Diario de una abortista Derecho a decidir

Yo he abortado. Sí, lo he hecho. Y lo digo. ¿Te apetece seguir leyendo?

Gemebunda

Quizás te dé reparo, aunque no tanto como si lo estuviéramos hablando en persona, ¿verdad? Quizás no te interese saber mi historia, o la historia de por qué debemos tener una libre elección. ¿Te incomoda el tema? ¿Has puesto los ojos en blanco? ¿Estás pensando en huir de esta conversación? Adelante, escapa, pero permíteme que continúe.

Yo no quiero ser madre. Nunca lo he querido ser. Porque ser mujer no significa que tengas que serlo; solo es una elección más. Una amiga me comentaba hace poco el interrogatorio que supone decir que no quieres tener hijos por parte de otras personas.  Pero la pregunta correcta sería, ¿y tú? ¿por qué quieres ser madre? Y sí. Nos han metido en la cabeza a todas que por ser mujer estamos predestinadas a ser madres. Que hemos nacido para eso; que está en nuestra naturaleza. Claro, no podemos elegir, ¿cierto? Porque es un derecho que todas tenemos pero, ¿es una obligación?

Y sí, yo he abortado. Y no he podido hablar de ello. Porque yo lo veo como algo inherente a mi condición de mujer, y parece que nadie más lo ve así. Porque noto un silencio incómodo cuando quiero hablar de mi experiencia; porque es eso, una experiencia. No se ve como algo natural; porque es algo ante lo que la gente no sabe reaccionar. Porque muchos lo defienden y no saben cómo afrontarloPorque claro, es mucho más fácil hablar de una idea que encarar una experiencia encarnada, ¿verdad? Porque parece que la sociedad no está preparada para que se hable abiertamente de estos temas. Porque nadie quiere escuchar un relato de tales magnitudes; nadie se espera que una mujer que ha abortado lo hable sin tapujos y sin ningún cargo de conciencia.

Y me toca la moral. Me la toca el hecho de que nadie quiera escucharme. La sociedad ha decidido no escucharme. Y no, no es que esté traumatizada. Me alegro de la decisión que tomé. Fui consecuente conmigo misma. Pero es algo vital, al igual que tener un hijo, solo que esa decisión si está aceptada socialmente. Una puede hablar de cómo la llevaron a paritorio, de cómo le practicaron una cesárea, y yo no puedo hablar de cómo me aspiraron el útero. Y es que claro, decidir tener un hijo no es tabú; decidir no tenerlo sí.

Porque sí, es comprensible que haya quien no quiera recordar su aborto. Porque hay gente a quien le ha supuesto un trauma. No es algo agradablePero se hacen necesarios los espacios para hablarlo, para compartirlo y para normalizarlo. Porque el hecho de que sea tabú, influye en las mujeres. Influye en cómo lo afrontan, en cómo sienten el proceso. Y al final, no deja de ser otra construcción social; otra forma de control. Porque las mujeres tenemos que ser madres  y si decidimos no hacerlo, nos crean cargo de conciencia. Un equipaje muy pesado con el que deberás cargar toda tu vida.

Y lo curioso es que yo no tengo equipaje. Estoy orgullosa de mi elección. Porque elegí, y porque a nadie le incumbe el tipo de vida que elijo vivir. Pero mi relato está fuera de lugar. Mi historia no tiene cabida en ningún espacioPorque soy una mujer que decidió no ser madre. Porque soy una mujer que no se siente culpable por no querer serlo.

Y ahora te preguntarás, ¿estas líneas son ficción o se trata de una vivencia real?  ¿Crees que eso tiene  importancia?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Diario de una abortista
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. María

    Yo estoy a favor del aborto. Vi los porcentajes de abortos del año pasado. Tan sólo me pareció algo elevado el número de mujeres que se habían sometido a esta intervención en tres o más ocasiones. Si de verdad el gobierno quiere reducir el número de abortos ¿por qué no mejora la información sexual? Algunas de esas mujeres que han tenido tres o más abortos, a lo mejor, con una mejor información se hubieran ahorrado esa intervención y el estado hubiera ahorrado también dinero. Si esas mujeres están expuestas a un embarazo no deseado, a lo mejor también están expuestas a enfermedades de transmisión sexual y por desconocimiento, pueden ser más vulnerables. Es más fácil reprimir un derecho femenino antes que mejorar la información sexual. De esa forma, algunas mujeres no tendrían que sufrir abortos y tendían prácticas sexuales más seguras. Un aborto no es una experiencia agradable (aunque sea un derecho que tenemos las mujeres) y si se pueden evitar, mejor.

  2. Laura

    Sobre el artículo, ¿qué decir? comparto al 100% su visión. Sobre el comentario de María, creo que si una mujer recurre al aborto de forma reiterada, hay un problema, sin duda, pero entramos ya en un debate totalmente al margen del derecho a decidir por parte de una mujer. Y detrás de ese problema puede haber muchos factores y el más grave de ellos podría ser la violencia sobre la mujer. Justamente el aborto en la sanidad pública es una herramienta para detectar estos casos. Una mujer es libre de decidir, pero si se producen abortos de forma continua yo, personalmente, no veo mal que el personal sanitario asesore sobre métodos de anticoncepción, prevención de enfermedades de trasmisión sexual o, lo que es muy importante, informe de qué hacer en el caso de haber violencia sexual.

  3. María

    Efectivamente, Laura. Has captado mi visión completamente. Este estado en lugar de analizar las causas por las que las mujeres recurren al aborto, reprimen un derecho que tenemos las mujeres. Si una mujer, quiere abortar debe poder hacerlo en condiciones seguras. La Ley Aído llevaba consigo un fuerte programa de educación sexual pero la gente sólo se quedó con el mensaje de que las menores podían abortar sin consentimiento paterno (cuando según el número de chicas que lo han hecho ha sido únicamente 500 en todo el país). Si quieres reducir el número de abortos, fomenta la educación sexual pero no reprimas. La gran mayoría de las mujeres te lo agradecerán porque muchas ni siquera saben que están expuestas a enfermedades sexuales.

  4. Florencia

    El problema no es decidir no ser madre. El problema es que abortar no es decidir tomar anticonceptivos o decidir nunca dejar de tomarlos, el problema es que abortar es matar un ser humano en potencia. Creo firmemente que la mujer está en todo su derecho de decidir ser madre o no. Es una decisión sobre SU vida y SU cuerpo. Pero desde el momento en que aborta está decidiendo sobre la vida de otro ser. Creo que la decisión no tiene que llegar cuando te embarazás sino antes, tomar todos los recaudos posibles. Siempre hay un 0,99% de probabilidades, pero todo lo que una pueda hacer, hacerlo.

  5. Florencia

    Ojo que no soy madre y a mis 28 años y medio no siento ni un poco de ganas de serlo. Pero si me quedo embarazada ya no decido solo por mí. La posibilidad de ser madres es una bendición y a la vez una maldición para las mujeres

  6. Pingback: Anónimo

  7. Lisandra

    Florencia estás diciendo que ¿si falla el preservativo y la mujer queda embarazada se tiene que aguantar y parirlo igual? Respeto ese punto de vista siempre y cuando la persona que lo piensa quiera vivir de acuerdo a él y no vaya por ahí imponiendo a las demás para que hagan lo mismo, cosa que hace la Iglesia. Lo de imponer si que no lo respeto en absoluto. Yo he abortado y lo volvería a hacer. No le tolero a nadie que me quiera venir a dar clases de moral y mucho menos a decirme que si quedo embarazada tengo la obligación de parirlo. En mis carnes mando yo y nadie más que yo.

    El artículo genial, como siempre.

  8. Pingback: Yo aborté, y no soy víctima | Borroka Garaia da!

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies