Aborté con Misoprostol Derecho a decidir

Mientras trataba de salir de la depresión postparto en la que me encontraba, descubrí que estaba embarazada de nuevo. Lloré horas y me odié por llevar en mis entrañas a alguien a quien no deseaba, lloré y odié vivir en un país en el que el aborto es ilegal.

Mi nombre es Maria, tengo 23 años y una hija de un año y 9 meses.

Hace un año, mientras trataba de salir de la depresión postparto en la que me encontraba, descubrí que estaba embarazada de nuevo. La noticia me cayó como un balde de agua fría. Lloré horas y me odié por llevar en mis entrañas a alguien a quien no deseaba, lloré y odié vivir en un país en el que el aborto es ilegal y mi pareja y yo, que hasta ese día nos habíamos considerado “provida” nos dimos cuenta que una cosa es hablar acerca del aborto y otra muy diferente era estar embarazados y no desearlo.

¿Mis razones para desear abortar? Sencillamente yo no quiero ser madre otra vez (a pesar de que amo a mi hija con locura), en ese entonces apenas empezaba a aceptar a mi hija debido a una fuerte depresión postparto que me llevó a tratar de matarme en año nuevo, había pasado los primeros meses desde su nacimiento en consulta psiquiátrica, tomando antidepresivos y ahora, justo cuando empezabamos a estar juntas, resulta que hay otro ser humano amenazando con destruir nuestra relación e incluso mi vida. Yo sentía que si llevaba a término mi embarazo, luego de parir saltaría por una ventana o me colgaría, yo no quería a esx hijx. Esx bebé no merecía nacer así. Mi depresión y odio por esx niñx era tan fuerte que mi vida dependía de no tenerlx, pero eso nadie lo hubiera entendido.

Como les dije anteriormente, es difícil pensar en abortar en un país en el que dicha práctica es ilegal, muchas de mis amigas quedaron embarazadas y tuvieron que parir hijxs que no deseaban por la idea que nos metieron en el inconciente de que “en mi país no hay forma de abortar”. Yo empecé a investigar y me puse en contacto con womenonwaves.org, ellas me asesoraron acerca de como abortar con Misoprostol y lo hice. Su ayuda fue invaluable, ellas estuvierno junto a mí todo el proceso, mediante correos electrónicos.

Yo conseguí las píldoras de manera clandestina, las tomé sin remordimiento alguno y completamente convencida de que esto era lo que quería hacer, mi pareja me apoyó, aceptó mi decisión y la hizo suya. Las contracciones y el sangrado empezaron unas horas después. Pasada una semana, fui con mi ginecólogo y le comenté que creía que había tenido un aborto espontáneo (decir que tuve un aborto voluntario me hubiera puesto tras las rejas). Luego de una revisión, mi diagnóstico fue corroborado: aborto completo.

¿Si sentí culpa o tristeza luego de la confirmación de mi aborto? No, sentí que era una nueva oportunidad para tomar buenas decisiones, sentí orgullo de haber sido lo suficientemente fuerte para decidir lo que yo quería hacer y ponerle el pecho a las balas, sentí paz, por no traer al mundo a un ser humano no deseado, sentí agradecimiento por quienes me ayudaron, rabia por el sistema que nos obliga a escondernos para abortar, ganas de ayudar a otras mujeres en mi condición.

Un año después y completamente recuparada de mi depresión, puedo decir que no fui víctima ni culpable, fui protagonista de MI HISTORIA (asi debería ser siempre), no dejé que NADIE (ni siquiera a mis ideas preconcebidas acerca del aborto) se interpusieran entre mi decisión y yo.

¿Volvería a hacerlo? Decidí realizarme la Salpingectomía, para estar segura de que eso jamas volveria a pasarme, pero si estuviera de nuevo, un año atrás, sabiendo como es el proceso, etc… ¡VOLVERÍA A TOMAR LA MISMA DECISIÓN!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Aborté con Misoprostol
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. Pingback: Yo aborté, y no soy víctima | The Fuckington Post

  2. Pingback: Yo aborté, y no soy víctima | Borroka Garaia da!

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies