¿Cómo se folla bien? Afinando el órgano, Cuerpos

“Mi pregunta es rápida: ¿cómo se folla bien?” El Dudas.

Sonia R. Arjonilla

Sonia R. Arjonilla

Querido Dudas, lo mismo me pregunto yo. ¿Qué es exactamente follar bien?: ¿que la otra persona tenga muchos orgasmos?, ¿que te diga que lo ha pasado muy bien?, ¿si ha durado lo suficiente?, ¿que sabes muchos ‘trucos’?, ¿si se ha estado a la altura?, ¿qué es estar a la altura?, ¿lo medimos en cantidad o en calidad?

Cada vez que me hacen la pregunta ‘¿cómo se folla bien?’ o la afirmación ‘yo follo muy bien’, me surgen todas estas duda. En sexualidad, como en todos los aspectos de la vida, hay tantas formas de disfrutar como personas. Si nos ceñimos al aprendizaje cultural, follar bien es, en el caso del hombre, que su erección dure mucho y que la otra persona parezca que disfruta mucho y tenga muchos orgasmos. Y, en el caso de la mujer, que sea complaciente, que no tarde demasiado en tener un orgasmo y si tiene cuatro, cinco o más ¡ya se es una máquina! Y, en ambos casos, adelantarnos a los deseos de la otra persona para que, mediante sus signos aparentes de disfrute, nos confirme que lo estamos haciendo bien. Vamos, todo súper natural y fluido. Si vamos un poco más allá y nos preguntamos ‘¿dónde está el foco de atención en estos encuentros?’ ¡Efectivamente!, en la otra persona que se convierte en jueza y parte.

Por muy bien que se desenvuelva alguien en estas lides, si la otra persona no se da permiso para disfrutar, no lo va a hacer

Partimos de la base de que, por muy bien que se desenvuelva alguien en estas lides, si la otra persona no se da permiso para disfrutar, no lo va a hacer. Nadie puede provocar placer y orgasmos en otra persona, a lo sumo puede contribuir, pero nunca será la o el artífice del mismo. De ello hablábamos en el artículo ‘Mi pareja se siente culpable por no darme orgasmos’. Sabiendo esto, puedes disponer todos los elementos para que el encuentro sea satisfactorio según tu opinión…, pero no olvidemos que es TU opinión. Si alguna vez has practicado algún tipo de deporte, habrás notado que, por muy bien que juegues, hay partidos que pierdes aunque la otra persona en general haya perdido partidos que tú has ganado. El motivo seguramente sea, aparte de tu estado mental y físico de ese día, que la otra persona tiene diferente estilo de juego, y por tanto, requiere de tu flexibilidad para ver cómo afrontarlo.

Me he encontrado con casos en los que parejas que están iniciando una relación no llegan a disfrutar plenamente del sexo, porque una de las partes está empeñada en que antes follaba bien y ahora la otra persona no es tan receptiva y, por tanto, es la que tiene el problema. CRASO ERROR. Así como es un error también que la persona que disfruta menos culpe a la otra por no disfrutar más. Las relaciones sexuales genitales son cosa de dos (o más)… y cada encuentro es único, por tanto no hay un guion preestablecido que dicte lo que hay que hacer. Para ello lo mejor es escuchar qué nos dice el momento. Y con el momento me refiero a la voz de la otra persona, a sus movimientos, su respiración; es decir, aparcar la cabeza y disfrutar del ahora. Darnos la oportunidad de que sea el instante el que dicte los pasos y no tanto lo que se cree que hay que hacer.

Darnos la oportunidad de que sea el instante el que dicte los pasos y no tanto lo que se cree que hay que hacer.

Y aquí llegamos al quiz de la cuestión: ¿no tendría más sentido que la expresión follar bien fuese realmente pasártelo bien tú?, ¿que el foco de atención estuviese en pasártelo tú de lujo?, ¿en decir qué es lo que te gusta?, ¿en confiar en que la otra persona lo diga también? Así, nuestro nivel de disfrute se basaría realmente en certezas (‘me lo he pasado bien’) y no en presuposiciones y deducciones (‘¿se lo habrá pasado bien?’). Con este enfoque también nos ahorraríamos las expectativas que nos hemos autoimpuesto y que se convierten en la medida para decidir si lo he disfrutado o no, convirtiéndose así las relaciones sexuales en exámenes que no dependen tanto de ti como de lo que creas que piensa la otra persona. Y aquí, gente querida, nuestra intuición puede jugarnos malas pasadas.

El decálogo para tener el nivel experto en el sexo empieza por tener el foco en el placer y la diversión y, a partir de ahí, empezar a jugar desde la curiosidad. Redescubrir el goce de dar y recibir y no tanto el dar para conseguir que la otra persona disfrute, sino el dar sabiendo que recibes también. Y en este recibir tú incluyes lo que quieras: desde el sabor de la otra persona, a la textura, los gemidos, el peso del otro cuerpo sobre ti, etc. Porque, por más que nos empeñemos en que los seres humanos no somos egoístas, lo somos. Y si damos, estamos recibiendo también. Es un proceso bidireccional. En otro artículo me extenderé más sobre el sano egoísmo o egoísmo positivo pero, por ahora, quédate con esto: cuanto más te centres en ti, más podrás disfrutar. Y centrarte en ti implica también sembrar aquello que quieres recoger. Me explico con un ejemplo (¡que ya sabéis que me encantan!) de la misma situación desde diferentes enfoques.
Pongamos el caso de que voy a mantener relaciones sexuales genitales con una mujer. Por experiencia sé que a la mayoría de las mujeres les gusta que le dé mordisquitos en la oreja mientras les estimulo el clítoris a una velocidad media…

Y centrarte en ti implica también sembrar aquello que quieres recoger.

Caso 1: me aplico en desempeñar esta técnica, pero veo que en este momento no causa la sensación que me esperaba. Pienso que la otra persona tal vez esté nerviosa y me aplico otra técnica que sé que funciona…Y tampoco da señales… De hecho, me corrige y me dice que lo haga más rápido, pero yo sé que esta técnica es implacable. ¡Madre mía!, ¿cómo hago para que disfrute si no se relaja?

Caso 2: mientras desempeño la técnica, siento que tal vez no le esté gustando porque no gime. Me dice que lo haga más rápido. ¿Ves? ¡Lo sabía! ¡Lo estoy haciendo fatal y va a pensar que soy un desastre como amante!

Caso 3: me encanta la textura de las orejas y cómo el olor de la otra persona se mantiene detrás de la misma. Me recreo lamiéndola y le susurro al oído que me encanta sentir y oír su respiración. Voy bajando hasta la nuca y siento cómo comienza su respiración a acelerarse… ¡Me encanta! Ella me susurra que vaya más rápido y me guía la mano hasta su vulva invitándome a que vaya presionando sus labios externos. Le pido que me acaricie los pechos y… ¡El resto lo dejo a vuestra imaginación!

¿Veis la diferencia?

En el caso 1 se produce el efecto ‘sota, caballo y rey…, y si no le gusta, es culpa suya’. Esta actitud es ideal para no aprender nunca nada nuevo y acabar haciendo siempre lo mismo, sea algo que te guste o que no.

En el caso 2 nos encontramos con el efecto ‘dame el látigo que ya me fustigo yo’. Tanto en este caso como en el anterior, la atención está centrada en el hacer y no en el jugar. Cuando otra persona pide, no está corrigiendo, sino diciendo lo que a ella le gusta. Tiene tanto derecho a pedir como tú.

En el caso 3 nos encontramos el efecto ‘disfrute’. Así, a secas. La atención está centrada en cada quien. ¿Qué te gusta a ti?, ¿qué te pide la otra persona? Si te dejas llevar aprenderás el doble que si llevas el guion escrito a fuego. La actitud ideal es la de novel. No eres una persona experta en el cuerpo de la otra persona. Explóralo, saboréalo,… en resumen, disfrútalo. Confía en que la otra persona hará lo mismo y, de no ser así, puedes invitarla a que lo haga. Si el objetivo es disfrutar al máximo, crearás el ambiente idóneo para que así sea.

¿A qué estamos esperando para pasar del hacer continuo al disfrutar sin más?

Si quieres que nuestra sexóloga conteste a tus preguntas, escribe a participa@pikaramagazine.com

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
¿Cómo se folla bien?
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Estudié Pedagogía para contribuir a un cambio hacia la vivencia del placer sin culpabilidad. Me especialicé en Sexualidad, base de la formación y castración de nuestra personalidad. Parto de analizar la construcción actual del género como limitante de nuestra expansión.

    Comentarios recientes

    1. Aida

      No podría explicarse mejor. Mónica, realmente me ha encantado tu artículo. Es difícil encontrar personas que lo expliquen de manera sencilla y acertada. El placer es de cada uno, no podemos volcarnos en los demás y esperar a que cumplan nuestras expectativas sin siquiera expresar lo que nos gusta. O esperar que haciendo siempre lo mismo dé el mismo resultado.
      Un artículo magnífico!

    2. José Antonio Peñas (@japArtero)

      Conocer, descubrir el cuerpo de otra persona no es una decatlon ni una prueba de resistencia, es como pasear por un paisaje enteramente nuevo, y el mejor modo de disfrutar de ese paisaje es explorarlo y dejarte sorprender. Y desde luego esperar ansioso a que te pongan nota no es la mejor manera de hacerlo.

    3. Luisa Fda

      Moni, no sabes cómo me ha servido este artículo, efectivamente llevaba dos días dándome latigándome, estás en lo cierto, cuando uno cree que tiene todo logrado te encuentras con alguien que se siente más cómodo con otras exploraciones … definitivamente el caso número tres será un punto de enfoque para dejar que la energía sexual fluya tranquilamente.

    4. Sara Álvarez

      Siempre me ha parecido que el orgasmo es un momento muy solitario. Está muy bien el artículo.

    5. Cristian Hernández

      Totalmente de acuerdo con lo que explicas, no sólo por hacer disfrutar a cualquier persona significa que vaya a ser igual con otra distinta. En cierta medida, cada acto es distinto al anterior, incluso con la misma persona, hay que tener ante todo comunicación y dejarse llevar por las expresiones en cada momento, para hacer disfrutar hay que disfrutar con uno mismo. Esto es algo que personalmente ya sabía, pero con lo escrito ahora sé muchísimo más. Un 10 a tu artículo, esperamos más!

    6. Harto

      Ni machismo ni feminismo, que nadie te diga cómo follar. Si no sabes cómo copular con alguien por quien sientes deseo, no lo hagas. Si no tienes impulsos primarios que te guíen en algo tan esencial, no folles porque no mereces dejar descendencia.

      1. Lázaro

        Si ante cualquier dificultad de la vida tuviésemos que pensar “no valgo para esto” o “no estoy capacitado, no nací con lo necesario” y simplemente no hacer nada, pocas cosas conseguiríamos en esta vida, como individuos y como sociedad.

        1. Harto

          La diferencia es que nacemos sabiendo cómo hay que aparearse, y si no lo sabes entonces hay un problema. Si tienes un problema no deberías tener descendientes.

          1. Eneko Aritza

            ¿Tu solo follas para tener descendencia? Jojojo ¡Que patan! jojojo Hay muchiiiiisima gente que folla sin ninguna intencion de tener descendencia que para eso inventaron los condones.

          2. Alejandro

            Tener sexo (no todo es “aparearse”) es instintivo, si. Y si, como ser humano, te dedicas a quedarte sólo con el instinto y no aprender mas allá… Amigo, entonces es cuando hay un problema. Pero no te castres por eso. Vé más allá de tus miedos, confróntalos, enfréntate al problema y supéralo. Que con las personas que viven así su vida da gusto tener descendientes, y da gusto follar.

            1. harto

              Yo aprendo, y bastante mas que la media europea. Y en cuanto al sexo, no tengo miedo alguno.

    7. Pingback: Hablamos de sexo? | mujeres ni pasivas ni sumisas

    8. hugo alarcon

      yo tengo 52 años i tengo una pareja de 24 años mi ereccion erecti no es 100% pero si funciona hai algo para mejorar mi funcion erecti

    9. Pingback: ¿Cómo se folla bien?

    10. Lázaro

      Ya era hora de ver un artículo así.
      El resto de artículos del tipo (10 trucos para…) creo que perjudican más que ayudan, desnaturalizan algo que debería ser espontáneo y dictan unas normas sobre “el sexo deseable”.

    11. Pingback: Sexualidad e igualdad a debate en la UAH | El Cigüeñal

    12. Surfer

      Buen articulo. La idea que trasmites es perfecta. Dejarse llevar y que nos guien…..Saber lo que le gusta a la otra persona y seguirla……De hecho es una de las bases importantes.
      Pero……veo el articulo incompleto.
      Y dado que te gustan los ejemplos…….permiteme que te ponga un ejemplo para que entiendas por qué veo el articulo incompleto.
      Estamos dos mujeres. Imagina que yo hago un postre (el que sea) de vicio. Y pienso “con esto arraso”., como he podido arrarsar siempre.
      Pero me encuentro con una que no le gusta ese postre que tantas veces he hecho, y me dice ella que no le gusta lo dulce ni los postres, y me dice que prefiere cordero asado…(por poner un ejemplo). Y te pregunto….. ¿y si no eres una buena cocinera? si no tienes maña, habilidad, etc para hacerle un buen plato de cordero asado?. Puedes saber lo que quiere, pero no lograrlo.
      Pienso que es importante saber lo que la otra persona quiere, por supuesto, pero también pienso que la maña, habilidad, necesarias , te la da la experiencia.
      Un beso

    13. Bernardina

      A veces veo articulos que me hacen sonreir………..como se folla bien…….si la persona con la que estas , te gusta ,te agrada, te llena…..seguro que follas bien , porque solo , el estar con ella , es mas que suficiente……..yo soy de la opinion de que las cosas se deben hacer como quieran esas dos personas y nunca como figuran en los libros , de que cosas hay que hacer y como hay que hacerlas y cuando , a la porra con esas teorias que pienso que a veces son sacadineros simplemente………..recuerdo mi primera vez , que queria y no queria y con la que estaba me dijo deja todos esos tabues en la mesilla y ven aqui , que estamos los dos y a la porra los demas , que te han comido la cabeza con tonterias………….Un abrazo a tod@s

    14. Jose

      Llevo toda mi vida adulta buscando un sexólogo que me explique porqué no me siento a gusto follando y de repente, tonteando en google escrito “como se folla bien” y encuentro este magazine y este artículo que describe mi vida sexual y la forma en que llevo torturándome tantos años y también me añade la solución. Muchas Gracias

    15. Antonio

      Tanto el artículo, como los comentarios son bastante interesantes. Me gustaría, Mónica, hacerte unas consultas específicas… como puedo hacerlo… hay un foro aquí o alguna manera en privado…

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies