Comentarios recientes

  1. Beatriz Gimeno

    Pues qué te voy a decir, que muy de acuerdo; que perfectamente explicado y que como estoy en ese combate (e investigación) Lo enlazo a mi blog.

  2. Mitxoleta

    Joe, me ha encantado, totalmente de acuerdo.
    Además,se han hecho estudios y demostraciones como el de Harlow, en el que se demuestra que la lactancia no crea el apego, sino el cariño y el contacto es lo que hace la alianza. Eso lo puede dar tanto una madre, como un padre, como la persona que te cuide. Sino, ¿Qué pasa con las familias adoptivas, con las parejas homosexuales, no crearían nunca un apego, un vinculo?
    Además una mujer tras dar a luz, necesita cuidarse mucho, las posturas, la espalda, evitar cargar pesos, cuidar su suelo pélvico, que durante 9 meses ha sido machacado, castigado y que ha quedado como Rocky después de un combate.

  3. Beatriz

    Me alegro de leer estos artículos. Al menos me siento mejor. La discusión de la lactancia fue en parte responsable de mi divorcio. Mi ex mantuvo lactancia materna durante año y medio a nuestras gemelas a pesar de una depresión, 8 mastitis, una gripe A y llegar a un estado de agotamiento extremo y abandono de hasta el aseo personal. Y ni siquiera las amamantaba, se enganchaba a una máquina de tortura durante varias horas al día que le restaba salud y horas de sueño. Y todo por todas esas promesas de beneficios para las niñas. Creo sinceramente que tener hijos es maravilloso y el vínculo que desarrollas es fabuloso, y hablo en mi caso a pesar de no tener nada biológico con mis gemelas. Pero no podemos dejar de cuidarnos nosotras mismas ni dejar de lado a nuestras parejas.

    1. Marta

      Pues esto que cuentas, desgraciadamente se repite, el factor común: la llamada “crianza con apego”.

      Seguramente ella acabaría viendote como una “amenaza” para las niñas si le sugeriste lactancia mixta o el abandono de la lactancia, aunque dejaras claro que estabas pensando en su bienestar emocional al verla deprimida o caer en el pozo.
      Pero a veces, es demasiado tarde. A veces ya está demasiado instalado en tu cabeza esa falsa idea sobre nosotras mismas que nos vende la Crianza con Apego.

      Y no nos confundamos, la “Crianza con apego/natural/consciente” no es “querer a tus hijos, respetarles, atender sus necesidades, amamantarles y tener un parto natural. Ni siquiera atenderles con inmediatez, negociar o llevarles a un colegio respetuoso”. Incluye esos términos, pero no es solo eso. Eso lo hacen muchas madres, libremente y sin ideas preconcebidas sobre la crianza, desde que la mujer existe en la superficie terrestre y sin pertenecer a “un colectivo diferenciado del resto”. Hace 1000- 100- 10 años.

      Es lo que nos venden, junto a todo lo demás de la cesta, cuando nos hablan de crianza con apego.
      Porque ¿quién no está apegado a sus hijos?¿quien no los quiere y quien no los atiende? Una mala madre de verdad (maltratadora, que abandona a su bebé: que no lo ATIENDE o que lo mata nada mas nacer para no ocuparse de el).

      No una que da un biberón, o una que vuelve a trabajar o que no duerme con su hijo. No una madre que lo lleva a la guardería para volver a estudiar o a trabajar, no una madre que comparte con su pareja “el apego” de su hijo…
      Nada falla en la cabeza, ni en el inconsciente de estas madres, ni están faltas de instinto ni de maternaje, ni necesitan tribu por que probablemente reconozcan bien a la suya: ya la tienen, ni necesitan “empoderamiento” como mujeres, mucho menos como madres.

      Lo único que “les ocurre” a estas madres es que son ellas mismas.

      Todo lo que sea INCULCAR algo parecido a una ideología, es adoctrinar. Favorecer el proseletismo generando necesidades con falsos ideales y falsos recuerdos, haciendo un drama de la propia infancia o de la propia situación en el presente.
      Para la “Crianza con Apego” el simple hecho de plantearse dar biberón sin haber ningún problema con la lactancia materna alerta de que “algo falla” en la naturaleza de esa madre, algo falló en su infancia y tiene algún tipo de carencia no explorada que le hace “dañar a su hijo”. Y esto es una aberración y una injusticia, hay que ser retorcido para decirle estas cosas a una madre embarazada o puerpera.

      Cuando la defensa de “tu” lactancia materna, o de “tu” idea de colegio, de “tu” idea de atender correctamente a un bebé pasa de defensa a ataque indirecto: ESO ES LO QUE FALLA. Y es que… la “Crianza con Apego” nos convierte A TODAS en personas violentas si no sigues sus preceptos, nos convierte en maltratadas y maltratadoras sutiles, generadoras de traumas futuros en nuestros hijos, físicos y emocionales. Y claro, nadie quiere eso para sus hijos. Esa es la verdadera “sombra” de la Crianza con Apego.

      Seguramente habrá quien conteste y diga que no, que se ha malinterpretado el concepto, que quien lo vive así tenía un trauma, ya de antes aunque “no fuese consciente” o que no tenía una tribu para sostenerla o no “ha trabajado” su camino interior. Pero no, por favor…
      No es así,todas tenemos “tribu” (¿hay alguien que esté COMPLETAMENTE SOLA Y AISLADA DE LA SOCIEDAD? no), pero quizá no todas dentro de este ambiente y no por eso deja de ser TU TRIBU.

      Y digo yo ¿por qué tenemos que “confiar” mas en DESCONOCIDAS, que en nuestro entorno más cercano por el simple hecho de que amamantan o han decidido parir en su casa o practican el homeschooling? ¿Es la lactancia materna o una madre que lacta la garantía de que se es una persona íntegra?: NO. Se puede advertir VIOLENCIA en muchas de esas madres predicadoras. Violencia en contra de la salud emocional de una madre en un momento delicado, como es el postparto con lo que ello implica: hormonas alteradas, desconocimiento, falta de sueño, hipersensibilidad…

      Una violencia sutil y endulcorada que te engaña sobre la naturaleza de tus instintos y te genera inseguridades, que altera tu percepción sobre lo que estás “sintiendo en realidad” hacia ese hijo y respecto al apoyo que recibes de tu entorno más cercano.

      No nos convirtáis a las madres en “enfermas emocionales”, por favor, aunque sea indirectamente y aderezado con bonitas palabras.

    2. Elena

      No estoy de acuerdo en absoluto. Se sigue sin entender/respetar la crianza con apego, no como una esclavitud, sino como una opción escogida por una misma voluntariamente y por el placer que produce. Leer a Casilda Rodrigañez, o El concepto del continuum (en busca del bienestar perdido) de Jean Liedloff.
      A pesar del patriarcado y la Iglesia, y otros dogmas moralistas, que han hecho ver la maternidad como vosotros la describís, independientemente de esto, las madres sentimos algo que los demás no entienden, un placer, una unión con el pequeño.
      No tiene porqué ser un obstáculo en la pareja, no es una esclavitud, ni un obstáculo para nuestro desarrollo como mujeres. Fijaros en los pueblos “primitivos”, si se hacen las cosas con gusto y naturalidad no es un obstáculo sino todo lo contrario.
      Lo que es un problema para la mujer, para la pareja, para el hijo es la forma de criar occidental.

      1. Ave

        En los pueblos primitivos las criaturas pasan mucho más tiempo con su padres varones .La madre no es tan especial .

  4. María Juárez

    Hola Mayka,

    He leído tu artículo, lo he leído con cuidado y con respeto y con el mismo cuidado y respeto, expreso mi opinión. Yo no estoy de acuerdo ni en el enfoque, ni en el contenido del artículo.

    Primero, te comento que la lactancia prolongada y la lactancia a demanda son cosas diferentes. Pueden darse las dos juntas o no, no es necesario. Por otro lado, cuando una no sigue la lactancia a demanda de la criatura, sigue la lactancia a demanda del pediatra o de la pediatra, que será quien en lugar del bebé, pautará la cantidad de leche y el número de tomas. Creo que sin olvidarnos de que la criatura, la niña o el niño, es un ser humano (parece evidente, pero no lo es…en este tipo de discursos se olvida), tiene, como ser humano y no un muñeco de Famosa o un reloj de pared, necesidades que expresa y que son negadas de este modo de forma temprana para seguir un criterio médico-profesional. Después vendrá el trabajo de escuchar nuestro cuerpo, de dar cabida a sus señales, de confiar en el saber que acumulamos, de no medicalizar…. Eso será después de que hayamos perdido el contacto con nuestras necesidades reales, cosa que un bebé aún tiene intactas.

    Decir que las necesidades de una bebé, de un bebé, son subjetivas es ya relativizar lo irrelatibizable…las necesidades de la madre y del padre no son subjetivas y han de ser satisfechas, pero las de la criatura recién nacida no lo son. Entiendo que es necesario partir desde ahí porque sino el discurso no se sostiene, pero es partir de un lugar equivocado. El equilibrio a conseguir no pasa por encima de este “elemento”, de este ser humano, de esta persona, como si fuese un elemento meramente decorativo. Porque es precisamente la criatura la que justifica este tipo de debates, la que remueve y pone patas arriba todo, la que impulsa a encontrar un nuevo equilibrio, una nueva forma de organización en la vida diaria. Si no hubiese bebé, no estaríamos hablando de esto. El equilibrio pasa por satisfacer entonces y en la medida de lo posible las necesidades de la madre, el padre (si lo hubiese) y la criatura, no pasa por eliminar un elemento para que la ecuación resulte más sencilla.

    Evidentemente han de ser las mujeres quienes decidan si dan de mamar o no y hasta cuando, y es justo que así sea, nadie dice lo contrario. Pero han de ser las mujeres quienes libremente tomen esta decisión, sin presiones externar del tipo: si no das de mamar eres peor madre, pero tampoco del tipo: si das de mamar a demanda y practicas una lactancia prolongada eres menos libre. Y haberlas haylas, de los dos tipos, martilleando las vidas de las mujeres a diario. No, no nos hemos librado aún de la lupa que observa, del juez o jueza que valora cada uno de nuestros actos y nos da su veredicto, sea este “buena o mala madre”, “libre o sometida mujer”. La cosa se complica cuando un nuevo calificativo “ser parte de patrix” entra en el juego…así cualquier crítica o reflexión que no sea acorde al paradigma, será rápidamente anulada suponiéndola “patriarcal”. Me sabía más o menos la crudeza del patriarcado a la hora de marcar criterios de validez a las mujeres y su obsesión por valorar cada uno de nuestros movimientos. Mis años de militancia en el feminismo me han ayudado a identificarlos. Ahora las mujeres lidiamos también con los criterios de validez y los juicios de ciertos sectores del feminismo, esto es nuevo y doloroso, pero también mi militancia en el feminismo me ha ayudado a identificarlos y a no tolerarlos tampoco.

    He leído el artículo y puntualizaría muchas cosas. Creo que no es el lugar para hacerlo, quizá saldría un artículo en lugar de un comentario y no quiero escribir un tostón. Pero en resumen, me gustaría compartirte una reflexión que vengo haciendo desde hace un tiempo, que vengo pensando e intuyendo…Son muchas las instituciones que han venido diciendo a las mujeres como han de hacer las cosas con respecto a la maternidad, eso ya lo sabemos y hemos de denunciarlo, por supuesto. Pero la crítica no puede venir en forma de reacción, y a veces, aunque parezca que hay un discurso sesudo e inteligente detrás, es una forma de reacción camuflada de teoría. A lo que voy es que la reacción de parte del feminismo ante el intento de controlar el cuerpo y la vida de las mujeres de ya sabemos todas quien, está elaborando un discurso basado en la igualdad a toda costa entre mujeres y hombres y en la facilidad de dividir a la mitad la satisfacción de las necesidades de las criaturas. Ni la vida es tan sencilla, ni se puede dividir todo con escuadra y cartabón. Mi preocupación viene de la relación que hago y no me avergüenzo de hacerla, entre este discurso y el impulso a la custodia compartida que este tipo de enfoques, ofrecen. Es la legitimación teórica que necesitaba el patriarcado para poner contra las cuerdas a las mujeres, porque tu no eres madre, pero te aseguro que arrebatar sin un acuerdo previo, un hijo o una hija a su madre, es lo peor que el patriarcado puede hacerte. Y aunque muchas feministas nieguen la importancia que l@s hij@s tienen en la vida de las mujeres que son madres, los hombres maltratadores resulta que si lo saben.

    1. Ana

      Hola María,

      Estoy totalmente de acuerdo contigo, me ha encantado lo que has escrito y el respeto con el que lo has hecho.
      A mí personalmente me ha parecido una locura las cosas que se han escrito en este artículo, ya que las madres que decidimos prolongar la lactancia materna para nada somos esclavas de nuestros hijos ni de la situación. La libertad consiste en otras cosas…

    2. Ada

      Totalmente de acuerdo contigo. Hubiera escrito lo mismo. Me parece que en el discurso del artículo se muestra a las madres como víctimas y en ese andar, victimizamos a los y las bebés, que NECESITAN satisfacer necesidades que no son subjetivas.
      Mi hija ya tiene 2 años y amamanto a demanda, duermo con ella, tengo vida sexual plena con su papá, y me siento empoderada.

      Creo que no se vale justificar en negarle el cuerpo materno al bebé en aras de “liberarnos del yugo patriarcal”. Si no deseas asumir lo que implica respetar las necesidades de un bebé, no tengamos hij@s y todos felices!

      Mientras no asumamos nuestra responsabilidad será fácil culpar al sistema, al patriarcado, a todos, y asumirnos como víctimas nos quita poder.

    3. Elisa

      Estoy completamente de acuerdo con María. Creo que todo este artículo es…no sé, no tengo palabras, de hecho me ha costado acabarlo porque me cuesta concebir la idea de sentirme esclava por el hecho de ser madre. Cuando eres madre sigues siendo mujer, eso no cambia por el hecho de criar a un bebé, de amamantar o no, de colechar o no, de portear o no, tu condición no cambia.
      Por supuesto la llegada del bebé cambia tu mundo, lo cambia todo, por eso todo es más fácil cuando decides ser madre libremente, sin presiones por tu edad o por lo que sea, nadie está obligada a ser madre si no lo quiere y no debería ser presionada ni criticada por nadie si decide no serlo, ¡hasta ahí podíamos llegar!
      Pero si decides serlo has de ser consciente de lo que conlleva, has de saber que tu relación de pareja se modificará y que de los dos depende cómo se lleve, que la crianza natural también es cosa de papá y que su papel es fundamental y muy cansado también. Da igual el tipo de crianza que escojas para tu bebé, la implicación del padre sigue siendo del cincuenta por ciento si das teta o biberón, creo que es un error afirmar lo contrario.
      Y creo que todo este debate no tiene la menor importancia cuando tú sostienes a tu bebé en brazos y te mira y sientes que no hay nada más importante es este mundo que él/ella, porque en ese momento os da igual el feminismo ni el machismo ni lo que sea culturalmente aceptable en cada sociedad, ni lo que diga el pediatra ni nadie; existe algo más grande que todo eso: el instinto. Cuando te dejas llevar por tu cuerpo, tu alma y tu corazón y te das cuenta de que necesitas coger a tu bebé, aunque te digan que no lo hagas, que necesitas dormir con tu bebé porque eres más feliz y él también y que amamantar es un placer, y no una esclavitud, porque si has tenido dificultades las has superado con ayuda de un montón de sitios adonde acudir. Creo que si tu cuerpo te grita todas esas sensaciones tus decisiones no pueden ser malas, y que si necesitas dar biberón en vez del pecho, poner a dormir al bebé en la cuna y llevarlo en el carrito porque necesitas un respiro tampoco es una mala decisión, todo se basa en el respeto por las necesidades de los demás y de encontrar un equilibrio entre lo que tú necesitas y lo que necesita el bebé, siempre podemos escoger, siempre.

    4. Leire

      Hola María

      Enhorabuena por tu comentario al artículo, tan respetuoso como claro en muchos aspectos.

      Y gracias a Píkara por el espacio y el interés para estos debates!

      Creo que es fundamental continuar debatiendo sobre crianza, corresponsabilidad, apego, lactancia, etc., pero intentado salir de cierta dinámica de acción – reacción que lo único que hace es ponernos a las mujeres bajo presión.

      ¿Presión? Como madre trabajadora, que se incorporó al trabajo cerca de los 6 meses después del parto, puedo decir que deseo “ser sueca”. Que, queriendo volver a trabajar, ojalá hubiese tenido la oportunidad de una “adaptación” más lenta y tranquila a mi (nuestra) nueva realidad.

      He dado el pecho hasta que el bebé ha dejado de quererlo (antes de los dos años, como podría ser a los tres) y he recibido mil presiones. Hasta llorar. Despacito y en silencio, pero también con algún grito. Las presiones venían de la familia (a partir de los 3 meses no alimenta, el niño no va a engordar, te vas a esclavizar, etc etc), de personal sanitario (¿cómo que no le das papilla con leche todavía?, ¿cómo sabes cuánto come?, ¿cómo puedes estar tan tranquila?)… Por el otro lado, de algunas amigas muy pro-lactancia (el chupete es satán!)… Pero, con diferencia, las que más me han dolido han sido las recibidas por amigas feministas. Me han clavado tópicos en las costillas… para mí, con una agresividad incomprensible.

      Por suerte, con el tiempo he ido relativizando algunos de estos dolores, o dejándolos cicatrizar lentamente, no lo sé. Pero tener que oír que no puedo dejar de salir con las amigas porque “me voy a esclavizar” por quedarme en casa cuando mi bebé tiene cerca de 39 de fiebre… (-¡que se quede el padre! -ya, si el padre trambién se queda)… Pues yo, que queréis que os diga… Si alguien se puede ir de fiesta en esas condiciones, que lo disfrute 😉

      Un bebé es un ser humano. Con sus necesidades y sus deseos. Igual que mi compañero, con quien la negociación y discusiones por la crianza y muchas otras cosas son continuas (y espero sigan siéndolo). Pero ninguno de los dos es mi enemigo.

  5. DeVera

    Estoy muy de acuerdo, especialmente en la necesidad de incorporar al padre/entorno de la madre en la crianza. y, aunque están demostrados los beneficios del piel-con-piel y de la lactancia prolongada, las tetas son nuestras, a veces hay que hacer cosas que no se corresponden con nuestros deseos inmediatos (como podría ser quedarse más tiempo con el bebé. Tampoco podemos pretender que estxs niñxs van a crecer en un entorno no patriarcal… duele, pero incluso sin ser conscientes de ello, también los bebés hacen sacrificios.
    Después de todo, no veo porqué va a ser peor que papá te dé el biberón o lo que se tercie, con calma, amor y apego; que tener a mamá descuartizada de cansancio sin poder disfrutar de la lactancia, con estrés, problemas de salud… por no hablar de los derechos de los padres a desarrollar un vínculo real con sus hijxs.
    Digo esto desde el convencimiento de que, como mamíferos, la lactancia y el apego con la madre son buenos, están en nuestro código genético y todo eso. Pero como creo que en realidad todo está impreso genéticamente y se desarrolla epigenéticamente, creo que nuestro raciocinio y nuestra voluntad (libre albedrío lo llaman) son tan naturales como las glándulas mamarias. Si es peor el remedio que la enfermedad (llamemos “enfermedad” al paradigma de maternidad capitalista-occidental y “remedio” a las posibilidades de llevar a cabo la maternidad de forma natural), pues no merece la pena. Para las criaturas tampoco.
    Aunque debo señalar que identificar una crianza con apego con la dependencia que puedan desarrollar hacia su madre depende más de la madre que del método de crianza.

    1. Elena

      He amamantado a mi hijo 3 años y medio, no he sentido ningún sacrificio, vivo, trabajo, tengo una vida social activa, y me voy de fiesta. Me siento feliz de lo vivido juntos y no lo cambiaría por nada del mundo. Lo que entorpece y complica todo son las formas antinaturales en que vivimos, que intentan anular nuestros deseos e instintos. Sería estupendo que pudiera conciliarse crianza, trabajo, vida privada, sin problemas, sin juicios. Recuperemos el bienestar, confiemos en nuestro instinto, seamos como nos sintamos! Con amor e imaginación lo demás se puede adaptar!

  6. Mel López

    Simplemente genial. El discurso por-lactancia de pecho se sujeta en dos discursos: el primero que apela a la nutrición del bebé, en este discurso la madre como sújeto subjetivo importa bien poco, de hecho no se le pregunta cuando acude a los centros de atención primaria en sus citas con la matrona, qué le apetece más, sino que directamente le dicen por qué es beneficioso para la criatura y punto. El segundo, en los beneficios psico-emocionales para el bebé (a la madre se le sigue sin preguntar, tampoco al padre se le implica en ese contacto mamario, puesto que no hay mama que valga).

    Desde diferentes instituciones y colectivos (parte del feminismo también) se está creando un mensaje implícito en base a ese discurso que defiende que la lactancia de pecho fomenta la autoestima y tiene consecuencias psicoemocionales positivas para el bebé, y es el de la mala madre. Puede que parezca una exageración pero son dos figuras antagónicas y una, la que elige dar el biberón, no aparece si quiera en los pasillos de los hospitales en esos carteles que lucen en maternidad con mujeres dando pecho, felices y con niñ@s de corta y más avanzada edad. Cuando se invisibiliza a un colectivo para mí, ya estamos ante una situación de injusticia y sesgo.

    Partiendo de la libertad de cada mujer para elegir cómo desea enfocar su maternidad y la crianza, opino que la lactancia de pecho limita a las mujeres en su libertad cotidiana y que se está creando un mensaje bastante chantajista que apela a la culpa nuevamente.
    Gracias por tu artículo, que siga la polémica porque significará que algo sucede aquí!
    Un abrazo

  7. Irene

    Hola Mayka!
    Yo no estoy de acuerdo con muchas cosas ke dices.
    Lactancia a demanda simplemente porke tú no sabes a ke hora tiene hambre un bebé, sólo el/la bebé sabe cuándo y cuanto kiere comer, creo ke si preguntas a cualkier madre ke ha elegido ka lactancia a demanda si se siente esclava o no la respuesta Mayoritaria será un no porke sacarte la teta es mucho más fácil ke ponerte a calentar agua para preparar un biberón, y más barato, entre otras cosas. Es algo ke sólo puede hacer la madre pero es que el padre puede hacer todo lo demás, ke no es poko: bañar, limpiar, vestir, dormir, preparar la comida para la madre u otros hermanos y hermanas, etc. Si se elige no dar el pecho, totalmente respetable ya que es la mujer quien decide lo que hace, no caigáis en falsas creencias ya que en todo caso es al revés es más fácil que una madre deje de dar el pecho por la presión externa a que lo de si realmente no es lo que quiere, y conozco casos en los dos puntos. Aunke se de biberón de leche de vaca humanizada también debería ser a demanda o se puede caer en sobrealimentar a un bebé o hacer ke éste pase hambre, y sigo diciendo que es mucho más esclavo dar biberón.
    Cuando eres o vas a ser madre te informas sobre todo lo relacionado, yo por lo menos lo hice, y sí es ierto ke siempre dicen los beneficios de la lactancia para el/la bebé pero acompañados de los beneficios para la madre, por lo menos en todos los sitios donde yo he consultado te los indican. Si lxs pediatras no te lxs dicen es otra historia ya que depende de su declinación hacia un método de crianza u otro, además reo ke no es su trabajo sino el de vigilar la salud de lxs bebés. Si una madre, como yo, decide dar lactancia prolongada a su bebé sabe perfectamente ke es beneficioso para su bebé pero en igual medida para ella, y considera que no es ningún sacrificio para ella ni su vida como mujer. Yo personalmente soy madre pero por supuesto soy mujer antes que madre.
    El dar lactancia prolongada no es sobreproteccion, al igual ke no lo es la crianza natural en sí, creo ke es todo lo contrario ya que la crianza natural con apego da mucha importacia al desarrollo de lxs bebés y sus capacidades a su propio ritmo sin intervenir en las ocasiones clave del desarrollo dejando ke la naturaleza siga su curso. Es decir, porke yo no deje llorar a mi hija no significa ke la sobreproteja sino ke respondo a su única manera de poder comunicarse conmigo o con su padre o su cuidador o cuidadora principal, algo ke va a fortalecer su autoestima y sobre este tema hay numerosos estudios realizados. Sobreproteccion es no dejar a tu hijo o hija hacer nada por si mismx por miedo a que se lastime y eso es algo que va más con la forma de ser de la madre o padre, no con el tipo de crianza. Creo ke estás confundiendo o mezclando conceptos.
    Y el colecho, no sólo se folla en la cama, hay muchos más sitios en la casa como el sofá, la cocina, la ducha o incluso el suelo y aunke seas de follar en la cama te aseguro ke no hay ningún problema en hacerlo con un bebé durmiendo al lado… No es un justificación para no colechar, por lo menos bajo mi punto de vista. Además es millones de veces más cómodo, ni sikiera hay ke levantarse a por el/la bebé ya que lo tienes ahí mismo y tanto el padre como la madre lo podrían calmar por igual, eso ya depende de ke es lo ke necesite en ese momento el/la bebé, ke si es por la noche probablemente sea ke tiene hambre y en ese caso depende de si toma biberón o teta el ke se levante o se mueva más una u otro.
    Respecto a las ataduras de las madres para mi es sencillo, portear al bebé, que pese a lo ke se opine no duele la espalda para nada si hace correctamente y los beneficios, una vez más, son múltiples tanto para bebé como para la madre, y lo digo por experiencia ya que se me ha corregido bastante una escoliosis gracias al porteo. Es algo ke puede hacer el padre y así fortalece su vínculo, otra cosa más que añadir a la lista de cosas que puede hacer menos dar de mamar.
    Tristemente en la sociedad ke vivimos aunke trabajen ambis la mujer cobra menos por lo ke si se trata de criar tu misma a tu hijx, ya ke tu has decidido tenerlo, es más común ke la madre deje de trabajar. Dentro de la crianza con apego la implicación del padre o la madre en la crianza depende más del tiempo que pueda permanecer una u otro con el/la bebé, de si tiene trabajo una u otro, la verdad es que todas la familias que conozco están implicados por igual ambos, lo ideal sería ke tanto la madre como el padre pudieran estar 24 horas con el/la bebé pero es muy difícil en esta sociedad, aunque onozco un caso y te aseguro que se implican por igual.
    Que conste después de todo esto que soy mujer, madre y me considero feminista. Y ke me he dado mis homenajez au ke mi hija tome lactancia a demanda (con 16 mese ke tiene) y sigo follando au ke colechemos. 😉

  8. Alondra

    Solo un detallito: si no vas a tener tiempo para dedicarle a lo que tu bebe necesita (teniendo en cuenta que traes al mundo a un ser humano totalmente indefenso y que precisa de vos) considerando que es por un par de años… pues linda, no lo tengas!!!!
    Que son esos ejemplos de guerra de sexos? tuppersex??? no seas mala!! se puede dar teta y tener sexo!
    Yo no di mucha, la verdad no me gustó, creo que como tantas cosas es cuestion de eleccion, ser mujer tambien es poder decidir sobre eso, si vas a dedicar un par de años de tu vida a ser madre, o toda tu vida… si es decision de la mujer ¿por que cuestionarla?
    Lo que veo aberrante es contraponer lo que “pierde” de vida la madre y lo bomba que lo pasa el padre sin ocuparse! Obvio tanto te da lo

  9. Alondra

    Solo un detallito: si no vas a tener tiempo para dedicarle a lo que tu bebe necesita (teniendo en cuenta que traes al mundo a un ser humano totalmente indefenso y que precisa de vos) considerando que es por un par de años… pues linda, tambien podes decidir no ser madre y esta perfecto!
    Que son esos ejemplos de guerra de sexos? tuppersex??? no seas mala!! se puede dar teta y tener sexo!
    Yo no di mucha, la verdad no me gustó, creo que como tantas cosas es cuestion de eleccion, ser mujer tambien es poder decidir sobre eso, si vas a dedicar un par de años de tu vida a ser madre, o toda tu vida… si es decision de la mujer ¿por que cuestionarla?
    Lo que veo aberrante es contraponer lo que “pierde” de vida la madre y lo bomba que lo pasa el padre sin ocuparse! Obvio tanto te da lo que pierde el bebe en la guerra entablada por el empoderamiento de ambos.
    Ademas no todos los hombres son asi, no podemos generalizar!
    No se, es un tema sensible… he tenido peleas en foros de crianza natural porque hay extremistas (talibanas de la teta les dicen) que llevan las cosas a un extremo insolito de quedarse en chancletas en la cocina, con un niño colgado de cada teta no importa que edad tengan y que incluso proponen no enviarlos a la escuela sino ocuparse LAS MUJERES de su enseñanza.
    Bueno, no tiremos de la cuerda al otro extremo. Cuando decidis ser madre tomas la decision de ser la responsable del cuidado de otro ser humano que llega a la vida por un acto consiente TUYO. Yo me hago responsable, espero que el padre tambien, claro, pero si no “resulta” asi (porque convengamos, las cosas a veces no resultan!)no lo va a pagar mi hijo en base a mi egoismo de salir a bailar o cortarme el pelo sacrificando sus necesidades. Vamos mujeres!!!!!!! a no exagerar!!!
    Saludos a todas!!!

    1. Libre y salvaje.

      Totalmente deacuerdo, esa es la cuestión dejar a un lado los extremos. La crianza natural como una opción sin talibanismos ni actitudes propias de una secta, y el respeto a las que tienen otras formas de criar es lo más importante (no hablo de maltratos ni abandonos, evidentemente). Al igual que dar el pecho es lo ideal tampoco implica que por no darlo tu hijo se vaya a covertir en un delincuente de mayor por mil estudios interpretados sesgadamente que existan.

  10. Cami

    hola. estoy muy preocupada por lo que este tipo de articulos, con un manejo muy bueno del lenguaje, hace ver de las mujeres que criamos a nuestros hijos de esta manera.

    me considero a mi misma una feminista, pero de la diferencia, no de la igualdad. las mujeres y los hombres somos diferentes.

    pero mas alla de eso, voy a hablarte de mi experiencia familiar, o curriculum, por asi decirlo:

    tengo dos preciosos hijos que duermen con mi marido y yo. no trabajo
    y hasta hace poco daba el pecho a los dos, pero una circunstancia ajena a mis posibilidades hace que hoy dia no pueda hacerlo, no porque yo no quiera.

    te puedo asegurar que mi vida sexual es plena. ser mujer me da la gran posibilidad de ser madre, gracias doy de poder haber vivido eso. sentir la carita de tu bebe cerca de la tuya, que te necesite…

    creo que olvidas o no sabes, que la relacion entre una madre y su bebe, y no se porque fenomeno fisiologico, pero por alguna razon sobre todo en un binomio mama hijo donde existe la lactancia materna, esa conexion es muy fuerte y de un lado todas las personas necesitamos desconectar. nuestros hijos nos necesitan, pero nosotras a ellos tambien y hay una gran angustia de separacion.

    no me considero en inferioridad de condicion ni mantenida de mi marido por no trabajar. es un reparto de las tareas, donde compartimos el cuidado de los hijos y de la casa, el trabaja fuera y yo no, nada mas. no me encuentro sometida por mi marido, pero te puedo asegurar que me encuentro muy sometida por articulos y comentarios como este.

    1. Libre y salvaje.

      Muchas madres de crianza natural no tienen ni idea de que es el feminismo de la diferencia. Eso de no trabajar no lo entiendo, ¿qué teorica feminista de la diferencia propone eso?…..Victoria Sendón? adrienne rich?..ninguna. No sé…

      1. María Juárez

        Su feminismo consiste en poner en práctica en su vida, con naturalidad y sin necesidad de tener que pedir permiso ni visto bueno de nadie, lo que la nace de adentro. Así de fácil y así de complicado a la vez. No hace falta sumar bibliografía para poner el pie donde una cree que debe de ponerlo. Y ese, el natural y expontáneo, es el feminismo más auténtico.

        1. Libre y salvaje.

          Estoy deacuerdo con estas frases:
          “No hace falta sumar bibliografía para poner el pie donde una cree que debe de ponerlo. Y ese, el natural y expontáneo, es el feminismo más auténtico.”

          Pero no entiendo porque me lo respondes a mí

          1. María Juárez

            por lo de que necesitemos nombrar una teórica feminista para apoyar nuestro feminismo.

          2. Rosa

            La libertad de elegir es una parte del feminismo, pero no se reduce a eso!! no, no todo es feminismo!

            El feminismo trata de las cuasas estructurales de la opresión. Esa concepción individual de la libertad ignora todo eso, y es muy de la tradición liberal.

            Me aprece muy bien qeu se reivindique la libertad de hacer lo qeu a cada quien le venga en gana, pero que se reduzca a eso el feminismo y qeu se diga que es el “feminismo más auténtico”.. vamos, entonces los del PP son los más feministas y y el anarcocapitalismo el paradigma por excelencia del feminismo!!

            Hay que pensar un poquito las cosas

  11. Marta LaAnjana

    Bueno solamente quiero expresar mi opinión , basada especialmente en mi experiencia eso quiere decir que no pondré dato empíricos sobre “estudios” realizados por “expert@s en la materia”.

    Cuando una familia apuesta por la Crianza con apego , es una decisión de Padre y Madre. Se apuesta por una nueva organización de las tareas familiares , sin que este nuevo reparto de tareas indique una relación de dependencia económica de la persona que trabaja en casa con la tarea fundamental de la crianza de los y las peques. Se puede hablar de dependencia mutua. En las familias siempre hay múltiples dependencias ( No hablo de dependencias enquistadas y negativas.
    Lo importante de todo esto es qué importancia tienen en ese contexto familiar las diferentes tareas. Si realmente se valora de igual manera el trabajo dentro y fuera de casa y si ambos progenitores tienen el mismo derecho a los bienes económicos familiares.
    El papel del padre dentro de la crianza con apego es tan fundamental como el de la madre.

    Otro tema que me gustaría dejar por escrito es la visión del colecho como el fin de la vida sexual… ¡ Hay que tener mas imaginación! ¿Acaso relacionamos sexo solamente con noche y con cama?…vaya una rutina.

    En torno a la lactancia a demanda prolongada , si es cierto que implica mas a la madre que al padre y que en muchas ocasiones provoca un binomio muy difícil de romper e impide que por un tiempo esa madre disfrute de una libertad sin limites , pero siendo sinceras …¿ Que madre disfruta de eso?.

    A mi alrededor tengo familias que optan por diferentes modelos de crianza. Tengo mujeres , madres que se incorporaron al trabajo tras su baja maternal y dese entonces viven a un ritmo frenético que acaba con su salud mental y física. Mujeres que siempre están cansadas y que el tiempo libre que les queda entre trabajo , crianza y casa ( mínimo) lo utilizan para planchar la ropa el domingo por la mañana. Mujeres desconectadas consigo mismas con sus parejas y con sus hijos e hijas. …¿ Esta es la alternativa a no quedarse en casa disfrutando de la crianza de tus prole? ….No la quiero.

    Por ultimo. No hay crianza con apego si una no se cuida a si misma.

  12. Libre y salvaje.

    Volver a las mujers al hogar no tiene nada de feminista y si de opresor, me da igual que se vista de “elección libre”. Otra cosa es alargar la baja maternal con lo que estoy absolutamente deacuerdo.

    1. Bk

      Por favor, no me oprimas con tus corsés mentales. Gracias

      Fdo: Madre que cría con apego, con trabajo remunerado a tiempo completo y estudios de tercer grado.

      1. Rosa

        Pero si tú no estás en casa es obvio que no habla de tí. Ojo con los corsets, que alomejor también los tienes tú y te hacen darle un significado erróneo a las palabras!

  13. Libre y salvaje.

    Qué corses mentales? si daís arlgunas argumentos de la sección femenina de Franco.

    1. Bk

      Dais? Yo no he dado ningún argumento, ni en un sentido ni en otro. A mi me da igual lo que hagas con tu vida, eres libre de vivirla como quieras o puedas. Sólo pido que dejes a los demás hacer lo propio: deja a los demás ser libres y salvajes. Punto.

      PD: lo de mezclarme con la sección femenina y con Franco es de chiste. Meas fuera del tiesto.

    2. María Juárez

      Estoy absolutamente de acuerdo con las compañeras…es muy asfixiante tener que explicar porqué hacemos lo que hacemos, porqué nos organizamos el día a día como queremos, en relación al mercado laboral, a la crianza, a las relaciones de pareja…a gente que nos presupone “no libres” y “patriarcales” porque nuestra vida no entra dentro de su esquema de lo que “debe ser” la vida de una mujer libre. Eso si que no me parece feminista…yo hago con mis tetas, con mi útero, con mi tiempo lo que me da la real gana, como supongo que tu harás con lo propio. El discurso de respeto a la diversidad, a las minorías, etc. dura bien poquito…El dar voz a las mujeres, dura bien poquito…

      1. Libre y salvaje.

        Se trata de que algunas personas pretender proponer nuevamente la vuelta de la mujer al hogar como algo liberador, es eso con lo que estoy en desacuerdo, no con la crianza natural que como dije debe ser una elección personal y sin extremismos que los hay y existen y que hacen sentir mal a otras mujeres por no criar igual, por no poder o querer tene hijos,etc.
        Tampoco es muy adecuado que una opinión contraria a la tuya para ti sea que se te quiere imponer algo, y que tu haces lo que quieras y por eso no podemos debatir.

        1. María Juárez

          Si, estoy de acuerdo contigo en que cualquier imposición de un modelo de crianza o de cualquier otra cosa, no es el camino más liberador a seguir. En eso estoy de acuerdo, pero no creo que ninguna de las compañeras que aquí han expresado su opinión hayan mostrado esa intención. Creo que han, hemos, mostrado que somos mujeres que hemos decidido tener hijxs y criarlxs de una determinada forma, que sentimos que se juzga como patriarcal y por ende, a nosotras como patriarcales o víctimas (sin saberlo si quiera…) del patriarcado, o tontas o cómplices, vamos…sin dejar cabida a la posibilidad de que se puedan tomar estas decisiones libre y conscientemente.

  14. Libre y salvaje.

    Bk, ¿dar una oopiión es decirle a alguien lo que tiene que hacer? esto es un lugar de debate no se si lo sabes.

  15. Laura

    En primer lugar decir, por si cambia la forma en que se leerá mi comentario (intuyo que así será), que no tengo hij@s. Me gustaría manifestar mi consenso con lo que Mayka ha expresado en este artículo y dar mi opinión personal.

    Realmente como mujer, como persona, quiero un mundo mejor que en el que vivo para tod@s y entre las 40.000 prioridades de mi lista de cosas a cambiar con urgencia no figura el deseo de poderme quedar en casa durante dos o tres años para criar a un@ bebé. Esa es la realidad, y lucharía con todas mis fuerzas contra quien me obligase a hacerlo, por eso soy feminista. La conclusión que saco de todo esto es que esta forma de criar no es más que una forma de criar, nunca la forma deseable. Ahora bien, ¿es algo a evitar?, eso ya requiere para mi de un análisis más profundo que sinceramente no he hecho. Cuando veo a tantos organismos e instituciones internacionales defendiendo con tanto ahínco los beneficios de la lactancia materna, etc me entra un no-se-que… llamadme desconfiada, pero tiendo a desconfiar de las mismas instituciones que relegan a las mujeres a roles tradicionales.

    Por otro lado, en ese debate que algún día tendré conmigo mismo no entrarán argumentos de necesidades de la niña, cociente intelectual… que no me interesan en absoluto. No es algo complicado sacar a una niña adelante, finalmente crecen sanas, y para mi eso es suficiente en cuanto a cuidados básicos, vamos, que estén alimentadas y punto. En cuestiones de apego, que entiendo es un nuevo concepto para el clásico “mi hija me quiere y yo a ella”, pues tampoco veo muy claro que necesite de unas pautas a seguir. A mi modo de ver, tratar con una pequeña es como tratar con una adulta, si la tratas bien, hablas con ella, la escuchas y le dedicas tiempo… es como decir que “deberías” dormir con una amiga para que sea realmente amiga. Si tengo hijas, intentaré que sean felices, y darles lo mejor principalmente porque es lo que intento hacer con cada persona que me rodea, y cada persona que me rodea tiene necesidades y seguro que si cubro las suyas serán más felices y todo les será más sencillo en la vida. ¿Por qué?, pues porque yo me estoy cargando sus necesidades a cuestas, pero eso no va a pasar porque yo también tengo necesidades y algunas las puedo cubrir y otras no, es la vida vamos.

    Una bebé no es un ser místico, solo es una persona de corta edad y sus necesidades no son tan diferentes de las de una adulta. ¿A qué edad se deja de necesitar cariño? ¿Cuando se pasa a ser una persona totalmente independiente? Nunca, tod@s necesitamos “apego” toda la vida, y por más que no te separes en dos o tres años no vas a llenar el cupo, eso no se acumula. Resumiendo mi postura, cada una que haga lo que quiera con su vida y con su cuerpo, si la felicidad para alguien es dedicarse a criar a sus hijas no estoy en condiciones de decir que se está equivocando pero yo personalmente no lo haré, intentaré quererlas y ayudarlas toda su vida y sobretodo intentaré que cuando crezcan, que seguro lo harán, puedan vivir en un lugar con menos discriminación que en el vivió su madre, esa es mi prioridad.

    Un saludo a todas.

  16. Sara

    Hola a todas

    No estoy de acuerdo con gran parte de lo que publicas en el artículo, igual que en su momento tampoco lo estuve con el de Beatriz.

    Soy socia de Píkara y por eso sigo las publicaciones de esta maravillosa revista.

    Por suerte para todas, las mujeres cada vez tenemos más espacios como éste, donde poder expresar y comunicarnos, sin estar exentas del filtro del patriarcado, que todas tenemos interiorizado y que nos vamos quitando poco a poco.

    Creo que es un error, y de los grandes, meter, primero conceptos que no se conocen bien (pecho a demanda, colecho,..) con la experiencia de algunas mujeres. Y más grande es hablar de criar con apego o maternidad: para mi hay crianzas y maternidades pq cada persona lo hace como quiere, sabe o puede.

    El empoderamiento PERSONAL, pasa por muchas cosas, decidir todos los días por donde quieres que vaya tu vida. Y la maternidad o no, es una de ellas. La mujer que decide dar el pecho, a demanda, prolongada, y colechar, no tiene porque tener una relación de pareja no igualitaria, si es que tiene pareja.., y el hecho de hacer todas estas cosas, no tiene porque implicar que no puedas bailar, masturbarte, trabajar, estudiar.

    Es evidente que hablar de que el motivo que te impulsa a criar con apego es universal y una artimaña del patriarcado, pues es un error, simplista, que además, hace que el feminismo sea una cosa cada vez más lejana para mujeres que han decidido hacerlo.

    Hay mujeres muy liberadas (aparentemente) que están muy jodidas por el patriarcado..y en este caso hay mujeres criando con apego que no se sienten oprimidas. Y al revés.

    No me vale el argumento de que lo importante es que podamos elegir, cuando en estos artículos se infantiliza a las mujeres que no encajan en el modelo de mujer feminista..Otra vez con los modelos y estereotipos..

    Como siempre la regulación de los cuerpos, las decisiones y la vida de las mujeres en cuestión. El debate infinito: el velo islámico, la prostitución, la maternidad,…

    Un abrazo sórico 🙂

    Sara

  17. Nale

    Siento no estar de acuerdo en algunas partes de la reflexión.
    Lo de ser madre es algo que dista mucho de ser solo conceptual. Es algo de lo que cuesta desprenderse(solo hay que mirar la amplia oferta y demanda de clínicas de reproducción asistida, y no solo por educación.
    Yo nací de una madre fría que nunca supo arroparme de cariño, o que solo podía transmitir su cariño con una casa excesivamente limpia y rígidas normas de conducta. La educación fue el legado en el que volcó sus afectos, dejándome huérfana de expresiones de cariño.
    De tal forma que tuvieron que pasar 8 años de pareja hasta que decidí tener mi primer hijo. Me daba pánico parecerme a ella, repetir esquemas de ella.
    Fui feliz desde el momento en que nació mi hijo. No me arrepiento. Pero, he de decir que sí conozco casos de madres que tras ansiar este estadio, han podido comprobar que la mitología juega mucho, y que ni los embarazos, ni la lactancia ni la maternidad son aquello que te venden(incluso las propias madres)ni es tan empíricamente estupenda: te roba tiempo, energía. Te genera ansiedad. Pero, ciertamente hay una felicidad que subyace, a pesar de todo.
    La lactancia no puede ser compartida. Y usar leches maternizadas para conseguir la equidad es una utopía. Al margen de ésto, los padres se valen igual que las madres(en algunos aspectos mucho mejor), les genera menos ansiedad y los niños se sienten apoyados activamente.

  18. Carlos Roca

    Creo que la pregunta más importante que nos debemos hacer en esta cuestión es porque se promueve, favorece y anima la lactancia natural. Es un objetivo en si misma o promueve el retroceso en la posición de las mujeres en la sociedad.
    Yo estoy convencido de el interés espureo de la promoción de la crianza natural, igual que lo fué el desprecio. Porque ni una cosa ni la otra está hecha pensando en el bienestar y mejora de la situación de las mujeres.

    1. María Juárez

      Hola Carlos,

      Estoy contigo en que cuando se promociona una línea a seguir es porque de algún modo beneficia al sistema patriarcal y capitalista, que es el que desgraciadamente hoy impera. También creo que como sus tentáculos son tantos, podrá sacar tajada si quiere de la lactancia a demanda, de la lactancia artificial, de la conciliación, del no tener hij@s, de tener 3, adoptar 2 o de inseminarse. Y también creo, sinceramente, que la línea guía que se potencia desde el patriarcado así como desde el sistema neoliberal, es la actitud de obedecer y adecuarse a mandatos externos. Por lo tanto, para mí, es más desactivante ignorar estos mandatos externos, sean los que fuesen para dar espacio y voz a lo que siento que debo hacer en este momento en mi vida.

      En ese sentido, no me parece tan relevante saber cuáles son las intenciones del sistema dominante para mostrarse a favor o en contra de lo que fuese, en este caso la lactancia (que sin embargo, no creo que el sistema favorezca cuando a una solo le guardan su puesto de trabajo 3 meses…), sinceramente, me da igual, porque me importa más las razones por las cuales se muestran a favor de la lactancia las mujeres que amamantan.

      Si queremos saber que motivaciones hay detrás del apoyo a la lactancia, pues oye, el sistema sanitario tendrá las suyas, la Iglesia tendrá las suyas, la empresa que te contrata tendrá las suyas….y las mujeres que deciden dar de mamar tendrán las suyas, y estas últimas son las que me interesan.

      Hacer “B” porque creo que el sistema quiere que haga “A”, no me parece libre, me parece volver a condicionar mis actuaciones a los deseos del sistema, sea por afinidad o por reacción. Yo no sé ni lo que piensa el Foro de la Familia, ni me interesa, no sé ni lo que piensa “El País”, “El Mundo” sobre esto, y me da lo mismo, no sé lo que piensa Ana Botella sobre la lactancia, y no me quita el sueño…me preocupa, sobre todo me ocupa mucho más saber con claridad qué es lo que yo quiero hacer y llevarlo a cabo.

      1. Carlos Roca

        Pues claro que es fundamental intentar desvelar que hai detrás de el conocimiento, las ideas y las vivencias colectivas. Cuando no se tiene el poder de construir lo simbolos de modificar los contenidos de las palabras, cuando no se es realmente dueñ@ de las decisiones que afectan a nuestra vida hay que estar alerta y en tensión para no caer en trampas.

        La base teórica de la Crianza con Apego, la Crianza Natural, la existencia del supuesto Instinto Maternal, pueden ser pozos en los que se atrapa la dignidad y la libertad.

        Yo no puedo cuestionar las vivencias personales, pero tampoco pueden ser la única base para construir discursos de vida para tod@s. Porque se está haciendo dentro de una sociedad de dominación patriarcal, donde somos los hombre los que construimos y dominamos las condiciones materiales, y lo que es más importante, los constructos simbólicos en los que se sutenta la interpretación, la ideas, las vivencias, los sentimientos, nuestro Matrix, en este caso Patrix.

        Soy un convencido del enfoque Queer, soy un convencido de la capacidad de nuestra voluntad para modificarnos y modificar nuestra realidad. El reconocimiento de la diversidad, de que todos somos diferentes, de que la mayoría formamos parte de minorías, de que nos intenta dominar una minoria de Poder que impone su construcción simbolica de normalidad.

        1. Pau

          Hay una cuestion objetiva mas alla de todo, La leche materna ES lo mejor para la SALUD del niño, y eso no es un invento patriarcal, los niños con LM son OBJETIVAMENTE MAS SANOS que los de leche de formula.

          Tambien podriamos proponer que se realicen cesareas obligatorias a las 28 semanas de gestacion, total hay incubadoras y asi la mujer se ahorra de poner en cuerpo 12 semanas mas.

          pero nuestro cuerpo esta diseñado para gestar 9 meses, y lactar al menos hasta que el niño coma, y es algo que no podemos eludir en el momento que decidimos ser madres, por lo que la maternidad es una opcion, antes que nada.

          Sobre la LM prolongada, y el colecho, ningun sistema formal de salud lo apoya, mas bien estar en contra, No hay licencias por amternidad dignas y muchas nos tenemos que incorporar al trabajo a los 3 meses de paridas o menos, a seguir produciendo; asi que para ser un gran ardid del patriarcado para tenernos exclavizadas, atadas y asexuadas son bastantes desorganizados, no?

        2. María Juárez

          Carlo!

          Estoy de acuerdo contigo en todo lo que tu planteas! Pero creo que el camino para “desintoxicarse” de ese discurso que genera prácticas que no pongo en duda, tienen la intención de controlar y dominar, es precisamente, alejarse en un acto de libertad y responsabilidad de los focos donde se generan los discursos de los que tu hablas.

          Yo se que leo un periódico, pongo la televisión o me matriculo en un curso de lo que sea,y empiezo a recibir mensajes “no inocentes”. Ya lo sé, es cierto…he tratado desde los lugares donde se genera discurso, de generar discursos diferentes, de conseguir hacer una crítica lúcida, y siempre me quedaba el sabor amargo de saber, de dudar más bien, de mi propia palabra, que sabía contaminada por lo que ya había interiorizado del propio sistema, además de por el miedo, o la rabia que genera.

          Mi propia experiencia personal como madre me ha llevado a una situación paradójica, fascinante y que ha resuelto nudos en lo que respecta a lo que entendía por libertad. Te explico. Los embarazos, partos y crianzas me alejaron de ese escenario de golpe, del escenario social directo e indirecto (medios de comunicación, etc…). Y me encontré de repente conmigo misma, no con el discurso que lo “social” hace sobre mi como mujer, madre, estudiante, en paro, lo que sea…bueno, eso me lo encontré los primeros 6 meses, pero después se agotó…no tenía interlocutor con quien debatir mi condición, y me encontré conmigo, con mis deseos, con mis necesidades…y me fuí desenganchando del discurso social sobre la realidad, ya no tenía tiempo de leer y debatir sobre lo reflexionado, para elucubrar sobre la realidad, porque fue con la realidad con la que me encontré de cara. Y la libertad desde entonces, tomó otro sentido para mí. La lucha no la tengo con el discurso de afuera, que ya no se cual es, no me llega, no me toca…La responsabilidad la tengo dentro, y es la de, y te cito a tí y tu primer párrafo: conseguir tener el poder de construir lo simbolos, de modificar los contenidos de las palabras,ser realmente dueñ@ de las decisiones que me afectan, estando alerta y en tensión para no caer en mis mismas trampas.

          1. Carlos Roca

            Me cuesta realmente encontrar el tono en una cuestión tan compleja porque mi experiencia me hace negar, no solo por conocimiento sino por la necesidad de acción anti patriarcal, la existencia del instinto materno, de la utilidad positiva para las mujeres de la Crianza de Apego y/o Natural.
            Cuando quieres superar el papel masculino patriarcal tienes que hacer ese camino, no existen ni guias ni marcas. Tienes que desaprender y negar la negación de lo femenino. Tienes que aprender a estar dispuesto e las situaciones de no control, a dejarte llevar, a ceder el yo por el (nos-vos)otros, a recuperar el camino de ese amor inocente y desbocado que negaste para ser masculino dominante.
            Pero aún así no pierdes la posición de privilegio, no llegas, aunque cedas poder, a negarte como individuo. Porque mantienes la voluntad de que eres tú el que decides y eso está por encima de todo.
            Pués bién, en todo lo que tiene que ver con la maternidad, con la naturalización, con lo eco, y con las mujeres, yo no veo más que grilletes.

            Elisabeth Badinter fué de las primeras que leí, “la identidad masculina”, y continué siguiendo, guiado como siempre por mi admirada compañera, y su posición de clase alta francesa me parece impecable y liberadora: No existe el instinto maternal, y con ello cualquier naturalización es un constructo social.

            Entiendo que colisione con la vivencias, con las percepciones, entiendo que cualquier camino para las mujeres es dificil, porque las reglas las ponen los hombres, y están hechas para mantener el poder, de la forma más brutal y de la forma más sutil. La Naturalización con base científica es una de sus últimas “sutilezas”

            Mis vivencias no son solo de crianza, lo mio/nuestro viene con el apellido autismo. Esto lo deconstruye aún más y de forma acelerada. Nada es como esperas, como debería, como sería “natural”. Pero descubres que la particula fundamental solo es una: amor. Y tienes que reconstruir/te todo, a ti, a las relaciones, y descubres como en Matrix (esta si, la peli): que los colores son códigos binarios y que el conocimiento no te exime del dolor pero te da la intensidad. Brutal y hermoso.

            Y todo te lleva a lo mismo, la motivación: el amor y la voluntad para construir tu realidad sin “naturalismos”. Liberándonos de las construcciones simbólicas que nos limitan y que nos clasifican, para Queer-ernos y Queer-er.

            Este es mi punto de vista. Besos

  19. Pau

    Soy militante feminista hace 10 años, y estoy embarazada hace…7 meses.
    Hace un par de años hubiera coincidido con todo de este articulo, la verdad, por que teorizaba mucho sobre algo que no me pasaba en el cuerpo, La lactancia me parecia conveniente por economia, y salud ( y para bajar de peso), el colecho mas bien hacinamiento de gente que no tenia por que hacinarse si no era pobre y el porteo, lo veia…practico, tengo mis dos manos disponibles!

    Estar 3 meses en casa ( la baja que tenemos en mi pais) me parecia peligroso para mi salud mental.

    pero ahora aun sin haber parido, mi conexion con mis necesidades ( las MIAS) es otro.
    camino mas lento, como distinto, duermo diferente. Baje mi ritmo laboral, por que sencillamente hasta aqui llego, mi cuerpo y mi mente me lo piden.

    Me siento muy consciente de cada cambio, y movimiento, necesito mas silencio.

    Que el bebe tiene muchas personas para atender sus necesidades (subjetivas?) capaz…pero NECESITO hacerlo yo, necesito de ese tiempo dedicado exclusivamente a ese nuevo rol y a esta nueva persona, que yo elegi libremente engendrar. Necesito ajustarme a ese cambio enorme

    Ahi esta la diferencia, mucho mas facil sera volverse esclava con una maternidad impuesta (aunque sea por presion social) que por una
    elegida.

    Otra cosa, la crianza con apego es sencilamente algo a lo que yo le hallo mas sentido, con mi forma de ser, y la de mi pareja, nos saldria mas natural que entrenar al niño para que duerma solo a fuerza de dejarle llorar, por ejemplo, o tener que caminar pasillo arriba pasillo abajo toda la noche cuando con el colecho estiro la mano, teta y todos dormimos!

    Sobre la dependencia economica, jmmm, veamos, yo no sirvo para depender de nadie desde hace mucho tiempo, sea hombre mujer o estado.

    las que no tienen mis taras mentales respecto al tema y se sienten comodas con ese reparto de las responsabilidades, bien por ellas, yo solo tomare una excedencia si tengo dinero mio para sostenerme en tanto.

    Que me va a costar horrores separarme de mi hijo y volver al trabajo, seguro! pero quedarme tambien me costaria horrores, y economicamente con un solo ingreso, no vivimos.

    Y mi trabajo me hace feliz, me enriquece mucho y me activa.

    Como veran, un poco de cada mundo.

    1. Moni

      Le he estado dando vueltas a este articulo en mi cabeza por dias.

      Y llegue a una conclusion que mas o menos se parece a tu frase:

      “Ahi esta la diferencia, mucho mas facil sera volverse esclava con una maternidad impuesta (aunque sea por presion social) que por una elegida”

      Yo soy mama, vivo en el tercer mundo y efectivamente he nadado contra corriente, tratando de no hacer las cosas por presion sino por gusto…es practicamente imposible.La sociedad e incluso mi familia me aislo por no adecuarme a lo que se esperaba de mi.

      Yo lo resumiria en una pregunta: si tanto se aboga por un “parto respetado”…por que no ir mas alla y luchar por una “maternidad respetada”? Una maternidad ( desde el embarazo hasta la crianza) donde nadie meta la cuchara, que sea solamente la madre la que haga lo que mejor se adecue a sus creencias, sentimientos y a sus circunstancias, sin la presion y el temor de ser juzgada por los demas.

    2. Marta

      Me parece muy lógico tu planteamiento… ¡sentido común!
      Ni hay por qué adiestrar a un niño ni tampoco adiestrarse como madre.

  20. Alejandra Rojas

    Interesante discusión, leída además desde el “tercer mundo” como le le llaman algunos…te felicito por un articulo muy bien escrito, con pasión, mas allá de estar o no de acuerdo con mucho de lo que planteas. Escribo desde Chile. El feminismo de las hermanas del 1er mundo lo siento tan lejano de nuestras raíces, de un feminismo con raíces indígenas en el que el hecho de ser madre y mujer es algo que nos empodera, no nos minimiza ni esclaviza … hay fuerza donde otros ven debilidades, y resistencia donde ven victimización o subordinación. El discurso que la lleva en mi país está impuesto por todo un modelo neoliberal y patriarcal, un establishment médico que te mira feo, te ridiculiza y te reta cuando saben que tu hijo de más de 10 meses por ejemplo, aun toma pecho. Trata de infantilizar a las mujeres, he tenido doctores decirme en la cara que no debería dar más pecho, que el “relleno” es mucho mejor…y te dan la marca y todo de la leche en polvo que es lo mejor, empresas y marcas con las cuales están coludidos por supuesto… se agradece el espacio de discusión. Alejandra Rojas del Canto

  21. Carlos

    Pienso que la mujer debería poder elegir el tipo de maternidad que quiere tener para ella y para su hijo. No sé si hay una conspiración del patriarcado con el tema de las campañas por la lactancia en los hospitales, pero lo que está claro es que dichas campañas no contemplan ni la lactancia prolongada ni el colecho, más bien diría que al contrario. En el artículo se habla de plantearse el destete en función del tiempo que se quiera para el ocio, amistades, sexualidad… O sea, que se entiende la crianza como un tiempo que se le dedica a un elemento ajeno a la mujer, sería este un concepto muy diferente al que presenta Casilda Rodrigañez en su libro “La sexualidad y el funcionamiento de la dominación” donde se describe una relación simbiótica entre la madre y la criatura, así como una forma de entender el parto y la lactacia como formas propias de la sexualidad femenina con las que se puede llegar hasta al orgasmo; que si se viven con dolor es por falta de información y la represión de la cultura patriarcal. En fin, no me he puesto a corroborar los estudios, pero me parece de sentido común pensar que un bebé que se cría con el cariño y el contacto piel con piel se desarrolla mejor y es más feliz que uno al que se deja llorar solo en una cuna; de hecho ese es el recuerdo más antiguo que conservo en la memoria y que mi madre flipa cuando se lo cuento: encontrarme solo, desorientado en la noche y lleno de angustia en una jaula, y solo tranquilizarme -parcialmente-, al escuchar una voz próxima cantando una nana. Eso sí, canar una nana desde su cama, pero de colecho y lactancia nada de nada, que frías las madres ochenteras por dios xD

  22. haizea

    Me ha interesado mucho el artículo, y también las diferentes reacciones al tema. Por eso me gustaría contar mi experiencia, pero no como madre, que no lo soy, sino como hija. Lo siento si es un poco largo.

    Si tuviera que definir la forma en que me criaron mis padres, sin duda diría que fue “apego”. Los dos fueron desde el principio completamente conscientes de la importancia de lo que hacían, leyeron, observaron, discutieron, y sobre todo, siempre me han querido y me han atendido con muchísimo amor y me han integrado como un elemento más, igual de importante, de la familia.

    No obstante, mi madre dejó de darme leche a los dos meses por cuestiones naturales. Así que soy una niña de biberón, muy sana y completa, por cierto. Lo de la leche ayudó a repartir las tareas, porque mi madre tiene problemas de insomnio (si se despierta le cuesta mucho dormir) pero madruga mucho; así que yo dormía en otra habitación, mi padre se levantaba por la noche, y mi madre a partir de las 6 o 7 de la mañana. Nunca dormí en la cama con ellos, aunque iba los findes por la mañana, y si tenía una pesadilla, o venía mi padre conmigo a la cama, o me mandaba a la cama con mi madre.

    Durante una época bastante larga también estuve en casa con mi padre, porque él trabajaba desde casa y mi madre fuera. Los dos son personas muy cariñosas, que me portaban (cosa en su momento muy mal vista), jugaban conmigo (mi padre también, en su momento era también algo raro) y no se cortaban nada en demostrar su cariño hacia mí.

    A pesar de todo, me llevaron a la guardería porque, al ser hija única, pensaban que era importante que aprendiera a compartir mi tiempo y mis juguetes con otros niños.

    Teníamos una relación muy cercana, hasta tal punto que me costó aceptar que ellos tuvieran su vida aparte (y que en algún momento me dejaran con tíos para irse al cine, por ejemplo), pero lo aprendí. También insistieron en mandarme al campamento, a pesar de que me a mí me daba miedo estar fuera de casa tanto tiempo. Me alegro de que tomaran estas decisiones y no se fijaran solamente en lo que yo quería, porque lo que yo quería estaba basado en mi inseguridad como niña pequeña y bastante miedosa ante lo desconocido, y tenía que superarse. Gracias a esos primeros pasos, ahora soy una persona muy independiente a la que le encanta vivir en otros lugares.

    Hoy en día tengo 32 años y una relación muy cercana con mis padres. Nos vemos mucho aunque vivimos en ciudades diferentes, hablamos mucho, nos contamos los problemas y las alegrías. De vez en cuando nos vamos juntos de vacaciones, compartimos muchas cosas. Viéndole en perspectiva, creo que un acierto fundamental de mis padres fue demostrarme su amor incondicional y sin reserva, pero enseñarme también que todos somos personas con necesidades y responsabilidades, tanto ellos como yo. Siempre me dejaron claro que todas las personas de la familia tenían importancia, personalidad e independencia.

    Estoy segura de que mi relación con mi madre es bastante más cercana que la de la mayoría de la gente de mi edad; pero sobre todo lo es con mi padre, porque crecí rodeada de hijxs de padres ausentes. Y ni me dieron pecho hasta los tres años, ni crecí con mi madre dedicada a mí a tiempo completo. En general, considero muy importante darse cuenta de que las necesidades de los bebés no son sólo comer, amor y calor, sino formarse como personas que viven en sociedad, que conviven con otras personas y que tienen que aprender a quererlas, a respetarlas, y a darles su espacio. Los bebés son personas, y es importante establecer una relación que no los trate sólo como objetos dependientes y necesitados, sino como “personas en proceso”. Creo que el apego es fundamental, pero no tengo tan claro que tenga una base biológica, unida exclusivamente a la madre de forma física. De hecho, me alegro de tener no sólo una madre, sino una madre y un padre cercanos y “apegados”.

    Siento la extensión.

    1. Bea

      ¡Me ha encantado, me ha encantado la aportación de haizea! ¡Cuánto sentido común! 🙂

  23. Marta

    De acuerdo con el comentario de Haizea.

    Yo creo que más que Crianza con Apego, tal y como conocemos el “título” impuesto a una serie de recomendaciones y a un movimiento o grupo en concreto, estaríamos hablando de criar con sentido común. Si se ha sido buena o mala madre es algo que nos dicen o dirán nuestros propios hijos.

    Lo más lógico es tratar a un hijo así, es lo que te sale del corazón, sin necesidad de sentirse presionado a actuar de un modo u otro o “pertenecer a algo”, con la seguridad de que lo que haces por ese hijo siempre será lo mejor para el y ¿quien daña deliberadamente a su hijX????, haberlos haylos, pero es lo menos.
    Lo mas lógico es respetar a la gente, los niños son gente tambien, pequeñita, pero gente. Hay gente irrespetuosa que trata a sus hijos respetuosamente y al contrario, sería imposible generalizar sobre el modo o criterio correcto para educar o criar a los hijos, por que basándonos en el sentido común, nadie pretende dañar a sus hijos cuando toma decisiones respecto a su crianza. Ni quien da el pecho, ni quien da biberón.

    Desgraciadamente, hay cosas que sentimos impuestas como madres, con la “amenaza” de grandes catástrofes para nuestros hijos. Y esto es más de lo mismo, siempre ha existido la “maruja” que te dice “no haces esto bien o es mejor del otro modo” o la que simplemente te hace el comentario.. ahí… “como quien no quiere la cosa…..” ¿HASTA CUANDO? Y en esto de la Crianza con Apego es como “la suegra” pero a lo BESTIA.

    Demostrado queda Haizea, con tu comentario que no eres una persona violenta, ni dependiente o con una mala relación con tu madre, y eso que no te dieron teta, te llevaron al colegio normal y todo lo que cuentas! ufff, para algunxs extremistas sería el manual de: “cómo hacer a tu hijx un desgraciado emocional de por vida”.

    No estás “desapegadx” de tu hijx (ni de tu madre) por dar biberón, para nada….! ni tu hijx tampoco…
    No estás “desapegadx” de tu hijx (ni de tu madre)por llevarlo a un cole o a una guardería. Ni tu hijx tampoco.
    No estás “desapegadx” de tu hijx (ni de tu madre)por no seguir un “decalogo” de la buena madre…¡Ni tu hijx tampoco!

    Cada familia sabe lo que es mejor en su situación, lo que me parece es que esto no es más que un gran mercado y un gran negocio que crea y explota necesidades de las familias con su cumplimiento.
    Al igual que el “mercado de la crianza del desapego”, pero al menos sobre eso se puede hacer una cuenta mas o menos de lo que uno gasta (parto gratis SS, matrona gratis SS, UN carrito (500€), pañales desechables (1200€ 0,19cm 3 años), leche en polvo(1800€), guarderías y colegios (desde 0€ a lo que quieras pagar).

    Estamos acostumbradas todas a ver cómo se hacen comparativas desde el “apego” de cuanto nos gastamos en leche artificial, pañales, esto y lo otro, ¿verdad?.

    Así que no nos engañemos, que esto es una forma mas de “explotar” economicamente (y emocionalmente) a las madres. Ojo, pienso que es totalmente respetable cobrar por el trabajo desempeñado, pero yo creo que solo es una buena campaña de marketing. Igual que la de las leches artificiales en los 80-90,los chupetes, igual que la del boogaboo, la del danone…

    En la crianza “desapegada- desnaturalizada” (lease IRÓNICAMENTE) nos venden de todo… VALE
    Pero en la crianza del “apego-natural”, lease también IRÓNICAMENTE, están encontrando su forma de hacer el agosto. Para la CRIANZA CON APEGO, y las madres/padres también somos clientes potenciales:

    Desde el parto en casa que de media cuesta 2000€ (lo pagas aunque termines pariendo en un hospital por complicaciones) hasta los consejos de una especialista en maternidad no titulada oficialmente 200€. Los cursillos varios, talleres, seminarios (asociaciones, circulos de madres, grupos… etc….) 60€ de media…
    Las formaciones de especialistas en “apego”(educación,acompañamiento, monitor de tal o cual, asesora de tal o cual, consejera de tal o cual) 1000€ de media.. Por que tampoco nos engañemos, muchas mujeres que toman contacto con la crianza con apego, son clientas potenciales para todo este tipo de formaciones NO OFICIALES con la promesa de conciliación familiar y laboral.
    Los diversos productos desde portabebés, pañales, libros, talleres de masajes/esto /lo otro /lo de mas allá. Cosméticas y ropa orgánica,accesorios blablablalb … Una pasta sería incapaz de hacer una cuenta de las cantidad de cosas que se compran, así que dejémoslo en “INDEFINIDO”.
    Por que aquí tendríamos que incluir: colegios “libres y respetuosos”, material para el homeschooling o temarios y matriculas en colegios a distancia. No todo el mundo compra portabebés y hay algunas que compran 10 o 20 ( o mas ). No todo el mundo compra pañales de tela pero hay algunas que compran 80 (o mas). No todo el mundo pare en casa, pero hay quien pare dos o tres veces… Hasta el infinito: ¡vamos a ir sumando!…

    Asi que es IMPOSIBLE, hacer una cuenta de todo lo que se supone que va a gastar una familia que entra en este “rollo”.

    La Crianza con Apego… una estupenda campaña de marketing.
    Una madre que se puede permitir dejar de trabajar para cuidar de su hijo en casa,tiene más tiempo (y seguro dinero) para comprar por internet, pocas pueden permitirse ese lujo pero las que pueden son clientas potenciales con el bolsillo lleno y en este ambiente se despliega una gran oferta de productos para criar a tu hijo de un modo respetuoso. Ahora, en tiempos de crisis y paro ha crecido la oferta de formaciones o titulaciones dentro de este ambiente como vendedora/asesora/consultora… Por lo tanto se explota también esa necesidad (o la pescadilla que se muerde la cola, no trabajas fuera de casa pero trabaja dentro de casa (y desde dentro de la Crianza con Apego).
    Para ser una buena “criadora con apego” necesitas comprar muchas cosas, o pocas, pero al menos “algunas” de las que te ofrecen.
    Lo demás es ser madre y punto, con mas o menos sentido común, según a quien preguntes “su opinión” sobre qué tipo de madre eres, pero si no tienes o consumes “esto-lo otro” es dificil encuadrar a una madre dentro de un “tipo de crianza” en concreto.
    Es decir puede que una madre que no haya parido en casa, ni haya dado el pecho y lleve a su niño a la guardería sea más respetuosa con ese niño que cualquiera que se haya comprado el “pack” de la crianza con apego,desde luego nadie la identificaría ni la etiquetaría como pro-crianza con apego si no la conoces personalmente. Pero todas identificaríamos fácilmente a qué “corriente de la maternidad” pertenece alguien que sabemos que ha parido en su casa y se ha comprado un fular portabebés (haya o no amamantado).

    Dar teta es gratis y no identifica a nadie, siempre se ha dado teta.
    Por eso “La Crianza con Apego” no es solo dar teta o no dar teta.

    Para mi la CRIANZA CON APEGO no es más que eso : el panfleto publicitario de un “gran supermercado on-line”. Desde ahí se lo guisan y ahí mismo se lo comen.
    Y que conste que esto lo digo respetando a “cada” y “cual” sea cual sea su forma de hacer las cosas con sus hijos y también a quien “ofrece” como a “quien demanda”, a vendedores de “cosas del desapego” o a vendedoras de “otras cosas del apego”…

  24. mayka

    Gracias a todas por vuestros comentarios, tanto a favor como los que habéis planteado puntualizaciones y reflexiones para el debate, todos los comentarios me han parecido enriquecedores, muchas gracias de nuevo, saludos para todas

  25. Uma

    Hay mucho de debatible en el uso de conceptos en el artículo, sin embargo en lo que estoy de acuerdo es en que “El respeto pasa por no decirle a nadie lo que tiene que hacer. Ni 0 meses ni 26. Sería de nuevo infantilizar a la mujer. Cuando quien da el pecho hasta los 5 años dice, “soy feliz”, esa frase tiene el mismo valor que cuando la usamos el resto. La felicidad puede ser un estado de ánimo o una forma de ver la vida dependiendo de cada una”… Esta frase resume la esencia del feminismo, Respeto a las elecciones de cada persona, (acentuando que es una elección no una imposición).

    Hace tiempo en una reunión de PPIINA, una mujer en una intervención dijo, “Acabemos de una vez con el mito de la lactancia”, pues no señoras!, como feminista mi tarea no es condenar,ni revelar la verdad absoluta, es velar por el derecho de cada una a hacer de su vida lo que elija. Es cierto que hay mucha tarea aún con respecto a la corresponsabilidad paterna y la masculinización de las tareas del hogar pero desde la condena y la desinformación no lo vamos a lograr, construyamos sororidad, informémonos de que estamos hablando y sobretodo sigamos luchando por la corresponsabilidad en las tareas del hogar.

  26. Isabel

    No comparto lo que se dice en esta publicación…solo me voy a centrar en un punto? Por qué se considera que la lactancia excluye al padre, no pudiendo generar vínculo con su hijo? Hay muchas maneras de generar el apego con un hijo, el padre puede hacer piel con piel, abrazar, jugar con el hijo, darle de comer cuando comienza con la alimentación complementaria…hay mil cosas q puede hacer un padre por y con su hijo aunque la madre dé pecho. Mi hijo tiene 28 meses y a día de hoy sigue tomando pecho, hacemos colecho, hemos porteado…mi hijo tiene mokentos en los q prefiere estar con su padre y otros en los q prefiere estar conmigo y yo no me siento esclavizada porque, aunque la maternidad a veces es difícil elijas el camino q elijas, yo la estoy disfrutando plenamente

  27. Tatiana

    En hora buena, me encuentro con éste tipo de lugares en la web, soy Colombiana de 24 años de edad y madre de un hijo de 5 años.

    Ya entrando en el tema del artículo, hay algunas cosas que no estoy de acuerdo: El hecho de vernos como esclavas de nuestros hijos. Vi en un comentario que pusieron que el hecho de haber elegido ser madres albergaba el hecho de poder recibir ésta situación de la mejor manera al no ser impuesta. Mi situación es la siguiente: Tuve a mi hijo a los 19 años, era joven y estaba con el papá de mi hijo y aunque decidí tener a mi hijo aunque no planeaba que fuera en ese momento, la situación se puso tensa al pasar del tiempo, nos separamos a los dos meses de nacido el niño y tuvimos 5 años separados, hasta hace unos meses decidimos volver a reconstruir nuestra relación. Lo anterior es para dar a explicar lo siguiente:

    Al momento de separnos y por la edad que tenía mi hijo, cuando se empezaron la prolongar las salidas de mi bebé con su papá, mi propio cuerpo SABÍA EN QUÉ MOMENTO MI HIJO TENÍA HAMBRE ¿PORQUÉ? porque sencillamente, las glándulas mamarias se llenaban de leche al no tener cerca al niño y producir la mamada. Qué me llevó a pensar ésta situación? que mi hijo obviamente me necesitaba, pero que su papá al estar enemistado en ese momento conmigo supo superar la situación de hambre de mi hijo y no se dejó ahogar en un baso de agua. Todos éstos 5 años de separación me hicieron dar cuenta que él siempre fué un excelente papá, cada 15 días por 5 años viajó por 3 o 4 horas (distancia entre ciudades) para ver a su hijo y su vínculo con él fue excelente, esa distancia que hubo entre papá y mamá, hizo que él reaccionara y tomaras riendas sobre el asunto, lo bañaba, le daba de comer, lo mimaba, etc.

    Lo estupendo de éste ejemplo, es recopilar lo que muchas mujeres escriben y comentan sobre éste artículo, la igualdad sobre género parte en que nosotras mismas incluyamos al hombre (papá) sobre las actividades sobre el niño, si bien en mi país ( y no creo sea el único) las mujeres nos cansamos de dar a gritos que no hay una igualdad, cuando nosotras mismas (en el ejemplo de familia) no incluimos al hombre en las actividades del hogar y creémos que ellos se deben limitar al contacto laboral.

    Ahora bien, tuve la oportunidad de leerme los dos artículos y llegué a la conclusión, que es el mismo niño quien en un momento de su vida dejará de lado lo que su madre y padre le ofrece (leche, cuidados, compañía) porque simplemente crecerá y se dará cuenta que otras personas o circunstancias se lo permitirán. En éste caso, cuál es la necesidad de apartarlos a tan temprana edad?, si bien, ahora la mujer está más incluida en el sector laboral, y cada vez es menor el tiempo que se pasa con nuestros hijos, porque simplemente de las 12 horas que empieza tu día (6 am a 6 pm), 8 o 9 horas las pasas en tu trabajo (para el caso de Colombia), ante ésto qué necesidad hay de desprendernos de nuestros hijos tan rápido? yo creo que todo parte de un equilibrio con las tareas del hogar con tu pareja, más que el incipiente hecho de la desigualdad de género que a nivel mundial vivimos.

    para terminar, dentro de los comentarios que leí en éste artículo, me llamó mucho la atención uno:
    “Es la legitimación teórica que necesitaba el patriarcado para poner contra las cuerdas a las mujeres, porque tu no eres madre, pero te aseguro que ARREBATAR sin un acuerdo previo, un hijo o una hija a su madre, es lo peor que el patriarcado puede hacerte”.

  28. Marc

    No estoy para nada de acuerdo con el planteamineto del articulo ni con las acusaciones garatuitas a la falta de implicación de los padres. Parece un articulo de la Fundación del PP FAES. Supongo que el referente de la autora serà la Vicepresidenta del Govierno Soraya Sanz de Santamaria que en menos de dos semanas de dar a luz ja estava trabajando, un mujer guerrera libre i adaptada a sus tiempos…bla bla bla… El pecho a demanda és un recomendación de algo que se llama OMS al igual que el colecho. Lo de las necesidades de un bebe son subjevtivas ja me parece una metedura de pata grave…, por no hablar de la generalización burda de la falta de implicación de los padres.

  29. Daniel

    Buen articulo, no podria estar mas de acuerdo.

    El que los defensores de un modelo de maternidad bastante rancio que obliga a la mujer a dedicar todo su tiempo a atender a su prole vaya de feminista y progre es algo que me repatea desde hace tiempo.

  30. Ana

    Soy feminista, estudié filosofía e hice mi tesis sobre mujer y ciencia. Además soy madre de un niño de 4 meses al que doy pecho a demanda y espero que sea prolongada.
    El artículo me parece escrito por una ” hembrista” mas que por una feminista.
    ¿Cómo se puede juzgar, hablar u opinar sobre algo que se desconoce?
    Yo llevo una vida plena y doy teta en cualquier sitio. Mi pareja está implicada al 100% y se siente incluida, alimentar no.solo.es meterle la teta a un niño en la boca, el padre lo.coge a las 3 de la mañana, yo le doy teta y luego le saca los gases y lo acuesta.
    Colechamos, no sabes lo cómodo que es cuando se despierta un achuchon del padre o mio y dormidito, descansas más.
    Para follar como dices, que aburrida es la cama, existen otros sitios mejores y favorece la vida sexual de ambos.
    Salgo con mis amigas, te sacas leche y se lo dejas a su padre, abuelo o abuela, a quien quieras.
    Trabajar no trabajo, pero como mucha gente en este pais y no lo llevo a la guarderia mas que nada porque la publica pocas plazas y la privada con un.solo sueldo imposible.
    Es cuestión de hacer lo que quiera, pero el criar con apego, termino utilizado por Piaget, no esclaviza a la mujer.

  31. anonimo

    Soy madre trabajadora y tengo una niña de cuatro años a la que aun doy el pecho. Durante el día no puedo darle así me limito a sacar la leche y guardarla para cuando tenga hambre, el pecho se lo doy por la mañana y por la noche….. La verdad es que es lo mas hermoso que me a pasado nunca. Su padre se queda cuidándola cuando yo me voy, la niña duerme con nosotros en la misma habitación y solo puedo decir que no puedo ser más feliz. Me he dado cuenta que los cambios más importantes se han dado en mi cuerpo, ahora estoy más delgada que antes….. También, no se si será por las hormonas, pero los chicos me miran mas que antes y eso que ni voy maquillada, ni uso perfume (dejé de usar perfume cuando me quede embarazada y desde el parto tampoco uso porque me gusta que mi bebe huela mi piel natural). Así que no se, o los hombres se han vuelto locos o algo a cambiado en mi que les debe gustar mas!.

  32. Elena

    Felicidades anonimo!! 🙂 Yo también disfruté mucho la lactancia, hasta los 3 años y medio 😉
    ¿Ventajas para las mujeres, decía arriba alguien? ¿porqué se juzga sin informarse a fondo primero? Ventajas que puedo decir, ahora mismo: prevención del cáncer de mama (más numeroso en mujeres que no han lactado), antiestresante (libera la hormona prolactina que es un opiáceo, con lo que te sientes “agustito” si tu mente no lo impide), autonomía y comodidad (no andar tirando de miles de cacharros y químicos varios), tranquilidad (tu hijo/a está bien alimentado/a y protegido), etc, etc…

  33. Lara

    Enhorabuena por el artículo. La necesidad de pensar en el padre de cualquier criatura como sujeto cuidador reponsable, con el mismo instinto para cuidar, inseguridades y necesidad de aprender que cualquier madre (salvo aquell@s no primeriz@s) es para mí una reivindicación fundamental para avanzar en la igualdad.
    Sólo un apunte: la lactancia (entendida como medio de alimentación y siempre que sea una opción tomada libremente por la madre y no como una conexión mística ni mandato biológico inviolable) no tiene por qué interferir en la implicación del padre ya que este tiene todo lo demás para hacer que, como bien dice la autora del artículo, no es poco, y una vez que la lactancia está asentada esta se puede compaginar con el biberón. En mi caso personal, con un peque de 2 años y pico al que todavía le doy teta a modo de somnífero antes de irse a dormir (cuando estoy en casa) o en momentos puntuales, esto no ha interferido en la relación del padre con la criatura. A modo de ejemplo, cuando se despierta por la noche y voy a junto de él, llama por su padre porque es él quien se ocupa normalmente de atenderlo y darle un biberón cuando se despierta a esas horas, así que me dice “teta no; papá, bibe” porque ha establecido una rutina con él, es decir: el vínculo afectivo no tiene por qué ir unido a la teta sino que va unido a la relación p/materno-filial, si ambos progenitores son lo suficientemente generosos y maduros como para asumir, compartir y repartir estos espacios con respeto y en pie de igualdad, la relación familiar sale fortalecida por todas partes. Hacer posible que los hombres y las mujeres ocupen el espacio que les corresponde en la m/paternidad —que, a mi modo de ver, debe ser la corresponsabilidad total— es el gran reto y paso adelante que tenemos como sociedad, aunque (y porque) creo que todavía estamos muy lejos de alcanzarlo.

  34. Gobolina

    Yo soy mamá y cumplo con muchos aspectos que se relacionan con la llamada crianza con apego, o natural. Doy el pecho a demanda, porteo, colecho. Pero ésto ha sido el resultado de hacer mi vida, la mía, como mujer, más cómoda, práctica y autónoma. Es el resultado de continuar con mi vida tal cual e integrar a mi bebé en ella.

    ¿Por qué duerme mi bebé conmigo? Porque me aterra la idea de levantarme por la noche a preparar un biberón. Sólo pensar en esperar a que se hierva el agua mientras el nene llora me pone nerviosa.

    Porque quiero dormir más y tener más tiempo para mí. ¿Imaginaos tener que levantarme y coger a un bebé de la cuna? La mayoría de las veces él mama mientras duermo. Mi pareja me lo cuenta, yo no me doy cuenta. ¿De verdad que uno de los dos se levante a preparar un biberón me hará a mí más autónoma?

    Y lo doy a demanda por que bueno, su estómago es muy pequeño y tres horas para él es como 12 para un adulto. No soy tan cruel.Y porque me permite no depender de un horario. Si quiero ir al cine le doy el pecho antes, sea a las 8 de la tarde o a la hora golfa. Y si a la salida no quiero volver a casa hasta el día siguiente dejo leche en el frigo.Que por cierto esto sólo será unos meses.Luego cuando yo no esté comerá otras cosas. Ya cuando me vea aprovechará el tiempo y mamará por todo lo que no lo hizo.

    Doy el pecho, además, porque tengo antecedentes de osteoporosis, y nada como prevenirlo.

    Porque no puedo permitirme gastar 15 euros a la semana en leche artificial.

    Porque después del parto estaba cansada, y no quería que su papá estuviese preparando biberones. Lo quería dándome besos, haciéndome la cena, cuidando de la casa, echando a las visitas, defendiéndome ante la gente que me dice que por qué doy teta. Si alguien cree que el papá hace menos cosas cuando se está manteniendo una lactancia, es que no se ha puesto en sus zapatos.

    Porque es divertido. Ver como el bebé le habla a la teta. Salpicar al papá de leche, etc.

    Y lo llevo en un fular a todas partes. Porque me gusta salir y que él se venga.Porque el carro no cabe en la mitad de los sitios por los que voy y me da pereza.

    Porque él va tomando teta sin que yo mueva una mano, y con el carro me tendría que parar y cogerlo. Porque él necesita que lo quiera, y yo necesito que me abrace.
    Porque me gusta tener las dos manos libres.
    Porque se duerme al momento. Si quiero que se duerma para trabajar (oh, trabajo desde pocos días de él nacer) o para ver una serie, me lo pongo en su fular, y no hay niño.

    Aunque a veces me tengo que aguantar,y quien lo lleva es su papá, su abuelo, su tía.

    Y ahora resulta que estoy criando con apego y el patriarcado me oprime. Estoy esclavizada. Debería salir a comprarme un carro, los complementos, entrenar al niño para que vaya ahí tumbado, que se aguante conque estar tumbado no le va bien para el tema ardores, y cuando quiera teta pararme en cada esquina. Ah no, que le demos bibi.

    Debería gastar mi dinero en leche artificial. Y

  35. Gobolina

    reducir mis horas de sueño por la noche, por oír llorar al nene mientras el papá está preparando el biberón.

    Y si echo de menos el calor de su boca en el pecho, pues hija, sumisión, a sufrir, que es mucho mejor.

    Además, tendría más probabilidades de que me volviera la regla, qué ilusión.

    Y debería comprarme una cuna, con su colchón, sus sábanas moñas y mil historias. Y obligar a mi bebé a dormir solo.Y creo entender que debería follar sólo en la cama, que es su uso.

    Y supongo que eso trabajar desde casa, ser mi jefa y hacer mis horarios… Una mujer en casa, mal, mal.

    La ventaja sería que dejaría de recibir la presión de la gente de por qué todavía toma teta, qué donde follo (angelitos), que no va aprender a andar, y ahora que voy a tener menos vida.

    Y de verdad, ¿todavía alguien cree que sólo se folla en la cama?

    1. Lucía

      Respecto a lo del sexo, he visto muchos comentarios pero me ha apetecido contestar en este. Es verdad que hay muchos sitios, yo antes follaba en la cama, en el salón, en la cocina, en la ducha, en el coche, hasta alguna vez en lugares públicos. Durante la lactancia me quedé literalmente sin ganas. Después la cosa no mejoró, estoy sobrada de imaginación (y muy tórrida por cierto), pero de día estamos los dos con los niños y por la noche, después de trabajar, jugar, planchar, leer, bañar, cenar, los dos caemos como troncos. Antes también trabajábamos, pero nos importaba poco tener una casa más o menos limpia, o cenar un bocata, y además de asearnos nosotros no había nada más que hacer. En cuanto a la noche, si algún día te despiertas con ganas de marcha, para atacar al de al lado y que el despertar sea interesante, tienes que pasar por encima de dos niños y llevártelo a otra habitación, lo que ya de por sí complica la cosa, porque entre “que guay cariño como me mola esto que me hace” a “qué dices de que me levante, mañana me levanto a las seis” está la delgada línea roja de la ausencia de roce (salvo que la imaginación sea que te de igual que los niños estén en la cama, pero yo personalmente con eso no comulgo).

      Dar la teta es lo más, tener hijos es chachi piruli, dormir con ellos es muy bonito, y todo lo que queráis, pero las que lanzais el mensaje de que el sexo no se resiente deberíais de ser contratadas por el Estado para dar clases a las demás, y a mí, si me quieres dar alguna idea, te lo agradezco. No es por curiosidad, es por aprendizaje, porque yo el único rato que se me ocurre es en la oficina y eso me lanzaría inevitablemente a una relación extramatrimonial.

      En mi opinión el sexo se resiente (y en la de otras 3.000.000.000.000 de madres con las que lo he hablado), y a la única conclusión que he llegado es que “que me quiten lo bailao”, “sarna con gusto no pica”, y que el tiempo pasa, los niños crecen, y que cuando llegue el día…siempre nos quedará la viagra.

  36. Nuria

    La Comunidad Autónoma de Madrid está subvencionando grupos de Crianza. -????
    ¿dónde?
    ¿podrías aclarar esto? ¿te refieres a los CAF?

  37. Mónica

    No creo que el problema esté, en la crianza con apego, ni en la lactancia a demanda, ni en el colecho, etc….., personalmente considero que todo depende de como nos comportemos ante la vida, tal y como es la pareja que hemos elegido se comportará como marido y como padre, si ya en situaciones más simples hay mujeres que tienden a absorber más responsabilidades por su forma de ser o por la forma de ser del marido, teniendo un hijo todo aumenta las virtudes y los defectos; Considero que cada uno es libre de elegir el tipo de relación que establece con su hijo, ya sea con apego, etc. , de lo que se trata es de no hacer algo que no se quiere hacer y si no se es capaz el problema es otro no la crianza que da a sus hijos.

  38. Rocío

    “Cuando digo que no quiero ser madre, me dicen que ya cambiaré de idea. Jamás he visto hacerlo a la inversa. Hasta mi doctora me recetó la maternidad.”
    O sea que no eres madre ni quieres serlo pero le estás planteando a otras qué es lo que hacen mal en su maternidad, según tu punto de vista.
    ¿Soy yo la única que ve una enorme contradicción en esto? Y me atrevería a decir que una falta de respeto.

  39. Usoa

    Creo que este artículo produce un debate y abre paso a dialogar sobre un tema que nosotras como madre/padre venimos tratando a nivel familiar e intentando buscar información y trabajo de corte feminista en torno a la crianza amplia: embarazo, parto, lactancia, cuidado, educación, conciliación, roles, etc. que me alegro de encontrar en estos lares( este y otros artículos de pikara) y que nos resulta difícil encontrar.

    Sin embargo, este artículo se alimenta en sus partes negativas de generalizaciones, no contemplan una realidad heterogénea y compleja dentro de la crianza con apego, consciente, natural o como quieran llamarla, la mayoría de los términos son bien criticables, empezando por el de natural.
    Me parece que se están mezclando muchas cosas y atribuyendo cargas a unos modelos de crianza que evidentemente no se libran de estar influidos por una sociedad patriarcal y un mercado del mismo corte, pero ojo! no se libran ni estos ni ningún otro. Cada individua (mujer/hombre) feminista deberá lucha por construir ese modelo, aquí es donde es interesante el debate.
    Sobre la lactancia:
    1º Como portadora de tetas la mujer que pare o adopta (aunque más que minoritarios existen los casos de mamas que dan el pecho a bebes si haberlo parido) es la que debe decidir si da o no da el pecho y por cuanto tiempo quiere darlo. Esto no es una excepción para la crianza consciente o con apego (la natural no lo se con certeza): si la madre no disfruta ya no está cómoda, está cansada y quiere dormir, no quiere dar el pecho más, no lo quiso dar nunca o no le fue posible, es su decisión y deberá decidir acompañada o no como desenvolver esa decisión.
    2º Otra cosa es como se trabaja la decisión de dar el pecho a demanda con quienes van a formar parte de la crianza, padres, compañeras, compañeros, familiares, amigos, etc. que no pueden dar la teta (ahí la realidad más cruda que tuvimos que enfrentar como madre/padre) pero que pueden hacer mucho para facilitar esta experiencia, trabajo, tarea, a veces gozosa y a veces exasperante y la mayoría del tiempo ni un extremo ni otro.
    3º También está el bebe o niña/niño que forma parte activa de la lactancia y con quien, cuando sea posible habrá que comunicarse y negociar. La demanda no significa que como mujer tenga que desatender mis deseos, nosotras no lo entendimos así, y eso supone que a veces no hay teta aunque nuestro hijo me la pida, eso tampoco a impedido que sigamos con la lactancia los 2 años y medio que llevamos y lo que nos quede.
    4º Pero la anterior afimación se complica cuando quien toma el pecho es un bebe y la angustia por separación es fuerte (no todos los casos de lactancia son así y puede darse aunque no haya lactancia) nuestro caso lo fue, de ahí el ostión de realidad que nos comimos entre pan y pan. Explicarle a un bebe de 2 meses que mama se ha ido unas horas a la universidad, que estás con papa, que no hay teta pero que hay bibe con leche de mama, fue misión imposible. Resultado: bebe que llora desconsolado las horas que su madre está fuera de casa al 60%, padre que hace todo lo posible por consolarlo, que sacrifica su espalda en el intento y madre/padre frustrados sin saber como solucionar el conflicto. Prolongamos la situación 4 meses, el bebe siguió demandando el pecho a grito pelado, el padre siguió acunando, abrazando, cantando,dejándose la espalda, la madre sacrificó parte de su trabajo profesional pero siguió con el. Después de este periodo de estrés las cosas mejoraron por varias circunstacias.
    La mejor solución para nosotras como familia hubiese sido una compañera de lactancia, ya que no queríamos dejar de lactar ni lo veíamos como una solución. Hubiésemos deseado conocer disponer de otra madre con la que compaginar vidas y amamantar bebes, sin excluir a los padres, no me vaya a explicar mal, que un bebe da más, mucho más trabajo que la lactancia. Otra solución hubiese sido poder acudir a la universidad con el bebe. Y aquí habría que hablar de la relegación de la crianza al espacio privado, que genera muchos conflictos a la hora de criar.
    5º El biberón no nos pareció una opción más cómoda ni liberadora. Económicamente supone un gasto importante y la posibilidad se moverse se ve reducida, me explico. Nosotras nos fuimos de viaje a hacer una ruta en bicicleta cuando nuestro hijo tenía 9 meses, la lactancia, natural o artificial aún es una parte importante de su dieta. Si hubiésemos tenido que llevar biberones, leche, esterilizar, etc. nuestro viaje se habría complicado, cosa que se soluciono con un simple gesto, sacar la teta.

    El colecho:
    1º Los bebes se despiertan por las noches, algunos más otros menos, puedes optar como padre/madre por levantarte y calmarlo, o tenerlo en la cama y calmarlo sin levantarte, con teta, con caricias, con abrazos, como buenamente puedas.
    2º Reducir la posibilidad de sexo a la hora de dormir y a una cama es mucho reducir. Follar cuando se es madre/padre puede y es en la mayoría de los casos más complicado, masturbase más de lo mismo aunque más fácil porque no necesitas del otrx. Cansancio, sueño, falta de tiempo, pero esto no tiene que ver ni con el colecho ni con la crianza, con apego, natural o consciente, sino con que tienes un bebe en una sociedad capitalista en la que la crianza esta menos que protegida.

    El porteo:
    1º Los carritos son casi siempre más caros, si no tienes ascensor ni sitio para dejarlo en el portal, ánimo. Si vas a ir en metro, por ejemplo el de Madrid, ánimo. Y lo que vemos quienes llevamos un carrito que no ven la mayoría de ciudadanxs es lo poco o nada que pensamos en quienes tienen impedimentos para la movilidad.
    2º Los bebes lloran mucho menos cuando están en contacto con el cuerpo, de otro humano (no necesariamente la madre) esto supone menos estrés más bien estar para toda la familia y además con una mochila o fular tienes las manos libres!!
    3º Cuando el bebe pasa de un peso, el porteo se complica, claro! ahí cada cual se busca su solución, carrito, andando, mochila a la espalda, lo que mejor nos venga.

    Trato médico a la maternidad/paternidad
    Aquí nos enfrentamos a la infantilización de las madres y la ausencia e irresponsabilización de los padres. Pero ojo! esto es para todas! si no quieres dar el pecho te tratan o te miran mal, por supuesto habrá muchos casos, pero si quieres dar el pecho te enfrentas a la desinformación, la información contradictoria y el caos que en general hay sobre la lactancia. Y si te pasas del año atente a las consecuencias. En un mismo hospital, en dos días, después de un parto de 32 horas, me acosaron como mujer primeriza con consejos de todo tipo, continuos y machacones de como dar la teta. Ya había recibido el mejor consejo que pude tener, haz lo que te de la gana, haz como tu lo creas, ve probando y pregunta cuando necesites. En resumen empoderate, no eres estúpida, no eres incapaz, no estás enferma. Claro está que nadie se dirigió a mi compañero hombre para exigirle nada.

    Cuestiones económicas:
    1º Estoy de acuerdo de que como mujeres tenemos que tener consciencia lo que supone depender económicamente de otros, lo que supone dejar el trabajo por la crianza y encontrarte con la imposibilidad de reincorporarte al ámbito laboral. No nos podemos olvidar de la realidad en la que vivimos.
    2º Pero tampoco podemos olvidarnos de que como padres/madres criamos, traemos al mundo personitas y tener la posibilidad de compartir nuestro tiempo con ellxs especialmente los primeros años de sus vidas se está convirtiendo en un privilegio, cuando tendría que ser un derecho. Por supuesto la cuestión de clase es importante aquí, como en casi todo, pero se puede enfrentar esta realidad de más formas y con menos recursos de los que nos creemos. Hace falta menos miedo, más valor y luchar por lo que deseamos.

    El apego:
    No se puede relacionar alegremente el apego con la sobreprotección. Dar afecto cuando lxs niñxs nos lo pidan, respetarlxs, escucharlxs, integrarlxs en las decisiones difícilmente puede sobreproteger, sino generar individuxs con un autoestima sano además de otras capacidades muy positivas para la vida social. Sobreproteger es tomar decisiones por ellos, dirigir todas sus acciones, vivir a través de ellxs, porque se lxs considera incapaces, vamos, más o menos como lo que sufrimos las mujeres en esta sociedad cuando nos quitan la decisión por nuestra protección (véase la propuesta de ley sobre el aborto de gallardón y sus colegas). Aquí habría que llevar a debate la adultocracia, un tema de mucho interés para una sociedad que desea inviduas críticas y librepensantes, lxs más pequeñxs son nuestro futuro.

    Reproducción de roles.
    Por supuesto que se prediga más con el ejemplo que con la palabra, espero haber razonado un poco por lo menos como para comprender que el ejemplo no es necesariamente el que describías en tu artículo.

    Entonces, qué hacemos? nos echamos piedras unas a otras por dar la teta a un niño de 3 años, por no habérsela dado nunca, por haber ido a trabajar al mes y medio de haber parido o haber dejado el trabajo para criar? o nos centramos en nuestros fustigadores patriarcales, capitalistas salvajes y buscamos las formas entre todas madres/padres, abuelsxs, amigxs, tixs, vecinxs, etc. para mejorar los procesos de crianza desde los feminismos???

  40. Rosario

    En absoluto desacuerdo. Le hace falta leer a Casilda Rodrigañez a lo autora de éste articulo y entender la diferencia entre apego y sobreprotección. Está confundiendo muchos conceptos. Espero que pueda actualizarse más en neurociencias porque estamos hablando, desde el apeego, del bienestar de la madre y del bebé. Hay simbiosis y hay lactancia, que no se le vaya éste punto y el por qué es tan importante. Si no existe madre y el cuidado es de los padres, faltará la lactancia natural, pero habrá apego con el padre de todas formas. El punto es derribar éste modelo que hace las cosas difíciles para madres, padres y bebés, pero no derribe lo que la pareja madre-bebé tiene el poder de hacer. (y si lo entiendes bien, sabrás q igualmente puedes “hacerte un dedo” o lo que sea si se trata de potenciar el apego y junto con ello potenciar la tribu entera!)

  41. Luisa

    Es increíble todo lo que he leído….uf…..es difícil dar una opinión al respecto….. Todo lo que he leído me transmite justo LO OPUESTO a lo que es de verdad la maternidad…..es más bien una especie de disertación o de un compendio de tabúes o miedos o ….uf, algo un poco raro no? Lo que quiero decir es que la maternidad es algo más natural, más salvaje y muchísimo más bello que la preocupación de sí no vas a dormir bien, si no vas a “follar” o el largo etc que se menciona en el artículo. Soy madre de tres hijos y me paso muchas noches sin dormir, muchas por muy diversos motivos y no cambiaría NINGUNA de esas malas noches por un polvo. La maternidad es MUCHO MÁS, la maternidad es un proyecto de amor y es perfectamente compatible con muchas realidades (lactancia prolongada, biberón desde el primer día…..) . Creo que la maternidad es sagrado y un gran regalo. No entiendo la razón de ser de gran parte del contenido de este artículo, me transmite mucha paranoia. Un saludo.

  42. Luisa

    Por cierto se me olvidó comentar que crio a mis hijos con todo el apego del mundo, duermen en mi cama si lo necesitan, mi hija de 6 años se mete por su propio pie dos veces por semana en nuestra cama y sabe que lo puede hacer mientras lo necesite y mi bebe duerme en nuestra habitación hasta que se haga más grande y entonces pasara a nuestra cama hasta que lo necesite. Sobreprotejo? Pues no lo sé y si lo hago me da igual, les doy amor y respeto y el padre se implica tanto como yo, es un hombre maravilloso. Dejar por favor de arremeter contra los hombres de forma tan ….gratuita, creo que es algo muy feo e injusto. Un saludo.

  43. tenen

    Ten en cuenta que además de arremeter TODAS las semanas contra los hombres, con insultos directos e insinuaciones de que deberíamos ser exterminados (Leanse artículos sobre Solanas), lo hacen con los impuestos de todos los Nabarros!!!!

  44. Luisa

    Tenen, no te preocupes por el acoso sistemático y odio al hombre en tantas voces, aunque intenten armar mucho jaleo son muy pocas. Lo que ellas ( antihombres) no se imaginan ni de lejos, es como recibimos la mayoría de las mujeres esas opiniones. A cualquier mujer sin problemas ni traumas no sólo no “tememos”al hombre, sino que encontramos en el al mejor apoyo y cualidades únicas. Si, cualidades únicas, aparte de muchísima belleza. Creo que aquellas mujeres que ven en el hombre a un enemigo es sencillamente que no los conocen. Creo que es más interesante que la gente hable de lo que sabe y no al revés. Creo que si no les gustan los hombres a algunas mujeres y están en su derecho, deberían centrarse en lo que les gusta y dejar el tema de los hombres a las que si nos gustan. Ya se que este no es el tema, pero me da mucho coraje tanto fanatismo y tanta tontería. Saludos.

  45. cari

    Lo único que deduzco es que la autora no tiene hijos, yo jamás me tomaría la libertad de opinar sobe algo que desconozco, y si lo hago, me informaría primero. No entiendo muy bien contra qué estás en contra ¿lactancia prolongada? ¿qué entiendes por prolongada, 4,6,12 meses, 3 años, hasta que le salgan los dientes, cuántos dientes, 2,4, la dentadura entera?
    Me parece una gran estupidez comparar lactancia con patriarcado, no sé qué tiene que ver una cosa con la otra.
    Dejar de dar lactancia materna sólo por el hecho de que sólo las mujeres podemos hacerlo, y choca con vuestra idea de que todo, absolutamente todo lo tiene que hacer también el hombre, pero resulta que mi marido no tiene tetas y no puede.
    No se puede negar que la leche materna tenga los miles de beneficios que se ha demostrado y se sigue demostrando cada día, con estudio científicos bien contrastados y son irrefutables, sólo por el hecho de que choque con tus ideas, que prefieras dar leche de fórmula, estás en tu derecho, pero no ataques lo que desconoces.
    Que según tú hay una especie de confabulación por parte de científicos, médicos, etc…para que las mujeres volvamos a casa y defender el patriarcado…pues resulta que de quienes sí se puede afirmar y demostrar que la hay, es de parte de las grandes compañías farmacéuticas que presionan para no dejar de vender su leche de fórmula, y no dudan en “comprar” voluntades de pediatras, matronas , etc. para seguir con sus ganancias . En Italia hace pocos meses varios pediatras han sido encarcelados por aceptar sobornos por parte de una compañía para recetar su leche a madres engañadas y así obligarlas a abandonar la lactancia . En España tristemente ahora mismo hay una gran indignación por la publicación de un libro de un pediatra por sus comentarios faltos de rigor.
    Y sí, yo antepongo el bienestar de mis hijos al mío propio, al igual que lo hace mi marido también, daría mi vida por ellos al igual que lo haría él, no sé cómo serán los demás pero sí sé cómo es el mío, y le respeto como persona al igual que él lo hace conmigo, pero resulta que no tiene tetas y la lactancia me toca a mí, y lo hago con todo el amor del mundo porque te diré una cosa, es una de las cosas más bonitas y placenteras que he hecho en mi vida, y no me siento ni menos que él, ni menos mujer.
    No me gustan los radicalismos, de ningún tipo, defiendo la lactancia materna porque me apetece, no sé hasta cuándo podré o querré seguir haciéndolo, por suerte o desgracia, según se mire, no tengo un empleo a la vista en éste momento y no tengo la presión de tener que abandonarla antes de lo que quisiera.
    Tampoco estoy a favor de defender al ultranza la lactancia, de hecho, a mi primer hijo le alimenté con biberón, durante 3 meses fui esclava porque sí, quería darle el pecho y aunque no era posible, yo misma me empeñé en sacarme la leche noche y día, nadie me presionó ni me obligó a hacerlo, fue mi decisión. Al final me rendí a la evidencia de que no era posible y me liberé. Para mi segundo bebé decidí que probaría y si no era posible, optaría por el biberón, sin presiones de ningún tipo, pero con información. Resultó ser muy fácil y placentero. Lo que no se
    puede consentir es que mujeres que quieran dar el pecho sean engañadas con ideas de feminismos, si das la teta estarás sometida, o algo así, porque no es verdad.
    Tampoco me gustan esas chorradas del apego, no me gusta que me etiqueten con ningún término, como he dicho no me gustan los radicalismos, no me gusta la idea de tener que portar al bebé a todas horas ni colechar hasta x años porque alguien lo diga, hago lo que me apetece pero lo hago bien informada, y sobretodo si hablo de lactancia, es porque ENTIENDO DE LACTANCIA, si hablo de maternidad es porque SOY MADRE y puedo hacerlo, no por querer ser feminista guay

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies