Romper la monogamia como apuesta política Cuerpos

Ante una infidelidad, las miradas apuntan a todo el mundo menos hacia la monogamia, el único pacto social (junto con el patriotismo) que se mantiene intocable, vinculado necesariamente al amor. Brigitte Vasallo nos anima a cuestionar este pacto que, en su opinión, reproduce una lógica capitalista

Brigitte Vasallo

Escena I: poliamor vs. navaja

Youtube. Sobre fondo verde, Pj Harvey y Nick Cave. Camisas blancas, miradas oscuras y un video que reclama sexo a gritos: “Ven aquí, Henry Lee, y pasa la noche conmigo” canta ella, comiéndole los labios. PJ Harvey y Nick Cave en una noche de sudor, saliva y gemidos, ¿lo imagináis?… No lo imaginéis, pues mientras intercambian alientos y caricias, Cave se resiste alegando que su “verdadero” amor lo está espera en casa. La historia, buena es Pj Harvey, acaba fatal: con el protagonista masculino apuñalado, las amantes desquiciadas y nosotros frustrados. Fin de la canción. Se cierra el telón.

Escena II: poliamor vs. veneno

“¿Adónde vamos, señor? – preguntó el cochero.

– ¡Llévenos adonde mejor le parezca! – contestó León, al tiempo que empujaba a Emma dentro del coche”

Y esta frase y ese coche dan paso a las tres páginas más eróticamente alusivas de la literatura universal. Un carruaje que recorre París, que sube, baja, se encabrita, frena, gira, retoma el pulso, se calma de nuevo y que dentro, marcando los ritmos de una lectura absolutamente sexual y callejera, contiene la pasión de León y Emma. La eterna Madame Bovary y su amante.

La historia también acaba mal: adúltera y perpetuamente infeliz, Emma perecerá tras ingerir una dosis de veneno. Su marido, el bueno de Charles, morirá poco después. Drama total. Se cierra el telón.

Escena III: poliamor vs. fuego

En Nueva Delhi, dentro de una familia carcomida por relaciones sentimentales legales pero perversas, surge una historia de amor luminoso entre dos mujeres: Rahda y Sita.’Fire’, de Deepa Mehta, tiene todos los elementos del drama: homosexualidad, celos, envidias, amores imposibles a varias bandas, fuego y dolor. ¿El final? También tremendo. Lo que podría haber sido una hermosa familia de amores en red queda reducida a una serie de desgracias encadenadas. Llanto y aplausos. Se cierra el telón.

Ese amor que te eleva a varios palmos sobre el suelo existe, lo hemos vivido. Lo que tal vez no sea tan real, ni tan espontáneo, ni tan benéfico es adjetivarlo necesariamente como único y eterno

Las maravillas del amor exclusivo y su demonio, la infidelidad real o imaginada, sexual o emocional, física o cibernética son los temas preferidos de todos nuestros delirios, por muy distintas que sean las épocas, los ámbitos y las formas. Amar, sufrir y mentir, el famoso  mentir, follar, morir de Céline, parecen parte indivisible de la misma realidad. El amor eterno es el paraíso y su gran enemigo es la infidelidad, así que los cuernos claman la búsqueda de culpables. ¿Quién ha sido?

La culpa puede recaer en la persona infiel, convertida de inmediato en una zorra/un cabrón y que merece castigo (la muerte o la muerte en vida que es la soledad y el rechazo); también en la persona cornuda que no ha sabido darle a su pareja “lo que necesita” y merece ser abandonada; o, mejor aún, en la tercera persona “que se ha metido por medio”, opción especialmente cómoda porque permite cargarse la pieza que menos duele y seguir adelante con la pareja sin apenas plantearse nada. Es decir, la culpa del dolor la tiene todo el mundo menos la monogamia misma: las miradas nunca apuntan hacia el sistema que queda así al margen del debate y de toda duda.

La monogamia es el único pacto social, junto con el patriotismo (la otra gran forma de monogamia) que es intocable, incuestionable. Hemos dejado de creer en dios, en el capital, en el patriarcado y en los telediarios. Nos hemos cargado la virginidad obligatoria, el matrimonio obligatorio y la heterosexualidad obligatoria. Nos hemos llenado la boca de libertades, indignaciones y asambleas, hemos formulado proyectos de mundos nuevos, de relaciones sociales, vecinales, culturales nuevas, pero al llegar a casa acabamos refugiadas en el esquema conocido de siempre: una cosa es ser liberal y otra cosa muy distinta es ser cornuda. Gritar contra el sistema está muy bien, pero poner tus sistemas emocionales, tus relaciones al frente mismo de la revolución… eso es un auténtico coñazo.

Pero el amor, esa palabra…

¿Por qué es tan difícil cuestionar la monogamia? Ya no decimos el matrimonio, superado por todo el mundo salvo peperos, gais y hipsters (qué curiosas coincidencias transculturales), pero la pareja cerrada, mirándose eternamente a los ojos y desinteresada del mundo entero, la unidad de felicidad incuestionable que es el dúo tiene una fortaleza teórica envidiable. Teórica, porque a la práctica, cualquier pareja monógama con una mínima duración se tiene que enfrentar a los grandes dilemas del modelo y que pueden ser, por ejemplo, que te enamores del vecino, que te enrolles con una amiga una noche de juerga o que te descubras tendencias eróticas hacia el sexo contrario (contrario al de tu pareja, se entiende).

Posiblemente el gran escollo para el debate sea esa aceptación de la monogamia como sistema natural que la vincula necesariamente al amor como si fuesen sinónimos. Criticar la monogamia es cuestionar el amor, ponerlo en duda. ¡El amor!

Pero ¿qué narices es el amor? Amor son, por ejemplo, el Horacio y la Maga de Cortázar recorriendo París, amándose y desamándose los 155 maravillosos capítulos que componen Rayuela:

“Total parcial: te quiero. Total general: te amo. Así viven muchos amigos míos, sin hablar de un tío y dos primos, convencidos del amor-que-sienten-por-sus-esposas. De la palabra a los actos, che; en general sin verba no hay res. Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al vesre. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto”

La vida insiste en cruzarnos con personas fascinantes, sensuales, divertidas y amargamente tentadoras. Si queremos ser honestas y consecuentes con nuestros pactos monógamos parece que solo hay una vía: la renuncia, la represión, el autocontrol, la fidelidad entendida como exclusividad

El dolor de barriga, la risa floja, la mirada perdida, la alegría constante, el embobamiento. El amor caído del cielo, el rayo que te parte. El amor que lo puede todo, que te cala hasta los huesos, que no entiende de clases sociales, ni de normas preestablecidas, ni de fronteras. Que no tiene lógica ni falta que le hace. El amor que te eleva varios palmos sobre el suelo, que te hace mejor, más alegre, más fuerte, más generosa. Más feliz. Eso existe, claro, lo hemos sentido. Lo hemos vivido. Es real.

Lo que tal vez no sea tan real, ni tan espontáneo, ni tan benéfico es todo el ropaje con el que cubrimos inmediatamente ese amor que sentimos y que creemos que forma parte del amor mismo. La perdurabilidad y la exclusividad son dos de sus adjetivos: Beatriz, Julieta, (Romeo, Tadzio), para serlo, deben ser amores únicos y eternos. Condiciones sin duda sublimes en este mundo vulgar y efímero.

El gran amor, (también llamado amor romántico), l’amour, es una imagen liberadora pero sospechosamente repetitiva, extrañamente común. Cúspide de la evolución emocional del ser humano, el enamoramiento y su materialización, el everlasting love, nos parece lo más, especialmente comparado con las uniones de conveniencia de siglos anteriores o de latitudes distintas y con los matrimonios tradicionales, unidos por la hipoteca, los churumbeles y la costumbre, desapasionados y malhumorados. El amor romántico ofrece un marco emocional totalmente distinto y aparentemente liberador. La investigadora Coral Herrera Gómez lo explica así:

Minoviomecontrola.com

“El amor romántico cubre estos anhelos del mismo modo que las drogas, la fiesta o los deportes de riesgo y además está conectado con lo sagrado: la totalidad, la fusión definitiva, el placer total, la eternidad (premisa fundamental de todo amor verdadero). Una de las ficciones más importantes que proyecta el amor idealizado es el del cese de ese doloroso sentimiento de soledad que nos acompaña a todos los seres humanos desde la caída de las grandes construcciones sociales, religión o clase social y cualquiera de las instituciones en las que antes nos podíamos sentir pertenecientes a una comunidad o grupo unido por cuestiones religiosas, económicas o políticas. Así, representaciones simbólicas con mitos como el de “la media naranja” (de resonancias platónicas), nos anuncian el fin de la perpetua soledad a la que estamos condenados”.

Poner en cuestión l’amour, tratar de pensar modelos que desmonten la monogamia obligatoria y que la conviertan en una opción personal entre otras muchas posibles, no es cuestionar el amor. Bien al contrario, es tratar de entender el Amor, en mayúscula, más allá de sus construcciones, del amor en minúscula. Es seguir apostando por él, más allá de los finales felices y las comidas de perdices.

Hate that I love you

La mayor amenaza para la monogamia obligatoria y todas sus imágenes es la vida misma. Una estúpida vida que se niega a morir a pesar del amor, que insiste en cruzarnos con personas fascinantes, sensuales, divertidas y amargamente tentadoras. Una vida que, a pesar de todos los cuentos y todas las canciones, no cancela los deseos por causa del amor. ¿Cómo sellar de una vez la puerta de ese magnífico y elástico cuarto de los hermanos Marx que son nuestro corazón y nuestra cabeza? Si queremos ser honestas y consecuentes con nuestros pactos monógamos parece que solo hay una vía: la renuncia, la represión, el autocontrol, la fidelidad entendida como exclusividad.

El epicentro emocional de la fidelidad viene dado con el concepto mismo: en el sistema de pensamiento monógamo apenas podemos estar enamoradas simultáneamente de dos personas, porque no sabemos ni cómo construir semejante imagen. Sí amamos simultáneamente a mucha gente, pero solo nos atrevemos a darle a una la connotación romántica. El epicentro sexual de la cuestión también se asume sin mucha duda en un principio pero contiene retos importantes.

Si nuestro amour nos pidiese dejar de hablar con los demás saltarían todas las alarmas del maltrato. Pero al tiempo que pensamos el amor como un sentimiento exclusivo, pensamos el sexo más como un vicio que como una parte esencial del ser. Por eso cuesta tanto reivindicar y defender la diversificación sexual, especialmente para las mujeres

Tener relaciones sexuales durante toda la vida (el amor eterno) con una misma única persona no siempre es tan satisfactorio como dicen las películas. Para empezar, porque las personas evolucionamos sexualmente a través de los años, y por mucho que ames a tu pareja, no siempre evolucionas en la misma dirección. Para seguir, porque una sola persona difícilmente puede cubrir todas las fantasías sexuales a riesgo de convertirse (y convertirla) en una esclava sexual. Y, para acabar, porque hay algo que una pareja de largo recorrido, por pura definición, no puede ofrecer: la novedad. Y la novedad, en términos sexuales, puede ser muy atractiva. Hay, pues, una cuestión práctica de necesidades, deseos y fantasías en la gestión de la fidelidad.

Hay también una cuestión moralista que aparece por los bajos fondos: si nuestro amour nos pidiese dejar de hablar con los demás de por vida nos parecería aberrante y saltarían todas las alarmas del maltrato. Pero al tiempo que pensamos el amor como un sentimiento exclusivo, pensamos el sexo más como un vicio que como una parte esencial del ser, necesaria y constituyente de la vida. Por eso cuesta tanto reivindicar y defender la diversificación sexual, especialmente para las mujeres e incluso ante nosotras mismas.

En una sociedad pobre en lenguaje y lecturas, las mujeres sexuales contamos con el privilegio de la sinonimia: zorras, putas, guarras o, para los listos de la clase, ninfómanas, el término buenista que convierte nuestra sexualidad en una patología (de satiriasis, su equivalente masculino, nadie ha oído hablar). Sigue siendo más fácil y más serio decir “tengo sed” que afirmar “quiero follar”. Pero son gritos igualmente vitales e igualmente necesarios.

Por si fuera poco, también hay una cuestión política implícita en esa fidelidad sexual y emocional entendida como componente obligatorio del dúo feliz: la propiedad de los cuerpos y de los placeres que nos adentra en las marismas del capitalismo emocional.

El capitalismo emocional

“Eres mío”, “yo soy tuya”, “te lo he dado todo”, “te debo la vida”, “me robaste el corazón”, “voy a conquistarla”. “Me las pagarás”.

El triángulo amoroso que forman la monogamia, la fidelidad y el amor romántico usa términos del capital para definirse. Y las palabras, lo sabemos, no son inocentes. Si nuestro impulso romántico busca la media naranja, una vez que logramos ser naranjas completas la otra persona nos pertenece. O, al menos, pertenece a ese cítrico redondamente perfecto que formamos como dúo. Así, como propiedad, si nuestra “mitad” tiene relaciones sexuales o afectivas con otras personas nos está quitando algo que nos pertenece, está disminuyendo nuestra parte de ser. Compartir el amor es, sin duda, el infierno. Pero, en realidad, el amor no se comparte. No es como alquilarle una habitación en tu casa a alguien, o como dejarle la ropa a tus hermanos, o como viajar en un mismo coche para pagar a medias la gasolina. El Amor, con mayúsculas, no es un bien escaso sino un órgano que crece cuando lo ejercitas, un ser vivo que responde al alimento. El amor debería ser energía renovable, ese estado ideal que no resta, sino que suma. Que no te mengua, sino que eleva tu potencia y te hace grande.

El poliamor como propuesta revolucionaria./ Maremoto32. Flickr

Maite Larrauri  lo explica así en su libro ‘El deseo según Deleuze’:

“Vamos a tomar prestada una idea de Nietzsche y definiremos a las personas vitalistas como aquellas que aman la vida no porque están acostumbradas a vivir, sino porque están acostumbradas a amar. Estar acostumbrada a vivir significa que la vida es algo conocido, que sus presencias, sus gestos, sus sucesiones se repiten y ya no sorprenden. Amar la vida porque estamos acostumbradas a vivir es amar lo que ya hemos vivido. En cambio, amar la vida porque estamos acostumbradas a amar no nos remite a una vida repetitiva. Lo que se repite es el impulso por el cual nos unimos a las ideas, a las cosas y a las personas; no podemos vivir sin amar, sin desear, sin dejarnos llevar por el movimiento mismo de la vida. Amar la vida es aquí amar el cambio, la corriente, el movimiento perpetuo. La persona vitalista no ha domesticado la vida con sus costumbres, porque sabe que la vida es mucho más fuerte que una misma”

Entendido de esta manera, el amor no crea cítricos… sino campos patatas.

El campo de patatas deleuziano o la metáfora de los amores en red

¡En pie! Escuchemos a Deleuze y Guattari:

“Contrariamente a los sistemas centrados (incluso policentrados), de comunicación jerárquica y de uniones preestablecidas, el rizoma es un sistema acentrado, no jerárquico y no significante, sin General, sin memoria organizadora o autómata central, definido únicamente por la circulación de estados”.

Podríamos entender las relaciones amorosas, afectivas y/o sexuales, partiendo de esta idea: el amor ni empieza ni acaba obligatoriamente en el dúo sino que puede tener otras formas; crear, en lugar de estructuras cerradas, “polículas”, “núcleos afectivos”, como propone la (h)artivista Marian Pessah, que se puedan relacionar entre ellos, que se alimenten, que compartan espacios físico y/o emocionales. Crear rizomas, campos de patatas interconectadas entre sí, con lugares de unión y zonas de tránsito, con núcleos acentrados y solidarios. El amor, en esta imagen, no es la patata: una patata por sí sola no es más que un pobre tubérculo. El amor, nuestra vida amorosa, afectiva, sexual es todo el campo, todas las relaciones que establecemos los unos con las otras, y las relaciones de todos ellos con todos los demás. Un sistema de alimentaciones multidireccionales y constantes, de cuidados compartidos, una red o, como apunta el activista David M., un sistema de amores de código abierto, como Linux: sin propiedad, sin forma final y preestablecida, sino en constante transformación gracias a las aportaciones de la comunidad que lo compone.

Cartel en la marcha del Orgullo LGTB en Vancouver./ Robert Ashworth (Flickr)

Deleuze y Guattari oponen el ejemplo del árbol (estructura jerárquica) frente al rizoma, el campo de patatas, horizontal. En la gestión de los amores, podríamos oponer el bloque de pisitos del capitalismo emocional a las acampadas horizontales de los amores en red. Igual que tomamos las plazas deberíamos tomar las relaciones y empezar a construir desde ellas un mundo nuevo.

¿Precioso, verdad?

Pues, ahora, las malas noticias, porque nuestro paraíso particular tiene dos peligros mortales: los celos y el escaqueo. Y de ambos lo más fácil de gestionar, lo creáis o no, son los celos.

Los celos

A menudo se dibuja a las personas que proponemos relaciones no-monógamas como personas que no somos celosas. Tenemos el privilegio de la indiferencia y por lo tanto podemos llevar a cabo relaciones de este tipo. No es así: en cualquiera de las propuestas que pueden englobar las relaciones no-monógamas, los celos y su gestión son un tema central. Tal vez la diferencia es que los discursos no-monógamos no contemplan los celos como determinantes en las relaciones y no se entienden como causa sino consecuencia, no como enfermedad sino como síntoma de carencias o necesidades no atendidas, y que pueden colmarse y calmarse.

Tantos siglos de educación monógama no se solucionan simplemente decidiendo no ser monógama. Sentirte acompañada por las personas que te quieren y que también siguen sus propios procesos es de una ayuda inestimable. Das el paso y descubres que en el infierno de los celos no hay más que cuatro demonzuelos superables

Según uno de los libros de referencia sobre la cuestión de los amores no-monógamos, ‘The Ethical Slut’, “escuchar a tu amante cuando siente celos puede ser difícil. A veces nos resulta más fácil enfadarnos y echar a nuestra pareja de nuestro lado que mantenerse cerca cuando está sufriendo, para empatizar, para apoyar, para cuidar. Cuando culpamos a nuestra pareja por sentir celos, estamos intentando justificar nuestro intenso deseo de no tener que escuchar cuánto duele cuando vamos camino de la puerta para ir a jugar con otra persona. Es una manera horrible de evitar tener que enfrentarte con tus sentimientos de culpa. Si esto te suena familiar, si has experimentado momentos como éste en tu vida, te recomendamos que practiques la habilidad de quedarte en silencio con el dolor de tu amante y el tuyo. Recuerda, tú no tienes que solucionar nada, todo lo que tienes que hacer es escuchar, a ti o a la otra persona, y entender que duele. Punto.

La manera de desaprender los celos es abrirse a experimentarlos. Eligiendo activamente el experimentar un sentimiento doloroso como los celos, estás empezando a reducir el poder que tienen sobre ti. Primero, tú decides que tus celos no te van a hacer salir corriendo. Y ejercitas tu primera manera de controlar los celos: Me voy a mantener firme y voy a ir a mi ritmo y el de mis sentimientos”. [1]

Las experiencias compartidas parecen coincidir en que la mejor manera de desactivar los celos es la comunicación y la empatía. Poder explicar a las personas con las que te relacionas cómo te sientes respecto a tu entorno afectivo y sexual sin miedo a juicios ni reproches, poder compartir dudas, angustias y temores y poder recibir respuestas que te calmen los demonios hasta que los demonios desaparezcan por sí mismos. Tantos siglos de educación monógama no se solucionan simplemente decidiendo no ser monógama. Hay miles de teclas que se mueven con esa decisión y sentirte acompañada por las personas que te quieren y que también siguen sus propios procesos es de una ayuda inestimable. Las primeras veces que rompes el vínculo entre amor y monogamia parece abrirse todo un abismo ante ti, pero solo hay que dar el paso: con tranquilidad, con honestidad, con calma. Y descubrir que en el infierno de los celos, al fin, no hay más que cuatro demonzuelos mal puestos y absolutamente superables.

El escaqueo emocional

Los celos son gestionables y vencibles. Hay libros para aconsejarse, fórmulas demostradas y grupos de apoyo para superarlos y vivir sin ellos. Sin embargo, contra el escaqueo hay poco remedio. Las relaciones no-monógamas son también el refugio y la excusa perfecta para el individualismo emocional, para esconder bajo una pose moderna la incapacidad para el compromiso con la vida misma: amar a mucha gente para en el fondo no tener que amar a nadie.

Las relaciones no-monógamas son también el refugio y la excusa perfecta para el individualismo emocional: amar a mucha gente para en el fondo no tener que amar a nadie. Pero romper con la monogamia no es la banalización definitiva de los amores, sino todo lo contrario: el compromiso final

Del mismo modo que la posesión de los cuerpos y deseos ajenos forma parte del capitalismo emocional, la desvinculación de los mismos también lo es, pues comparte con ella la cosificación, el usar y tirar: las personas y los cuerpos como puro objeto de consumo, como entes substituibles.

En el campo de patatas del amor, en el rizoma, ningún elemento es substituible y ninguno es prescindible: las relaciones y las personas cambian, se transforman, influyen las unas en las otras y en ocasiones desaparecen y aparecen otras nuevas. Pero no aparecen en su lugar, no suplantan. El imprescindible Golfxs con principios propone cuatro cualidades para el vínculo no posesivo que, sin ser las únicas, son sin duda esenciales:

“Ser honestxs, ser sincerxs con nosotrxs, y también con la otra persona. Si se tiene prisa, si se lee la línea y se quiere pasar a la siguiente, se puede pensar: “Ahá, honestidad, vale, lo soy bastante”. Pero la verdad es que no es tan sencillo. La honestidad para admitir dónde metemos la pata, donde no somos tan buenas personas, sinceridad para admitir en qué momento no respetamos lo suficiente a la otra persona… eso no es nada fácil de admitir. Y que la otra persona sepa realmente lo que pensamos, queremos, deseamos…tampoco es tan fácil

Entender que no poseemos a la otra persona, que no es nuestra propiedad. De nuevo parece sencillo, pero en la realidad cuesta olvidar los mitos de la media naranja y entender que es una persona independiente, que puede hacer lo que le dé la real gana, porque es una persona aparte… Tampoco es fácil.

Respetar los acuerdos con la otra persona. No sólo cosas tan serias como si follarás con condón o no, o si tendrás relación emocional o solo sexual. También los acuerdos sobre a qué hora aparecerás, sobre los días que estarás con esa persona… respetar esos compromisos y no fallar a la primera de cambio.

Saber dar afecto y apoyo emocional, contribuir a que la otra persona se sienta bien. Saber demostrar nuestro cariño. Saber comunicar a la otra persona lo importante que es para nosotrxs”.

El cambio de paradigma que propone la ruptura de la monogamia obligatoria no es la banalización definitiva de los amores, sino todo lo contrario: el compromiso final, el que late en el fondo de los compromisos políticos, ideológicos y sociales, pero que es bastante más jodido, bastante menos vistoso y bastante más arriesgado.

“Comprometerse es, en el fondo, dejarse comprometer, dejarse poner en un compromiso. Eso quiere decir romper barreras de inmunidad, renunciar a la libertad clientelista de entrar y salir con indiferencia del mundo como si fuese un supermercado o una página web. Quiere decir dejarse afectar, dejarse tocar, dejarse interpelar, saberse requerido, verse concernido…. entrar en espacios de vida en los que no podemos aspirar a controlarlo todo, implicarnos en situaciones que nos exceden y que nos exigen inventar nuevas respuestas que tal vez no tendremos y que seguro que no nos dejarán igual. Todo compromiso es una transformación forzosa y de resultados no garantizados”.

En esta cita de la filósofa Marina Garcés está la clave del cambio de paradigma. No vale la pena desmontarlo todo para volver a montar lo mismo con otro nombre. Las nuevas formas de amarnos, de follarnos, de mezclarnos, de relacionarnos no se pueden construir desde la miseria emocional sino desde la alegría y desde el coraje, poniendo la propia vida en juego,  escribiéndola en las pancartas, enseñándola a nuestras hijas e hijos, defendiéndola a cara descubierta, convencidas de que cada vez que le abrimos la puerta a nuestro amor para que vaya a encontrar otro amante estamos construyendo un mundo nuevo. Desde la intimidad menos vistosa de nuestra vida privada, sí, pero con las bases mucho más perdurables, mucho más transformadoras, de la vida propia como revolución cotidiana.

*Brigitte Vasallo es mediadora intercultural y co-fundadora de Colectivo Cautivo. Autora del blog Perder el norte


[1] Traducción del inglés de www.golfxsconprincipios.com/lamoscacojonera/

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Romper la monogamia como apuesta política
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. DeVera

    Cuánto amor. Creo que no es posible decir nada más. Un artículo verdaderamente brillante desde cualquier punto de vista. Gracias.

  2. Alx

    En definitiva, romper la monogamia es una apuesta política. Y un proyecto de crecimiento emocional/personal. Hay que enfrentarse a fantasmas e inseguridades que de otra forma no te hubieras dado cuenta que estaban ahí. Como dice el artículo, enfrentarse a los celos ES deconstrucción y desensibilización ante ellos.

    Podés creerte realmente progre…y openmind…pero hasta que te mueven los cimientos de la seguridad afectiva empezas a pensar que quizás tu revolución es selectiva…y preguntarte porqué querés o no vivir esa revolución, porqué no querés o no enfrentarte a ello y tomarte el riesgo..ahí es donde empieza realmente la revolución!

    1. Susana

      Totalmente de acuerdo. Se puede ser incluso anarquista, pero al exigir la monogamia, a mi parecer ya no los hace anarquistas, ni de izquierda… la monogamia es totalmente capitalista y autoritaria.

      Hace mucho leí a Wilhelm Reich y los ejemplos que pone de familias comunitarias muchas veces fallaban por el mal manejo de los celos, de considerar al otro propiedad privada… y también porque la comunidad debería hacerse cargo de los críos. Entre todos cuidarlos y educarlos. Me parece que si una comunidad lograra manejar estos dos puntos, se lograría una sociedad realmente anarquista y de izquierda.

      1. Soria

        ¿Quién desea una sociedad realmente anarquista y de izquierda?
        Debe ser como una sociedad realmente capitalista y de derechas!
        El horror!

        1. gustavo

          yo deseo una sociedad anarquista. si te asusta el tema busca info x internet q hay muchos libros. no te asustes. te aseguro q viviriamos mejor q en esta mierda capitalista. salud y libertad.

        2. Mofeta

          porque rayos una relación de pareja tiene que ser comparada con el capitalismo o una posición política?? creo que es un aspecto de nuestras vidas totalmente distinto. Si a alguien le gusta tener varias parejas pués que les tenga, pero a mi con una sola me parece más que cansado. Amar no es poseer, una vida tampoco es eterna, es realmente corta, quiere la gente pasarla perdiendo el tiempo con varias parejas?? el amor no es eterno el amor es sólo vida.

  3. IDontGiveAFuck

    Hablais claramente del mundo occidental, pero el islam de hecho y de derecho apuesta por la poligamia,machista, pero como me indicaba una vez un arabe, y en texto se apunta, la monogamia occidental de facto, y salvo excepciones, es irreal, estan las amantes, los clubs de carretera, swingers, y todo lo demas que ha traído internet, sexting, chatroulettes,etc en definitiva. La Monogamia occidental tiene mucho de falacia, y hay una poligamia, poliandria encubierta, muy importante, aunque de cara a la galería, y con el respaldo del Orden Publico, y el Código Penal la Monogamia impere.
    Otro ejemplo es el de los Mormones en EEUU, como reflejo la serie de HBO, Big Love, y que demuestra otra vez como la sociedad va por un camino y la moral imperante y el derecho que deviene de ella va por otro, como siempre actuando contra las minorías, en este caso poligámicas.
    A mi entender la poligamia de facto o de derecho esta presente en casi todas las sociedades modernas, la Poliandria, no es mas esta dentro de la moral socialmente imperante, reprobada, la típica Macho-Conquistador, Hembra-Guarra.
    Pero bueno, mientras la Iglesia Católica imponga su modelo de familia o lo pretenda, la poliandria, poligamia de derecho y moralmente estarán bastante reprobadas.

    1. Brigitte

      Idontgiveafuck: la poligamia y la poliandria son sistemas monógamos. Una misma persona tiene varias relaciones monógamas (y unilaterales) simultáneas. Los amores en red no son lo contrario, sino algo totalmente distinto sin un centro único ni jerarquias.

  4. Pingback: 3 sencillos pasos para salvar tu vida (o al menos aliviarla) « Sombra y Sauce

  5. Pingback: Cuestionando la monogamia | Sexoguay

  6. !!!!dios mio!!!

    yo estoy a favor de la libertad y si alguien quiere ser monogamo que lo sea ,si quiere ser endogamo que lo sea pero que nadie te diga que debes o no debes hacer , y os are que reflexioneis ya que odias muchos de vosotros el amor entre hombre mujer . cuando tengas 70 años y ayas sido una persona que no aya querido tener una relación estable monogama y estés solx sin ijos sin nietos que te cuiden o te despidan en la hora de tu muerte ¿ que ? ¿ de que te sirvió una vida de vicio ?
    sin poder cuidar de tus nietos ver tus ijos crecer . eso para muchos no es vida es sodoma y gomorra y lo dicho libertad que cada uno busque su camino y que nadie te convenza de nada az lo que te diga tu corazón

    1. David Mallofré

      Querida/o Dios Mio:

      Le voy a ordenar los comentarios para que, si así lo desea, pueda responder ordenadamente también, puesto que intuyo que es usted/usteda de fácil atolondramiento. Le pondré numeritos consecutivos, será muy fácil. Venga, ahí vamos, agarre una Agua del Carmen y a por la discusión

      1) El nivel del artículo de la señorita no-monógama y el suyo son como la noche y el dia tanto nivel sintáctico y ortográfico como intelectual. Ya me sabe mal decirlo, pero si usted quiere defender sus posiciones, hágalo dignamente, ya que de otro modo se echa usted piedras sobre su propio tejado y el de la gente que tiene su misma visión sobre la ética y/o la moral.

      2) Entiendo que usted respeta a la gente que son monógamos y ENDÓGAMOS. Correcto? Es decir, tanto a la gente que solo tiene una pareja como la que tiene una relación consigo mismo (aunque esta a veces sea de muy mala calidad -todos hemos pasado por ahí, ¿verdad?-)

      3) Usted/usteda no está a favor de que nadie le diga lo que tiene que hacer. Bien dicho, crack. Lástima que al final lo estropee usted con una contradicción como la copa de un pino negro del Canadá Septentrional (tienen la copa muy grande)

      4) “…ya que odias muchos de vosotros el amor entre hombre mujer…” Es cierto, lo reconozco: yo me he reunido ya unas cuantas veces conmigo (en tanto que endógamo radical) y con todos los demás que comenta usted/usteda en un grupo al que hemos llamado “Muchos De Nosotros” y nos ponemos a odiar el amor entre el hombre y la mujer todos los viernes a las 6 de la tarde en Torrelodones (bueno, a veces empezamos a las 7 porque Brigitte siempre fue un poco tardona). De hecho, es un lobby muy potente, ya que estamos consiguiendo que se separen 67 parejas cada mes de media en Castilla-La Mancha.

      5) Sobre el tema de las relaciones estables no-monógamas, le propongo una sesión de vídeos y luego debatimos, OK?… Agarre unas palomitas, venga.

      -Habla usted inglés? Si es que si, vea éste:

      http://www.youtube.com/watch?v=ci6t5jGR_Zo

      -Entiende usted catalán? vea éste:

      http://www.youtube.com/watch?v=gR7N8b2UvnM

      -Portugués, quizás?, pues éste:

      http://www.youtube.com/watch?v=H3SbBZNotuc

      -Si no habla ni entiende otras lenguas ni puñetera falta que hace, véase este a ver que tal:

      http://www.youtube.com/watch?v=9Kl7MYGkwuk

      6) Sodoma, Gomorra y el vicio y los hijos y los nietos…Oiga, no sabe usted lo que me ponen la gente del Opus…le importa si le/la tuteo? Que haces el próximo sábado? creo que hacen un retiro espiritual en un centro de Valladolid…

      7) Besis

      1. !!!!dios mio!!!

        mira amigo lo que he dicho es lo que siento y si quieres desacreditarme diciendome frases que nadie entiende y diciendo que no se escribir igual tienes razon pero un consuelo me queda primo .. LA INTELIGENCIA NO SE APRENDE PERO LA ORTOGRAFIA SI. H hay queda eso

        1. David Mallofré

          Caray! tiene usted razón. Me ha convencido. Me rindo.LO QUE MA HA AYUDADO MAS A CAMBIAR DE OPINION ES SU USO DE LAS MAYUSCULAS. AHORA SI QUE ENTIENDO: TODO LO QUE USTED DECIA COBRA SENTIDO. HE ESTADO CIEGO Y GOMORRO HASTA AHORA.YA MISMO ME COMPRO UN BILLETE PARA EL PASADO Y VENGO A VERLE PARA QUE ME ENSEÑE EL RECTO CAMINO HACIA LA FELICIDAD.

    2. Alandalaun

      Por lo menos escribe con haches y tildes, hijo mío, que duele a la vista. Y busca endógamo en el diccionario.

  7. Pingback: El poliamor | gafasparamujeres

  8. !!!!dios mio!!!

    teneis una paranolla !!!!despertar!!! o vivir sin amor bosotras elegis

    ¿No creéis que ha llegado la hora de desterrar tácitamente la palabra “machista” y sustituirla por “descortés”, “desconsiderado”, “grosero”, “insensible” o, simplemente, “mala persona”?

    1. Eneko Aritza

      Jojojo Te falta la palabra “paleto” que es la que define a las personas cuya ortografía da grima, cuya comprensión lectora brilla por su ausencia y cuya capacidad de argumentar es cero jajajaja

      1. Elisa

        Me cagüen to!!! Con la de contradicciones que tiene el mensaje de este !!!dios mío!!! que se podrían desmontar argumentando en 4 minutos y ¿no podéis evitar atacarle por su ortografía? en serio? paleto porque no sabe escribir correctamente y nos quedamos así de anchos? seamos serios.

    2. Rebelde

      Paran-olla?, a ti sí que se te va la olla……..

      Ahora entiendo tu nick: “¡dios mio! …ayudame”

  9. Pingback: Romper la monogamia como apuesta política | AraInfo | Achencia de Noticias d´Aragón

    1. Elena

      Pero eso no es posible, cómo voy a elegir experimentar dolor? Yo no quiero sentir celos, yo AMO y no soy correspondida como me merezco, esto es como cuando una madre te abandona por un hermano. No es fácil gestionar los celos, es más, es de idiotas eso de “abrirse a experimentarlos”

      Lo siento, no hay nada que hacer.

  10. Elena

    Este artículo es brutal

    Pero me gustaría que se hablara de los celos, que nos acompañan desde que el hombre es hombre, los celos- está estudiado- no tienen nada que ver con la monogamia ya que incluso en sociedades promiscuas los hombres sentían celos cuando se embriagaban.

    Celos, celos, celos

    Hablad de celos!

    1. Vic

      Hola Elena, creo que puedo aportarte algo acerca de los celos, es simplemente algo que escuché pero quizá pueda servirte. Los celos están asociados al miedo a perder al otro, a perder el vínculo con el otro. El miedo es una respuesta natural del ser humano a situaciones en las que se siente amenazado y en las que siente que no tiene suficientes recursos para lidiar con esa amenaza. Creo yo entonces que lo mejor que se puede hacer, aunque no es fácil, ante un episodio de celos es poner nuestros recursos a nuestro servicio y eso, en el marco de una ética del cuidado significa hablar de lo que uno siente, hacerse cargo y dejar al otro en libertad para que manifieste su sentir, siempre con respeto, sin manipulaciones ni agresiones. Claro, eso es muy difícil de lograr, quizá sea una buena idea descargar un poco de ese exceso de energía que nos generan los celos para despues hablar de ello. También es importante registrar como el otro trata lo que sentimos y expresamos… si el otro nos culpa, nos agrede, nos desprecia, minimiza lo que sentimos, no respeta límites… quizá sea momento de revisar más profundamente nuestras decisiones y el rumbo que decidimos seguir

  11. Soria

    He leído el artículo y no me parece tan brutal.
    Me parece un poco sectario.
    Me parece que pide que roboticemos el amor.
    No!
    Cada uno tiene su propia forma de amar.
    Es una opinión pero no es más que eso : Una opinión.

    1. carmen godino

      100% de acuerdo!
      además entender el amor como si fuera una jaula porque lo compartas con otros ya es un error de raíz basado en los parámetros que nos ha vendido el sistema.
      evidentemente el capitalismo ha sacado tajada de la monogamia y ha impuesto unas ideas ha cambiar, pero no creo que el cambio sea (exclusivamente) optar por el poliamor (muy respetable por cierto). el cambio es ver el amor de una manera más natural, sin pajaritos saltándote por la cabeza, ni corazones por todas partes, ni obscenidades de un romanticismo irreal (eterno, tú lo eres todo para mí, etc, etc). el amor se debe de entender como un acto que te hace libre ya sea compartido con una o mil personas. imponer una forma no me parece de hacerte libre. decidir lo que queremos sin prejuicios ni rarezas si lo es. por cierto, muchas corrientes que hablan de poliamor etc, etc, luego vienen cargadas de ideas machistas o de otra índole. quiero decir, que de todo hay por ahí: parejas monógamas que solo cumplen un patrón social (“es lo normal”, tradición… etc) pero también he leído aberraciones de gente (hombres en su mayoría) que con una supuesta defensa del poliamor y su visión tan de izquierdas, tan progre, tan lo más han acabado siendo machistas no, lo siguiente. CUIDADO! por lo demás, vivir lo que queráis y con quién queráis, siendo claros con vosotros y el resto. es lo mejor. y yo planteo otra reflexión: a mi parecer encontrar a gente que nos aporte una buena relación completa, es complejo, incluso en el terreno de la amistad, podemos tener dos mil colegas pero un amigo. qué pasa si encuentras a alguien que te llena como pareja? porque sí, polvos, colegas, doce mil pero alguien que te acompañe en el camino, que te haga crecer es más difícil. que pasa si te sobra con esa persona? (si no te sobra, es que no es tu modelo de vida, puedes romperlo y tener rollos, amigas/os… a mi me parece bien pero pregunto que hay de malo en lo contrario). nadie dice que sea eterno, se puede romper, terminar, estropear, pero y si en ese momento te gusta? eres feliz? se es menos que quién no quiere tener rollos? repito, si se elige con plena consciencia, sin prejuicios, sin imposiciones sociales, cada cual que haga lo que quiera.

      1. carmen godino

        me corrijo: porque lo compartes con otro (es decir, una única persona).

        1. carmen godino

          me corrijo de nuevo: se es menos que quién quiere tener rollos?

      2. francisca

        Carmen Godino : leyendo lo que has escrito llego a la conclusión que me parece el más claro en la redacción ,lógico en su fondo ,aunque trazado en gruesos trazos me deja conforme ,se acerca bastante a lo que yo creo que debe ser .
        Faltaría el sentido de responsabilidad que debería ser parte del asunto ,el compromiso emocional de cada uno y por ende el respeto a ese compromiso y lo que no llego entender es si la economía sostenida por una pareja cambiaría si no nos regimos por el liberalismo ,porque siempre existirá un modo de economía compartido ,de lo contrario cuán complicado sería convivir
        Otro asunto a tener en cuenta sería la carga hormonal que varía según las personas y según la edad ;o sea veamos las cosas objetivamente ¿porqué algunos necesitan consumir pornografía ? ¿hay algún circuito que falla que tu propia fantasía no basta para crear un deseo adecuado ? ¿porqué hay que gozar más de lo que nuestro cuerpo nos ofrece ? ¿porque esa compulsión al placer eterno ? ¿no entendemos de límites ? ¿no queremos límites ? han muerto hombres asfixiados en aras de un placer más intenso ¿cómo se explica una cosa semejante ? para eso llegamos a desarrollar nuestro cerebro ? ¿porque necesitan filmarse copulando y mostrarlo “accidentalmente” ? Supongo que no hay nada nuevo bajo el sol ,salvo que ahora podemos usar todo tipo de artefactos .¿pero entonces el amor existe ? ¿o es un dios o el mismo que ya inventamos ? Compromiso ,responsabilidad respeto por si y por el otro (mientras se da ) ¿no hacen a la esencia de eso llamado amor ? mejor con salud ,con buena carga hormonal
        Me temo que por ser progres se causaran más daños emocionales que por ser un poquito conservadores ¿y quién se hará cargo de esa cuenta que ya está a la vista ? la de gente que no puede ser adulto emocionalmente ,no veo un buen futuro

  12. Dani

    Me temo que aún no estamos preparados para dar el salto propuesto por Brigitte. Quizás no exagere mucho si afirmo que vivimos en una sociedad de analfabetos afectivos y por lo tanto sexuales. A veces bromeo con mis colegas haciendo una pregunta: en Euskadi ¿qué es más tabú: hablar de política o hablar de sexo? Es una de esas bromas que en el fondo no es tan broma, porque intenta poner sobre la mesa un tema que tiene su relevancia. Y en otros lugares no creo que estén mucho mejor que nosotros en este aspecto. Sufrimos analfabetismo emocional; tenemos que aprender a comunicar afectos, sentimientos, pensamientos, conocimientos, ilusiones, gustos, preferencias sexuales, secretos de alcoba… Hasta que sea igual de normal hablar de estas cosas que hablar de gastronomía, por ejemplo.
    Con todo, me gusta la propuesta planteada por Brigitte Vasallo en este artículo. Sí que hay una idea con la que discrepo, y es ésta: ‘sigue siendo más fácil y más serio decir “tengo sed” que afirmar “quiero follar”. Pero son gritos igualmente vitales e igualmente necesarios’.
    Tener sed no se puede poner en el mismo plano que follar. No son necesidades iguales. Procurarse agua es más prioritario que procurarse sexo. Otra cosa es que estemos hablando de que ambas son cuestiones naturales y que deberían tratarse con igual naturalidad. En eso sí estoy de acuerdo, como decía unas líneas más arriba.
    Creo que las relaciones sexuales son importantes, sí, pero no tanto como para ponerlas en el mismo orden de significación que aspectos como la alimentación, por ejemplo. Entre otras cosas, porque puede ser una trampa el conceder al sexo más trascendencia de la que tiene, igualándolo con otras necesidades humanas más perentorias. Es normal que una persona se sienta mal si no tiene agua que beber; pero es absurdo pensar que el sexo es tan necesario como hidratar el organismo.
    Si alguien tiene metido en la cabeza que follar está en el mismo orden de importancia que otras necesidades del ser humano, es de esperar que esa persona se sienta mal si no folla. Sobre todo en un contexto como el actual donde, por diferentes razones, no es fácil encontrar buen sexo, sin complejos, sin equívocos, sin diferentes expectativas sobre la relación que acaban estallando como una mezcla explosiva, sin preocuparse por el qué dirán… Quizá en un futuro queer como el que defiende Coral Herrera, el hecho de encontrar sexo satisfactorio y sin efectos secundarios negativos para ninguno de los participantes sea más fácil. En la actualidad, y gracias a la moral sexual judeo-cristiana, follar se ha convertido en una faceta humana problematizada. Y en esas estamos.
    Se plantea aquí un problema parecido al que mencionaba Lenin cuando empezó a construirse la Unión Soviética tras la revolución de los bolcheviques: ni Marx ni los soviets habían planeado cómo hacer la transición de un sistema zarista a un Estado socialista. Así les quedó la URSS; un churro donde ni los trabajadores eran dueños de las fábricas, ni eran todos iguales (porque el director de la factoría cobraba mucho más que el señor que la barría), ni todos podían participar en igualdad de condiciones en el Politburó…
    Creo que con el tema planteado por Brigitte pasa algo parecido. Tenemos el modelo actual de relaciones afectivas, y tenemos una propuesta de modelo más libre e igualitario. Pero ¿cómo pasamos de uno a otro? Actualmente la relación sexual/íntima/afectiva no se vive –a menudo- con la naturalidad y libertad con que debería vivirse. ¿No será el momento de decidirnos a hablar abiertamente de sexo en nuestro círculo de relaciones personales (amigos de ambos sexos, conocidos, trabajo) como etapa previa a un cambio de modelo en las relaciones sexuales? Y quien dice sexo dice relaciones afectivas en general. ¿No habrá que quemar diferentes etapas antes de llegar a la propuesta defendida por Brigitte?

    1. ale

      Muy de acuerdo contigo Dani.
      Yo añadiría: estar preparadas para ese salto es equivalente a estar preparadas para delegar la crianza de tu bebé a una comunidad asumiendo la posibilidad de una separación total. Son cambios muy bruscos y altamente incompatibles con el sistema social actual. O cambiamos todo a la vez, o menudas discusiones!!!
      Pero nunca digas de ese AGUA no beberé!

      1. francisca

        Ale ,ya criamos a los hijos en comunidad ,parientes, maestros ,amigos y varios etc donde están incluidos la TV y el ordenador
        Las sociedades matriarcales antiguas eran así ,los niños eran de todos ;para saber cómo resultaría deberían crearse comunidades experimentales y comentar con honestidad los resultados
        Yo le apuesto a cualquier tipo de sociedad donde vea que el individuo alcanza un desarrollo psicoemocinal adecuado porque esa es la clave del futuro de la sociedad
        Con los “adultos ” de hoy en día no vamos a ningún lado ,solo al caos

  13. ana

    Me ha encantado el artículo! pero voy más allá ante tal propuesta, ¿cómo organizar nuestra vida? ¿cómo concebir la convivencia? ¿esta concepción es incompatible con el hecho de vivir con la pareja?. Considero que viviendo independientemente es más fácil de transportar este nuevo modelo propuesto, pero,… ¿y viviendo con la pareja? ¿es trasladable? lo veo mucho más complicado,…

    1. Dani

      También habría que abordar la cuestión de qué modelo o modelos familiares resultarían de esta propuesta no monógama.

  14. igualdad no es insultar ...

    Y por qué tenemos que ser no monógamos ¿? …
    Cada uno tiene que ser libre de elegir de como llevar su vida afectivo-sexual de la manera que quiera y todas son respetables .
    El articulo es bueno , pero no comparto ciertas ideas que se desprenden de él , por ejemplo dice , la personas aman por que eligen y no al reves y en mi experiencia personal es todo lo contrario , yo conoci a mi pareja en un momento de mi vida que no queria ataduras pero cuando empeze a sentir un gran amor por ella elegi entrar en una relación monógama con ella . Lo que quiero decir es que yo no la escogi como si fuera un articulo o producto ,
    simplemente la conoci y empeze a sentir que la queria y empezamos una relación.
    Y en cuanto a comparar la necesidad sexual con la necesidad de beber o comer no estoy nada de acuerdo , el sexo es una necesidad pero se puede vivir sin sexo y no te mueres , somos humanos por dios y no conejos , yo no necesito ” follarme” a cada mujer atractiva que se me cruze por la calle , soy un ser humano no un perro salido buscando perras en celo , en ese sentido no somos unos animales , un perro no puede no ”follarse” a una perra en celo , pero yo si puedo elegir no acostarme con una mujer y mas estando en una relación y no me muero ni me pasa nada .
    Hay muchas cosas mas importantes en esta vida antes que el sexo , como el amor , la autorelización y mil cosas mas , si llegas a un momento de estancamiento sexual con tu pareja todo es hablarlo y probar cosas nuevas .
    Por ultimo , comparar la poligamia o poliandria o simplemente la total libertad sexual sin ataduras a ser de izquierdas es hacerse pajas mentales , yo soy votante de IU y mirar lo que pienso al respecto del articulo . Si no quereis dejar de tener experiencias sexuales-afectivas con personas nuevas que puedan aparecer en vuestras vidas estando en una relacion o simplemente no quereis meterse en relaciones monogamas , todo es hablarlo con vuestra pareja o simplemente no echaros pareja y dejar claro a la persona que teneis enfrente que no buscais una relación monogama , pero no hagais pajas mentales sobre que si eres monogamo/A eres un capitalista-facha y tonterias similares , simplemente ser libres , vivir sin jugar lo sentimientos de nadie y respetar que cada persona quiera vivir u vida afectivo-sexual como quiera . SAludos ¡¡

    1. francisca

      Esto es pre freudiano ,cuando al sexo se lo escondía y no se quería reconocer que nos estaba dando problemas ;los asexuados quizá no necesiten ningún tipo de relación, quizá ni de autosatisfacción ,que no es endogamia como dijeron por ahí ;pero es algo serio para una gran porción de la humanidad ,sobre todo si está bien alimentada y su cerebro reconoce las señales de su cuerpo que son más fáciles de reconocer en el hombre que en la mujer y de ahí probablemente las histerias que provoca
      Lo que existe en nuestras vidas además del mundo real es lo que elaboremos en nuestros cerebros , si alguien exige un amor romántico y el otro se siente cómodo dentro de esos parámetros ,pués que sea ; y si otros necesita incentivar celos para estimular al otro ,también está dentro de los cánones de lo humano ,lo bueno sería que seamos concientes y maduros en elegir

  15. kevin

    Y por qué tenemos que ser no monógamos ¿? …
    Cada uno tiene que ser libre de elegir de como llevar su vida afectivo-sexual de la manera que quiera y todas son respetables .
    El articulo es bueno , pero no comparto ciertas ideas que se desprenden de él , por ejemplo dice , la personas aman por que eligen y no al reves y en mi experiencia personal es todo lo contrario , yo conoci a mi pareja en un momento de mi vida que no queria ataduras pero cuando empeze a sentir un gran amor por ella elegi entrar en una relación monógama con ella . Lo que quiero decir es que yo no la escogi como si fuera un articulo o producto ,
    simplemente la conoci y empeze a sentir que la queria y empezamos una relación.
    Y en cuanto a comparar la necesidad sexual con la necesidad de beber o comer no estoy nada de acuerdo , el sexo es una necesidad pero se puede vivir sin sexo y no te mueres , somos humanos por dios y no conejos , yo no necesito ” follarme” a cada mujer atractiva que se me cruze por la calle , soy un ser humano no un perro salido buscando perras en celo , en ese sentido no somos unos animales , un perro no puede no ”follarse” a una perra en celo , pero yo si puedo elegir no acostarme con una mujer y mas estando en una relación y no me muero ni me pasa nada .
    Hay muchas cosas mas importantes en esta vida antes que el sexo , como el amor , la autorelización y mil cosas mas , si llegas a un momento de estancamiento sexual con tu pareja todo es hablarlo y probar cosas nuevas .
    Por ultimo , comparar la poligamia o poliandria o simplemente la total libertad sexual sin ataduras a ser de izquierdas es hacerse pajas mentales , yo soy votante de IU y mirar lo que pienso al respecto del articulo . Si no quereis dejar de tener experiencias sexuales-afectivas con personas nuevas que puedan aparecer en vuestras vidas estando en una relacion o simplemente no quereis meterse en relaciones monogamas , todo es hablarlo con vuestra pareja o simplemente no echaros pareja y dejar claro a la persona que teneis enfrente que no buscais una relación monogama , pero no hagais pajas mentales sobre que si eres monogamo/A eres un capitalista-facha y tonterias similares , simplemente ser libres , vivir sin jugar lo sentimientos de nadie y respetar que cada persona quiera vivir u vida afectivo-sexual como quiera . SAludos ¡¡

    1. carmen godino

      muy de acuerdo!!!!! el capitalismo ha cogido y ha hecho del matrimonio su negocio pero asociar monogamia con eso es entrar en su juego…

  16. neko80

    Hola,
    Artículo interesante, que lleva a la reflexión; bienvenido sea. Sin embargo, planteo algunas coordenadas que me gustaría apostillar.
    Sinceramente, entiendo perfectamente que querer romper la monogamia como apuesta política (o bio-política), sea una opción, descrita en este artículo. Pero sincermente, ¿qué efectos posteriores tendría? ¿lograría cambiar la política como tal?. Honestamente, pienso que no. Discrepo cuando en el artículo se dice que los únicos pactos sociales intocables, son el patriotismo y la monogamia. Esos dos últimos pactos pactos sociales, claro que se han tocado, evolucionan y además existen otros pactos sociales bien establecidos ¿acaso no existe un pacto social liberal, por poner un ejemplo, en el que se consagra el derecho de libertad individual en preeminencia sobre los aspectos colectivos? Por relacionar pactos sociales vigentes entre si, recuerdo por ejemplo, que ahora mismo en EEUU, el debate del patriotismo se centra en la libertad individual del ciudadano para poder elegir su centro de salud privado, en detrimento del servicio público. Es decir, eres patriota, si quieres un centro de salud privado. ¿Por qué digo esto? Porque la capacidad de absorción de nuevas elecciones, no supone ningún trauma para el capitalismo; más bien se basa en ello. Si queremos relaciones rizomáticas en nuestras relaciones, claro que las tendremos. Es lo que dijo Lacan comentando el Mayo del 68: “Quieren un nuevo amo: tranquilos lo tendrán”. Se dice en el artículo que la monogamia es capitalista y autoritaria. De acuerdo. ¿Y el poliamor no lo puede ser?
    ¿Por qué considero este enfoque de la ruptura de la monogamia como una potencia política inofensiva?
    En primer lugar, porque se refiera a la acción; honestamente, la mayoría de la gente, no quiere vivir en una sociedad, en la haya que participar constantemente en un estado de movilización permanente. En este caso, movilización emocional entiendo; pero imaginémonos políticamente. Resultaría que no tendríamos tiempo para reflexionar, y por tanto para aprender, progresar. O para hacer las típicas estupideces, que hacemos los humanos. Como se dice en el artículo, por ejemplo, escaquearnos. Y todos nos vamos a escaquear, en algún momento, porque todos somos humanos.
    Entiendo y por supuesto considero a Foucault como un titán, a Deleuze un grande, pero sinceramente, Hardt, Negri, Bauman (al menos en Europa)…no son válidos ya. Murieron el 11S y en Genova 2001. Las empresas multinacionales, utilizan estructuras rizomáticas, nos utilizan como entes rizomáticos en los mecanismos de control ciudadano; el miedo social se extiende así. Paradogicamente, ese fluir constante, en una estructura/mercado cada vez más libre, es sólo para el capital, que deja de fluir, sólo cuando llega a los dueños de los medios de producción.Y sólo hay que ver el estado de la situación social actual. Ellos han sido los que mejor han aplicado todas estas estructuras (al igual que por ejemplo, han hecho los medios de comunicación con Gramsci).
    Entiendo y comparto igualmente las críticas a la monogamia que parece dominar; no obstante, como se apuntaba en el foro, existen mil y un mecanismos para escaquearse de la monogamia y quizá esas formas son en realidad la hegemonía. Pero sin embargo, creo que deberíamos aprender precisamente de como está articulada la monogamia. Como muy bien se dice en el artículo -parte de la crítica-“una sola persona difícilmente puede cubrir todas las fantasías sexuales a riesgo de que se convierta en un esclava sexual”. Pregunto, ¿entonces si cumples las fantasías sexuales que tengas con otras personas, esas otras personas, no son esclavas de tus fantasías?. En el caso -improbable, casi imposible- de que tengan las mismas fantasías, y se acepte un “contrato” para realizarlas…¿de donde sale el imaginario común que hace que dos o más personas tengan las mismas fantasías? ¿no serán fantasías inducidas por una multitud de factores?. Aquí veo un gran problema, la reducción del imaginario común a la práctica de una sexualidad preestablecida. De acuerdo que el amor romántico puede prohibir unas determinada conductas sexuales (evitando por ejemplo cumplir todas las fantasías que se tengan), pero ojo, que el hecho de poder realizar todas las fantasías sexuales, normativiza y te esclaviza del mismo hedonismo del acto. El problema hoy, es precisamente esto, como liberarse del mandato del goce, el cual no tiene carácter “liberador” en un aspecto político: es la ideología dominante (que por cierto, se complementa perfectamente con la ideología que parece dominar, la moral católica). Sinceramente, a nivel personal, no tengo ninguna necesidad de convertir en acción todas las fantasías que pueda tener; eso precisamente, me convertiría en un esclavo del hedonismo y entiendo, que a nivel colectivo, empobrecería el imaginario común. Por eso de la fuerza del amor romántico articulado en la monogamia: permite que se mantenga y se adapte a nuevos cambios, ya que es un imaginario colectivo, no concretizado, que va de la mano de ciertas emociones (enamoramiento p.e.). El problema, claro, es que coordenadas maneja ese imaginario colectivo que es el amor romántico. Aquí es donde creo que se podría trabajar colectivamente: en la construcción de unos nuevos parámetros de imaginario social.
    El ejemplo claro, de como no se puede salir de esa dictadura del hedonismo, y como está perfectamente asumida por todas, es “…Y, para acabar, porque hay algo que una pareja de largo recorrido, por pura definición, no puede ofrecer: la novedad. Y la novedad, en términos sexuales, puede ser muy atractiva.” Si se critica el capitalismo emocional…¿acaso no es esta frase un ejemplo de capitalismo-consumismo sexual? ¿dónde se encuentra el campo de la abstracción/fantasía/emociones aquí?.
    Un saludo

    1. Lucas

      Me parece muy interesante lo que explicas Neko80, de hecho el sistema dominante, lo que propone o más bien nos exige es la búsqueda del goce perpétuo y rápido, a través del consumo de lo nuevo, como muy bien dices. Me explico, no hay que cosificar a las personas que tienes en tu círculo emocional como meras respuestas a tus deseos sexuales (novedosos y rápidos). Por supuesto, si las dos personas, tres, cuatro o 100 están de acuerdo en ese tipo de relación emocional y no hay unas supuestas ataduras sistémicas (lo cual creo que en estos momentos es practicamente inviable) todo sería perfecto. Sin embargo ya se sabe que la perfección no existe. En mi opinión no existe la Utopia con mayúsculas si no utopias, es decir, batallas colectivas ganadas en pro del aumento de libertad e igualdad, valga el topicazo, de todas las personas. También debemos recordar que el amor romántico es un instrumento del capital, pero no éste no es su creador.
      Lo que tiene el capitalismo, es que es tan voraz que se apropia de las batallas ganadas y las convierte en mercancia. Las relaciones rizomaticas también. Se pueden llegar a convertir en un artículo de venta como el porno (no digo ni mucho menos que sean iguales). De todas formas pienso que a veces es muy complicado hacer entender a otras personas tus sentimientos, supongo que no todo se basa en la razón, hay cosas que escapan. Por ejemplo, se pueden manejar los celos pero no se puede escapar de ellos por mucho que sepas que son ilógicos. Y no sólo hablo de los afectivos. Me parecen muy enriquecedores tanto el artículo como todos los comentarios de la gente.
      Salud!

  17. Maria

    Fantástico. Sin embargo dudo que sea factible mientras no forme parte de un cambio global. En este sistema y en todos los actuales, educación de hijos y cuidado de ancianos, impera como cronstruccion base la familia (y sus espacios bien marcados) y es ésta lo primero que se debe destruir, no cambiar. Celos y familia.

    Me encantó leerlo… y pensarlo!

  18. Dani

    Hola, neko80. Voy a matizar un par de ideas tuyas, que por lo demás me han parecido muy bien argumentadas.
    Es cierto que el capitalismo es un lince a la hora de absorber nuevas elecciones que van apareciendo. Pero siempre habrá cosas que se escapen al control del sistema. ¿Podría la sociedad capitalista absorber un movimiento masivo donde la gente en general comprara prioritariamente alimentos locales a productores asociados en cooperativas, en detrimento de las grandes corporaciones centralizadas? ¿Podría absorber novedades como que la población dejara de ser consumista, que dejáramos de volvernos locos con las rebajas, por ejemplo? Como señaló Max Weber, uno de los padres de la Sociología moderna, en las dinámicas sociales siempre aparecen acontecimientos inesperados. Unas veces para mal, sí… pero otras para bien. Aquí se abre un margen de maniobra, una oportunidad para el cambio a mejor. Y para la esperanza.
    En cuanto a la difusión rizomática de los intereses del capital que comentas, habría que añadir a tu análisis que además de la savia que alimenta al capital, también se extienden por rizomas la materia que alimenta nuevas formas de organización social. Así funcionan las plataformas anti-desahucio, las asociaciones que ponen huertas y venden sus productos al público, la banca ética, las movilizaciones contra la privatización de la sanidad, contra los recortes, partidos como Equo, etc. Y esa materia democratizadora que circula en rizomas no es otra que la información. El miedo y los intereses del capital se difunden, pero también las alternativas al capitalismo y al orden establecido.
    Finalmente, el asunto de la monogamia. Has planteado una serie de interrogantes de gran calado con respecto a la no-monogamia y a sus consecuencias. Pareces pronosticar una nueva Sodoma y Gomorra del siglo XXI a cuenta de la abolición de la monogamia. Pasaríamos de ser esclavos del no-deseo (la represión del eros individual en aras de conservar la paz conyugal) a ser esclavos del deseo (dar rienda suelta a todas nuestras pasiones, y después ya veremos cómo acabamos). Nadie sabe lo que podría pasar.
    Emile Durkheim, el otro padre fundador de la Sociología moderna, precisó el problema de las sociedades en cambio -en crisis- que están pasando de un sistema de valores a otro, pero aún carecen de un nuevo sistema normativo. Las reglas de juego vigentes hasta ahora empiezan a no valer… pero lo malo es que todavía no han aparecido otras nuevas a las cuales atenernos. Y eso lo llamó ‘anomía’: ausencia de normas. Quizá nos estemos acercando a ese momento. No sólo por lo que respecta a la crisis económica, sino a las relaciones íntimas.
    Hace mucho tiempo reparé en el hecho de que no conozco muchas parejas que sean mínimamente felices. A la mayoría de ellas creo que les daría lo mismo vivir con su espos@/novi@ que con otra persona. ¿Qué alternativas hay?
    Uno es la ideología queer, o la propuesta de Marcuse sobre una sexualidad más libre que llevaría a una sociedad más pacífica.
    Otra es la idea posibles sería que da igual la monogamia o la no monogamia: el problema de fondo es que hombres y mujeres no saben comunicarse. Y no saben comunicarse porque, como dice Lise Elliot, se educan en culturas distintas. No es que estén genéticamente incapacitados para entenderse, es que desde pequeños son programados en función de si eres niño o niña. Se crían unos en el mundo de los hombres (mejor dicho, teniendo como referente a los hombres) y otras en el mundo de las mujeres. Si hubiera un equilibrio en las tareas del hogar y en otros aspectos, la escisión entre el mundo de los niños y de las niñas se solucionaría, pero nacemos en una mundo donde una serie de estructuras sociales nos vienen dadas. Y cuando crecemos hay cosas que nunca le contamos a nadie del sexo opuesto, sólo a los de ‘nuestro planeta’. Así, los tabúes se van haciendo más grandes a medida que crecemos, y finalmente nos estallan en la cara cuando empiezan los problemas de pareja.
    En cualquier caso, tanto para una organización social queer como para una organización social monógama, más nos valdría empezar a sentar las bases de una educación igualitaria. Quizá de esta forma no habría tantos jaleos a cuenta de las relaciones de pareja.

  19. Pingback: Monogamia | Un dominio propio

  20. Moniki

    Da para pensar el texto. Eso creo que es lo importante.
    Tanto para las que se plantean a partir de él la preocupación de cómo sería un modelo familiar descendiente (si no existe ya a pesar del poco tiempo que nos queda para el ocio); para los que le transculturalizan; para los que le transpolitizan; para los que le matizan, argumentadamente, en un par de ideas; para los que nos recuerdan la pirámide de Maslow (sed & sexo); como para los que les ha servido para reafirmarse en una monogamia, basada en diálogo y la comunicación.
    Si sirve para todo esto y más, estupendo.
    A mi me ha dado por creer que la poligamia existe ahora y antes. En el Norte, en el Sur, en el Este y en el Oeste. En izquierdas, en derechas, en comunistas, en capitalistas, en anarkistas, en… en bis, en trans, en homos y heteros. En endogamia; En machistas y feministas; en la/s noche/s en la que me enrollé con mi mejor amiga/o. En un club de carretera y en internet.
    Me pongo en mente algún ejemplo, sin ir más lejos, como el de nuestro excelentísimo rey Juan Carlos, y me parece hasta interesante el que lo leyera… que opinaría desde tan “campechana” visión. Sería interesante el debate hasta con semejante tipo. Fijaros si me ha parecido bueno.
    Yo la vivo (mi sexualidad en general)espacio-temporalmente hablando, desde una sociedad judeo-cristiana, patriarcosa y capitalista. Con una educación (?) en la que por primera vez te hablababan de algo relacionado con el sexo, cuando se atascaba el baño del cole con una compresa y nos venían a dar una charla sobre la regla, el aparato reproductor (toma!), los tampones y nos ofrecían unas muestras gratis en una bolsita- neceser preciosa… Por suerte me he ido desprendiendo de muchas ideas (el neceser aún lo conservo), aprendí a tirar los tampones a la papelera y ahora además de estar más informada, uso una cosa llamada copa de luna, je!
    Con este gracioso preámbulo, que de gracioso tiene realmente poco si además incluyo algunos traumas infantiles (que mis horas de psicoterapia me está llevando asumir), quiero decir que, además de ser alguien preocupada por el medio ambiente, individualmente tenemos una responsabilidad grándisima sobre nuestro aprendizaje afectivo y sexual, y de como vivimos nuestras relaciones; ya sean en pareja, en colectividad, en familia, y con una misma.
    Desde mi propia libertad de pensamiento (y creo que cuanta más me permita mejor) más me respetaré y más respetaré al otro o la otra. Más aprenderé, más podré enseñar y más disfrutaré, en todos los aspectos de mi cronología sexual. Que viene desde el minuto cero hasta que me muera; y esto, como mujer, me hará pasar por etapas tan diferentes como respetables.
    Y como no, desde mi propia libertad de sentimiento. Y en esta no me queda más que decir que, a sentir lo más que se pueda, gente! A emocionarme, a empatizar, a desilusionarme y volverme a ilusionar.
    Todo por conseguir la mayor capacidad de disfrute, alegría y felicidad posible. Porque creo que ese debe ser el propósito y la responsabilidad que tengamos cada una de nosotras. En cualquiera de las versiones que escojamos.
    Desde mi responsabilidad y mi felicidad. De la forma más egoísta y sana que estoy comenzando a descubrir. Sólo desde ahí haré feliz al que esté a mi lado: afectiva y sexualmente, emocional y empaticamente. Creo que es interesante sentir el dolor del otro, el mio propio. Compartirlo. Eso me puede hacer feliz también. Disfrutar de las cosas que son realmente auténticas.
    Vivimos en un mundo en que ya hay demasiado de dualidad dañina y esquizofrénica.
    Con esa neurosis, la que mamamos desde el principio, de lo bueno y lo malo, lo honesto y lo no honesto (y en eso hace referencia explícita el colectivo “golfxs con principios” en el texto) es con la que pienso que hay que lidiar para que sé dé el milagro que la autora plantea. ¿Qué es honesto y que no? ¿Dónde pongo mi límite y el del otro? Donde yo quiera, donde más me convenga. Donde me sienta (de sentir) que soy más feliz.
    Punto.
    Sintamos y dejemos de comernos tanto la olla.
    Esto no creo que sea escaquearse, es tomar las riendas de tu libertad y dejar libres las de los demás. De quererte y apreciarte, para que tu autoestima no se vea dañada por aquello que se llaman celos y que creo pueden ser, sin más, los miedos y rabias que tenemos sin soltar.
    Porque una patata (y aquí ya se me va la pinza del todo) no es sólo un simple tubérculo. La patata, desde su sencillez, ha sacado del hambre a muchas generaciones. La patata, como tubérculo, tiene sus propias raíces y por sí misma va caminando por la tierra. Y por sí misma se regenera y cambia. Se transforma. Tan sencillamente. De forma natural. Dejándose llevar.
    La patata, se llama patata y no papa en muchos lugares, por no herir la imagen de la figura eclesiástica tan importante que representa (el Papa, claro). Y digo yo, no tendría que ser al revés. Que se le pidiera perdón a las papas. En eso discrepo yo con el texto, en infravalorar a las patatas. Solamente.
    Dentro de cada uno y cada una de nosotras, cual patatas, está el cambio. De una forma sencilla, ya no simple, de hacer las cosas y mostrar nuestros sentimientos, en el momento. Remordimientos y prejuicios inculcados aparte. Lo hecho, hecho está. Y el sentimiento que me deja es el oportuno. Si es de satisfacción perfecto; si es de tristeza, perfecto, perfecto también. Seamos capaces de disfrutarlo sin llevarlo más allá. “Seamos” lo más posible sin darles más vueltas a la “tortilla”. Dejemos que los demás sean y disfrutaremos mucho más.

    Disfrutemos!

  21. Pingback: Romper la monogamia como apuesta política | Abellanegra

  22. gelen

    Me ha encantado leer este fantástico artículo, gracias compañexs!!! Estoy en transición conmigo misma intentando romper todos lo esquemas que llevamos instaurados x esta sociedad en la que vivimos e ir asimilando y experimentando en mi misma todo lo que se comenta aquí. Tarea ardua y algo desconcertante en algunos momentos pero motivadora y sanadora cuando vas avanzando en tu propio crecimiento personal y social.
    Gracias x compartir!!!

  23. Pingback: Esos ligones (otra historia “real”) | Contes de l'exili

  24. Pingback: Había una vez un amor de código libre | SurSiendo Blog

  25. Pingback: 3 sencillos pasos para salvar tu vida (o al menos aliviarla) « Sombra y Sauce

  26. Pingback: Afecto, emociones y #polyamor

  27. marhpotenusa

    Muchas gracias por el artículo y por todos los comentarios. Solo quería apuntar algo.
    Alguien decía por ahí que el problema estaba en que cuando tuvieramos 70 años estaríamos solos sn nietos.. bla bla bla… Esto no es más que otra forma de meternos miedo desde el sistema….. siempre hablándonos de ese futuro lejano…de cuando seas mayor, de lo solo que vas a estar, porque no has seguido la norma social…. te vas a quedar solo…. Snceramente, creo que lo que hace que una persona se sienta mal estando sola es ella misma. Puedes estar entre una multitud y sentirte enormemente solo. Puedes disfrutar la soledad como el que más, como yo ahora mismo, en la soledad de mi habitación, disfrutando con esta lectura…no tengo pareja… que triste es mi vida? me siento sola? Pues no, la verdad es que no, me siento enormemente acompañada y querida por muuucha gente, que me quiere de verdad y me respeta, y esa es precisamente la base de todo esto. Si de verdad te comportas con amor hacia las otras personas, nunca vas a sentirte solo porque siempre estarás rodeado de personas que te querran de verdad. Conozco a gente mayor que se sienten muy solos, que no están arropados,, y han tenido 7 hijos, y ninguno de ellos lo quieren en su casa… que ha pasado ahí!!! donde esta esa “FALSA PROMESA” de haz lo que debes para no acabar solo…….porqué no mejor dejar esos miedos infundados por este sistema de mierda y empezamos a aforntar la vida con alegría y amor?
    MIrad, en esta vida hay ciertas cosas que nos gusten o no hacemos solos: como morir, y cagar….
    un saludo
    revolución integral

  28. observer

    Siento decir que imho este tipo de discursos, además de inconsistentes, me parecen resultado de la dialéctica misma del capitalismo, del que en realidad son subsidiarios. Abordar los afectos desde la esfera de lo político es infinitamente más reaccionario que, a la inversa, reconsiderar la política por la vía afectiva. Y en ese sentido es donde enseguida se demuestra el dogmatismo de sus argumentaciones: no existe una fisicidad fuera del orden simbólico, la promesa de liberación a través del desencadenamiento de los cuerpos es una ensoñación delirante resultado de la idealización fetichista de la corporalidad. Hay un contrasentido inherente a recurrir a las narrativas como mecanismo de subversión, disrupción o inversión del enclaustramiento del imaginario social: no hay nada que liberar, no hay una Verdad latente susceptible de ser puesta en marcha más que en continuidad radical con el presente. Si todo es política, nada es política.
    Efectivamente, el capitalismo es el orden rizomático por excelencia… ¿¿¿Realmente creéis que “el sistema” nos quiere homogéneos?? ¿¿De verdad pensáis que al capital le importa lo más mínimo si somos fieles o multifolladores premium?? ¡¡Qué ingenuidad!! Ese es el tipo de falsa diversidad que en realidad conviene muchísimo al capitalismo, que nos exige ser fálsamente plurales, impostadamente únicos, fariseicamente heróicos. Cuanta más diversidad afectiva, mejor para el Sistema: hace ya mucho tiempo que la máquina comprendió que cada “línea de fuga” abre nuevos mercados. Todo el cuerpo argumental queer es tan ingenuo (y lo dice alguien, yo mismo, que es gay).
    Mis afectos son concomitantes con la educación que he recibido. Pero esa “educación” no es únicamente un profesor falocéntrico con un látigo en el confinamiento de un aula panóptica, mi educación ambiental es también por ejemplo este blog. No hay escape al sistema, búsquense argumentos mejores porque un cuarto oscuro es tan capitalista como un Zara, se pongan como se pongan. En fin la falsa contracultura dejó de ser operativa hace ya décadas…. Les animo a que observen la publicidad y constaten que cientos de anuncios les recomiendan “Break the rules”, pero ni uno solo le dirá “Follow the rules”. Que cada uno ame o folle como le plazca. En mi caso soy celoso compulsivo y monógano insistente aunque no militante: disfruto sufriendo mis celos, con mi idea acartonada y falocrática de masculinidad, si algún día me apetece lo contrario no lo argumentaré con retórica política, sino a golpe de afectividad en acto.

    1. luna

      Me gusta mucho el artículo. Me puedo identificar mucho. La verdad yo me siento libre y disfruto de las personas que la vida me presenta, algunas de manera emocional o solo fisica. No me siento culpable para nada. Por supuesto así pienso cuando se refiere a mi posición, pero no sé si voy a pensar igual si mi pareja me dijera esto mismo. creo que no aceptaria que él hiciera lo mismo. Que egoista no? Nunca lo hemos hablado.

  29. Iker

    Billante. No he encontrado nada en lo que no esté de acuerdo. La apuesta mpolígama es política porque la monogamia es un instrumento político contranatura de garantía del orden capitalista, de la propiedad privada y de último eslavón de la cadena del poder jerárquico del estado.
    Ahí lo dejo.

  30. Vic

    Hola, antes que nada quisiera felicitar a la autora y decirle que me gustó mucho su modo de expresar lo que piensa y siente sobre el amor, las propuestas de la cultura y los nuevos horizontes que se vislumbran gracias a las ideas y sentires que buscan siempre la emancipación, la libertad. En lo personal provengo de una cultura obsesionada con la fidelidad, la monogamia, la heteronormatividad, el modelo patriarcal. Desde que era joven detecté que ese tipo de mandatos y esa manera de violentar el sentimiento humano terminan provocando un fisura en el mundo social. Aparece una trastienda donde las personas intentan satisfacer deseos o fantasías que no pueden atender en la vidriera, porque “perderían status social”. Esto no tiene nada que ver con cuestiones como la intimidad, sino que -creo- está vinculado a la moral y a los castigos propuestos por el sistema patriarcal-capitalista, a esa propiedad del acontecer del otro que se describe en este artículo. Con el tiempo aprendí que es hermoso poder vivir las necesidades, deseos, fantasías y sentimientos tal como se nos presentan, y que esa vivencia es la base de un crecimiento insospechado y muy sano para el espíritu. Creo que es muy importante conocerse a uno mismo y a los otros antes de entregarse o confiar. En eso la ética propuesta por este artículo también es enriquecedora, el eje es conocerse y saber cuáles son los deseos y expectativas de los otros. También me gustó el tratamiento que hace del tema de los celos, algo tan poco comprendido por ciertos fanatismos “posmo” que siguen pretendiendo abolir las señales emocionales que nos manda nuestro cuerpo. Pienso que cada día nos acercamos un poco más a una verdadera ética del cuidado de uno mismo, y a partir de ahí es posible ser cuidadosos con los demás. El cuidado mutuo es la precondición esencial de la verdadera libertad y aprender a sostener situaciones y vínculos emocionalmente desafiantes la base del crecimiento. La libertad de la violencia y daño mutuos, la libertad del abandono y la del desprecio tienen un sabor amargo que, a pesar de ser en ocasiones seductor, tiene consecuencias nefastas para la autoestima. Finalmente, y volviendo al tema principal del artículo, creo que el amor romántico y monógamo es una propuesta muy antigua y la propiedad del cuerpo, el pensamiento y las emociones, sobretodo de la mujer, se viene postulando desde hace muchísimo tiempo, mucho antes de que el capitalismo fuera el modo de producción imperante o hegemónico la sociedad. El asunto es que en esta sociedad y en este tiempo, en los que el capitalismo es hegemónico, surgen propuestas que plantean una libertad ejercida con coherencia que, creo, no se parece en nada a la idea de caos y falta de respeto por el otro que sugieren algunos de los comentarios que he leído. Entiendo que se trata de cuestionar mandatos y estructuras para poder elegir de un modo más coherente nuestro camino en la vida, coherente con lo que sentimos y pensamos, pero también coherente con la sociedad en la que pretendemos vivir, sin perder de vista al otro, a los otros como destino final y posible búmeran de nuestras actitudes y elecciones.

    Saludos amorosos,

    Vic

  31. Pingback: Artículos Feministas | Biblioteca feminista

  32. carlos

    El texto lo he leído por encima, ya que uno sabe de que va, lo que si he leído sin embargo son los comentarios ya que es la forma de saber lo que piensa la gente del asunto, que es lo más importante.
    Antes que nada, yo creo necesario sentar una serie de puntos clave:
    1º los humanos no somos como los animales que nos guiamos únicamente por el instinto, los humanos tenemos un sexto sentido, el pensamiento, ajeno a nuestras sensibilidades y que aunque no su trabajo, en algunos casos puede oponer resistencia a nuestras necesidades biológicas naturales
    2º que este sexto sentido, llamemoslo pensamiento, razón, consciencia, es una especie de almacen de datos donde se almacenan nuestras vivencias, experiencias, conocimientos legados por las instituciones que nos rodean: familia, amigos, profesores, medios de comunicación y que por tanto la mayor parte de nosotros no tenemos un pensamiento propio libre sino condicionado al pensamiento único de la sociedad en la que nos criamos
    3º solo un porcentaje de personas son capaces de no dejarse guiar no solo por el pensamiento único transmitido por la sociedad sino por el transmitido por tal o cual teoría filosófica, moral, política, religiosa o científica.
    Esas personas desarrollan su propio pensamiento, en algunos casos se acerca a la idea de satisfacción de sus necesidades reales, como en el caso de arriba y en otros en la idea de nuevas formas de organización social, caso de filósofos útópicos, ambos tipos de personas son encomiables por demostrar la teoría de la evolución de darwin aún en el pensamiento, que no todos somos meros imitadores, sino que algunos nos atrevemos a pensar por si mismos y que en en ese viaje reflexivo es muy probable que la satisfacción de necesidades reales forme parte de nuestro ideario.

    una vez aclarados estos puntos, expongo mi teoría al respecto:
    la monogamia, es un invento, como la religión, la jerarquía o la intimidad, pero se trata de un invento muy importante, pues sienta las bases de todo el sistema de vida impuesto al ser humano desde tiempos de la prehistoria donde los individuos se criaban en común y crecían y se alimentaban en común.
    Poco importa ya discutir si fue la jerarquía, la propiedad privada o la división en familias la causa de la disolución del citado sistema social, lo que importa es que lo que demuestra el pasado es que la forma natural de vida del ser humano es en comunidad, aún hoy vivimos en comunidad pero en todo momento se intenta dividir y separar a los individuos para asegurar la insana incompetencia.

    porqué la monogamia es base de nuestra sociedad?
    por muchas razones, y todas ellas estan interconectadas,
    1º la monogamia es la base de la familia como institución encargada de la crianza, educación y mantenimiento de los hijos,
    2º la monogamia es la base de la propiedad familiar y una forma sencilla de repartir la herencia

    imaginemos que el padre de los hijos tuviera con otras mujeres otros hijos, y estas a su vez con otros y así sucesivamente. Y por supuesto, planteamos lo mismo con la mujer; no hace falta ser muy listo para darse cuenta de que tal como funcionan las leyes al respecto, sería imposible de hacerse cargo de todos los hijos,
    También sería un problema el tema de la propiedad de las posesiones familiares en vida y después de su muerte, sería un caos.

    Es imposible como dicen algunos por ahí arriba que el capitalismo tal y como funciona hoy en día pueda mercantilizar el poliamor, al menos como yo lo entiendo, quizás pueda mercantilizar los rollos múltiples de una noche, crear locales de sexo múltiple, pero no puede mercantilizar las relaciones (con ataduras sentimentales) que estan fundadas en vínculos emocionales estables que abarcan no parejas sino grupos de personas

    no veo correcto la posición de algunos sobre la libertad de elegir entre monogamia y poligamia, la MONOGAMIA NO ES NATURAL, ES UNA IMPOSICIÓN, no es mi opinión, esto queda demostrado en la existencia de comunidades tribales donde la monogamia no existe, tan solo la existencia de la MORAL es la que posibilita la existencia de la monogamia, la MORAL es una forma de autoridad creada por la religión, la filosofía y el Estado que ejerce en las personas la autorrepresión mental y física que impide el natural desenvolvimiento del individuo.
    Repito, somos condicionados por la sociedad en la que vivimos, no existe ningún pensamiento pro-monógamo en la mente de individuos que viven al margen de la MORAL, y por lo tanto tal hecho es una demostración incuestionable de que el individuo desea vivir en comunidad y en armonía con sus intereses naturales reales, al margen de toda ideología ya sea científica, filosófica, política, económica, religiosa o científica.
    LAS NECESIDADES REALES DEL INDIVIDUO PUEDEN REPRIMIRSE PERO ESTÁN AHÍ, NEGARSE A ELLAS ES AUTOREPRIMIRSE, LA NECESIDAD SEXUAL ES TAN NECESARIA COMO LA SEGURIDAD, LA AFECTIVIDAD O LA SALUD FÍSICA

    los celos: los celos nacen del instinto natural del individuo de conservar las relaciones afectivas con otros individuos, plantear la ruptura sentimental con otra persona, o el miedo a esa ruptura es una causa racional y natural para el surgimiento de celos en el individuo
    Lo que yo planteo no es el sexo libre y sin compromiso como norma única de la nueva sociedad sino que esta es un complemento de la convivencia necesaria del desarrollo de vínculos sentimentales, afectivos y estables entre individuos
    Igual que no rompes con tus amigos cuando encuentras otros, no tiene sentido romper con una persona porque has encontrado a otra, igual de estúpida es la idea de plantear el sexo como una necesidad pasajera y sin ataduras, el sexo crea ataduras igual que la amistad desarrollada en los amigos que comparten un mismo hobbie (como el futbol), con la diferencia de que el sexo es una necesidad física y la otra no lo es.

    fin

  33. carlos

    aún me acuerdo de cuando tenía que ponerle los cuernos a una novia que tuve, todo en secreto, mas tarde descubrí que no estaba solo, la infidelidad es algo más común de lo que imaginamos y no solo eso, la mayor parte de los individuos tienden a la infidelidad pero no se atreven por dos razones obvias,
    1º porque podrían perder a su pareja. argumento fundamental que da peso a mi teoría de que el poliamor solo puede funcionar si crea vinculos ESTABLES entre varios individuos
    2º por la moral, la sociedad y tu mismo te considerarás perverso, depravado, inmoral, degenerado, impío, lascivo, satiriadis/ninfómana, y por lo tanto un enfermo, tanto si eres tu mismo el que te autorreprimes como si tienes miedo del qué dirán y la marginación social que te puede ser impuesta por tus amigos o tu familia, lo que está claro es que no es tu pensamiento el que decide por ti sino la MORAL y por lo tanto no es una decisión libre sino condicionada

    De todo esto se saca que la monogamia es un fracaso como ideal romántico ya que muy pocos individuos lo disfrutan en este sentido y muchos de los que así dicen vivir mienten descaradamente o son mentes sectarias autorreprimidas por la educación del entorno social en el que se criaron

  34. Mauricio

    Me parece un visión desde una posición muy burguesa y carente de cualquier praxis. Primero, no se resolvió el problema entre el no compromiso que acarrea el “poliamor” y segundo, esto no cambiaría la estructura de la sociedad capitalista. ¿Osea que por coger con 10 ya se acabará la estructura de explotación y opresión? ¿Donde esta el nivel crítico? esto suena al amor libre sesentero, ahora falta que digan que usar drogas psicodelicas y marihuana también cambiara el sistema. A parte, esa falta de argumentación seria más allá de metáforas “campo de papas”, seamos serios. Yo estoy a favor de una sociedad de gente satisfecha y feliz y creo que la monogamia es un error, pero decir que esto cambiaría la estructura sistemica… por favor. Me parece parcial y carente de contexto, no mira otras culturas y otras regiones geográficas, creo solo habla por los europeos o no se a quienes se refiere con su generalización. Cero soluciones políticas viables. Por ultimo, se predica con el ejemplo… que triste si sois de esas personas que no van a fiestas de “nacos” (personas de clases sociales inferiores), que no se juntan con la “chusma” y que son selectivos en sus relaciones… generalmente me he topado con que muchas de las personas que se abanderan con estas propuestas son pura pose; hablan de igualdad y equidad pero sus comportamientos son super sectarios y discriminatorios.

  35. Pingback: Mi reino por unas cañas con vosotras en el kiosko. |

  36. Pingback: El Amor Romántico es tóxico / L’Amour Romantique, c’est toxique | ouvronslesfrontieres

  37. Pingback: Amores raros | raros nosotros

  38. Pingback: Sobre el chachismo | El Mundo de Minimol

  39. Pingback: Romper la monogamia como apuesta política » AraInfo

  40. Marta

    Me encanta la idea de tomar las calles y hacer del amor un amor libre dónde cada persona elija los límites. Dónde la monogamia no sea el cimiento a partir del cual se construyan todas las relaciones.

    Ahora bien, me quedé estupefacta al leer el apartado de celos. No es que los celos no sean una realidad. Existen, como existen otras epidemias. Pero no entendí la benevolencia con la que se trata el tema.

    Los celos son al poliamor, lo que el machismo al feminismo. Contrapuestos que luchan en una batalla desigual.

    Los celos son parte del amor tradicional, machista y capitalista, que cosifica a las personas y mercantiliza sus relaciones.

    El poliamor sólo puede existir si la persona entiende que nada ni nadie nos pertenece.

    Que amar es sentir una fuerte atracción por alguien. Y todo lo que se construya a su alrededor responde a la cultura dónde vives y a tus propios límites. Porque el amor en sí no los tiene.

    Que el sexo es como una buena conversación con alguien, enriquecedora pero no trascendental.

    Que se puede amar a más de una persona porque el amor no se puede acotar, cuantificar. No hay que quitar de un sitio para ponerlo en otro.

    El matrimonio, la monogamia, las parejas, el amor romántico son constructos culturales que buscan controlar y cercar cada sentimiento, cada voluntad, cada comportamiento. Nos educan marcándonos hasta dónde podemos sentir, cómo y con quién.

    Así nos enseñaron que el amor es posesión, es fidelidad, es monogamia. Y por eso la benevolencia con los celos.
    Nos enseñan a sentirlos, a entenderlos y a cargar con ellos repartiendo el peso entre todxs lxs miembrxs de la relación (normalmente dos) como si todxs tuvieran culpa y responsabilidad.

    Me chirría especialmente cómo se culpabiliza a las personas que no entienden los celos, que no se muestran comprensivas. Mas cuando a diario exigimos la desaprobación y la condena de miles de conductas, actitudes y sentimientos que forman parte de la misma rancia, machista y capitalista maraña cultural.

    Acaso tratamos de entender el machismo o pedimos comprensión a las mujeres que sufren malos tratos porque el cambio no puede hacerse de la noche a la mañana. Acaso les pedimos que aguanten una paliza más para no dejar al hombre luchar solo contra sus demonios.
    … Por suerte para todxs, no.

  41. Pingback: Romper la monogamia como apuesta política | El Zumbido

  42. Helene

    Me gustaría expresar mi punto de vista respecto al artículo, de las opiniones aquí expuestas y así como también de otras opiniones que han sido expuestas en otros artículos o debates respecto a la monogamia, el poliamor y otro tipo de relaciones nuevas que están cobrando visibilidad en esta sociedad tan diversa que tenemos y que esperemos se siga diversificando para que cada cual pueda encontrar su lugar en ella.

    Soy monógama. Muy monógama.Y también muy desconfiada respecto a quién entre o deje de entrar en mi vida, de la forma que sea, para que lo vamos a negar. Esto no quita para que pueda aprobar con total libertad cualquer tipo de relación siempre y cuando aquellos que tomen parte en ella se sientan felices y plenos. Para mí la fidelidad (física y mental, aunque ésta pueda conllevar en muchos casos un acto de fé hacia la otra parte), es muy importante, tanto como lo es tener una relación en la que haya una equidad y me sienta respetada. ¿Puedo pedir esto?, claro que puedo, siempre y cuando yo pueda ofrecer lo mismo y ese ofrecimiento no me sea costoso, y en mi caso es así. Yo soy libre de exponer mis condiciones y cada cual es libre de aceptarlas o no, pero TENGO QUE EXPONERLAS, sean cuales sean. Lo que no puedo ir haciendo es jugar con los demás o aprovecharme de la ventajas que me dan y suplir las desventajas por otra parte a la chita callando. Eso es lo que ha dejado plasmado el comentario de un tal Carlos y eso SÍ QUE ES TREMENDAMENTE CAPITALISTA. Usar a las personas eso es lo que es capitalista. Él se escuda en su miedo de perder a alguien (como si de un objeto o bien se trarata) y acusa a la moral judeo-cristiana de no poder expresar lo que desea para sí. No quiero ir de santa, pero vamos a llamar a las cosas por su nombre. Yo estoy expresando aquí mi opinión sobre la fidelidad y si alguien me lee, habrá gente que piense que soy religiosa o mojigata (se equivoca), habrá gente que piense que soy demisexual o que me falte líbido e incluso que será imposible que tenga pareja con esas espectativas… habrá gente que puede pensar lo que le dé la real gana, pero lo expreso a pesar de la respuesta social que pueda obtener sea incluso hasta de rechazo. Para eso hay que tener valor y no culpar a la moral religiosa al capitalismo o a X corriente.

    Otra cosa que me chirría y que se está poniendo muy de moda es eso de que la monogamia no existe porque nuestra excelentísima ciencia lo dice. ¿Me están diciendo que yo no existo?, ¿Me están diciendo que estoy enferma porque no encajo en lo que debería ser la norma? ¿Quién me tiene que decir a mi la importancia del sexo en mis relaciones o como tengo que valorar la novedad?, ¿Se está intentando justificar que la infidelidad es ley de vida y el que no pone los tubos es un iluso que encima tiene la culpa de que le engañen? Es posible que los artículos no concluyan esto tan tajantemente, pero parece que las personas que comentan sobre ellos lo hacen intentando justificar sus malas conductas (no su promiscuidad que es aceptable al completo, sino ya el aprovecharse de gente que no lo es en nombre de la ciencia). ESO? CAPITALISMO LLEVADO YA AL EXTREMO. Lo demás son bobadas.

    Otro palo que me gustaría tocar es el de la ética o la moral, que aun siendo dos cosas distintas parece que van un poco de la mano. Hemos pasado de ser una sociedad reprimida en muchos aspectos a otra que en mi opinión es hedonista hasta el dolor. ¿Por que se asocia LIBERTAD = TODO VALE y MORAL; ÉTICA=RELIGIÓN? Las religiones tienen su moral, lo que no significa que la moral tenga como único reducto la religión, todos los pájaros son aves pero no todas las aves pájaros. Yo tengo mi ética, con la cual construyo mi moral y mis principios y eso no me hace ser una persona represora ni religiosa. Mi máxima principal es: “No le hagas a nadie lo que no quieras que te hagan a tí”, no “amarás a Dios sobre todas las cosas”. Creo que toda persona debe tener una ética y construirse una moral, si no creo que va a perderse mucho por la vida independientemente de las decisiones que tome. Esto no está reñido con ser “progre”.

    El tema de los celos. Yo soy celosa. Hay gente más o menos celosa. No sé si habrá gente que no tenga nada de celos. No quiero abolir mis celos porque siento que son un mecanismo de alarma. Si veo que en algún momento me superan dejaré la relación que tenga porque no me compensará estar viviendo de esas maneras. Soy un ente independiente y no me voy a morir por no tener pareja o porque esa persona en concreto no lo pueda ser. Eso de la predestinación y de que hay que luchar a costa de lo que sea… pues no. Antes está mi salud mental.

    En resumidas cuentas. Capitalista y patriarcal es toda aquella conducta que intenta sacar un beneficio a base de ejercer poder sobre otros o de intentar gestar una ideología o valores en los que todo aquel que no se ajuste a dicho modelo es despreciable, está tarado o es bobo. Me da igual que sea con la defensa de la monogamia, con la del poliamor, con la de parejas homosexuales, heterosexuales, etc. Creo que la manera de exponer este artículo es despreciativa hasta cierto punto porque da por supuesto que TODOS le damos el mismo valor al sexo, todos tenemos fantasías sexuales y que todos los que creemos en la monogamia tenemos un poso capitalista y patriarcal. Lo siento; NO.

    1. Madame Mina

      Buenas, Helene.
      Entiendo que sea frustante, pero deberías saber que todas las personas están influidas por la sociedad y por tanto tienen estos valores de los que se habla en el artículo. Todas las emociones y sentimientos vienen siendo inculcadas por una supuesta naturaleza que en realidad proviene de la cultura misma. En el ser humano cultura y natural es lo mismo, los seres humanos no tenemos instintos. Más allá de los desarrollos biológicos la ciencia física y biológica poco más tiene que decir en cuanto a impulsos, obviando, los obvios (atracción y demás, que no afectan a los sentimientos y emociones). Toda sociedad está marcada y diferenciada por culturas, esta es la naturaleza de cada una. Que en realidad no es naturaleza, pues todo es social y ficticio, construcciones sociales inventadas y adecuadas a lo largo del tiempo, mantenidas por la costumbre. Ahora anticuadas, antiguas… Por tanto, todos tenemos ese valor que ellos quieren (el valor desde el punto de vista de sociedad capitalista), pero comenzamos a sacar a flote el nuestro, el valor que le damos individualmente al amor y en caso de que alguien lo separe, a las relaciones sexuales.
      Seguramente luego de leer este artículo hayas salido un poco de los valores impuestos, o quizás ya te habías dado cuenta antes. No lo sé. Pero no podemos negar que el concepto de amor que nos inculcan es una idea ficticia, pero no significa que no hayamos sentido amor nunca. Creo que se explica con bastante mimo en este artículo.
      Saludos,
      Mina.

  43. Helene

    Otro puntito más… lo del amor… eso de que el que verdaderamente ama lo tiene que hacer sin esperar nada a cambio… en mi humilde opinión es falso. Creo que es más mítico que el amor romántico (si es que se entiende por amor romántico el cuento del príncipe azul que salva a la princesa rosa y la protege de todos los males, muy patriarcal, por cierto). La ciencia dice que el único amor incondicional que existe es el de madres a hijos, y tampoco estoy de acuerdo en esto nuevamente con la ciencia.

    Creo que todos damos algo para recibir algo a cambio, que no tiene por que ser exáctamente lo mismo, ni se algo material. ¿Qué pasaría si una persona amara a otra (o a otras) sin esperar nada a cambio y la(s) otra(s) persona(s) le respondiese(n) con indiferencia y sin cambiar de actitud durante todo el tiempo?, Creo que podrían pasar dos cosas:

    1) (La más probable) La persona que da sin recibir nada a cambio se daría cuenta de que su amor no es correspondido e intentaría buscar otras personas en las que depositar su amor.
    Quizá hasta alguien le podría reprochar que no fuera capaz de amar realmente sin esperar nada a cambio.

    2) Que amara a esa o esas personas hasta los últimos días de su vida.
    Si ya es dificil que lleges a un pacto con alguien del tipo que sea para compartir ciertas cosas o momentos y es probable que al pasar el tiempo no te sientas satisfecho con ese toma y daca, no puedo imaginarme cómo podría vivir con ese concepto de amor.

    Creo que en lo que a amar (e incluso amistades, relaciones) se refiere hay que tener una ética del respeto sumado a un balance coste-beneficio de dichas relaciones. Si omito estas dos cosas y me quedo con que tengo que amar y no esperar nada a cambio me da la sensación de que cualquiera de las partes involucradas puede aprovecharse de las buenas intenciones del otro y que es mas fácil que ese equilibrio de fuerzas se rompa. Al no esperar nada a cambio, si me siento maltratado/a o ignorado(a) por los/las otros/as ¿me lo merezco?, ¿entra esto en el saco de no esperar NADA a cambio? Si aquí no uso el balance coste-beneficio… personalmente me sentiría en riesgo de perder mi estabilidad emocional y mis sentimientos invertidos en el tiempo.

    Lo mismo en el sentido opuesto: si hay personas que parece que me dan mucho y siento que yo no doy lo suficiente me sentiría trepas. Sentiría que me estoy aprovechando de otros independientemente de que se esten generando o no espetativas de mi respuesta a sus actos. Aquí sin la ética me convierto en un jeta.

    Muchos adoptan también una postura tal que: “bueno, si está molesto, ya me dira algo…”, pero si voy con lo de amar y no esperar nada a cambio, si me lo dicen yo les podría soltar “es que tú no me amas realmente porque ya estás esperando que te dé algo a cambio…”. Vamos, que por esa parte, veo una entrada fácil al chantaje.

    Creo que esto es innegable: Seguro que alguna vez han coincidido con un grupo de amigos y han pagado rondas todos. Pero en ocasiones aparece uno/a que… está muy agusto de que le inviten, pero cuando le toca pagar… no le apetece tomar nada y por tanto no invita y así sucesivamente. Tampoco nos trae pastas u otras cosas para intentar compensar nuestros gestos… Que hay gente egoísta en grupos relativamente altruistas es tan real como la vida misma. ¿Qué hacemos con el/ella?

    Pues cuando un alma cándida e indignada se decide a comentarlo cuando dicha persona no está, suele ocurrir:
    1) Alguien está a favor de darle un toque de atención y decirle que si no invita no sera invitado.
    2) Alguien dice que le da igual, que porque esté no va a dejar de invitar a nadie porque siente que va a generar mal ambiente.
    3) Alguien siente una verguenza terrible de decirle algo, no vaya a ser que se marche y no vuelva a aparecer.
    4) Alguien piensa inocentemente “que no se da cuenta”.
    5) Alguien que pasa de dar toques de atención y que está tan harto que quiere pelea.

    ¿Qué hacemos si no esperamos nada a cambio? ¿Le seguimos manteniendo y haciéndolo creer que tiene algún “privilegio” sobre los demás y que si se va porque no le gustan nuestras “exigencias” no podremos vivir sin su presencia? Yo soy de la opinión de que mejor admitir que busco un trato similar a lo que ofezco preguntarle cuál es la causa de que haga eso. Si e convence bien, y si no, a cortar el grifo. NO quiero invertir más en ese tipo de relación. Seguro que hay gente que por miedo a que se vaya lo seguirá haciendo, o por venguenza… pero el hecho es que si esa persona no pone limites y nadie se los pone… toma ventajas a costa de los demás sin ningun intercambio. Esto nos puede pasar a cualquiera en otras situaciones independientemente de que seamos conscientes de lo que hacemos y seguimos tirando de la cuerda o de la manera mas tonta…

    En conclusión creo que el desear algo a cambio de un gesto de amor o cariño es bueno porque ayuda a regular el equilibro en las relaciones. Aunque ese equilibrio no sea perfecto… creo que es la unica manera de conseguir esa harmonía para cada uno de los participantes.

    1. Madame Mina

      “La ciencia dice que el único amor incondicional que existe es el de madres a hijos, y tampoco estoy de acuerdo en esto nuevamente con la ciencia”, la ciencia no dice eso.
      Todas las emociones y sentimientos vienen siendo inculcadas por una supuesta naturaleza que en realidad proviene de la cultura misma. En el ser humano cultura y natural es lo mismo, los seres humanos no tenemos instintos. Más allá de los desarrollos biológicos la ciencia física y biológica poco más tiene que decir en cuanto a impulsos, obviando, los obvios (atracción y demás, que no afectan a los sentimientos y emociones). Toda sociedad está marcada y diferenciada por culturas, esta es la naturaleza de cada una. Que en realidad no es naturaleza, pues todo es social y ficticio, construcciones sociales inventadas y adecuadas a lo largo del tiempo, mantenidas por la costumbre. Ahora anticuadas, antiguas…
      Para tu idea de que todo el mundo hace algo por alguien queriendo o esperando algo a cambio (consciente o inconscientemente) te pongo un ejemplo: ser muy caritativo/a.
      – Hay personas que lo hacen porque les hacen sentir bien.
      – Hay personas que lo hacen porque es como sienten que quieren hacerlo, independientemente de que les haga felices o no.

      Un saludo,
      Mina.

  44. Pingback: … a defugir l’Amor Romàntic | El Feminisme m'ensenya a…

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies