Huelga de clítoris Participa

Nota: Este artículo se enmarca en la sección de libre publicación de Pikara, cuyo objetivo, como su nombre indica, es promover la participación de las lectoras y lectores. El colectivo editor de Pikara Magazine no se hace responsable ni del contenido ni de la forma de los artículos publicados en esta sección, que no son editados. Puedes mandar el tuyo a participa@pikaramagazine.com. Rogamos claridad, concisión y buena ortografía.

Ester Álvarez Guillén. Psicóloga, Sexóloga y Especialista en Género y Feminismos

Había una vez un clítoris que nunca se callaba nada, era bastante inquieto y no se conformaba con el papel que la sociedad le había impuesto, un papel que a su juicio estaba desvalorizado por culpa del falocentrismo y del modelo coital que domina el ámbito sexual del ser humano, un modelo además bastante machista con respecto a las necesidades sexuales de las mujeres:

“¡Ey!, señor pene, sí tú, ese que no sabe hacer otra cosa que entrar y salir de ese agujero que hay más abajo de mí. Que digo yo… ¿será que ese ser humano perezoso que te lleva colgando no sabe que existo?. A veces creo que hasta mi dueña se olvida de mí. Nadie quiere darme trabajo y yo aquí me aburro… que si algún roce de pasada, un tirón para arriba, un tirón para bajo… pero ya está, la mayor parte de mi potencial desperdiciado. Con las ganas que tengo yo de ayudar a producir orgasmos y lo bien que se me da… En fin, este mundo parece que sólo sabe de vaginas y de penes, y yo aquí como siempre: ¡olvidado! Bueno yo y la mayoría de mis colegas porque esto parece que es un problema de todo el sector de clítoris. Creo que ha llegado el momento de convocar una huelga. Sí, compañeros, vamos todos a pedir que nos den trabajo, que nos dejen demostrar lo que valemos, para lo que hemos nacido. ¡Ya está bien de ignorarnos!. Nos lo merecemos nosotros y las ocho mil terminaciones nerviosas que nos componen pero, sobre todo, vamos a hacerlo por ellas: ¡las mujeres!. Porque ellas se merecen más orgasmos, y más placer. No es que no nos quieran, o no nos reconozcan el valor que tenemos… es que muchas aún no lo saben, aún no nos han descubierto, no han aprendido cómo tratarnos, nadie les ha explicado como explotar nuestro potencial. En cambio, están acostumbradas a que los hombres valoren más sus vaginas. Para ellos es lo más cómodo y placentero, así que es fácil dejarnos de lado… Sin embargo, ¡no vamos a rendirnos!, hagamos saber a hombres y mujeres ¡que estamos aquí y que queremos trabajo!”.

En efecto, vivimos en un mundo en el que la búsqueda de la Igualdad entre hombres y mujeres es un reto diario. Y en esa lucha feminista no podemos dejar de lado el modelo sexual imperante. Debemos hacer una crítica constructiva del mismo y pararnos a observar si es justo con las mujeres. ¿Podríamos imaginar una relación sexual en la que no se estimulara el pene del hombre?, ¿se conformarían los hombres si ocurriera esto a menudo?… ¿entonces por qué la mayoría de los hombres se olvidan por lo general de estimular directamente esta zona en las mujeres (una zona cuya única función es dar placer)? Es necesario que tengamos cada vez más claro que relaciones sexuales (entre hombres y mujeres) equitativas, no pasan por olvidarnos del clítoris. ¡Acabemos también con el machismo en la cama!.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Huelga de clítoris
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. Fani

    ¡Ester, me has dejado con un gran interrogante! Como sexóloga, ¿es normal esto que cuentas? ¿Existen aún hoy muchos casos? ¿En qué rangos de edad más o menos? Yo soy historiadora y tengo documentados muchísimos casos de experiencias sexuales traumáticas en mujeres españolas de mediados de siglo XX (que se quejasen explícitamente a mí me parecía muy reinvindicativo, claro, casi ninguna de ellas vivía en España, eran exiliadas la mayoría). Primero era el trauma del sexo porque jamás nadie les había contado de qué iba el tema y luego era algo que practicaban porque, bueno, si bien no estaba mal tampoco es que las entusiasmase -me imagino que tiene que ver con lo que comentas-. Hablo de casos en lo que la mujer no era especialmente religiosa y tenía una buena relación con su pareja.
    He de decir que yo me valgo mucho de mi experiencia personal para todo en general -lo personal es político-, pero en estos casos me siento un poco perdida por varios motivos:
    1- La historia de la sexualidad es un tema poco tratado y la gente suele mirarte como si estuvieras salida por considerarlo importante, -cuando lo es-.
    2- Llevo desde los 21 con la misma pareja y siempre se ha preocupado por mí a ese respecto. Me parece extrañísimo que haya hombres que no se preocupen por eso.

    1. Ester Álvarez Guillén

      Hola Fany,me parece muy interesante tu trabajo, me encantaría conocerlo. Totalmente de acuerdo contigo en que la historia de la sexualidad es importante, pena que la gente vea estas cosas con tanto tabú. Sobre lo que me comentas, como sexóloga mi experiencia es que ciertamente existe machismo en la cama, aunque no nos demos cuenta a veces, y no significa que los hombres sean malos o no se preocupen, ni mucho menos, creo que el egoísmo masculino en el sexo falocrático es totalmente incosciente, incluso las mujeres no nos damos cuenta de que el modelo coital es lo más placentero para ellos fisiológicamente hablando pero no para nosotras… generalizar es complicado, existen muchos hombres que se preocupan del placer de sus parejas, pero mi opinión es que el modelo sexual imperante se olvida de las necesidades femeninas, la prueba la veo en la gran cantidad de casos de mujeres que no consiguen orgasmos habitualmente, y que se quejan de que no lo consiguen en el coito, y eso les preocupa muchísimo (no saben que es lo normal porque en el coito apenas se estimula el clítoris).

  2. Loren

    Al iniciar la lectura del artículo he pensado en una violación. Luego vas aclarando las cosas pero nos tratas como a seres inferiores. A mi me gusta comerme bien comido un coño y el culito y buscar el punto G y todo lo que le imaginación nos pida excepto lo relativo a lo escatológico……Las mujeres sois muy pudorosas y puedes estar medio año follando y sigue conteniéndose. Te lo digo porque lo he sufrido. Un besazo y a gozar que esto es muy corto. Un cordial saludo.

    1. Fani

      ¡Qué manía tenéis de daros por aludidos cuando no se os alude! Si tú formas parte de los que sí se preocupan…
      Otra cosa es lo que hayas encontrado, que sí que es cierto que muchas veces por falta de información o pudor muchas mujeres se cortan, eso no te lo puedo negar (ni afirmar tampoco), pero de ahí a seres inferiores… Yo he oído a muchas mujeres decir que no saben dónde tienen el clítoris.

    2. Ester Álvarez Guillén

      Loren, enhorabuena si eres de los que no se olvidan del clítoris 😉
      Totalmente de acuerdo contigo en que a muchas mujeres les cuesta dejarse llevar, no se las puede culpar en una sociedad donde te enseñan que el sexo es un tabú, donde las vulvas se suelen ver como algo feo y que huele mal, y donde se nos bombardea continuamente con cuerpos femeninos perfectos… la mayoría de las mujeres tiene la autoestima por los suelos, como para no ser pudorosas.

  3. Puri Rodríguez

    Ester, como siempre he disfrutado con la lectura de tu artículo. Tengo ya 50 años y he aprendido que en la sexualidad no puede haber tabús ni parte de nuestro cuerpo olvidada. Viví las ensezañanzas que la masturbación era pecado, que las relaciones prematrimoniales eran pecado……¡¡¡¡¡¡ menos mal que no hice ni caso!!!!!. Nuestro cuerpo hay que conocerlo, quererlo y aceptarlo ¿porqué tenemos que privarnos de aquello que nos produce placer solas o en compañía?. Ánimo a todas que está claro que el primer placer es quererenos a nosotras mismas y no tener miedo a pedir a nuestros compañeros en los juegos sexuales lo que queremos y cuando y donde nos gusta .

  4. marga

    Muy bueno, Ester y es cierto, a muchos y muchas se les olvida que existe…
    Sigue así con estos entretenidos artículos que acercan al sexo de forma real y entretenida

    Sigue así 🙂

  5. gafasparamujeres

    Creo que me toca pues la parte crítica. Y vaya por delante que no tengo clítoris y mi conocimiento sobre el mismo se basa en la información adquirido como espeleólogo o como compañero adiestrado. Una huelga para obtener el protagonismo es como reclamar una posición quedándose sentadas. Apreciación desde el sector masculino, el clítoris ha de mostrarse, darle visibilidad, enmarcarlo y sobre todo sentirlo. Vosotras las primeras y vuestros amantes los segundo. El clítoris ese gran desconocido para muchos de nosotros. Si bien sabemos que las setas crecen en el campo, no todos sabemos encontrarlas, pues con el clítoris lo mismo. Sabemos que está ahí, que os da placer, pero quizá por ciencia infusa ni en 7 números de playboy nos han explicado como hacerlo vibrar de la mejor manera posible. Consejo, HUELGA A LA JAPONESA!!!!

    1. Ester Álvarez Guillén

      Jaja, totalmente de acuerdo contigo, no se trata de una huelga para dejarlos olvidados, sino de manifestarse, de hacerse ver y gritar a los cuatro vientos que están ahí! Me ha encantado eso de enmarcarlos… Ciertamente es un desconocido aun para muchas mujeres, más todavía para los hombres… no es culpa ni de unos ni de otros sólo del modelo sexual predominante… toca simplemente tener actitud y ponerse manos a la obra, a explorar 😉

  6. Toni

    En primer lugar felicitar a Ester… y darle las gracias por la notoriedad que le da al “clítoris”… No siempre estamos concienciados de su existencia… de su ser y no estar… Pienso se que las exigencias de la mayoría de los están en las circunstancias de nuestro amigo… el amigo del que habla Ester…
    El texto es claro y aun teniendo algunos problemillas en la forma de trato ejemplo (usted y tu)… me gustaría pensar en que la mayoría de las mujeres hoy en día conocen su anatomía y que están lo suficientemente instruidas primero para enseñar a los hombres inexpertos y en cualquier caso conocen su “clítoris” y saben de lo que sienten al estimularse…
    Yo soy un hombre… y en mi experiencia… la mujer lo mismo que el hombre se masturban y en su masturbación entran principalmente “el clítoris” y el “pene” sin dejar en ningún momento de “saber ambos lo que tienen entre las piernas”…
    Pienso que el relato está muy bien… es una forma ingeniosa de reivindicar la existencia del “clítoris” como órgano sexual… Me gustaría Ester que con tu ingenio y buen hacer, hablaras de órganos sexuales más perdidos en nuestros cuerpos… como son el cerebro (el órgano principal) y la piel (órgano más extenso)… Si no se está excitado /a … si ni hay caricias en todo nuestro cuerpo… si no hay besos y abrazos… todo se limita a lo que bien dice Ester… “un mete saca”… y no una relación sexual como tal… ya que todo cuerpo participa de la experiencia… y cada momento y cada circunstancia es diferente… pero en ella entra todo” nuestro cuerpo… (tanto el de las mujeres como el de los hombres y no únicamente el pene y la vagina).

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies