Miradas tranSportadas Crítica, Ficciones

Colectivof expone doscientas fotografías de los cuerpos no normativos de mujeres deportistas

Performance de Malvina Tan

Performance de Malvina Tan durante la inauguración de la exposición

Bárbara G.F. Muriel

Entre Madrid y Singapur fluctúa un archivo visual de cuerpos en movimiento. El colectivof, formado por Eva Garrido y Yera Moreno, es el generador y productor de TranSport, un proyecto abierto, y muy vivo, en torno a cuerpos no-normativos, el deporte y la fotografía, que tiene como principal objetivo abordar críticamente las lógicas estereotipadas de la representación y generar en el proceso otro imaginario.

Entre profusos pactos de fotografías bastardas, retratos de espacios desiertos, y grandes retratos de deportistas, normalmente invisibles en los media, resultan ser los ojos los obligados a desenfocar, a mover, fragmentar y desencajar la mirada para volver a ver.

Con la colaboración del artista Kelvin Atmadibrata y la iniciativa colectiva rainbowartsproject (RAP), a la que pertenecen Malvina Tan, Marla Bendini y Lee Gwo Yinn, cuya obra está presente en esta doble exposición, TranSport ha tomado de forma casi sincronizada los muros de la Factoría de Arte y Desarrollo de Madrid y del Goodman Arts Center Gallery de Singapur, estableciendo un diálogo -virtual y físico- intencionadamente desplazado.

Y es que TranSport se define desde el movimiento. Imágenes tomadas con marcos y encuadres impropios, inestables, fragmentos fuera de horma, series de repeticiones, de posturas, de instantáneas oblicuas, desenfocadas, que se comunican entre sí en un cuidado montaje, donde cerca de doscientas fotografías se conciertan en una gran composición – como una gran imagen- elocuente y fluida.

El Colektivof construye su mosaico con las costuras vistas, una alianza de “formatos variados y donde la construcción de las imágenes (y de los cuerpos) a través de la cámara y del montaje posterior estuviera presente”, dicen. Desde los escasos centímetros de una diapositiva o de unas pruebas de contacto, a los 60×40 de los retratos más grandes, la exposición presenta entre medias una variedad importante de formatos poco habituales, que señalan en la forma otras rupturas de fondo.

Desenfocar, mover, repetir y fragmentar son en TranSport herramientas conscientes y reapropiadas, “decisiones que ponen de relieve cómo las imágenes no sólo representan sino que producen y construyen cuerpos”, argumentan las artistas. “Queríamos reapropiarnos de la fragmentación como técnica para producir nuevas imágenes, de ahí que aparezcan muchas fotos de detalles de cuerpos”. Y en cuanto a la repetición, “nos parecía fundamental ya que es por repetición de imágenes (de los tipos de cuerpos que se representan y cómo) que se articulan imaginarios colectivos compartidos y reconocidos por todxs”.

Los espacios vacíos, la ausencia de cuerpos en los espacios, también marcan como silencios los tiempos de la exposición. “Para nosotras los cuerpos siempre están situados y en relación con los lugares. Los lugares vacíos muestran también esa relación con el cuerpo, con los cuerpos que ocupan de forma temporal esos lugares, que se desplazan en ellos, que se mueven y adquieren visibilidad (e invisibilidad) en dichos lugares públicos. Además, una de las dificultades de los equipos deportivos femeninos pasa, justamente, por conseguir espacios en los que entrenar. De nuevo la relación entre ciertos cuerpos, considerados impropios, y los lugares que deben ocupar.”

Quebrar las condiciones de la visibilidad del sistema sexo/género y sus normatividades, y hacer de esos otros cuerpos -normalmente proscritos en el discurso visual del deporte- unos iconos renovados, formaba parte del reto. Entre profusos pactos de fotografías bastardas (pequeñas, desenfocadas, des-encuadradas, obstaculizadas, súbitas), retratos de espacios desiertos, y grandes retratos de deportistas, normalmente invisibles en los media (futbolistas, jugadoras de hockey, de rugby, de petanca, karatekas, rollers, esgrimistas), resultan ser los ojos los obligados a desenfocar, a mover, fragmentar y desencajar la mirada para volver a ver.

TranSport no habla, en definitiva, solo de cuerpos, sino de miradas: legítimas o bastardas, acomodadas o fracturadas, miradas desubicadas y esforzadas entre series de repeticiones des-generadas, movimientos vivos y rostros de mujeres que posan sin sonreír, sin vencer el cuello a un lado y sin caer jamás rendidas ante el objetivo.

Hasta el 16 de diciembre en la Factoría de Arte y Desarrollo. Calle Valverde, 23. Madrid.

http://www.factoriarte.com/transport.html

http://colektivof.wordpress.com

http://rainbowartsproject.wordpress.com

Miradas tranSportadas
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies