Nosotras también jugamos Análisis, Ficciones

Pese a representar el 47% de la comunidad ‘gamer’, las aficionadas a los videojuegos enfrentan prejuicios, personajes femeninos denigrantes y actitudes de acoso machista.

Elaine Marley

Lara Croft, de icono sexual a un personaje más real.

Lara Croft, de icono sexual a un personaje más real.

Me encanta jugar a la consola. Es una frase que, cada vez que la digo, provoca una o varias de las siguientes reacciones, muy distintas a las que si esa frase fuera pronunciada por un hombre:

«¿Juegas a videojuegos? Pues es muy raro conocer a una chica a la que le gusten».

«¿Eres gamer? ¿Pero juegas a juegos de verdad o sólo al Candy crush / Tetris / Los Sims?».
«¿Pero te gustan de verdad o juegas porque tu novio también lo hace?».

Los estereotipos más comunes en los personajes femeninos son el de la damisela en apuros —la princesa Peach, de Mario Bross— o la heroína hipersexualizada —como Juliet, de Lollipop Chainsaw—.

Según una encuesta de 2012 realizada por Entertainment Network Association, somos el 47% de la población gamer y, aun así, hay quien no se ha enterado. Hay a quien se le quedan los ojos como platos cuando una mujer declara su pasión por los videojuegos. Hay dependientes que siguen preguntando a sus clientas si buscan algo para sus novios y clientes que señalan a la dependienta como si fuera una rareza que una mujer trabaje en ese mundo. Hay quien se permite el lujo de ofrecerse como guía introductorio a sus compañeras de afición e informarlas de todo sobre los juegos de cierto género y de las consolas de la actual generación, como si ellas acabaran de llegar —no hablo de un intercambio de recomendaciones, sino de que, al enterarse de que te gustan los juegos de lucha, te recomienden el Street fighter II, un clásico archiconocido del género—. Sobre todo, hay quien pone en duda la autenticidad de ese fanatismo, quien interroga a las gamers para ver si están siguiendo la moda, si sólo lo aparentan para «gustar a los chicos», si son gamers de verdad o si sólo son una modelo en lencería lamiendo un joystick.

Hace años, la población femenina no se prodigaba entre los usuarios de videoconsola. Los videojuegos que no fueran Tetris o Sims se consideraban «juegos de niños» y venían en la sección del catálogo de juguetes dedicada a ellos. Juegos de fútbol, matamarcianos, de lucha… de «cosas de niños». La niña que pedía una NES para su cumpleaños era vista como la que pedía unos Micromachines. Y esta filosofía sigue sin tener actualizaciones o, las que quedan, son muy escasas.

¿Cómo somos recibidas las mujeres en el mundo de los videojuegos?

Para empezar, echemos un vistazo a los personajes femeninos que se nos ofrecen. Al jugar, buscamos que el personaje que controlemos tenga carisma, que sea alguien con el que podamos empatizar y cuya historia podamos sentir como nuestra, y a veces, para muchas de nosotras resulta difícil identificarse con un personaje que resulta denigrante para nuestro género. Echando un vistazo a los títulos que se han publicado en las tres últimas décadas, los estereotipos más comunes son el de la damisela en apuros —la eterna princesa Peach, de los Mario Bross, o la princesa Zelda, que, aunque Legend of Zelda lleve su nombre, no es la protagonista de ningún juego de esta saga— o la heroína hipersexualizada —claramente distinguible por una vestimenta más propia de un catálogo de lencería que de un campo de batalla, como podemos ver en Juliet, protagonista de Lollipop Chainsaw, o en las neumáticas luchadoras de Dead or alive—.

La bloguera feminista Anita Sarkeesian ha enfrentado acoso cibernético: además de amenazas de violación, hicieron un videojuego en el que se invitaba a darle una paliza

Por supuesto que existen honrosas excepciones, y tenemos también a excelentes féminas como Samus Aran, de Metroid; o Jade, de Beyond good and evil. Sin embargo, son tan escasas que, cuando surge un personaje de estas características, llama la atención de los medios por ese mismo motivo; que aparezca un personaje fuerte y no sexualizado es lo extraordinario.

Varios colectivos feministas han hecho estudios para analizar cómo se retrata a la mujer en los videojuegos, sin tener gran trascendencia, pero actualmente hay un proyecto que está causando revuelo tanto en los medios como en la industria: Tropes VS Women in Videogames, de Anita Sarkeesian. Por supuesto, su documental no ha dejado indiferentes ni a los profesionales ni a los usuarios y, si bien ha hecho reflexionar a una buena parte de la comunidad gamer, también ha levantado ampollas en otra gran parte. En su mismo blog relata el acoso cibernético al que fue sometida tras la iniciación de su proyecto que, además de amenazas de violación, incluye un videojuego en el que se invitaba a darle una paliza, lo cual le ha obligado a cerrar los comentarios en su canal de YouTube.

Sarkeesian no es la única profesional que sufre acoso o discriminación sexista. También es conocido el caso de Jennifer Hepler, guionista de Dragon Age II, que fue víctima del acoso cibernético y amenazas de muerte por incluir dos personajes gais en dicho videojuego y reconocer en una entrevista que no disfrutaba del combate en los videojuegos. La guionista, que recibía a diario insultos dirigidos a ella y a sus hijos («puta», «gorda», «tus hijos desearán haber sido abortados cuando vean que te tienen como madre»), acabó dejando BioWare, la compañía para la que trabajaba.

En cuanto a discriminación machista, otro ejemplo es el caso de Kim Swift, desarrolladora de la saga Portal, que ha comentado en su blog In the base las ocasiones en las que un periodista llega a Valve, compañía para la que trabaja, la confunde con la recepcionista.

A un nivel más mundano, tenemos el testimonio que María, exdependienta de una de las tiendas GAME y actual tester de Ubisoft, nos ha cedido para este artículo. Muchos clientes preferían la atención de su compañero, porque «ella sólo sabría decirle si la caja es bonita», o «el otro seguro que sabría informarle mejor sobre una cosa de la PSP».

¿Y qué hay de las usuarias?

Bien es sabido que en juegos multijugador como Lineage, WOW o LOL, los avatares femeninos —de los que se presupone que los controla una mujer— suelen recibir regalos por parte de otros compañeros masculinos para que el juego les resulte más fácil (armaduras, armas, amuletos, etc.).

Cuando entré en Travian y un oponente supo que era mujer, cambió de un tono neutro a llamarme “nena”, “guapa” y decirme: “Dejaré de atacarte si me pasas una foto en bragas”

Si bien otros jugadores critican esto como discriminación positiva, ¿no será caballerosidad virtual por considerar que al ser mujer no va a desenvolverse bien en el juego? ¿No serán intentos de conquista virtual?

Asimismo, hace unos años, cuando entré en Travian, un juego de estrategia, uno de mis oponentes me mandó un mensaje privado para negociar. Al enterarse de que era mujer, el tono de sus mensajes, hasta entonces neutro y educado, cambió. Me hablaba con confianza, utilizando apelativos como «nena» y «guapa» y sus propuestas de negociación pasaron de alianzas contra un enemigo común a «dejaré de atacarte si me pasas una foto tuya en bragas».

También comprobé que, en algunos casos, se dudaba de la identidad de los jugadores que usaban un apodo u avatar femenino. No es una anécdota que me haya sucedido sólo a mí, como podemos comprobar en el proyecto Exposiciónate, de la bloguera Merce, en el que se dedicaba a exponer situaciones de sexismo cotidiano.

Ojalá sólo se tratara de anécdotas aisladas, pero el proyecto Fat, Ugly or Slutty, dedicado a exponer casos de acoso cibernético en los juegos en línea, demuestra que se trata de una práctica tristemente habitual. En esta web, titulada así porque los insultos más comunes son «gorda», «fea» o «guarra», las usuarias cuelgan capturas de pantalla de los mensajes abusivos que reciben.

Faith, de Mirror's Edge, una de las pocas heroínas no hipersexualizada

Faith, de Mirror’s Edge, una de las pocas heroínas no hipersexualizada

¿Y qué hay de las convenciones como la ComicCon, el Salón del Manga o ExpoComic, donde cómics, manga y videojuegos se dan la mano? Es habitual que a una chica cosplayeada1 le saquen fotos sin permiso (algunas del escote o del trasero) o la acosen verbalmente. Si bien se da por hecho que una chica atractiva «se disfraza para llamar la atención y calentar al personal», una chica que no luce el cuerpo escultural del personaje que interpreta «debería taparse / quedarse en casa / no comer tantas hamburguesas». El portal de noticias Buzzfeed entrevistó a varias cosplayers de la ComicCon de Nueva York sobre los piropos más perturbadores que habían recibido. Las respuestas van desde «mátame, pero fóllame primero» hasta «la foto que te he sacado no es para mi hija, sino para mí, ya me entiendes…».

También, en convenciones de videojuegos como E3 o PAX, es habitual el uso de las booth babes para deleite del público masculino. El requisito que se le pide a estas azafatas es un físico espectacular que lucirán con un uniforme provocativo; los conocimientos sobre videoconsolas quedan en un segundo plano, con lo cual acaban ejerciendo una labor informativa nula.

En conclusión, a pesar de que somos el 47%, sigue siendo un mundo de hombres y para hombres. Sin embargo, las cosas están empezando a cambiar. Kim Swift anima, desde su blog y conferencias, a las desarrolladoras a hacerse más visibles. Alentó el proyecto #1ReasonToBe, en el que varias mujeres profesionales del sector hablaban de sus experiencias en la industria. Asimismo, en la Game Developers Conference 2014 de San Francisco, el tema del sexismo se puso sobre la palestra y agitó muchas conciencias.

Y en los propios videojuegos, también se está dando una evolución. La prueba más simbólica es el cambio de diseño de Lara Croft, la protagonista de Tomb raider, otrora conocida por el tamaño descomunal de sus pechos y, actualmente, reconvertida en una mujer mucho más realista. Asimismo, empiezan a aflorar personajes femeninos interesantes, como Chell, de Portal; Faith, de Mirror’s edge, o Ellie, de The last of us, que son algo más que princesitas a las que rescatar o amazonas en bikini destinadas al placer visual.

¿Y qué hay de las gamers? Que también estamos aquí, queremos formar parte de este mundo y tenemos mucho que decir, como demuestra este vídeo de protesta:

1El cosplay es una modalidad de disfraz que implica vestirse como un personaje de ficción e interpretarlo. Generalmente, los cosplayers se crean sus propios disfraces.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Nosotras también jugamos
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. E. V. C.

    ¿El Travian? ¿En serio? Yo también jugué -cuando estaba de Erasmus- y nunca tuve esos problemas. Sin embargo, jugué al World of Warcraft durante años, cuando me invitaban de “pick up” (que es cuando falta un/a jugador/a para completar el grupo y acceder a los desafío más entretenidos) y entraba al canal de audio siempre había un notas que me decía que mi voz le parecía supersexy. No hablo de uno o dos, hablo de decenas. Más adelante, cuando yo misma lideraba una hermandad de jugadores y dirigía los grupos de juego siempre había un notas que intentaba que no le echase la bronca porque estar distráido porque “mi voz era tan sexy que lo distraía”. No contentos con eso, tuve que aguantar que la gente me acusase de tener mejores puestos, o mejor equipo porque “me tenía camelado al jefe, que las tías no saben jugar” (¿perdón?). Escribí las guía de personajes de webs semiprofesionales y nunca nadie me dijo nada de mis tácticas pero, ay, cuando sabían que era una tía… Una de las veces que más asco me dio un tío fue cuando un compañero le dijo al resto del grupo “¿quién es esta tía para decirme a mí lo que tengo que hacer?”, el tono con el que pronunció la palabra “tía” no se me olvidará jamás.
    Y esto es sólo una pequeña parte, young ladies, llevo con una consola pegada desde que mi padre me regaló una GameBoy en el 89, y sí que peudo decir que es verdad que poco a poco hemos ido entrando en el mercado (si es que esto puede ser bueno… ¬¬), hay empresas que tienen políticas de género y planes de igualdad entre sus empleadxs y empresas que procuran ir mejorando los fallos. Se me ocurre así, sin documentarme la canadiense -creo- Bioware que tuvo el detalle de incluir en una de sus sagas de más éxito (Mass Effect) una portada doble donde tú eliges si el personaje protagonista es una mujer o un hombre. Tuvimos que esperar a la tercera parte para que esto ocurriera pese a que sabían que el 49% de las usuarias éramos mujeres y que ¡su protagonista en versión femenina tenía hasta clubes de fans!
    Aún queda mucho camino, pero es esperanzador ver trabajos como este o el de Sarkeesian. Ahí seguiremos dando la vara.
    🙂

  2. Cala del Sol Devastado

    Hace ocho años que juego a Word of Warcraft y como dices también me he encontrado en el tipo de situaciones que describes por el hecho de ser mujer. En cambio he de decir que cada vez que me he quejado a un MJ, mis quejas han sido bien atendidas e incluso en algún caso realmente escandaloso se ha sancionado al jugador baneándole la cuenta durante unos días. POR SUPUESTO LA MAYORÍA DE JUGADORES DE WoW no son esta clase de gentuza, dentro y fuera de las hermandades se reprenden este tipo de actitudes, como norma general . Te diré más, he pertenecido durante mucho tiempo a una hermandad de PVP, en un reino extremo PVP, una hermandad eminentemente masculina, con una actividad altamente “agresiva” en cuanto al concepto del juego y me he sentido completamente acogida, integrada y valorada. Mis méritos se recompensaron de forma idéntica a los del resto y jamás me faltó nadie al respeto. Quiero decir que en Azeroth somos 12 millones de personas, con una edad media de jugador de 35 años, hay de todo, como fuera de Azeroth que también tenemos que aguantar personajes de todo tipo.

    Te recomiendo que ante cualquier situación que te haga sentir mal, incómoda, agredida u ofendida, denuncies a los MJ tantas veces como sea necesario.

    Saludos.

    1. Fani

      Huy! Cuánto comentario. De lo que dices, me quedo con lo de los MJs, de hecho alguna vez me han agradecido la denuncia (juro haber encontrado hermandades con nombres del tipo “si eres tía, a fregar”). Pero reconóceme que una no puede estar denunciando cada garrulada que te dicen.
      Yo nunca fui jugadora de PvP extremo, pero sí raider hardcore y no tengo queja de ningún compañero o compañera, de hecho aún asisto a las quedadas que organiza la última hermandad en la que estuve.
      Claro que sí, tiene cosas buenas. Yo lo echo mucho de menos según el día, echo de menos a las compis (que aún son amigas), a los compis que también y a mis queridos druida oso y sacerdotisa disciplina.

  3. Caliope

    Yo también jugué al WOW (no durante tanto tiempo) y en general mi experiencia fue muy positiva, la verdad. No recibí ni “tratos de favor” (qué gracia me hace que algunos consideren esos regalos positivos para las mujeres… claro, tengo que alegrarme muchísimo de que intenten ligar conmigo o sean paternalistas!) ni ningún tipo de abuso. Afortunadamente creo que es una comunidad bastante buena en general. Ahora mismo, en cambio, juego al LOL y sí he vivido más situaciones desagradables, porque tengo un nick femenino así que en seguida captan que soy una mujer. Y he leído desde los típicos “a fregar”, pasando por intentos de ligoteo, hasta una vez que directamente me pidieron el skype para “ponerme la cam mientras me hacía unos dedos”.

    Por cierto, más allá de las comunidades, lo que sí que nunca me gustó el WOW fue el sexismo de las vestimentas, como el traje de Navidad (cuerpo completo para pj masculino, vestido sexy para femenino) u otras prendas que según el sexo del personaje enseñaban o no la tripa, etc.

  4. Femino

    La industria y el arte retrata a las personas como son contemporáneamente. Si las mujeres de ahora (es obvio que sí) van enseñando lorcilla y tripa, pues en las pelis, libros, videojuegos… aparecerán con armadura, pero enseñando tripa y lorcilla. O cambiáis vosotras, o os quitáis de la cabeza ese universo paralelo en el que la realidad es una y la ficción es como quisierais vosotras.

    1. Ave

      ¡Yo en verano veo a los tíos sin camiseta , sudoroso , jugando al fútbol! ¿Para cuando las armaduras sexis masculinas?

  5. Caliope

    Ya estamos… Primero, “Femino”, no sé de donde sacas que todas las mujeres vamos enseñando lorcilla y tripa. Muchas lo hacen, otras no; eso no es un motivo para que se ofrezca una ÚNICA representación de las mujeres en los videojuegos. Primero, porque según tu regla de tres, si los videojuegos nos tuvieran que retratar tal y como vamos en nuestro día a día, directamente no usarían armaduras ¿no? Puestos a usarlas ya que se trata de un juego de ROL que tiene que guardar cierta coherencia, no es coherente que un personaje vaya con una armadura enseñando escote/tripa/lo que sea. Creo que es muy sencillo de entender. Siguiendo otra vez con tu lógica, yo vivo en una zona costera y veo un sinfín de chicos en bermudas e incluso sin camiseta por la calle: pues que vayan con armaduras-bermuda ¿no? es que no tiene ni una pizquita de sentido tu comentario.

  6. Còmic

    Nunca he entendido que nos tengamos que alegrar de que las mujeres os apuntéis a las memeces que tanto nos gustan a los tíos (y los videojuegos o e-juegos lo son)… Sería más interesante de que las dejemos de hacer nosotros, no?

    1. Ave

      ¿Que problemas tienen los videojuegos? Si no te gustan a ti , no juegues. Los vidiojuegos son fantásticos. Ojalá hubiera muchas más gamers.

  7. Fani

    Y querido Cómic, yo me crié en un sociedad donde se me ofrece como parte de mi ocio los videojuegos. No son una cosa de tíos, como comento más arriba, a mí mi padre me regaló una GameBoy en el 89 y no se vendía como un juego para niños: la caja venía con una foto del aparato sujeto por una mano infantil sin más (al menos la mía, la cual aún conservo). Es como si dices que si porque la mayoría de personas que compran novelas son mujeres, leer es una cosa de tías. Pues no. Es una forma de entretenerse y ya.

  8. Alberto

    Esta situacion ya esta en proceso de cambio, e ira cambiando a medida que las mujeres sean mas visibles en foros, encuentros y demas, a la vez que adquieran mas peso en la industria como diseñadoras, guionistas y desarrolladoras de juegos.

    Conozco la Euskal desde sus inicios. Creo recordar que en las dos o tres primeras ediciones las unicas feminas eran las de la limpieza.

    En las ultimas ediciones, desde su traslado al Bec y demas, pues alguna que otra suelta si ves, pero ni de coña llegan al 20 por ciento. Mucho menos al 40.

    Y el porcentaje en ponencias, entrevistas, encuentros y demas me parece muy similar.

    Lo cierto es que me parece que la crisis esta muy relacionada con esta modificacion de costumbres.

    Las consolas son caras, pero se amortizan bien, ya que una tarde en casa frente a la consola con tu pareja o amigos y amigas sale barato y es una opcion de pasatiempo cada vez mas variada.

    Muchas mujeres se estan adentrando en este mundo por la misma razon que muchos nos mantenemos a lo largo de los años. Es una opcion comoda y sencilla para desconectar unas horas.

  9. Pingback: Nosotras también jugamos

  10. Pingback: Pikara Magazine: El sexismo normalizado también es noticia » AraInfo

  11. Pingback: Soy mujer y juego videojuegos. | Game Thinker

  12. Pingback: ‘Nosotras también jugamos’ via @pikaramagazine i ‘Women as Background Decoration’ via @femfreq | Curiòs de Mena

  13. Raúl

    Increíble artículo. Enhorabuena por analizar tan bien la realidad que tenemos que vivir los que jugamos a videojuegos habitualmente. Muy interesantes los enlaces con los que has documentado el texto.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR