Ciberfeminismo y censura En red, Opinión

Irene Redondo, autora de Feministas Ácidas, reflexiona sobre el problema de depender de plataformas hostiles como Facebook para lograr una difusión masiva

Irene Redondo, ciberfeminista*

Imágenes censuradas por Facebook en Feministas Ácidas

Montaje de las fotos de la página Feministas Ácidas censuradas por Facebook

El ciberactivismo tiene el problema de que juegas en casa del amo, con las herramientas del amo y las normas del amo. Esto no es nuevo.

Facebook me eliminó entre otras una foto de un cérvix porque “incita a la pornografía”,  y la de cuatro señoras enseñando su culo delante de ‘Las tres gracias’ por “exhibicionismo”

Cuando las activistas necesitamos coordinarnos o almacenar información, son útiles plataformas y redes seguras (o por lo menos hechas desde el pueblo y no desde el poder) como N-1, pero a la hora de la difusión, de querer crear redes entre personas ajenas al activismo o utilizar la inteligencia colectiva para recopilar información o documentar casos, nuestras redes nos las comemos con patatas y tenemos que mudarnos a las redes sociales mainstream.

Facebook y Twitter son las redes más utilizadas, pero también son las que más asedian con su voraz censura. Lo que decía antes: con las herramientas del amo no desmontaremos la casa del amo. Así que hay que armarse de paciencia, de amor a lo que hacemos y resistir.

Facebook me ha eliminado fotos que retratan perfectamente el sistema censor en el que vivimos, y además lo hace con mucho humor:

Eliminó la foto de un cervix, sí, del interior de una vagina, alegando “incitación a la pornografía”; también borró la fotografía de un falso pezón por directamente “ser pornografía”; y eliminó la imagen de cuatro señoras enseñando su culo delante del cuadro de Rubens Las tres gracias en el que otras tres señoras enseñan su culo al óleo, esta vez por “exhibicionismo”.

Otras fotografías que han eliminado son señoras con estrías: dos veces, y esta vez sin explicación alguna, supongo que por falta de imaginación; y en Semana Santa la crucifixión de una mujer que enseñaba los pezones. A la plantilla de Zuckerberg se le debieron pasar los miles de Cristos que decoraban Facebook por esas fechas en el resto de cuentas. En fin.

El miedo es caer en cierta autocensura. Alguna vez me he descubierto moderando ciertos contenidos o no subiendo alguna imagen porque ya sabía que podía ser borrada

Todas estas eliminaciones conllevan sanciones como usuaria, es decir, puedes quedarte horas, días, semanas o meses sin poder hacer uso de tu cuenta, y cuando administras una página feminista de contenidos diarios esto se hace insufrible. Hasta ahora recomendaba como medida de seguridad que una misma página se administre con varias cuentas, ya que las sanciones iban para la cuenta desde la que se publicaba, pero ahora parece ser que la inhabilitación va para todas las cuentas que están como administradoras. Pero ya le volveremos a encontrar la trampa…

El miedo, y con lo que hay que tener precaución, es no caer en cierta autocensura, pues el ver que te eliminan contenidos y horas de trabajo llega a desesperar. Alguna vez me he descubierto moderando ciertos contenidos, ciertas palabras o no subiendo alguna imagen porque ya sabía que podía ser borrada, pero este es el precio que hay que pagar si creemos en un ciberfeminismo viral. Respiro, me relajo, recuerdo el amor a lo que hago y subo el coño más esplendoroso y sangriento que encuentre.

Porque al final la forma de llegar a más personas y seducir mentes que aún no están despiertas pasa por ir a buscarlas a lugares inhóspitos y no quedarse gritando en nuestro rinconcito seguro de N-1.

Blog: Feministas Ácidas.

Facebook: Feministas Ácidas

Twitter: @f_acidas

Ciberfeminismo y censura
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Irene Redondo

Periodista desde las entrañas hacia fuera. Radical, efectista, feminista ácida, y casi nunca llevo sujetador. Experiencia, virtud y formación como community manager, ilustradora, diseño y retoque fotográfico. Bailarina y cartelera de la revolución. Podemos encontrarnos en www.feministasacidas.com

    Comentarios recientes

    1. Luis

      En algún comentario a cuenta de una de las censuras ya lo propuse. Créese un grupo de seguidoras/-os “seguras” /-os, de manera que en cuanto censuren una foto esta se envíe a tantas personas como muros la colgarán en pocas horas. Feministas Ácidas tiene más de 30.000 seguidores; si colgamos esas fotos 1.000 o 2.000 personas, qué va a hacer FB: ¿represaliar cuentas por miles? A las aplicaciones, marcas y demás que, en última instancia, pagan una parte importante del invento quizá no les haga demasiada gracia.
      No sé. Pensadlo.

      Un saludo, suerte y gracias.

      1. Irene

        Sí, es cierto, puede ser una buena opción, pero me da que la “persecución” no es tanto hacia las imágenes en si, sino hacia las administradoras para acabar cerrando la página…

        1. Moonraker

          eso es conspiranoia. Facebook no tiene ningun interes en cerrar páginas feministas. No van por ahi los tiros, no os hagais las supermegavíctimas.

          Si que hay censura en FAcebook y si que hay un debate en torno a esto. Pero de ahi a pensar que hay un contubernio machirulo para cerra páginas feministas me parece cagar fuera de la pota

          1. Irene

            Es cierto, no creo que haya conspiración machirula, simplemente los criterios son machirulos de por si.

    2. Mar

      Esto tiene solución. Cuando comencé en esto, siempre quise mantenerme neutral y no implicarme políticamente, ni hablar de religión, ni nada por el estilo, porque entendía que todos debían entender un solo mensaje alto y claro: las mujeres somos personas de pleno derecho, y punto. Unos años después, he tenido que autocorregirme en todo eso. Si hay un asunto que forma parte desesperada de la política y la religión es, precisamente, el de los derechos de las mujeres. Sí se sebe hablar de lo “políticamente incorrecto” para cambiar el estado de las cosas, o no servirá de nada si solo nos dirigimos a quienes ya son conscientes y evitamos a los que aún viven anclados en la injusticia. Y sí se debe hacer no solo en terreno seguro (prensa feminista, blog y webs personales, etc), sino, sobre todo, entrando en el territorio más peligroso (por ejemplo, Facebook).
      Sí que persiguen a las cuentas que administran páginas y/o grupos feministas. Sí que, además, por desgracia, son absolutamente benevolentes con las cuentas que publican contenido de tipo pedófilo, machista, violento, etc. ¡A mí me lo van a decir! Los que me conocen y saben todo lo que me ha pasado, pueden dar fe. Pero ahí seguimos… 😉 Como el mar contra la roca, a veces más fuerte, a veces más suave, pero fabricando arenita poquito a poco…

    3. Pendenciero

      ¿Que esperais? Vosotras tambien censurais lo que no os interesa, a mi me han borrado mensajes no ofensivos de algunas de vuestras página, simplemente por ser hombre y salirme un poquito del pensamiento homogeneo que pregonais.

    4. Pingback: Facebook, (dudoso) estandarte de la moral | The Fuckington Post

    5. Pingback: Facebook, (dudoso) estandarte de la moral | La Bola

    6. María

      Pufff, acabo de darme cuenta de que ya no existe feministas ácidas en facebook (a buenas horas mangas verdes) . Una pena grande me invade, la verdad.

    7. Victoria

      Irene, ¿diste de baja el blog de Feministas Ácidas? Lo fui a buscar hoy y no lo encontré, qué pena! Me gustaba mucho.

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies