Lo más duro fue el tabú Derecho a decidir

Es una experiencia dura físicamente, que te deja agotada, débil y dolorida. Pero lo peor es no poder contarlo.

Isabel

Aborté hace cuatro años. Con una pareja esporádica, un amigo, no usamos preservativo y aunque tomé la píldora del día después, esta falló y me quedé embarazada. Siempre fui consciente de que había cometido un error al no usar precauciones, y ha sido el único sentimiento de culpa que he tenido después, por las consecuencias que tuvo en nuestra relación ese momento.

En cuanto supe que estaba embarazada, llamé a una amiga que ya había pasado por un aborto voluntario, y que me indicó a qué clínica ir y cómo iba a ser el proceso. Nunca antes habíamos hablado de su aborto mas que de pasada, y agradecí mucho que ella me contara lo que había sentido y cómo iba a ser el proceso.

En esos días, pensé muchas veces que tenía suerte: suerte porque no tenía trabajo en ese momento, así que no tuve que dar explicaciones para poder ir a la clínica el día de la intervención y guardar reposo unos días después. Suerte, porque tenía algunos ahorros y pagar el aborto, unos 500 euros, no fue un esfuerzo económico y no tuve que acudir a la seguridad social, donde el proceso hubiera sido muchísimo más largo. Y suerte porque no tuve dudas de que tenía que hacerlo: para mí no era el momento de ser madre, ni la manera de serlo.

¿Abortar es un trauma? No a nivel psicológico, pero sí que es una experiencia dura físicamente, que te deja agotada, débil y dolorida. No creo que después de haber pasado por esa experiencia, nadie desee
repetirla y si lo hace, será porque sabe que las consecuencias de un embarazo no deseado traen mucho más dolor, de otro tipo, que un mes sangrando.

Lo más duro en cuanto a sentimientos, para mi, era el tabú. No poder contarle a mis amigos o a mi familia por qué el mes que tardé en recuperarme había estado tan cansada y recluida en casa. No saber si contárselo o no a mi siguiente pareja, y cómo hacerlo para que entendiera mi cuidado con los anticonceptivos, por ejemplo. Creo que hay amigas a quienes nunca les he contado nada y sin embargo siempre pienso que sería importante contar mi experiencia a otras chicas, para que si un día tienen un embarazo no deseado, tengan toda la información.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Lo más duro fue el tabú
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies