Chefs versus cocineras Voces

Cuando los hombres han cogido por fin el cucharón, han conseguido debido al sexismo dotar de prestigio una actividad tradicionalmente femenina

Emma Gascó

Emma Gascó

Angélica Cortés Fernández

Saber sobre las hazañas culinarias de reputadísimos chefs de élite es habitual hoy en día. Ver a los hombres cocinar es muy reconfortante, pero conceder que la profesión se ha masculinizado y que a las mujeres chef no se las promociona de la misma manera que a sus colegas hombres en los medios de comunicación es algo, por lo menos, llamativo.

Lo verdaderamente perverso es que una vez que ellos extrapolan los valores ancestrales culinarios del ámbito privado al público y los elevan a categoría artística, se generaliza la idea de que los hombres son mejores cocineros que las mujeres

El estereotipo de género relega a las mujeres al espacio privado y, por lo tanto, a ellas les ha correspondido tradicionalmente hacerse cargo de la tarea de cocinar.
Sorprendentemente, cuando los hombres por fin cogen el cucharón, consiguen dotar a esta actividad de prestigio y convertirla en algo público, en un asunto serio e importante por la simple razón de estar realizada por ellos, mientras que las mujeres han sido siempre relegadas a ese papel de alimentadora-cuidadora. La cocina, una vez conquistada por los hombres, se hace famosa y se convierte en trabajo remunerado y respetado: es encumbrada y elevada a la categoría de arte porque la realizan los varones.

Son ellos los que consiguen que se dote de un prestigio social nunca visto a la cocina. El mismo intento por parte de las mujeres habría sido considerado una intrusión en el ámbito público, terreno vetado para ellas hasta hace bien poco. Sin embargo, ellos han tenido la oportunidad de entrar en el espacio ‘femenino’ de la cocina y de hacerlo público, ‘masculino’, creando un nuevo concepto de la Cocina con mayúsculas.

Y es que cuando los hombres por fin entran en la cocina, no lo hacen para quedarse, sino para marcharse con el libro de recetas y, de paso, con la gloria. El encumbramiento de esta actividad supone un claro ejemplo de perversión y sexismo de la sociedad. La cocina solo adquiere mérito social cuando se convierte en algo masculino, terreno interesadamente diferenciado del femenino. La cocina femenina queda relegada a la de casa; la masculina, a la del negocio. La femenina es gratis, la masculina está remunerada.

Si los hombres son capaces de crear Alta Cocina, no hay impedimento objetivo alguno para que se dediquen a la cocina doméstica y, por extensión, para que compartan las responsabilidades del ámbito privado en el que generalmente tan poco participan.

La cocina se institucionaliza y se eleva a Alta Cocina gracias a los chefs, reconocidos mundialmente como artistas y a quienes se tilda de gurús de la restauración, dotándoseles de un prestigio social sin precedentes en una actividad donde subyace el hecho mismo de preparar de comer. Y es que ser chef, cocinero famoso, reputado y alabado, supone además ser empresario, estratega, hombre de negocios, visionario.

Ahora bien, lo verdaderamente perverso es que una vez que ellos extrapolan los valores ancestrales culinarios del ámbito privado al público y los elevan a categoría artística, derivada de la trasnochada analogía de que hay más hombres chefs que mujeres chefs, se generaliza la idea de que los hombres son mejores cocineros que las mujeres: “Cocinan mejor porque son más”, sin entrar a analizar el asunto desde el punto de vista de género.

De manera idéntica, en otros ámbitos como la pintura clásica se formula la opinión de que los hombres pintan mejor porque no hay pintoras de renombre, sin razonar que no las hay porque la historia las ha invisibilizado, obviando que a las que consiguieron serlo les costó mucho más porque tuvieron que conquistar un terreno que, por mandato de género, no les correspondía y eran consideradas intrusas en una profesión masculina.

Hay más cocineros famosos que cocineras famosas porque no se dan las mismas oportunidades a unas que a otros; la palabra ‘chef’ se identifica automáticamente con un Arzak, un Adriá, un Berasategui, un Subijana pero, ¿dónde están las chefs?

En el mundo de la alta cocina existe para las mujeres una discriminación doble y contradictoria desde el punto de vista sexista: si corresponde a las mujeres el papel de cocinera por ser mujeres, ¿por qué no se las encumbra como artistas geniales y se las reconoce y prestigia socialmente? Por otro lado, si ahora cocinar se valora monetariamente, ¿por qué ellas lo siguen haciendo gratis?

Estamos ante otra perversidad de género más. Es claro que la cocina, la capacidad misma para hacer de comer, la de alimentar, no es propia de las mujeres, no está en su código genético, sino que todo responde al estereotipo de género que inculca el patriarcado. Si los hombres son capaces de cocinar también y tan bien como las mujeres, de ser tan buenos hosteleros, reputados restauradores y de crear Alta Cocina, no hay impedimento objetivo alguno para que se dediquen a la cocina doméstica y, por extensión, para que compartan las responsabilidades del ámbito privado en el que generalmente tan poco participan. De la misma manera, las mujeres merecen estar presentes en la vida pública al mismo nivel que sus colegas hombres.

chefs

Reputados chefs posan con el lehendakari Patxi López en un congreso de cocina de autor./ IREKIA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Chefs versus cocineras
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Revista que ofrece periodismo y opinión con un enfoque crítico, feminista, transgresor y disfrutón.

Comentarios recientes

  1. Pingback: Chefs versus cocineras

    1. Mª Luisa Mugica

      Cocineras vascas: tradición e innovación en las postrimerías del siglo XIX y comienzos del siglo XX
      Olga MACÍAS MUÑOZ, Universidad del País Vasco

      La vanguardia actual de la Gastronomía en el País Vasco está compuesta por destacados cocineros, todos ellos hombres, que han creado la Nueva Cocina Vasca. Pero esta exitosa corriente culinaria hunde sus raíces en una rica tradición que ha sido transmitida durante generaciones de madres a hijas. A finales del siglo XIX y principios del siglo XX surgieron los primeros pasos que nos llevan hasta lo que hoy en día se considera una de las mejores cocinas del mundo. Las pioneras de este proceso fueron todas ellas mujeres que supieron captar la esencia de la tradición culinaria, aprendida de sus madres o maestras, a la que añadieron toques de modernidad de otras cocinas foráneas.

      http://www.euskonews.com/0525zbk/gaia52502es.html

  2. leitzaran

    Completamente de acuerdo.

    Simplemente añadiría que, en general, ocurre en el contexto de la “alta cocina”; al nivel de restauración en el que nos movemos la mayoría (o por lo menos mi mundillo) disfrutamos más veces de buenas cocineras que de cocineros (y encima consiguen hacerlo a precios económicos).

    Es que, cuando algo se convierte en “arte”… me callo.

  3. Pingback: ¡Cómete a un chef! |

  4. Pingback: Chefs versus cocineras | Cocino y… algo más

  5. Pingback: Chefs versus cocineras Cuando los hombres han cogido por fin el cucharón, han conseguido debido al sexismo dotar de prestigio una actividad tradicionalmente femenina | Un poco de todo en esta vida

  6. cannino

    Creo que a la autora de este articulo le falta leer mas acerca de la historia de la cocina y alta cocina y leer menos libros feminazis

    1. flimp

      Leer libros de historia las de pikara? Imposible. Pides demasiado! No llegan a entender, que los mayores genios siempre han sido hombres, incluso en cosas tradicionalmente de mujeres: los mejores costureros? Los mejores bailarines? Los mejores cocinero?

  7. cannino

    Creo que a la autora de este articulo le falta leer mas acerca de la historia de la cocina y alta cocina y leer menos libros feminazis.

    Asi de sencillo

  8. Obviamente

    Comparto todos los puntos y reflexiones de este artículo. Claro que debe ser porque he leído, muchos o pocos, los mismos, libros feminazis que ha leído la autora y le veo no solo sentido teórico, sino práctico. Insultos y más insultos, es lo único que se puede esperar cuando metes el dedo en la llaga. Que te sea leve, y gracias . Saludos.

  9. Eric

    Es algo que siempre me ha llamado la atención, pero me hubiera gustado un artículo algo más ponderado y profundo, que indagara un poco más en cómo empezó el fenómeno de los chefs (lo desconozco) y por qué, más allá del sexismo, obtuvieron el reconocimiento negado a las mujeres.

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies