Machismo y medios: lo peor de 2013 Análisis, En red

La “mujer más poderosa del mundo” es portada por ir al supermercado. Michelle Obama se comporta como un primate celoso. Cristina Fernández de Kirchner es noticia por llevar leguins. Un hombre maltratador explica en televisión que “dos no se pelean si uno no quiere” y un informativo explica cómo descuartizar una mujer. ¿Son machistas los relatos de los mass media? ¿O es el determinismo biológico? Estos son los relatos mediáticos más machistas que me he encontrado en 2013.

Michelle Obama

Captura de la noticia en El Mundo

Michelle Obama, la simia celosa

Diciembre. El funeral de Mandela reúne a mandatarios de todo el mundo. La agencia AFP distribuye una imagen en la que Barack Obama se fotografía junto a dos personas. Al lado, Michelle Obama mira al frente. En la escena hay dos hombres y dos mujeres. De los sentimientos y del color del pelo de los hombres hay poco que comentar. Veamos qué pasa con estas dos mujeres.

Primer acto: la rubia guapa. Con la prisas, AFP se olvida de identificar a la mujer con la que se fotografía Barack Obama. La agencia convierte a la primera ministra danesa, Helle Thorning, en la “funcionaria sin identificar”. Los medios hacen el resto: la ministra es “la guapa señora rubia”, “la rubia que ha causado un problema entre los Obama”.

Segundo acto: los celos. Las redes comentan los supuestos celos de Michelle Obama. Y los medios entran al trapo. Entre lo más vergonzoso: este post sobre celos, simios y Michelle Obama.

Mamá Merkel

Marzo de 2013. Ambiente preelectoral en Alemania. Angela Merkel vuelve a ser candidata de la CDU. Ha sido elegida siete veces como la mujer más poderosa del mundo. Pero para la estrategia política de una mujer, eso no basta: necesita demostrar que es humana-mujer y decide conceder una entrevista a la revista alemana Bild der Frau. Es así como sabemos que Merkel cultiva fresas y patatas, que a veces lee el horóscopo o que escucha la radio.

La entrevista de Bild der Frau tiene repercusión en multitud de medios. Es un cebo, y los medios pican, en su misión de demostrar que Merkel sabe, además de mandar, ser mujer de su casa. Es lo que pretende hacer ABC en una entrevista en junio o El País en septiembre al elegir como foto de portada una imagen de Merkel en el supermercado, fruto de un encuentro casual del periodista con la mandataria.

Periodista con cámara en el móvil se encuentra con Merkel en supermercado y, ¡VOILÁ!: portada

Periodista con cámara en el móvil se encuentra con Merkel en supermercado y, ¡VOILÁ!: portada

Los leguins de Kirchner

Las relaciones personales o la vida doméstica son de gran interés para los medios mainstream cuando se trata de mujeres poderosas. Como lo es también su aspecto físico. En septiembre, Cristina Fernández aparece con leguins en un acto público: fue noticia por ello.

Comprender al maltratador en el plató

“Yo me llevaba muy bien con ella”. “Yo creo que ha sido un poco el estrés”. “Todo el mundo somos humanos”. “Yo siempre he dicho que dos personas no se pelean si una no quiere”. “No me siento como un maltratador ni me he sentido nunca”. “Yo también he sufrido”. Lo dice “Gabriel, maltratador reinsertado”, al teléfono con Espejo Público.

Violecia-genero-pikara

Como ya conté en mi blog, la actitud comprensiva que tanto la presentadora como los dos colaboradores muestran con quien ha sido condenado (y se confiesa) como maltratador contrasta (por suerte) con la intervención de Marta, una mujer que ha sido víctima de violencia machista y que se encuentra en el plató: ella pone en evidencia el sinsentido de la escena.

Cómo trocear una mujer: Televisión Castilla La Mancha y la picadora

Los hechos: un hombre, carnicero de profesión, asesina a su pareja. La descuartiza y la entierra. La pieza: Televisión Castilla La Mancha decide explicar a sus espectadores cómo se trocea el cuerpo de una mujer. Para ello, entrevista a un carnicero, que muestra el instrumental necesario para su trabajo. El informativo abre con enta entradilla:

Con una picadora como esta que están viendo en sus pantallas el carnicero de Cifuentes trituró las extremidades de su pareja después de descuartizarla. Hay novedades en la investigación. Hemos sabido que el asesino pudo llegar a vender esa carne triturada de su pareja a los cazadores de la zona como alimento para perros.

Las imágenes de la pieza que viene un poco después incluyen primeros planos de carne picada, así como de diversos cuchillos y huesos.

Ninguno de los responsable de esta pieza, en la que ni se menciona la violencia de género, ha considerado que este tratamiento haya sido inadecuado.

Pistorius, el ejemplo de superación

Los medios están plagados de argumentos comprensivos con la violencia contra las mujeres. Pero cuando quien ejerce esa violencia es, además un héroe… se produce un cortocircuito. En marzo de 2013, el atleta paralímpico Oscar Pistorius asesina (presuntamente) a su pareja. Pero para la prensa, el drama es otro. Lo contaba entonces Marta Mediano García en Pikara:

El drama en los medios es que Pistorius deja a los sudafricanos, a los amantes del atletismo y a los hombres occidentales, huérfanos de un líder al que seguir. El drama es que al renunciar a participar en las próximas carreras a causa del proceso judicial abierto por el asesinato de su pareja, el atleta de 26 años no podrá competir en Australia, Brasil, Estados Unidos y Manchester.

La víctima se vuelve invisible y el debate sobre la violencia de género inexistente. Pistorius copa la atención. Lo vemos llorar ante el fiscal. Se nos cuenta que intentó desesperadamente renimar a Reeva Steenkamp.

Pistorius_Pikara

Los medios se llenan de perfiles del deportista, el ejemplo de superación. El caso Pistorius no sirve para evidenciar la violencia estructural contra las mujeres, sino que es la historia de un héroe mundial que ha descendido al infierno.

El “maestro” Shaolin

Y si es difícil que el discurso mediático asuma que Pistorius es un agresor machista, más complicado aun es nombrar la violencia de género cuando las víctimas son consideradas ciudadanas de segunda. En el caso del “maestro” Shaolin, asesino de Mauren Ada Ortuya y de Jenni Rebollo, los medios ponen el foco en todas partes excepto en la violencia de género. Quedan encandilados por el personaje, un místico criminal, y el caso llega a ocupar varias portadas. El relato insiste en subrayar repetidamente la doble condición de las víctimas: prostitutas e inmigrantes.

Sobre este caso ya reflexionó June Fernández en Pikara:

De la misma forma que importa que las víctimas fueran mujeres, inmigrantes, negras y prostitutas, importa que el agresor sea hombre, autóctono, blanco y empresario. De la misma forma que todas las mujeres estamos expuestas a ser víctimas de violencia machista, pero elementos como la procedencia o el color de la piel implican mayor vulnerabilidad e indefensión, hay que recordar que no existe un perfil de agresor (contra el prejuicio de que se trata básicamente de inmigrantes, toxicómanos o locos), pero que cierta posición social puede acentuar el desprecio hacia las personas que considera inferiores, y le situará en posición de ventaja en un proceso judicial.

La Gaceta: todas somos potenciales asesinas

Claro que… ¿cómo no entender la violencia contra las mujeres, esas asesinas potenciales? La portada de La Gaceta tras la presentación del proyecto de reforma de la ley del aborto nos convierte a todas en culpables potenciales… nada más y nada menos que de homicidio.

La-GacPortada de La Gaceta que recuerda que hay un montón de peligrosas asesinas sueltas por ahíeta-Aborto-Pikara

Portada de La Gaceta que recuerda que hay un montón de peligrosas asesinas sueltas por ahí

El cuerpo 10 de Pilar Rubio en El Mundo 

“Para El Mundo es noticia que la presentadora Pilar Rubio vaya a perder su ‘cuerpo 10′ por estar embarazada. Pero la cosa no acaba aquí. Más allá de la vergüenza periodística que supone ya de por sí considerar eso una noticia, la redactora en cuestión ha decidido diseccionar, en el interior de la pieza, cada una de las partes del cuerpo de la muchacha que se van a ver perjudicadas por estar esperando un hijo, y cada uno de los cambios que va a sufrir”.

Eso es. El cuerpo de la mujer-tupperware diseccionado. Troceado. Pasado por la picadora mediática. Lo explica muy bien este post del periodista Víctor Fernández Clares.

La ciencia, los medios, y las mujeres

¿Hay algo que guste más que tener razón? Cuando los prejuicios sobre las supuestas diferencias biológicas entre hombres y mujeres (nosotras no entendemos los mapas y ellos no saben expresar sus emociones) encuentran apoyo en las ciencias puras, la difusión en la prensa está garantizada.

A finales de 2013, una revista científica publica un estudio que aparentemente muestra que las conexiones cerebrales en mujeres y hombres son diferentes. El efecto fue inmediato. El estudio no solo aporta argumentos científicos sino también la madre de las pruebas: ¡fotos!

CerImagen del estudio de la Universidad de Pensilvania que muestra las diferentes conexiones cerebrales que se producen en el cerebro dependiendo de si este viene insertado dentro de un bio-hombre o de una bio-mujerebro_Pikara

Imagen del estudio de la Universidad de Pensilvania que muestra las diferentes conexiones cerebrales que se producen en el cerebro dependiendo de si este viene insertado dentro de un bio-hombre o de una bio-mujer

No he encontrado ningún análisis crítico con este estudio en ningún medio español, cosa que sí hizo el responsable de la sección científica del británico The Guardian (la traducción es mía):

La respuesta de la prensa era previsible. Una vez más, los científicos habían “demostrado” que los cerebros de los hombres están programados desde el nacimiento para proporcionarnos mejores capacidades espaciales, despojarnos de empatía hacia los demás y hacernos correr, como rímel, al menor indicio de emoción. Igualmente, el equipo había dado una explicación al “hecho” de que las mujeres no pueden usar sacacorchos o aparcar coches, pero pueden recordar nombres y caras mejor que los hombres. Todo está escrito en nuestras neuronas al nacer.

Como ya he dicho, he leído este tipo de cosas antes. No lo creía entonces y no lo creo ahora. Se trata de  determinismo biológico en su forma más tonta y trivial. Sí, los hombres y las mujeres probablemente cuentan con conexiones cerebrales diferentes, pero hay poca evidencia convincente que sugiera estas variaciones son causadas por otra cosa que no sean los factores culturales.

Así es que… ¿Son machistas los relatos de los mass media? ¡No! ¡Es el determinismo biológico, estúpidas! Feliz 2014 si nos dejan.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Machismo y medios: lo peor de 2013
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Comentarios recientes

  1. Para muestra un botón

    ¡Estupenda recopilación de nuestras manías persecutorias, exageraciones y paranoias! Está claro que el problema planetario, en realidad, es nuestra tendencia feminista a hiperbolizar situaciones. Se me ponen los pelos como escarpias…qué mundo. Feliz 2014! Si nos dejan. Uff…

  2. Pingback: En Pikara: Machismo y medios, lo peor de 2013 |

  3. Pingback: Machismo y medios: lo peor de 2013

  4. José Ignacio Galán Ugartemendía

    Genial, menos de lo Michelle Obama, porque, si fuese blanca, rosa, amarilla o… ¿diríamos “simia celosa”? Una sobrada fuera de lugar. Y no sólo porque sea negra. ¿Acaso de una serie de fotos podemos sacar conclusiones? Cualquiera que se dedique al audiovisual sabe que no. ¿Acaso es justo tratar así, “simia celosa”, a una mujer, sea la quien sea y haga lo que haga? A ver si nos ha salido un ramalazo misógino y no nos hemos dado cuenta. El resto de lujo, pero eso… como que no.

    1. María José

      Pensé exactamente lo mismo. En lo que denuncia el machismo peca de racista.

    2. Marcia

      Cuando vi las fotos de Michelle solo pensé que tenia verguenza de lo que hacia Barack…tomandose fotos como un adolescente en un concierto y olvidando que estaba en un funeral

  5. José Ignacio Galán Ugartemendía

    Creo que he sido un poco bocas. Perdón.

    1. Patricia

      Lo de la simia hacía referencia al artículo de El Mundo sobre chimpancés… Dudé sobre si escribir en este tono tan irónico y al final lo dejé así, que es como me salió de primeras… :)

  6. Koke

    Pues muy buen artículo… menos el final. Diferentes no implica mejores o peores. Y un estudio científico es un estudio científico. Criticable, claro. Pero están más que demostradas esas diferencias. No puedes “no creertelas”.

    1. Patricia

      Lo que pone en cuestión el artículo de The Guardian (con el que estoy totalmente de acuerdo) no es que existan o no esas diferencias y que se puedan o no demostrar, sino cuáles son las causas: “Sí, los hombres y las mujeres probablemente cuentan con conexiones cerebrales diferentes, pero hay poca evidencia convincente que sugiera que estas variaciones son causadas por otra cosa que no sean los factores culturales”. Este punto de vista no determinista también está respaldado por estudios científicos (un estudio científico es un estudio científico). Por cierto, soy mujer y aparco estupendamente.

      1. Tomás

        Concuerdo con todo lo demás, menos el último sobre The Guardian. Lamentablemente -no tengo dudas- tradujiste mal y/o leíste mal. “As I have said, I have read this sort of thing before. I didn’t believe it then and I DON’T believe it now.” Tradujiste mal esa parte, que es crucial. Además está lleno de referencias que desacreditan, con muy buenas ironías y argumentos, la validez del hallazgo científico. No sé si no leíste completo el artículo o porqué omitiste cuando ironiza con la construcción cultural de los colores asignados al género: “coloured blue, needless to say”, o cuando critica la respuesta de la prensa a este tipo de hallazgos científicos con sesgo determinista: “The response of the press was predictable.” o cuando incluso critica, citando a Plomin, la importancia relativa de las diferencias de género en la academia: “when gender differences are uncovered by researchers they are frequently found to be trivial.” Espero corrijas el error, porque el artículo de The Guardian (escrito por McKie) es bastante bueno y serio. Saludos.

        1. Patricia

          Sí, claro es un error. El resto de referencias… bueno… no pretendía escribir de este tema en concreto, solo quería subrayar que a los medios les encanta divulgar los estudios que les sirven para cimentar sus prejuicios.

  7. laura freixas

    Excelente artículo, enhorabuena. Lo vamos a colgar, con vuestro permiso, en la web de Clásicas y Modernas, asociación para la igualdad de género en la cultura.
    Feliz 2014 y un abrazo,
    LF

  8. Cristina

    Yo no sé si Michelle Obama estaría celosa o no. Quizás sea una ingenua, pero a mí me pareció que se cabreaba porque su marido estaba pasándoselo teta y haciéndose fotos en el funeral de Nelson Mandela. Me parece que yo estuviera en su lugar, habría reaccionado también mal. A mí me cabreó, desde luego. Joder, eres negro, estás en el funeral de un hombre que luchó toda su vida contra el racismo, que pasó 27 años en prisión por su lucha, y tú en su funeral te comportas como un adolescente en un baile.

  9. marta

    El cerebro se crea usándolo. Es decir: el entorno y nuestros actos literalmente construyen el cerebro. De manera que sí, hay diferencias, pero no es posible saber cuánto es aprendido -cultural- y cuánto innato. Sobre todo cuando sólo comparas cerebros de una sola cultura.
    En algunos estudios se han analizado distintas cualidades transculturalmente y los hallazgos muestran que muchas de esas habilidades son adquiridas. El efecto pigmalión modela el cerebro física y psíquicamente. En culturas igualitarias la capacidad espacial o la habilidad matemática son iguales en hombres y mujeres.

  10. Noe

    Es muy probable que algunas diferencias sean adquiridas, y también es posible que haya diferencias genéticas, mi pregunta es ¿qué tendría eso de malo? quizás lo malo no es que seamos diferentes, quizás el problema es que se considere que lo masculino es mejor…

  11. Marta

    Había añadido un comentario pero no lo veo… espero que no salga duplicado.
    Decía que esas diferencias serán malas en la medida en la que empeoren nuestra calidad de vida y nuestra capacidad de actuación. Siempre será mejor tener más capacidades que menos, ¿no? Si crecemos creyendo que no seremos capaces de hacer algo porque se nos ha educado en esa creencia, acabaremos no siendo capaces, aunque hubiésemos podido serlo a priori. La educación pasa factura y deja huellas en el cerebro. Hay que tener mucho cuidado con la psicología evolucionista porque no tiene en cuenta el impacto de los entornos culturales en los que se desarrollan los cerebros.
    No es casual que se diga que las mujeres tenemos más capacidad para identificar sentimientos o recordar caras: se nos ha educado para la empatía, para el cuidado de los demás. Los hombres pueden tener menor capacidad simplemente porque no la han entrenado, porque la sociedad no considera que deban desarrollarla. ¿Es posible recuperar esas capacidades “perdidas”? Sí, por suerte, trabajando en esa dirección. El cerebro humano es sumamente plástico, esa cualidad es precisamente la que nos ha dado una capacidad de adaptación tal alta en el entorno.
    Sobre si “lo masculino” es mejor o peor que “lo femenino”, pues dependerá de la libertad que otorgue cada sistema cultural referido a los hombres o a las mujeres. La situación histórica actual deja bien claro que las mujeres somos menos libres que los hombres (menos posibilidades laborales, más cargas familiares, menos salario, más control sobre nuestras vidas etc). La verdad, creo que hemos salido perdiendo. Un saludo.

  12. Juan Ignacio Pérez Iglesias

    Los grandes medios, no, pero algún blog de ciencia, sí criticó el estudio mencionado en el último ejemplo: http://edocet.naukas.com/2013/12/10/de-color-bien-pero-flota-las-presuntas-diferencias-en-conectividad-entre-varones-y-mujeres/
    Y, por cierto, es una crítica muy bien fundamentada.

    Al margen de lo anterior: tan acientífico es sostener que las diferencias entre hombres y mujeres sólo tienen origen cultural como sostener que sólo tienen origen biológico. Genes y entorno interactúan.

  13. Marta

    Bueno, he dicho que no se sabe cuánto hay de cada cosa. Lo que sí se sabe es que muchas de esas diferencias son culturales. Eso sólo puede saberse haciendo estudios transculturales. Si fuese una diferencia biológica, tendría que estar presente en todas las culturas analizadas (como promedio estadístico), pero eso no ocurre.

  14. Forza4

    La primera en la mente: conozco a alguna mujer que aparca mejor que muchos hombres, es decir: la visión espacial, el leer un mapa, o el aparcar mejor (dependiente, a su vez, de la propia visión espacial), no depende de si eres hombre o mujer :) .

  15. Laura

    “El estudio no solo aporta argumentos científicos sino también la madre de las pruebas: ¡fotos!” Ajajaja, me aparto, qué arte tenéis! Gracias por la recopilación, y por estar ahí al pie del cañón dando análisis del bueno. :)

  16. Patricia

    Por supuesto, viva la diferencia… el problema es que el argumento biologicista se usa para sostener el patriarcado y para limitar los espacios de las mujeres, creo yo. Lo que pretendía decir, más que apoyar una u otra cosa, es que a los medios les encantan estos estudios y los titulares idiotas del tipo: EUREKA, LAS MUJERES NO SABEN APARCAR Y LOS HOMBRES NO LLORAN, ¡¡¡LO DICE LA CIENCIA!!!

  17. Pingback: Por qué el video de Los Tres es un error - Es mi fiesta

    1. Ruth

      Maaaadre!!! Que los media son causa estructural de la violencia machista????pero de dónde te sacas eso? Todos los que acceden a ellos son por tanto maltratadores en potencia y víctimas sumisas de base,no?igual de absurdo es manipular en un sentido, como en el otro.Ni los hombres son “el coco” ni las mujeres somos la panacea a todos los males. Demonizar a un género en favor de otro me parece igual de rastrero que ningunearlo. Generando odios es seguro que no avanzaremos.

  18. Ingrod

    Lo que me pareció curioso sobre lo de Michelle Obama es que todos los medios enseguida saltasen a la conclusión de que era por un tema de celos, que estaba enfadada era obvio, lo demás pura especulación, y en esa especulación es donde está la clave del asunto. Es revelador que siempre caigan por el mismo lado. Tan fuera de lugar estaban los celos como hacer el tonto con el móvil. Aunque lo de compararla con una simia creo que viene más de esa manía moderna de remontar los orígenes de la pareja romántica heterosexual burguesa y todos sus adornos a los primates primitivos, como si por en medio no hubiera habido miles de años de historia patriarcal. Yo estudie prehistoria en la facultad y poca gente se plantea lo enormemente especulativas que son también todas esas conclusiones y bonitas teorías que enseguida saltan a las portadas. Son TAN reveladoras: aun no vi ninguna que demostrara algo que los dos sexos hagan por igual, siempre recalcan “las diferencias”.

    En lo demás completamente de acuerdo, aunque yo diría que lo de Ángela Merkel fue más por cálculo electoral, para atraer a cierto electorado conservador.

  19. Pingback: Esceptica | Fugaces 06/01/14

  20. Victoria

    Ridículo!!!!! Estoy harta de ver a Hugh Jackman yendo a la compra o llevando a sus hijos al cole en la prensa. Undargarín yendo a la compra….
    Una jefa de estado con ropa más que informal es noticia porque se le da un prisma de normalidad. Michelle Obama demostró varias veces que los tiene bien puestos y esas fotos era algo gracioso. Si no hubiera reaccionado la habríais tachado de sumisa…
    Y digáis lo que digáis hay un cerebro masculino y otro femenino cada uno con sus virtudes y sus defectos.
    Esto me parece ya buscar tres pies al gato.

  21. Pingback: “Machismo y medios: lo peor de 2013″ por Patricia Reguero « Clásicas y Modernas

  22. Pingback: Machismo y medios: lo peor de 2013 | impunemex.com

  23. Pingback: ¿Racista yo? ¿Machista eso? | Una realidad (in)visible

  24. Raps

    No me queda claro algo, en el párrafo final, ¿Argumentas que las conexiones cerebrales pueden modificarse según el entorno cultural? ¿Podrías profundizar en ello o darme alguna fuente por favor? Me interesaría mucho leer eso.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR