramos muy conscientes de que la escena en cuestión era una metáfora de una violación. La raíz de Maléfica es el abuso y de cómo las víctimas de esos abusos tienen que decidir si abusar también a otros o superarse y seguir amando al prójimo”
      Yo vi la película con esta idea muy presente y por eso, supongo que me pareció lo que me pareció.
      Un panfleto que abunda en la misma idea de siempre.
      Da igual cuán poderoso sea un personaje femenino en Disney, siempre va a necesitar el amor romántico o materno para ser feliz y comer perdiz.
      Incluso en este caso, cuando hablan de una mujer que ha sido violada.
      La cura para su odio, sus ganas de venganza, su rabia…, es el amor de una niña.
      Este supuesto lavado de cara de Disney me deja fría, la verdad.

    2. Ana Es. Sa.

      A mi la película me emocionó muchísimo. Pero difiero en el análisis de por qué acaba encariñandose de Aurora. Cuando estaba viendo la peli ni por asomo imaginé que fuera un cuidado maternal. Vi como Maléfica se veia a ella reflejada en la niña. Como la bondad e inocencia de Aurora le hacía llegar a lo que aun quedaba en ella de amor. Me hizo sentir que lo que se expresaba ahí era que por malos y crueles que nos volvieran las experiencias de la vida, la inocencia de un niño podía despertar lo bueno que hay en nosotros. Y así lo vi en Maléfica. Ella quería alejar a la niña para seguir regocijandose en su dolor y odio que era lo único que la unía su pasado feliz que un día le arrebataron. Pero la inocencia de la niña es tal que aún con el desprecio se acerca a Maléfica, la cual acaba encontrando otra forma más pura y real de acercarse a lo que un día fue: buena, justa, leal. No veo maternalidad. Patriarcado si, aunque más bien vi el mal del capitalismo sobre la naturaleza. El ansia de poder, de dominarlo todo, a cualquier precio, creyendo que la naturaleza está a nuestra disposición y servio mientras que la mente sea capaz de crear las armas y artimañas de tomarlo, dominarlo y destruirlo.
      En definitiva mi opinión es que es una película magnífica con personajes realmente buenos. Hacia tiempo que no disfrutaba de una película tan completa en el sentido de las emociones y las personalidades.
      Saludos

      1. Carmen Argueta

        ¡Exactamente lo mismo percibí! Sobre que al final lo que conmovió a Maléfica fue el verse reflejada en la niña Aurora, trasladándola a su pasado feliz como niña-hada.

    3. Pingback: Maléfica, una de las mejores malas, malísimas (redimidas) (en Pikara Magazine) #pikagramas | Las princesas también friegan

    4. Atroz

      “Es innegable que el universo femenino, con sus alianzas que se tejen por encima de odios y circunstancias, es el que sale reforzado, mientras las masculinidades se ven abocadas al oscuro abismo”

      Luego decís que esta página no es misándrica. Sospechoso que el Gobierno Vasco pague semejante atrocidad…

      1. Atroz

        “Maléfica es una mala con entidad, que despliega su poder con majestuosidad y grandeza.”
        Vaya, justo eso que le criticáis a ese omnipresente ente imaginario que llamáis “”Patriarcado””

      2. xurinye

        La misandria (odio a los hombres) no tiene nada que ver con la crítica a la representación de la tradicional de la masculinidad (poder sobre las mujeres y el entorno). De la misma manera

        Y lo que se le critica al patriarcado no es que despliegue su poder con majestuosidad y grandeza, es que discrimina a la mitad de la población humana mientras lo hace.

        1. xurinye

          Uff, no se a qué combinación de teclas le he dado, pero el mensaje ha salido publicado sin terminar de editarlo. Bueno, espero que se entienda lo suficiente, pero por si acaso: “representación tradicional de la masculinidad”, y borrar “de la misma manera”.

        2. nUeVos

          discrimina? si os tiene en cuenta a las mujeres más que a nosotros! más ayudas para universidad, más protección legal, mayores dinerales para la salud de la mujer cuando nosotros somos los que morimos en el trabajo y vivimos 5 años menos… vaya jeta tenéis!

    5. Mierda

      Hola a todas!

      Soy sofisticada y tengo un máster. Tecesito subvención.

      Adelante feministos!

    6. LaTomasa

      jo… como peli me ha parecido mu mala… las imágenes + la voz en off…creo k sobra información que no aporta nada por todas partes… los únicos planos un poco majos son los que se han calcao directamente de la bella durmiente, luego… “oohh, que bebé hada tan lindo, sonriente y bondadoso! ¡La llamaremos Maléfica!!” ¿what? … casi, aparte de la personificación del cuervo… y la caracterización de las hadas-torpes-del-hogar, lo único atractivo es lo bonita que está la angelina… y luego… ufff… maléfica pasa en 1 segundo sin ningún tipo de transición de odiar con toda su alma a alimentar al bebé… así, sin más… igual que se enamora así, sin más… (ah, no!! que es porque el chico no quiere socarrarla con el anillo y lo avienta por ahí… y ahí sucede la magia… a pesar de no haber habido nada de feeling antes…)y… ¿no sigue quedando bien clarito que como hay que ser es como aurora? No sé… jo. Me molaba la idea de conocer a Maléfica pero me ha parecido mucho más soso todo de lo que me imaginaba… con lo potente que es el personaje! Es entretenida, supongo, pero creo que han malgastado una idea superguay haciendo una chapucilla rápida con mucho dinero… (igual es que tenía expectativas, eso también puede ser. Sorry)

    7. Zzar

      Sospecho que, de haber sido el beso de amor con el tradicional principe, esta critica hubiera girado en sentido contrario.

      Resumen: mujeres todas buenas, hasta las malas.
      Hombres malos, malísimos. Ente destructivo a exterminar.

    8. nUeVos

      Un nuevo estudio demuestra la incapacidad de la mujer de utilizar nuevas tecnologías. La mujer protesta. La mujer pide. Pide dinero. Pide más atención y poder sin hacer nada por ello. En contra de todo mérito, pide pide y pide.

      Pero luego no es capaz de utilizar un Ipad.

      1. Brex

        El problema con el ego herido de un hombre, es su victimización, la cual no tiene fin.

      2. mar

        Esas serán las mujeres que tú conoces… las que yo conozco, incluyéndome, no protestan, hacen; no piden ni poder ni oportunidades: las toman, no piden dinero, lo ganan. Con, sin y a pesar de los varones. Y su Ipad lo compran ellas y personalmente no conozco a ninguna que un hombre tenga que enseñarles a usarlo. Bobo. Sigues en el siglo antepasado.

    9. Pingback: Maléfica, una de las mejores malas, malísimas (redimidas) » AraInfo

    10. Pingback: Maléfica, una de las mejores malas, malísimas (redimidas)

    11. Rubus

      Un poco fuera de tema: me encantan los iconos que salen con cada comentario; ojalá siga opinando gente para que salgan más, jeje. Por cierto, dan para todo un análisis, casi me entran ganas de hacer una encuesta preguntando cosas como estas: ¿le atribuyes género? ¿ves dibujillos más masculinos y más femeninos? ¿en qué detalles te basas para ello?

    12. Beu

      A mí me parece que por lo menos para las chavitas puede ser ¡alerta! con el amor romántico-no todo se centra ahí, sino que el amor entre mujeres (hermana, compañera, madre, etc) es muy poderoso.

    13. No hay quien lo entienda

      “Heaven has no rage like love to hatred turned, Nor hell a fury like a woman scorned”. O lo que es lo mismo: “No hay rabia en el cielo similar al amor transformado en odio, ni furia en el infierno como aquella de la mujer despechada”. Esto lo dijo William Congreve en una de sus obras a principios del siglo XVIII… Y siempre que esta frase ha salido a colación – en concreto la parte referente a la mujer – se la ha calificado de odioso estereotipo machista… Por tanto, resulta curioso que el hembrismo – siento no poder calificar de feminista a esta revista – haga heroína a una mujer – Maléfica – que se ajusta al dedillo al supuesto estereotipo…

    14. rosa

      No veo nada de malo en wlque malefica no fuera siempre malisima. Lo que seria consistente tomando en cuenta como era antes del agravio es que lo fuera. Por otro lado, la alternativa era que continuara ensanhandose con aurora, quien no le hizo nada, por culpa de un hombre, como pasa en todas las historias patriarcales. Hubiera sido peor. Y, hablando en general, se agradecen peliculas comerciales yankis tipicas de toda la vida como esta, en la que los personajes son siempre buenisimos o siempre malisimos. El error mas grande de la peli es coronar a aurora y que se case con aquel principe. Menudo final….

    15. Elena

      Muchas gracias por el artículo, me ha gustado mucho aunque con algunas salvedades. A mi, personalmente, sí me gusta la deriva hacia los afectos y los cuidados de Maléfica hacia Aurora. No dejo de echar de menos la crítica a esa escena que parece imposible de eliminar y es el beso del pseudo desconocido chico que sale por primera vez en la escena del bosque con Aurora que, animado además por las hadas, besa a la inconsciente niña tendida en la cama sin la posibilidad de dar consentimiento (menos mal, pensará el chico, que no se llegó a despertar porque igual Aurora y Maléfica le hubieran dado una mágica paliza) aunque antes dijera algo así como que “no le parecía bien besarla puesto que apenas la conocía”. Y además, después de todo, el final deja entrever un romance entre Aurora y el chico y es que… aii le cuesta a disney eliminar ese amor rancio, quizás a Aurora le hubiera gustado saber lo que había pasado momentos antes en aquélla cama. Muchas gracias por dar luz a esa mala extraordinaria de Maléfica!

    16. mar

      Disney está contando otra versión de las historias, que originalmente eran cuentos realmente tenebrosos que fueron transformados por su fundador, Walt (profundamente misógino, eso lo admiten hasta sus biógrafos), en historias hechas a modo para la época: mujercitas: sé buena, sé paciente y sacrificada y vendrá a rescatarte un príncipe azul, que te llevará lejos de tu familia y tu hogar para que le des hijos, le cocines y le sirvas…y vivirás feliz por siempre… que es el destino de toda mujer, ya seas princesa o plebeya… y que sigue tan vigente, nomás vean las opiniones de los varones… Maléfica al fin y al cabo no es una mujer malvada, es una mujer fuerte, que no es lo mismo, pero que tanto confunde a los hombres y también a muchas mujeres, que en automático la convierten en una “bruja”, una “perra” o una “lesbiana”, dependiendo de otras características que posea…. Y no me pareció que haya odio a los varones: que el anciano rey sea un hijoeputa y no tolere una derrota en buena lid, y que el padre de Aurora sea un traicionero que narcotiza y mutila al ser que dice amar, que encierra a su hija a la que no ha visto desde recién nacida, y ataca por la espalda a la “bruja” por la espalda y en pand…perdón, con el apoyo de sus soldados…en todo caso no es odio a su género sino a sus acciones… que se vean más frecuentemente realizadas por hombres (en la película y en la realidad) pues no es culpa de las mujeres ¿o sí? además para todos los fans del “amor verdadero” el final deja entendido que Aurora y el principe se quedan juntos…

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies