La violencia de género y el amor romántico Cuerpos, Especial 25-N, Especiales, Opinión

Coral Herrera Gómez expone que el romanticismo es el mecanismo cultural más potente para perpetuar el patriarcado, y señala que la lucha contra la violencia machista debe incluir la consolidación de otros modelos de relaciones

Coral Herrera Gómez

El amor romántico es la herramienta más potente para controlar y someter a las mujeres, especialmente en los países en donde son ciudadanas de pleno derecho y donde no son, legalmente, propiedad de nadie.

“Por amor” las mujeres nos aferramos a situaciones de maltrato, abuso y explotación. Somos capaces de humillarnos “por amor”, y a la vez de presumir de nuestra intensa capacidad de amar. “Por amor” nos sacrificamos, nos dejamos anular, perdemos nuestra libertad, perdemos nuestras redes sociales y afectivas.

Son muchos los que saben que combinar el cariño con el maltrato hacia una mujer sirve para destrozar su autoestima y provocar su dependencia, por lo tanto utilizan el binomio maltrato-buen trato para enamorarlas perdidamente y así poder domarlas.

Un ejemplo de ello es Kalimán, padrote mexicano que explica cómo logra prostituir a sus mujeres: elige a las más pobres y necesitadas, preferentemente a aquellas que están deseando salir del infierno hogareño en el que viven, o aquellas que necesitan urgentemente cariño porque se encuentran aisladas socialmente. Los padrotes siguen su guión a la perfección: primero las colma de amor, atenciones y regalos durante dos meses, haciéndoles creer que es la mujer de su vida y que siempre tendrá dinero disponible para sus necesidades y caprichos. Después la mete unos días en un prostíbulo para que “le hagan terapia” las muchachas; si ella se resiste, patalea, se enfada, lo mejor es dejar que se le pase sola. Jamás pedirle perdón. Es necesario que sufra hasta que su orgullo se desmorone y se ponga de rodillas, aceptando la derrota.

El macho debe mantenerse firme, mostrar su desprecio, marcharse en los momentos de rabia máxima, y nunca apiadarse de las lágrimas de su esposa. Esta técnica les asegura que ellas accedan a sus deseos y trabajen para él en la calle o en puticlubs; la mayoría de ellas no tienen a dónde ir, y según ellos, una vez que prueban el lujo ya no quieren volver a su pobreza.

Este relato de horror es muy común en el mundo entero. No solo proxenetas y chulos, sino también numerosos novios y maridos tratan a las mujeres como yeguas salvajes que hay que domesticar para que sean fieles, sumisas y obedientes. Muchos siguen creyendo que las mujeres nacieron para servir o para amar a los hombres. Y muchas mujeres lo seguimos creyendo también.

“Por amor” las mujeres nos aferramos a situaciones de maltrato, abuso y explotación. “Por amor” nos juntamos con tipos horrendos que al principio parecen príncipes azules, pero que luego nos estafan, se aprovechan de nosotras, o viven a costa nuestra. “Por amor” aguantamos insultos, violencia, desprecio. Somos capaces de humillarnos “por amor”, y a la vez de presumir de nuestra intensa capacidad de amar. “Por amor” nos sacrificamos, nos dejamos anular, perdemos nuestra libertad, perdemos nuestras redes sociales y afectivas. “Por amor” abandonamos nuestros sueños y metas, “por amor” competimos con otras mujeres y nos enemistamos para siempre, “por amor” lo dejamos todo…

Este “amor”, cuando nos llega, nos hace mujeres de verdad, nos dignifica, nos hace sentir puras, da sentido a nuestras vidas, nos da un status, nos eleva por encima del resto de los mortales. Este “amor” no es solo amor: también es la salvación. Las princesas de los cuentos no trabajan: son mantenidas por el príncipe. En nuestra sociedad, que te amen es sinónimo de éxito social, que un hombre te elija te da valor, te hace especial, te hace madre, te hace señora.

Esta desigualdad estructural que existe entre mujeres y hombres se perpetúa a través de la cultura y la economía. Si gozásemos de los mismos recursos económicos y pudiésemos criar a nuestros bebés en comunidad, no tendríamos relaciones basadas en la necesidad; amaríamos con mucha más libertad

Este “amor” nos atrapa en contradicciones absurdas “debería dejarle, pero no puedo porque le amo/porque con el tiempo cambiará/porque me quiere/porque es lo que hay”. Es un “amor” basado en la conquista y la seducción, y en una serie de mitos que nos esclavizan, como el de “el amor todo lo puede”, o “una vez que encuentras a tu media naranja, es para siempre”. Este “amor” nos promete mucho pero nos llena de frustración, nos encadena a seres a los que damos todo el poder sobre nosotras, nos somete a los roles tradicionales, y nos sanciona cuando no nos ajustamos a los cánones establecidos para nosotras.

Este “amor” nos convierte también en seres dependientes y egoístas, porque utilizamos estrategias para conseguir lo que anhelamos, porque nos enseñan que una da para recibir, y porque esperamos que el otro “abandone el mundo” del mismo modo que nosotras lo hacemos. Es tanto el “amor” que sentimos que nos convertimos en seres amargados que vomitan diariamente reproches y reclamos. Si alguien no nos ama como amamos nosotras, este “amor” nos hace victimistas y chantajistas (“yo que lo doy todo por ti”).

Este “amor” nos lleva a los infiernos cuando no somos correspondidas, o cuando nos son infieles, o cuando nos abandonan: porque cuando nos hemos dado cuenta, estamos solas en el mundo, alejadas de amigas y amigos, familiares o vecinos, pendientes de un tipo que se cree con derecho a decidir por nosotras.

Por eso este “amor” no es amor. Es dependencia, es necesidad, es miedo a la soledad, es masoquismo, es una utopía colectiva, pero no es amor.

Amamos patriarcalmente: el romanticismo patriarcal es un mecanismo cultural para perpetuar el patriarcado, mucho más potente que las leyes: la desigualdad anida en nuestros corazones. Amamos desde el concepto de propiedad privada y desde la base de la desigualdad entre hombres y mujeres. Nuestra cultura idealiza el amor femenino como un amor incondicional, abnegado, entregado, sometido y subyugado. A las mujeres se nos enseña a esperar y a amar a un hombre con la misma devoción que amamos a Dios o esperamos a Jesucristo.

A las mujeres nos han enseñado a amar la libertad del hombre, no la nuestra propia. Las grandes figuras de la política, la economía, la ciencia o el arte han sido siempre hombres. Admiramos a los hombres y les amamos en la medida en que son poderosos; las mujeres privadas de recursos económicos y propiedades necesitan hombres para poder sobrevivir.

Para los hombres tradicionales, la virilidad y el orgullo están por encima de cualquier meta: se puede vivir sin amor, pero no sin honor.

La desigualdad económica por razones de género nos lleva a la dependencia económica y sentimental de las mujeres. Los hombres ricos nos resultan atractivos porque tienen dinero y oportunidades, y porque nos han enseñado desde pequeñas que la salvación está en encontrar un marido. No nos han enseñado a luchar por la igualdad para que tengamos los mismos derechos, sino a estar guapas y conseguir a alguien que te mantenga, te quiera y te proteja, aunque para ello tengas que quedarte sin amigas, aunque tengas que juntarte a un hombre violento, desagradable, egoísta o sanguinario.

El ejemplo más claro lo tenemos en los capos de los narcos: tienen todas las mujeres que quieren, tienen todos los coches, droga, tecnología que desean, tienen todo el poder para atraer a muchachas solas y sin recursos ni oportunidades.

Fragmento del cartel de la manifestación del 25N en Bilbao

Esta desigualdad estructural que existe entre mujeres y hombres se perpetúa a través de la cultura y la economía. Si gozásemos de los mismos recursos económicos y pudiésemos criar a nuestros bebés en comunidad, compartiendo recursos, no tendríamos relaciones basadas en la necesidad; creo que nos amaríamos con mucha más libertad, sin intereses económicos de por medio. Y disminuiría drásticamente el número de adolescentes pobres que creen que embarazándose van a asegurarse el amor del macho, o al menos una pensión alimenticia durante veinte años de su vida.

A los hombres también los enseñan a amar desde la desigualdad. Lo primero que aprenden es que cuando una mujer se casa contigo es “tu mujer”, algo parecido a “mi marido” pero peor. Los varones tienen dos opciones: o se dejan querer desde arriba (machos alfa), o se arrodillan ante la amada en señal de rendición (calzonazos). Los hombres parecen mantenerse tranquilos mientras son amados, ya que la tradición les enseña que ellos no deben darle demasiada importancia al amor en sus vidas, ni dejar que las mujeres le invadan todos los espacios, ni expresar en público sus afectos.

Toda esta contención se rompe cuando la esposa decide separarse e iniciar sola su propio camino. Como en nuestra cultura vivimos el divorcio como un trauma total, las herramientas de las que disponen los varones son pocas: pueden resignarse, deprimirse, autodestruirse (algunos se suicidan, otros se enzarzan en alguna pelea a muerte, otros conducen a toda velocidad en sentido contrario), o reaccionar con violencia contra la mujer que dicen amar.

El amor romántico es una herramienta de control social, y también un anestesiante. Nos lo venden como una utopía alcanzable, pero nos encontramos con que el mejor modo es renunciar a todo con tal de asegurar la armonía conyugal.

Ahí es cuando entra en juego la maldita cuestión del “honor”, el máximo exponente de la doble moral: los hombres de manera natural persiguen hembras, las hembras deben morir asesinadas si acceden a sus deseos. Para los hombres tradicionales, la virilidad y el orgullo están por encima de cualquier meta: se puede vivir sin amor, pero no sin honor.

Millones de mujeres mueren a diario por “crímenes de honor” a manos de sus maridos, padres, hermanos, amantes, o por suicidio (obligadas por sus propias familias). Los motivos: hablar con un hombre que no sea tu marido, ser violada, o querer divorciarse. Un solo rumor puede matar a cualquier mujer. Y estas mujeres no pueden emprender una vida propia fuera de la comunidad: no tienen dinero, no tienen derechos, no son libres, no pueden trabajar fuera de casa. No hay forma de escapar.

Las mujeres que sí gozan de derechos, sin embargo, también se ven atrapadas en sus relaciones matrimoniales o sentimentales. Mujeres pobres y analfabetas, mujeres ricas y cultivadas: la dependencia emocional femenina no distingue entre clases sociales, etnias, religiones, edad u orientación sexual. Son muchas en todo el planeta las mujeres que se someten a la tiranía del “aguante por amor”.

El amor romántico es, en este sentido, una herramienta de control social, y también un anestesiante. Nos lo venden como una utopía alcanzable, pero mientras vamos caminando hacia ella, buscando la relación perfecta que nos haga felices, nos encontramos con que el mejor modo de relacionarse es perder la libertad propia, y renunciar a todo con tal de asegurar la armonía conyugal.

En esta supuesta armonía, los hombres tradicionales desean esposas tranquilas que les amen sin pedir nada (o muy poco) a cambio. Cuanto más deteriorada sienten las mujeres su autoestima, más se victimizan, y más dependientes son. Por lo tanto, más les cuesta entender que el amor de verdad no tiene nada que ver con la sumisión, ni con el sacrificio, ni con el aguante.

La pareja es el pilar fundamental de nuestra sociedad. Por eso Hacienda, la Iglesia, los Bancos, etc. penalizan la soltería y promueven el matrimonio heterosexual; cuando el amor acaba o se rompe lo vivimos como un fracaso y como un trauma. Nos desesperamos completamente: no sabemos separar nuestros caminos, no sabemos tratar con cariño al que se quiere alejar de nosotros o al que ha encontrado nueva pareja. No sabemos cómo gestionar las emociones: por eso es tan frecuente el cruce de amenazas, insultos, reproches, venganzas, y putadas entre los cónyuges.

La pareja es el pilar fundamental de nuestra sociedad. Por eso Hacienda, la Iglesia, los Bancos, etc. penalizan la soltería y promueven el matrimonio heterosexual; cuando el amor acaba o se rompe lo vivimos como un fracaso y como un trauma.

Y por eso, también, tantas mujeres son castigadas, maltratadas y asesinadas cuando deciden separarse y reiniciar su vida. La cantidad de hombres que no poseen herramientas para enfrentarse a una separación es mucho mayor: desde niños aprenden que deben ser los reyes, y que los conflictos se solucionan con violencia. Si no lo aprenden en casa, lo aprenden en televisión: sus héroes hacen justicia mediante la violencia, imponiendo su autoridad. Sus héroes no lloran, a no ser que consigan su objetivo (como ganar una copa de fútbol o exterminar a los androides).

Lo que nos enseñan en las películas, cuentos, novelas, series de televisión es que las chicas de los héroes esperan con paciencia, los adoran y los cuidan, y están disponibles para entregarse al amor cuando ellos tengan tiempo. Las chicas de la publicidad ofrecen su cuerpo como mercancía, las chicas buenas de las pelis ofrecen su amor como premio a la valentía masculina. Las chicas buenas no abandonan a sus esposos. Las chicas malas que se creen dueñas de su cuerpo y su sexualidad, que se creen dueñas de su propia vida, o que se rebelan, siempre se llevan su castigo merecido (la cárcel, enfermedad, ostracismo social o muerte).

A las chicas malas no solo las odian los hombres, sino también las mujeres buenas, porque desestabilizan todo el orden “armonioso” de las cosas cuando toman decisiones y rompen con ataduras. Los medios de comunicación a menudo nos presentan los casos de violencia contra las mujeres como crímenes pasionales, y justifican los asesinatos o la tortura con expresiones como esta: “ella no era una persona muy normal”, “el había bebido”, “ella ya estaba con otra persona”, “él cuando se enteró enloqueció”. Y si la mató, fue porque “algo habrá hecho”. La culpa entonces recae sobre ella, y la víctima es él. Ella metió la pata y merece un castigo, él merece vengarse para calmar su dolor y reconstruir su orgullo.

Campaña de Feministes Indignades

La violencia es un componente estructural de nuestras sociedades desiguales, por eso es necesario que el amor no se confunda con posesión, del mismo modo que no debemos confundir la guerra con “ayuda humanitaria”. En un mundo donde utilizamos la fuerza para imponer mandatos y controlar a la gente, donde ensalzamos la venganza como mecanismo para gestionar el dolor, donde utilizamos el castigo para corregir desviaciones y la pena de muerte para reconfortar a los agraviados, se hace necesario más que nunca que aprendamos a querernos bien.

Es vital que entendamos que el amor ha de estar basado en el buen trato y en la igualdad. Pero no solo hacia el cónyuge, sino hacia la sociedad entera. Es fundamental establecer relaciones igualitarias en las que las diferencias sirvan para enriquecernos mutuamente, no para someternos unos a otros. Es también esencial empoderar a las mujeres para que no vivamos sujetas al amor, y también enseñar a los hombres a gestionar sus emociones para que puedan controlar su ira, su impotencia, su rabia, y su miedo, y para que entiendan que las mujeres no somos objetos personales, sino compañeras de vida.

Además, debemos proteger a los niños y las niñas que sufren en casa la violencia machista, porque han de soportar la humillación y las lágrimas de su heroína, mamá, porque han de aguantar los gritos, los golpes y el miedo, porque han de vivir aterrorizados, porque se quedan huérfanos, porque su mundo es un infierno.

Es urgente acabar con el terrorismo machista: en España ha matado a más personas que el terrorismo de ETA. Sin embargo, la gente se indigna más ante el segundo, sale a la calle a protestar contra la violencia, cuida a sus víctimas. El terrorismo machista se considera una cuestión personal que afecta a determinadas mujeres, por eso mucha gente que oye gritos de auxilio no reacciona, no denuncia, no interviene.

La crisis acentúa el terror,pues muchas no pueden plantearse separarse. Una prueba de ello es que ahora se denuncian menos casos y en ocasiones las mujeres se echan para atrás; con las tasas judiciales aprobadas en España, las mujeres más humildes ni se van a plantear ir a denunciar.

Echando un vistazo a las cifras podremos darnos cuenta de que lo personal es político, y también económico: la crisis acentúa el terror,pues muchas no pueden plantearse separarse, y el divorcio queda para las parejas que puedan permitírselo económicamente. Una prueba de ello es que ahora se denuncian menos casos y en ocasiones las mujeres se echan para atrás; con las tasas judiciales aprobadas en España, las mujeres más humildes ni se van a plantear ir a denunciar: apelar a la justicia es cosa de ricas.

Es urgente trabajar con hombres (prevención y tratamiento) y proteger a las mujeres y a sus hijos/as.Debemos empoderar a las mujeres, pero debemos trabajar también con los hombres, si no toda lucha será en vano. Es necesario promover las políticas públicas para que tengan un enfoque de género integral, y es necesario que los medios ayuden a generar un rechazo generalizado hacia esta forma de terror instalado en tantos hogares del mundo.

Es necesario un cambio social y cultural , económico y sentimental. El amor no puede estar basado en la propiedad privada, y la violencia no puede ser una herramienta para solucionar problemas. Las leyes contra la violencia de género son muy importantes, pero han de ir acompañadas de un cambio en nuestras estructuras emocionales y sentimentales. Para que ello sea posible, tenemos que cambiar nuestra cultura y promover otros modelos amorosos que no estén basados en luchas de poder para dominarnos o someternos. Otros modelos femeninos y masculinos que no estén basados en la fragilidad de unas y la brutalidad de otros.

Tenemos que aprender a romper con los mitos, a deshacernos de las imposiciones de género, a dialogar, a disfrutar de la gente que nos acompaña en el camino, a unirnos y separarnos en libertad, a tratarnos con respeto y ternura, a asimilar las pérdidas, a construir relaciones bonitas. Tenemos que romper con los círculos de dolor que heredamos y reproducimos inconscientemente, y tenemos que liberar a mujeres, a los hombres y a los que no son ni una cosa ni otra, del peso de las jerarquías, de la tiranía de los roles, y de la violencia.

Tenemos que trabajar mucho para que el amor se expanda y la igualdad sea una realidad, más allá de los discursos. Por eso este texto está dedicado a todas las mujeres y hombres que luchan contra la violencia de género en todos los puntos del planeta: grupos de mujeres contra la violencia, grupos de autorreflexión masculina, autores/as que investigan y escriben sobre este fenómeno, artistas que trabajan por visibilizar esta lacra social, políticos/as que trabajan para promover la igualdad, activistas que salen a la calle a condenar la violencia, maestros y profesoras que hacen su labor de sensibilización en las aulas, ciberfeministas que juntan firmas para visibilizar los asesinatos e impulsar leyes, líderes y lideresas que trabajan en las comunidades para erradicar el maltrato y la discriminación de las mujeres. La mejor forma de luchar contra la violencia es acabar con la desigualdad y el machismo: analizando, visibilizando, deconstruyendo, denunciando y reaprendiendo junt@s.

Más artículos de Coral Herrera Gómez sobre el amor, e información sobre sus talleres, en su blog: El rincón de Haika

La violencia de género y el amor romántico
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Comentarios recientes

  1. Gemma

    Realmente en nombre del “amor” se han hecho y se hacen barbaridades.
    Afortunadamente un día te levantes, te miras al espejo y por AMOR A TI MISMA, decides andar otros caminos.

    1. HERNÁN

      A eso voy cuando polemizo acerca de este tema. Eso no es amor. Se ensucia el nombre de un sentimiento noble al no llamar a las cosas por su nombre. Insisto eso no es amor, mas bien es la carencia de amor(especialmente amor propio). Y la culpa no es del “amor romántico” es de el malviviente que se aprovecha de esa carencia y le hace creer a su víctima que le ama. Eso no es amor de ninguna clase.

  2. Smerdiakov

    Estoy de acuerdo con el artículo, estoy al tanto de los mecanismos de reproducción social sobre los roles de género en la sociedad para mantener un orden social concreto que beneficia a un grupo determinado. Pero de verdad, lo exagerais mucho, es decir, lo estais poniendo como si el pensamiento de la mayoría de la sociedad fuera así, cuando es una ínfima minoría, y mucho menor en las generaciones de jóvenes. Está muy bien la crítica, y la sociedad española actual no sería lo que es si no fuera por la lucha del feminismo, pero os estáis quedando desfasadas/os, os quedáis en la época de franco, lo poneis todo como si la sociedad actual fuera exactamente igual. No digo que la lucha sea ya innecesaria, si no que la pasión que le poneis exagera mucho vuestro discurso, y ello provoca radicalizaciones, prejuicios y generalizaciones absurdas.

    1. HERNÁN

      Por fin un poco de luz! Esto está muy exagerado, por suerte estamos hablando de una minoría. El amor no tiene nada que ver con esos esterotipos, y como dije en comentarios anteriores, eso de lo que habla este artículo no es amor, mas bien es la carencia de amor(especialmente amor propio). Y la culpa no es del “amor romántico” es de el malviviente que se aprovecha de esa carencia y le hace creer a su víctima que le ama. Eso no es amor de ninguna clase.

  3. Smerdiakov

    Por cierto, me gustaría mucho ver que de alguna manera en esta revista o la gente que comenta en ella apoya a los hombres que sufren cáncer de próstata, por eso pongo este enlace para quien quiera colaborar o informarse: http://es.movember.com/ En la página proponen distintas formas de colaborar, pero una forma simbólica y divertida es dejarse bigote durante un mes, algunas mujeres también lo apoyan y bueno aunque os importe un rábano el tema siempre podéis hacerlo como un modo de rebeldía ante el canon de belleza impuesto por el heteropatriarcado, como se hacía en los 80 con lo de dejarse crecer pelo en las axilas.
    Si a la redacción y dirección de la entrevista no le importa, voy a poner este mensaje en varios foros de la revista, para difundir el mensaje entre las personas feministas, que puede que a veces se olviden de este tema.

    En este país constantemente vemos campañas publicitarias, actos benéficos y asociaciones a favor del cáncer de mama y de útero, una labor maravillosa y encomiable gracias al apoyo entre otros del bloque feminista, que en este caso gracias a dios es poderoso en este país, pero esto también conlleva que se olvide que (datos de movember):
    • Cada hora y media muere un hombre de cáncer de próstata en España
    • Solo en España, 18.870 hombres son diagnosticados de cáncer de próstata cada año, lo que equivale a más de 50 al día
    • 5,900 hombres mueren cada año de cáncer de próstata en España

    ¿Por qué se olvida? porque las campañas de cáncer de mama (que también afecta a los hombres pero nunca se dice) y de útero están fuertemente apoyadas por asociaciones e instituciones feministas, que en su desenfrenada pasión por defender a las mujeres, inconscientemente en la inmensa mayoría de los casos se olvidan de los hombres en estos casos, y ello conlleva que el tratamiento y la investigación para el cáncer de mama o de cuello de útero esté mucho más avanzado que el del cáncer de próstata, puesto que este está mucho menos presente en los medios.

    1. June Fernández

      A la dirección de la revista no le importa en absoluto que informes sobre una campaña a favor de los hombres que sufren de cáncer de próstata.

      Por cierto, si te acercases al discurso de los hombres profeministas, verías este asunto desde otra perspectiva. Si se habla menos del cáncer de próstata es porque en la asignación sexista de roles, la cultura del cuidado es algo que se inculca más a las mujeres que a los hombres. Los grupos de hombres profeministas o por la igualdad traban mucho este asunto de la salud de los hombres. Por tanto, también este tema se puede defender nutriéndose de la teoría feminista, que sirve no sólo para explicar la discriminación que sufren las mujeres sino también para explicar problemas de los hombres ligados al modelo de masculinidad imperante. Por ejemplo, las resistencias a ir al médico y, en concreto, al urólogo, ligado al tabú de la penetración anal.

      June
      (Directora de Pikara)

      1. Smerdiakov

        No creo que se hable menos del cáncer de próstata porque los hombres tengamos reticencias a ir al urólogo, o al menos no creo que sea una causa principal del problema. Lo del tabú anal es cierto que sigue imperante, pero ¿qué pasa que los homosexuales no tienen cáncer de próstata? ¿qué tabú anal tienen ellos? Algo tan serio como el cáncer de próstata no es echado atrás por un estúpido tabú, se pueden dar casos excepcionales en los que algún hombre ponga por encima la verguenza que su salud, pero no es ni mucho menos algo general. Además, no es incompatible tu argumento con el mío, pero sinceramente las causas que yo expongo parecen tener bastante más fuerza en el problema que la de un simple tabú. Y si no lo crees así, es que tienes una imagen equivocada de los hombres, si encuentro algún estudio sociológico al respecto, lo haré saber.

        Y no, no soy un troll, solo expongo mi opinión sin intentar provocar a nadie puesto que no insulto ni falto el respeto, pero si opinar distinto es ser un troll para ti, entonces tienes que olvidar lo primero que he dicho. A mi me gusta la gente que opina distinto a mi y con la que se puede charlar tranquilamente sin ser insultado, como el caso de June, pero no el tuyo, señor/a Empatía.

        1. R. Royo

          Hola, sólo comentar que yo conozco dos casos de hombres que se han negado tajantemente a ir al urólogo, a pesar de las recomendaciones del médico de cabecera. Supongo que existirán muchos más, el tabú anal es un problema muy grave para los hombres. Smerdiakov por ejemplo ha relacionado analidad con homosexualidad masculina inmediatamente.

          En mi opinión se debería luchar contra el tabú mediante visibilización, hablar de cáncer de próstata sin promover los exámenes médicos sería perder el tiempo.

  4. Antonio

    Entiendo que la temática de estos artículos es poner sobre la mesa temas para discutir que permanecen ocultos por nuestra cultura. Pero no me encuadra que se sostenga “Violencia de Género” exclusivamente como Violencia hacia la Mujer, cuando estas mismas situaciones se dan entre diversos géneros. Muchos padecimos el Amor de la forma detallada en el artículo, y básicamente por lo que nuestra familia y sociedad nos enseña que es el amor.

  5. Pingback: La violencia de género y el amor romántico | DinámicaMente

  6. Ricardo

    Seré lo más breve posible, diré que la faminidad es un hecho natural más que una conducta social adquirida. Eso no podemos perderlo de vista. No es una casualidad que de las más de 5 mil culturas conocidas a través de la historia, las diferencias de los roles hombre-mujerm están presentes en todas.
    Muchos dirán que el hombre es un ser racional, pero eso cuando más ocurre es cuando estamos ante un problema matemático. Quiero decir, que el hombre está dominado por las pasiones, que no es una fría calculadora y que es un animal.
    En el mundo animal nunca vemos a muchos gallos con una sola gallina o a muchos toros con una sola vaca. ¿Por qué es así? Tal vez por ahí deberíamos comenzar a cuestionarnos todas estas cosas. Y esos gallos y esos toros se pelean no porque vean la televisión. Son naturalmente así.
    Realmente comparto muchos puntos con la autora, pero creo que el asunto requiere de más consideraciones que no pueden ser tratados en un artículo.
    No recuerdo el nombre en latín de un pajarito que habita en África, pero curiosamente la hembra es la que tiene el cromosoma diferenciador. Ella es X Y mientras que los machos son X X: Pues bien, ese pajarito parece saberlo, porque es la hembra la que copula con los machos en distintos nidos y los machos son los que se quedan incubando los huevos.
    El día que el feminismo pueda cambiar la naturaleza de las cosas, entonces tendrá la batalla a su favor.

    1. Violeta Alejandra

      ¿Cambiar la naturaleza de las cosas? Disculpa pero eso no tiene lógica alguna, no podemos comparar a los humanos de Esta época con pajarillos, vacas, gallos o toros, los animales actúan por instinto natural de supervivencia y muchas veces pelean por actividades externas y meramente humanas, no es que en su hábitat natural se la pasen peleando; los humanos estamos dotados de raciocinio por lo tanto nosotros tenemos la plena libertad de elegir en lo que a nuestro juicio está bien o está mal. El feminismo está encaminado a educar a hombres y a mujeres no a cambiar el orden natural de las cosas (situación que es imposible), porque si dejamos que tanto hombres como mujeres actúen sin las más mínimas reglas de convivencia esto sería un caos peor del que tenemos en la actualidad. Y si dices que el hombre es un ser pasional entonces justificas muchos hechos de violencia, tanto de mujeres como de hombres, y deberíamos ver a la violencia como algo natural y normal porque es natural y normal que las personas se dejen llevar por sus instintos.

      1. ingrid

        soy mujer soy feminista soy animal.. personalmente no creo q seamos la octava maravilla no creo q estemos dotados de nada super especial que nos separe del resto de animales… y asi como los toros copulan con varias vacas hay muchísimos animales que practican la poliandria poligina poligamia y muchas variantes entre s, no es correcto valerse sólo de los ejemplos q nos sirven… yo sí considero que no es un crimen dejarnos llevar por nuestros instintos y no es un problema de instintos animales, el problema es cuando adoptamos la violencia como costumbre y como método OJO!

        Pájaros poliandricos hay muchos pero en ninguno la hembra es XY esto solo sucede en mutaciones o enfermedades congénitas donde el gen “y” no se expresa por lo q el individuo nace mujer pero sin capacidad reproductiva (ya que en el origen embrionario todos somos prototipos hembra, o debería decir todAs somos) ah y por aquello en el reino animal también hay muchas especies que se pueden reproducir sin necesidad del macho….

        Pd: nuestro padre nos hereda la mitad del genoma nuestra madre la otra mitad más el genoma mitocondrial!

        Saludos

    2. consultor

      chico a ver si te documentas mas, es una falta de respeto y violencia mentir sobre un tema tan serio. Cientificamente esta archidemostrado que el genero, vease masculino femenino es una construccion social, hay ejemplos antropologicos de diversidad, vease entre otros, los estudios de margaret mead. Documentense sobre el tema, estudien un poquito y luego opinen. La ignorancia es muy atrevida y muy violenta.

  7. JM

    Un artículo muy acertado y necesario. Eso sí, entiendo el comentario de Antonio ya que el empleo que se hace del término violencia de género es confuso(sobre todo desde la aprobación de la ley correspondiente; ya en el debate previo a la norma se cuestionó desde varios sectores el uso de este término).

    El género (como sabemos) son los roles que se asignan social y culturalmente a los sexos. La violencia contra las mujeres es violencia de género, pero hay más, comenzando porque también las mujeres ejercen violencia (en distintos grados de intensidad) contra las mujeres en clave de género (la madame que participa de la prostutición y la trata, la mujer que llama puta a otra porque tiene parejas esporádicas…). Los hombres, claro, también sufren violencia de género, siempre que se alejen de esos roles que les exige la sociedad (el hombre con pluma, sea o no homosexual; el hombre tránsgenero -que adopta roles “supuestamente” femeninos; las personas con identidades de género no-binarias -los hisjras o eunucos asíáticos-, etc.).

    Yo por eso, prefiero hablar de violencia machista, o violencia contra las mujeres.

    1. Smerdiakov

      Absolutamente de acuerdo con lo que has dicho, pero de esos ejemplos que tu has puesto no se habla nunca, solo se hablan de los que el agresor es un hombre heterosexual y la victima una mujer, los demás parece que no existen.

  8. un asturiano entre aproximadamente un millón

    Otro aspecto del problema que me parece que no se ha mencionado es el siguiente:

    Algunos comportamientos que tienen, no sé si algunas o muchas mujeres en nuestro país hacia los hombres no son comprendidos, por muy buena que sea la disposición de estos últimos. Por ejemplo:
    En los últimos siete años se cruzaron en mi camino dos mujeres jóvenes (chicas) españolas (y asturianas) las dos; esto ocurrió en años diferentes y distantes en el tiempo. Las dos chicas provenían de las clases trabajadoras. Estas mujeres no sé lo que observarían en mí, pero el caso es que las dos me se acercaron a mí de una manera algo afectuosa, dispensándome un trato atento y demasiado amable para el conocimiento que ellas tenían de mí y, sobre todo, el tiempo que hacía que sabían de mi existencia. Ambas chicas apenas me conocían puesto que prácticamente nunca habíamos conversado, así que ellas no podían saber nada de mi biografía, de quién era yo, de mi circunstancia, o de mi carácter, etc.
    El problema surgió entonces: por causa de ese trato tan deferente y atento, y hasta algo afectuoso, que yo percibí en ellas hacia mí, me formé falsas expectativas hacia las intenciones o propósitos que estas mujeres podían tener hacia mí… Y así cuando yo “respondí” hacia esa manera que ellas tuvieron de comportarse conmigo, fue cuando surgió el problema: mis intentos de aproximación, a ellas les resultaron molestos.
    Ambas experiencias a mí me han causado daño psicológico y hasta me he llegado a sentir humillado por la forma de actuar de esas mujeres conmigo. Interpreté los comportamientos de esas dos mujeres hacia mí como gravemente incongruentes. Al no recibir ningún tipo de disculpas por parte de esas mujeres, y por el afecto rápido que les cogí, después de esas experiencias he tenido pensamientos y he sentido ganas de que estuvieran cara a cara frente a mí y de ofrecerles a ellas un buen par de hostias.
    Pienso que esta agresividad yo la he podido contener gracias, en parte, a que explicaciones como las ofrecidas por Marcela Lagarde y de Los Ríos a propósito de las ‘identidades sincréticas’ y de la ‘escisión vital’ de las mujeres contemporáneas(*) , pero me pregunto como habrían actuado algunos hombres que -con muy poca experiencia en el trato con mujeres, lo mismo que en mi caso- no tuviesen conocimiento de esas conceptualizaciones desarrolladas por la antropóloga mejicana e interpretasen las conductas de esas chicas como un desprecio o una burla hacia ellos.
    (*) Pueden verse desarrollados tales conceptos en: “Claves Feministas para la Autoestima de las Mujeres”, pp.: 32-39; 43-60; 89; 97-99; 106; 121; 127-136; 174-175; 177-179; 184-186.

  9. A.P.

    Joder asturiano, que empanada mental tienes….no, si encima te creerás un héroe por no haber pegado a las chicas!
    Me gustaría saber que entiendes tú por ” se acercaron a mí de una manera algo afectuosa, dispensándome un trato atento y demasiado amable para el conocimiento que ellas tenían de mí” no se que me dá que no interpretaremos lo mismo, pero de todas maneras suponiendo que se acepte tu interpretación que sepas que una mujer (se joven o mayor, de clase trabajadora o de noble cuna) puede retirarse de el cortejo en el momento que desee. Probablemente se acercaron a tí con una intención (suponiendo que la tuvieran) y al hablar contigo se les bajó todo a los piés (algo muy comprensible) y decidieran alejarse. No creo que debieras sentirte ofendido. Lo de las hostias yo te las daba a tí para que espabilaras, lo fuerte es que te creas un héroe POR HABERTE CONTENIDOOOO!!!!Y que digas que a ello te ayudó Marcela Lagarde!!!
    Ya veo que no entiendes nada de nada, MENUDA EMPANADA MENTAL!!!

  10. un asturiano entre aproximadamente un millón

    A.P., quien parece que no entiende lo que he contado eres tú. Serénate un poco y evita deslizarte hacia los prejuicios, a ver si a si me entiendes en lo que pretendía decir.

    En ningún momento he dicho nada de que esas mujeres jóvenes (la primera diez años menor que yo y la segunda unos cinco años menor) se hubieran acercado con la intención de cortejar conmigo. Esto realmente yo no llegué a suponerlo (aunque se me pasara por la cabeza en algún momento). Después de la mala experiencia que tuve con la primera de las dos chicas, una experiencia que me causó un dolor psicológico importante que me duró varios años -por la manera que esa joven tuvo de (mal)tratarme, sin pedirme ningún tipo de disculpas y sin ni siquiera acceder a hablar conmigo de ninguna manera para darme la más mínima explicación-, con la segunda de esas mujeres en ningún momento me formé expectativa alguna de que ella quisiese cortejar conmigo, por supuesto (aunque si llegué a creer que yo le caía bien a ella).

  11. yeah

    Sin ánimo de ofender el dolor de nadie, entiendo Asturiano (por cierto yo también lo soy) que solo a traves de una relación de poco tiempo te dejó un “daño psicológico importante??”

    Las relaciones de cortejo son complicadas, y yo siempre digo además que para los hombres que no utilizamos las estrategias “prediseñadas” que como hombres tenemos asignadas, es aún más difícil. Aun así a mi no me va mal, y mantengo excelentes relaciones con todas mis ex, pero bueno, esto no viene al caso.

    A lo que iba y es que si a mi una chica a la que creo se me está insinuado, cuando yo la “entro” me dice que no, lo primero que hago es olvidarla y buscar, en tal caso, a la siguiente. No voy a permitir que ninguna pazguata con ganas de tontear conmigo me haga daño. Es asi de simple, no lo permito, no ME lo permito. Cuando una chica me ha gustado y he recibido rechazo, me aparto y me olvido. Es la mejor estrategia, en serio.

    Y estoy de acuerdo en que una mujer puede interrumpir cuando quiera sus insinuaciones y rechazar a la persona a la que se le está insinuando. Claro que puedo hacerlo, está en su derecho. PERO NO ES UNA ACTITUD CORRECTA, puesto que debe saber que puede crear espectativas en la otra persona, ilusiones y romperlas bruscamente, produce frustación. No es delito, no es algo “gravisimo” pero si es algo que debeis tener en cuenta. Con las personas, como norma general, NO SE JUEGA.

  12. un asturiano entre aproximadamente un millón

    Se me está malinterpretando. No he afirmado en ningún sitio que esas mujeres jóvenes se aproximasen a mí por querer cortejar conmigo.

    Creo que se aproximaron a mí por algún tipo de mandato de género que las mujeres tienen asignado por su condición de tales o por desarrollar algún rol tradicional, que es lo que les habría hecho actuar así conmigo (por ejemplo el de “preocuparse por aquellos que muestran más vulnerabilidad o debilidad” o cierta exclusión social). Luego, en el momento en que yo respondí de una manera que esas mujeres no esperaban: aproximándome a ellas para intentar trabar amistad, fue cuando ellas reaccionaron conmigo como ‘mujeres modernas’ (realizando un rol de mujer autónoma, independiente y que mira por sus propios intereses. Es por esta razón por la que me he referido al concepto de ‘identidades sincréticas’ desarrollado por Marcela Lagarde en ese libro: para expresar esa dualidad y cierta ambigüedad identitaria que las mujeres contemporáneas (españolas) pueden mostrar al relacionarse con nosotros los hombres.
    Espero que se me haya entendido mejor ahora.

  13. Uno de "tus violentos"

    Nunca había leído un texto tan manipulado y tristemente aceptado por numerosas mujeres. ¿El amor romántico mata? ¿El amor mata? Me estas jodiendo? Chicas, el amor es una de las cosas mas hermosas que un ser humano puede dar o hacer por otro, sea tu pareja, tu hijo, tu mama o quien sea.

    No se dejen llevar por textos malintencionados que, preocupantemente, manipulan el concepto de amor y lo confunde con violencia. Por favor chicas, no se dejen engañar, el amor es una cosa y la violencia es otra.

    El autor dice “Son muchos los que saben que combinar el cariño con el maltrato hacia una mujer sirve para destrozar su autoestima y provocar su dependencia”, pero se olvida que también hay mujeres que saben que combinar el cariño con el maltrato hacia un hombre sirve para destrozar su autoestima y provocar su dependencia” ¿Cuántas mujeres retienen a sus hijos y los utilizan como escudos por despecho y cosas similares? Repito NO SE DEJEN ENGAÑAR, hay mujeres y hombres POR IGUAL que maltratan a su pareja, a sus hijos, etc no es una cuestión de genero es una cuestión de violencia ¡por amor a dios como no logran darse cuenta! El solo hecho de pensar al amor en términos dialecticos de amigo/enemigo o femenino vs masculino, es tener una imagen maniquea y desdibujada del amor. Ninguna realidad social, por mas horrible que sea se puede explicar desde una lectura sexista. ¡chicas despierten! Hay mucho pajero dando vuelta, no se dejen llevar, consulten a una psicóloga, o a una amiga, o a un familiar, pidan ayuda… pero jamás confundan violencia con amor.

    No se quien es “Kalimán, padrote mexicano” ni de donde salen los supuestos dichos que se le atribuyen xq es tan poco serio este articulo que ni sitas bibliográficas contiene. Pero en cualquier caso, es obvio que la prostitución, como la drogadicion, el abuso, el delito, etc siempre es mas fácil de llevarlos adelante entre los mas pobres, los mas necesitados ¿Qué descubirimiento es este? Nadie lo discute, ¿pero q tiene q ver con el amor? Eso es proxenetismo, no es amor. Y quien lo practica, no te ama, te prostituye y debes denunciarlo!

    Malintencionadamente, no ha terminado de hablar de la prostitucion que párrafo seguido agrega “El macho debe mantenerse firme, mostrar su desprecio, marcharse en los momentos de rabia máxima, y nunca apiadarse de las lágrimas de su esposa” ¿estabas hablando del esposo o del proxeneta? Malintencionadamente pasa de una cosa a otra, y una lectura rápida parece darle coherencia a algo que no tiene el mas minimo sentido.

    El pajerazo este dice que “Por amor” las mujeres nos aferramos a situaciones de maltrato, abuso y explotación. “Por amor” nos juntamos con tipos horrendos que al principio parecen príncipes azules, pero que luego nos estafan, se aprovechan de nosotras, o viven a costa nuestra. “Por amor” aguantamos insultos, violencia, desprecio. Somos capaces de humillarnos “por amor”, y a la vez de presumir de nuestra intensa capacidad de amar. “Por amor” nos sacrificamos, nos dejamos anular, perdemos nuestra libertad, perdemos nuestras redes sociales y afectivas. “Por amor” abandonamos nuestros sueños y metas, “por amor” competimos con otras mujeres y nos enemistamos para siempre, “por amor” lo dejamos todo… Chicas, urgente!! Quienes piensen que amor es maltrato, abuso y explotación, estafa, insultos, violencia, desprecio, anularse, perder la libertad, etc NO ES AMOR, ES VIOLENCIA,: MALINTENCIONADAMENTE MANIPULADO EN ESTE TEXTO.

    Este “amor”, cuando nos llega, nos hace mujeres de verdad, nos dignifica, nos hace sentir puras, da sentido a nuestras vidas, nos da un status, nos eleva por encima del resto de los mortales. TODO AMOR NOS HACE SENTIR ASI, XQ EL AMOR ES UNO DE LOS SENTIMIENTOS MAS HERMOSOS Y ALTRUISTAS DEL MUNDO, NOS DIGNIFICA, NOS HACE SENTIR PUROS Y CLARO QUE DA SENTIDO A NUESTRAS VIDAS!!! POR EL SIMPLE HECHO DE QUE LA VIDA SIN AMOR NO ES VIDA! Esto es igual para hombres y mujeres. ¿al final de que habla el autor de la violencia y el proxenetismo, o del amor? ¿¿se dan cuenta como se manipula al lector?

    Dice el pajerazo este que el hecho de que “un hombre te elija te da valor, te hace especial, te hace madre…”, mujeres escuchen bien les hablo como hombre; que una mujer te elija también te da valor, te hace especial, te hace padre…” ¿Cómo vamos a ser padres o madres si no es con la ayuda del otro sexo? ¿por osmosis, por inseminación artificial? Pero que pelotudo que sos!!! Cualquier persona que te elija, como amiga, como esposa, como madre adoptiva, como maestra, como ayuda, como lo que sea, siempre te da valor… es obvio!
    Dice este texto que este es un “amor” basado en la conquista y la seducción… Yo pregunto ¿Qué amor de pareja no se apoya en algún momento y aunque sea parcialmente en la conquista y la seducción? y en una serie de mitos que nos esclavizan, continua diciendo el pajerazo este; como el de “una vez que encuentras a tu media naranja, es para siempre”. Pero claro que es para siempre!!!! Si por eso es tu media naranja, porque te hace bien, te valora como mujer y como persona, y por eso uno lo/la elige para siempre.
    Nuevamente, no se dejen confundir; violencia es una cosa, amor es otra.

    “Este “amor” nos convierte también en seres dependientes y egoístas”. Chicas y chicos, cualquiera q este leyendo esto; el verdadero amor nunca es egoísta. El amor es lo mas altruista que el ser humano ha desarrollado y en buena hora que así sea. Piensen en las palabras ¿el amor nos hace egoístas?, no tiene mucho sentido no? Piensen y pidan ayuda si empiezan a rondar estas sectas que te lavan la cabeza.

    A esta altura este personaje que escribió este texto dice que Este “amor” nos lleva a los infiernos cuando no somos correspondidas, o cuando nos son infieles, o cuando nos abandonan: “porque cuando nos hemos dado cuenta, estamos solas en el mundo, alejadas de amigas y amigos, familiares o vecinos, pendientes de un tipo que se cree con derecho a decidir por nosotras”. A ver, cuando no somos correspondidos o cuando nos son infieles o cuando nos abandonan POR SUPUESTO QUE SUFRIMOS! Nos han hecho daño, han roto nuestro corazón en mil pedazos ¿Cómo no vamos a sufrir? Eso es igual para hombres y mujeres, por cosas como estas el texto no tiene sentido cuando le da un sentido sexista. Ahora resulta que el hombre por el solo hecho de serlo, es infiel o te abandona. NOOOO!!! Te abandona y te es infiel el que no sabe que quiere en la vida, el pajero, el hijo de puta QUE PUEDE SER HOMBRE, MUJERO, O PUEDE SER HOMOSEXUAL, porque no es una cuestión de sexo, es una cuestión de dignidad y respeto a la otra persona! Y termina diciendo que “esto no es amor” ¿¿¿pero como va a ser amor si acabas de hablar del que te es infiel y te abandona??? Pero por favor!!!! Que animal el que escrbio este texto que ganas de generar odio entre sexos!!! INUTIL dedicate a predicar amor que mucha falta hace en el mundo en vez de llenar la cabeza a la gente con esta malintencionada confucion entre amor y violencia, amor y machismo, amor y proxenetismo.

    “Amamos desde el concepto de propiedad privada y desde la base de la desigualdad entre hombres y mujeres”. Me gustaría que cuando te haces el intelectual marxista con frases como estas las desarrolles xq quedan re lindas “re progres” pero no tienen sentido pelotudo! A ver boludo, explicame un amor entre dos personas que se quieren y que no son homosexuales de otra manera que no sea “desde la base de la desigualdad entre hombres y mujeres” HOMBRES Y MUJERES SOMOS DISTINTOS, “DESIGUALES” COMO DICE EL SALAME ESTE, PERO DESIGUALDAD NO SIGNIFICA DISCRIMINACION. Le das un termino peyorativo a un hecho natural como es el hecho de ser distinto, o “desigual” como decis vos para generar mas odio y resentimiento.

    “Admiramos a los hombres y les amamos en la medida en que son poderosos; las mujeres privadas de recursos económicos y propiedades necesitan hombres para poder sobrevivir”. Ah bueno… Te cuento, se me esta acabando la paciencia pajerazo! Primero, hay muchísimas mujeres en el mundo que son poderosas y son admiradas por millones de hombres, si pensas que el poder es algo de hombres actualiza tu discurso sexista man, xq eso se termino a comienzos del siglo XX (ya se… vas a buscar algún ejemplo pelotudo y discriminatorio para demostrar lo contrario, bue.. a esta altura yo pienso que el lector de esto es un poquito mas inteligente q tus malintncionadas palabras). “las mujeres privadas de recursos económicos y propiedades necesitan hombres para poder sobrevivir” ¿asi che? Bueno te propongno lo siguiente: explicame como carajo hacen millones de mujeres soleteras en todo el mundo (y en especial en los países pobres) para vivir y criar hijos.

    Y aca viene la mejor frase de todas: “La desigualdad económica (por razones de género) nos lleva a la dependencia económica (…)” a ver amigacho; ¿¿¿Qué desigualdad económica no lleva a la dependencia económica??? Tanto librito de marx q leiste para llegar a tan tremenda y pelotuda conclusión??? Obvio que la desigualdad económica genera dependencia. Desigualdad por razones de genero o no. Pero que gilazo que sos!!!!

    Pero sigue el banana diciendo que; “Los hombres ricos nos resultan atractivos porque tienen dinero y oportunidades” A ver IDIOTA si vivis en un mundo superficial y materialista en el que alguien te resulta atractivo o atractiva por el su dinero, no tiene nada que ver con el amor ni con el genero, tiene que ver con tu limitadísima capacidad cerebral, excepto para manipular discursos, para eso sos muy bueno.

    “No nos han enseñado a luchar por la igualdad para que tengamos los mismos derechos, sino a estar guapas y conseguir a alguien que te mantenga, te quiera y te proteja, aunque para ello tengas que quedarte sin amigas, aunque tengas que juntarte a un hombre violento, desagradable, egoísta o sanguinario”. Todavia estoy tratando de averiguar en q momento paso de reivindicar la lucha por la igualdad (que todos aceptamos) a convertir al hombre en un ser violento desagradable egoísta y sanguinario.

    Y de ahí pasa al ejemplo de los narcos. Ah bueeee, ahora el amor de un hombre hacia una mujer también tiene que ver con el narcotráfico??? Mujeres saquen sus propias conclusiones!
    Y después viene tu discursito marxista según el cual “este amor que existe entre mujeres y hombres se perpetúa a través de la cultura y la economía. Si gozásemos de los mismos recursos económicos y pudiésemos criar a nuestros bebés en comunidad, compartiendo recursos, no tendríamos relaciones basadas en la necesidad; creo que nos amaríamos con mucha más libertad, sin intereses económicos de por medio” BUENO PAJERAZO te cuento… ya se invento lo de la vida en comunidad; no lo venis a descubrir vos, te gano de mano un tal lennin. Escuchame gilastro; ni en la URSS, ni en corea del norte, ni Vietnam, ni en cuba, ni en ningún país por mas q “vivan en comunidad compartiendo recursos” como decis vos, se logró eliminar la patética violencia de genero, ni siquiera hemos logrado eliminar la violencia en si misma, porque lamentablemente la violencia en este mundo de mierda plagado de gente malintencionada como vos, subsiste a pesar de los modelitos económicos y políticos.

    “Los varones tienen dos opciones: o se dejan querer desde arriba (machos alfa), o se arrodillan ante la amada en señal de rendición (calzonazos)”. AAAAAAAA VERRRR, explícamelo de nuevo. Porque a mi me dejo mi novia depues de 2 años, hecho mierda y arruinado. Yo enonceeees, entraría en el “calzonazo”. Bueno si el mundo de los hombres para vos se divide en “calzonazos y machos alfa” anda urgente a un psicólogo, xq no sos capaz de mantener una relación sana en la que no te dominen (machos alfa te gusta decir a vos) o no seas vos la que domine (“calzonazos”). Che calzonazo, te pregunto ¿¿Cómo poronga hace un calzonazo para “maltratar, abusar y explotar”?? tal como tu textito pedorro arranca diciendo.
    A esta altura, tenes tantas contradicciones que yo que vos me pongo a mirar tele en vez de escribir boludeces.

    Dice mi amigacho, que cuando una mujer deja de amarnos y decide elegir su propio camino las herramientas de las que disponen los hombres son pocoas; pueden resignarse, deprimirse, autodestruirse o reaccionar con violencia contra la mujer que dicen amar. Bueno, yo a esta altura dudo de mi sexualidad, xq hace 4 meses q termine mi relacion y no tengo ganas de autodestruirme, reaccionar con violencia (ni hacia una mujer ni hacia un hombre) ni deprimirme. De hecho soy muy feliz, porque puedo seguir amando a pesar de que me hayan dejado. ¡pucha! Ahora que lo pienso con esta clase de comentario te estoy cagando el cuentito… perodona! Sigamos… decis mas adelante que “los hombres de manera natural persiguen hembras” HASTA ACA VENIS BIEN, y entonces agregas; “las hembras deben morir asesinadas si acceden a sus deseos” ¿WTF? ¿Quién DEBE MORIR ASESINADA? ¿EH? VOS TE DAS CUENTA QUE NO TIENE EL MAS FUKING SENTIDO LO QUE ESCRIBIS NO??????

    Continua amigacho dicendo que “Un solo rumor puede matar a cualquier mujer. Y estas mujeres no pueden emprender una vida propia fuera de la comunidad: no tienen dinero, no tienen derechos, no son libres, no pueden trabajar fuera de casa. No hay forma de escapar” pero escuchame papanatas arrancaste hablando de El amor romántico es la herramienta más potente para controlar y someter a las mujeres, especialmente en los países en donde son ciudadanas de pleno derecho y donde no son, legalmente, propiedad de nadie.
    Voy a empezar a saltearme párrafos xq ya me canse de tanta boludez junta. Decis que “sus héroes hacen justicia mediante la violencia” sos un gillllllllll!!! La mujer maravilla como hacia justicia??? ¿te das cuenta que sos un pajero? Y ahora todo hombre q se crio mirando batman, o las tortugas ninjas somos violentos. ¿Porque lo vieron en la tele son violentos, o serán violentos xq les falla independientemente de lo que veas en la tele?

    Despues reivindica a las “chicas malas” (faaaa “nenas malas” como la canción ) que serian aquellas que odian a los hombres. Bueno, si vos odias a alguien, sea hombre o mujer, que se yo… no hace falta que lo explique yo… reflexiónalo con la almohada y fijate si odiar a alguien es algo positivo.

    Parece también que ahora en los medios se “justifican los asesinatos o la tortura con expresiones como esta: “ella no era una persona muy normal”, “el había bebido”, “ella ya estaba con otra persona”, “él cuando se enteró enloqueció”. Y si la mató, fue porque “algo habrá hecho” ¿pero q cable tenes vos? O agarras solo los canales de aire??? Xq yo en los medios todo los días encuentro un nuevo reproche para estos COBARRDES que maltratan a las mujeres. No se donde las escuchas a esas cosas, pero anda y denuncialo yaaaaa!! ¿Qué haces escribiendo boludeces mientras tanto?
    Al final del texto te empezaste a poner las pilas! Bieeen ¡!! Comparto eso de que “La violencia es un componente estructural de nuestras sociedades desiguales, por eso es necesario que el amor no se confunda con posesión, del mismo modo que no debemos confundir la guerra con “ayuda humanitaria”. En un mundo donde utilizamos la fuerza para imponer mandatos y controlar a la gente, donde ensalzamos la venganza como mecanismo para gestionar el dolor, donde utilizamos el castigo para corregir desviaciones y la pena de muerte para reconfortar a los agraviados, se hace necesario más que nunca que aprendamos a querernos bien. Es vital que entendamos que el amor ha de estar basado en el buen trato y en la igualdad. Pero no solo hacia el cónyuge, sino hacia la sociedad entera Es fundamental establecer relaciones igualitarias en las que las diferencias sirvan para enriquecernos mutuamente, no para someternos unos a otros etc etc

    Me encanto tu final! Hay que trabajar y mucho.
    Yo ya empecé, me propuse escribir este texto para evitar que mas mujeres se apoyen en las boludeces q escribiste al comienzo del texto y que solo sirven para generar odio, ideas sexistas y violencia.

  14. Pingback: Fugaces 04/12/12 - Esceptica

  15. un asturiano entre aproximadamente un millón

    http://www.youtube.com/watch?v=_zceA9q68WU
    Libro:
    Eva Illouz

    “Por qué duele el amor.: una explicación sociológica”

    Editado en español en noviembre de 2012

    -Eva Illouz

    “El consumo de la utopía romántica: el amor y las contradicciones culturales del capitalismo”

    Editado en español en junio de 2009

  16. Pingback: Aprovechando este 14 de febrero… ¿hacia dónde nos lleva el amor romántico? | IGUALAMOS, para caminar al lado.

  17. Pingback: Anónimo

  18. Elvira Montes

    Gracias, Coral, soy profesora chilena y tus artículos los uso en mis clases, hay que trabajar por un mundo más igualitario y justo.

  19. Pingback: LO QUE NO ES EL FEMINISMO | La sociedad enferma y sus enemigos

  20. Pingback: Había una vez un amor de código libre | SurSiendo Blog

  21. Pingback: Reflexiones encontradas | Jimenatomarelli

  22. Pingback: Coral Herrera Gómez | crónicacr

  23. Pingback: Artículos Feministas | Biblioteca feminista

  24. Pingback: La violencia de género y el amor romántico, por Coral Herrera | mariarodriguezblog

  25. Pingback: Amor Romántico | ASOCIACIÓN XXI EN IGUALDAD

  26. Pingback: La violencia de género y el amor romántico | AraInfo | Achencia de Noticias d'Aragón

  27. Pingback: Anónimo

  28. Pingback: La violencia de género y el amor romántico. | Invertir en Crisis

¿Y tú qué opinas? Exprésate con libertad, pero con respeto. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios discriminatorios, ofensivos o que consideremos inadecuados por algún motivo