La maternidad de Sáenz de Santamaría Voces

“Los derechos suelen conquistarse para proteger a los que más fácilmente se ven privados de ellos; porque una privilegiada no lo ejerza no quiere decir necesariamente que el derecho se vea menoscabado. Los derechos no pueden convertirse siempre, en todo caso y para todos en obligaciones. Pero cuidado, porque sabemos que en muchas ocasiones si los derechos no tienen su capacidad para obligar a los empresarios, entonces se terminan convirtiendo en derechos vacíos”.

Premamá

Jonay Hdez. Flickr

Beatriz Gimeno

Ha levantado cierta polémica el hecho de que Soraya Sáenz de Santamaría no se haya cogido el permiso de maternidad y que diez días después de parir ya estuviera al pie del cañón. Se la ha criticado desde sectores conservadores, como el periódico 5 Días: “Soraya no es el ejemplo a seguir por la mujer española”, como desde sectores progresistas al decir que si los derechos no se ejercen, se retrocede.  No estoy de acuerdo con ninguna de las dos afirmaciones. No existe “la mujer española” como ente, sino millones de mujeres con distintas situaciones sociales, económicas, personales y, también importante, diferentes maneras de vivir la maternidad.

Los derechos no pueden convertirse siempre, en todo caso y para todos en obligaciones. Pero cuidado, porque sabemos que si los derechos no tienen su capacidad para obligar a los empresarios, entonces se terminan convirtiendo en derechos vacíos

En cuanto a la segunda afirmación, lo cierto es que en el caso de los derechos de las mujeres, que tan difíciles resultan de conquistar, es cierto que las cosas no son tan fáciles y que muchas veces nos vemos inmersas en eso que se llama “doble vínculo”, en el que se elija lo que se elija es malo. En el caso de Sáenz de Santamaría, yo hubiera hecho lo mismo que ella, aunque defendería a muerte a quien hubiera decidido cogerse el permiso de maternidad entero.

En todo caso, en ninguna de las dos situaciones se tienen en cuenta que ese niño tiene un padre que puede, a lo mejor, y en este caso es probable que así sea, quedarse con el bebé con más facilidad y menos renuncia que la madre. El niño, los niños son responsabilidad de ambos progenitores por igual. Conciliar no quiere decir que concilie ella.

En segundo lugar, y con matices, los derechos suelen conquistarse para proteger a los que más fácilmente se ven privados de ellos; porque una privilegiada no lo ejerza no quiere decir necesariamente que el derecho se vea menoscabado. Los derechos no pueden convertirse siempre, en todo caso y para todos en obligaciones. Es verdad que con cuidado porque sabemos que en muchas ocasiones si los derechos no tienen su capacidad para obligar a los empresarios, entonces se terminan convirtiendo en derechos vacíos. Es verdad que es muy complicado acertar con el punto justo. Creo que en todo caso, es necesario reconocer que hay trabajos excepcionales y privilegiados en cuanto a sueldo, poder, capacidad etc.  como la política, en los que también es necesario reconocer el derecho de las mujeres a escoger lo que quieren hacer.

Por ejemplo, Soledad Murillo, feminista muy solvente,  dice en El País del 25 de noviembre que el partido debería haberle ofrecido a Sáenz de Santamaría y pensando en la igualdad, una responsabilidad que requiriera una menor presencia pública. Esa frase me parece peligrosa. El partido le ha ofrecido la máxima responsabilidad, y una menor presencia pública puede que quisiera decir menor responsabilidad, menor poder; un trabajo peor. Si yo fuese Sáenz de Santamaría tampoco cambiaría la vicepresidencia del Gobierno por quedarme con mi bebé, como no lo hizo Carmen Chacón. El traspaso de poderes en este caso se hace cuando se hace y o estás o no, si no estás no van a esperarte. Ella tiene derecho a tener un hijo y, al mismo tiempo, a estar dos semanas después pilotando ese traspaso.

En realidad, y acudiendo a mi experiencia personal, que siempre es muy criticada por las místicas de la maternidad, yo, después de mi parto,  no me hubiera cogido más que una semana de permiso. Yo. La semana después de parir ya quería volver al trabajo y me volvía loca de pasarme el día mirando la cara de mi niño mañana, tarde y noche; sólo quería hacer vida normal, con niño pero normal y en el trabajo.  Naturalmente que esto tiene que ver con mi situación personal, el padre estaba en casa,  teníamos dinero para una guardería y yo tenía un trabajo sólo de mañana. En todo caso, me parece bien que no pudiera volver aunque quisiera, porque si esto se convirtiera en una cuestión voluntaria, entonces al final renunciar al permiso terminaría por ser obligatorio para muchas.

Las mujeres nos movemos siempre entre la necesidad de defender derechos que favorezcan la maternidad y la necesidad de cuidarnos de que tales derechos no acaben siendo perjudiciales para la igualdad real. La solución es aplicar la igualdad desde el principio: permisos obligatorios e iguales, y guarderías públicas

Las mujeres nos movemos siempre entre la necesidad de defender derechos que favorezcan la maternidad y la necesidad de cuidarnos de que tales derechos no acaben siendo perjudiciales para la igualdad real. A veces, lo sabemos muy bien, los supuestos derechos esconden trampas en las que no queremos caer. En el siglo XIX, por ejemplo, las obreras protestaron por las leyes que pretendían “protegerlas” de la dureza de algunos trabajos, expulsándolas de los mismos, expulsión que apoyaban los sindicatos masculinos y los mismos obreros, que no querían la competencia femenina.

La solución es aplicar la igualdad en todo desde el principio, para lo bueno y lo menos bueno; la igualdad es lo único que puede construir la igualdad: permisos de maternidad/paternidad obligatorios e iguales para que ningún empresario se planteé no contratar a una mujer y contratar a un hombre. Y tan importante como lo anterior es que exista una red de guarderías públicas y gratuitas que favorezcan que la vuelta al trabajo compense ecónómica y personalmente, de lo contrario se disuade a las mujeres, (y también se las obliga) de la plena incorporación al trabajo remunerado, lo único que garantiza la igualdad.

Como en mi opinión  el rol maternal no es más que eso, un rol, que es intercambiable e igual para hombres y mujeres, si después del permiso necesario y de la existencia de guarderías suficientes, alguna mujer u hombre quiere dedicar más tiempo a la crianza, entonces eso sí será una elección suya que no debe implicar a todas las mujeres. Por lo mismo, hay que reconocer que muchas cosas en relación a la maternidad son opcionales y que no se trata de un “pack” completo, por lo que se debe garantizar un mínimo, pero también deben existir excepciones en base a esa libertad de elección.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
La maternidad de Sáenz de Santamaría
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Beatriz Gimeno

Activista lesbiana y feminista, escritora (de novela, ensayo y poesía) y bloguera

    Comentarios recientes

    1. Marta

      “En todo caso, en ninguna de las dos situaciones se tienen en cuenta que ese niño tiene un padre que puede, a lo mejor, y en este caso es probable que así sea, quedarse con el bebé con más facilidad y menos renuncia que la madre. El niño, los niños son responsabilidad de ambos progenitores por igual. Conciliar no quiere decir que concilie ella”

      Completamente de acuerdo con el artículo.

      Un saludo,

      Marta

    2. charo barco

      Brillante y lúcido análisis¡¡
      100% deacuerdo.

      Me pregunto, por qué a estas alturas aún se critica a una mujer por DECIDIR dónde y cómo quiere realizar y vivir su maternidad…

    3. Blanca B

      Pues a mi me parece un tema de escándalo. Como cuando la Chacón se fue embarazada de 8 meses a Afganistán…

      Los políticos tienen una vida pública. Eso es lo que les diferencia de otros trabajadores de a pie. Y en su vida pública, como poco, deben de ser coherentes con las ideas que promueven… Es como cuando no sé qué político del ayuntamiento de madrid (creo) fue pillado en grave infracción de tráfico (exceso de velocidad). ¿Cómo pueden promover unas leyes o ideas cuando ellos a nivel personal hacen justo lo contrario? como poco, la ciudadanía se siente estafada. Ese es el peaje que tiene que pagar un político a tanta “gloria”. No puede vivir una vida privada al margen (o en contra) de lo que promulga a los cuatro vientos. ¿Dónde quedaría su credibilidad?

      Por eso, las críticas (las mías, al menos) no van a la persona de Soraya. Ella podría hacer lo que quisiera y estaría en su pleno derecho. Mis críticas (despiadadas) van dirigidas a la figura política que representa (¿futura ministra de?). No ejercer los derechos hace que pierdan valor. Y un político de su nivel debe dar ejemplo a la ciudadanía.

      Por tanto, y como resumen: me parece un escándalo.

      Y yo me sigo preguntando… y este perfil de mujer…. ¿¿¿¿para que co*o quiere tener hijos???? Si su labor en el nuevo gobierno es tan importante, ¿por qué no ha pospuesto su maternidad a un momento personal más propicio? No, lo que pasa es que somos unas egoístas de la leche. No queremos renunciar a nada. Lo queremos todo y ya. Cueste lo que cueste y le pese a quien le pese…

      Ya está bien por favor… El día en que los niños adquieran la capacidad de hablarnos se nos va a caer la cara de vergüenza…

      No nos engañemos, la conciliación es un cuento chino.

      PD: añado que estoy completamente de acuerdo en que la única manera de acabar con las discriminaciones laborales hacia la mujer madre es un permiso de paternidad igual y obligatorio para los padres… Pero claro, eso cuesta mucho dinero.

      Y por último, añadir que en el Estatuto de los Trabajadores (art. 48.4)se recoge que de las 16 semanas de baja maternal, las 6 primeras son de descanso OBLIGATORIO para la madre. ¿Cómo se explica este “lapsus” que ha cometido la Sra. Sáinz de Santamaría?

    4. Estrella

      Seguro que no le han dado la opción de volver al trabajo y llevarse a su bebé. Seguramente se habría quedado con esta opción.
      En otras culturas las madres vuelven al trabajo a los pocos días de parir con sus bebés colgados a la espalda. Eso si que es una medida de conciliación real.

    5. Itziritzi

      Yo fui una de las que no vio con buenos ojos que Sáenz de Santamaría no se acogiera al permiso de maternidad. Comparto al 100% los argumentos de Beatriz Gimeno; lo que a mí me molestó no tiene que ver con ellos, sino porque fue una hipocresía más a la que la clase política nos tiene acostumbradas. Llegar en taxi o coche privado a la inauguración de una terminal de metro, inaugurar un colegio público y llevar a su prole a uno privado, impulsar Gizonduz y comer en la cofradía de Laudio cuando sólo admitía a hombres… Es como si las y los políticos dijeran: a la ciudadanía os conviene esto que yo digo, pero yo (como estoy a otro nivel) tengo necesidad ni ganas de aplicármelo. Eso es lo que me fastidia también en el caso de Sáenz de Santamaría.

    6. ventura

      Mal ejemplo.Ella es una privilegiada económicamente hablando, servicio doméstico, etc…A ver sí algún jefe de Carrefur le dice a una empleada:” Sí está pudo, por qué no tú…

    7. Aurelio

      Pasas por alto el hecho de que los hombres no podemos amamantar a nuestros bebés. La paternidad y la maternidad no son totalmente intercambiables. Si tenemos en cuenta qué es lo mejor para el bebé (los biberones de leche de vaca no lo son), nuestras diferencias biológicas hacen que la experiencia de la maternidad sea distinta a la de la paternidad. En mi opinión los condicionantes sociales deberían adaptarse a las necesidades de las personas y no al revés. La madre debería tener derecho a quedarse con su bebé al menos el primer año de vida de éste y ambos padres tienen la obligación de proporcionar lo mejor de ellos mismos a sus hijos. El resto de asuntos laborales políticos y sociales deberían plegarse a esta necesidades fundamentales

    8. Cruz

      Aurelio, millones de bebés toman biberón y no pasa nada.
      Otro de los problemas es que el ‘trabajo’ de política no está regulado en cuanto a protección de la maternidad como otros trabajos, es decir, no se rige según el estatuto de las y los trabajadores. Una diputada no tiene derecho a baja por maternidad ni se la sustituye en ese caso. Las mujeres que trabajan en la política se encuentran con que, en el caso de que sean madres durante la legislatura, la única opción ‘conciliadora’ que tienen es dimitir de su cargo.
      Además con ese tipo de argumentos, lo que se hace es relegar a las mujeres de la esfera pública para replegarlas en su rol de madres.
      Los niños tienen madre y padre, y las responsabilidades al respecto se deben compartir.
      Por otra parte, totalmente de acuerdo con tu artículo Beatriz.

    9. Rous

      Pasas por alto el hecho de que existen sacaleches que permiten seguir alimentando a las hijas y los hijos con leche materna. La madre tiene el derecho de elegir lo que desea con la misma libertad que lo haría un hombre. ¿Es mala madre? Esa es una trampa en la que hemos caido muchas mujeres, tanto las que han parido y sienten que la maternidad no es como se lo habían contado, como las que no han parido a las llaman egoistas por no seguir el instinto maternal que nos exclaviza, instinto que alguien se ha inventado.

      Hablas de diferencias biológicas. “La capacidad de engendrar de las mujeres es exclusivamente una potencialidad, ya que no todas las mujeres tienen hijos y ni siquiera el hecho de tener genitales femeninos permite siempre ser madre” (“Más allá de las etiquetas”. Coral Herrera)

      Estoy de acuerdo con el artículo. Las mujeres siempre estamos en el punto de mira, hagamos lo que hagamos siempre son criticable las decisiones que tomemos. Ser madre sin seguir las conductas sociales y culturales que hemos mamado es el peor pecado que puede cometer una mujer. En ese terror hemos vivido mucho tiempo, ya va siendo hora de transformar la realidad en una sociedad justa e igualitaria.

    10. Javier

      Pues no estoy de acuerdo con el artículo. Pienso que la mujer es libre e igualdad implica lo mismo tanto para lo malo como para lo bueno pero ne este caso el que paga es el niño por las decisiones de las madres. Los primeros días de vida el niño es totalmente dependiente de la madre, no del padre. Vale que se puede suplir en parte todo lo que la madre le dá, pero el olor de la madre que es lo que más confianza le inspira a un bebé no lo puede suplir el padre y la lactancia menos pero claro si quieres quitarle la lactancia desde el principio allá tu pero no es lo aconsejable.
      ¿Que tienes derecho a ir a trabajar? si, pero el niño debería tener más derechos que nadie y creo que lo mejor para el niño no es ir con la madre al trabajo o quedarse en casa solo con el padre, ya que no induce el mismo efecto sobre el bebé hasta que no es un poco más mayor.

      1. Mercedes

        NO existe nada que pruebe que un bebé puede ver afectada su vida futura por pasar los primeros días más tiempo con el padre que con la madre, esas son paparruchadas sexistas que el heteropatriarcado ha sabido meternos a fuego para seguir justificando la posición de la mujer primero como madre y luego como persona. Como tampoco existe nada que pruebe que un bebé alimentado con leche comercial crece mejor y más sano que el alimentado por leche materna… Lo que no quiere decir que ambas decisiones en la forma de alimentar no sean válidas y respetables.

        Por otro lado ese tipo de afirmaciones desconoce y hasta siembra prejuicios sobre otro tipo de estructuras familiares. Entonces debemos creer que dos hombres gays no cuidarán bien a su bebé? Que tendrán hijos con un escaso desarrollo psicológico? Que un hombre sólo que tenga, por lo que sea, que criar a un bebé le está condenando a ser infeliz?. Anda que hacemos mucho bien con estas teorías a la incorporación real del hombre, en condiciones de igualdad, a la crianza de los hijos.

        ¿De qué estamos hablando en pleno siglo 21 de familias diversas y libertades varias?.

        Por otro lado continuamos defendiendo cuentos pequeñoburgueses ignorando la historia real. Por mucho tiempo muchos niños y niñas crecimos sin ser amamantadas por nuestras madres reales, algo muy común en las clases muy altas y en las muy pobres, en las primeras por razones estéticas y en la segunda porque la mayoría de las veces las mujeres tenían que organizarse y apoyarse porque el trabajo de empleadas domésticas o de campesinas o dependientas les exigía dejar pronto a sus hijos. Cuantas primas o vecinas no amamantaban a sus hijos y a 2 o 3 más que no habían salido de su vientre? Así que el cacareado nexo psicológico que fortalece el caracter bla bla y te hace feliz, un buen porcentaje de la población lo ha tenido de verdad con una nana si era rico o con la vecina del 4to o la tía paquita si era pobre. Eso claro no significaba escándalo alguno porque las primeras, las muy ricas cumplian el rol de señora de ama de casa rica y las segundas el rol de trabajadora pobre que en nada amenazaba la posicion masculina en el ámbito laboral.

        La liberación de la mujer, y las leches comerciales ahora tan denostadas, estuvieron muy presentes en esa liberación, nos metió de lleno a competir en todos los sectores. Y de repente lo que nunca había importado con respecto a la crianza de los hijos, cobró una “inusitada importancia” y como siempre nos hemos tragado el cuento y vivimos en una esquizofrenia total, la de competir por los espacios a los que tenemos derechos y sin embargo ejercer de madres perfectas, al punto de que los ataques más lacerantes y odiosos a una mujer que tiene todo derecho a ejercer el rol más importante que ha tenido en su trayectoria política, han provenido precisamente de otras mujeres en medio de insultos disfrazados de reivindicaciones. Pues no… Derechos significa también libertad. Tengo perfecto derecho a tomarme el tiempo de maternidad pero la libertad si quiero de no hacerlo y la obligación de los 60 días es una norma para las empresas que en ningún modo puede significar obligar a una persona a hacer lo que no quiere. No es mal ejemplo de nada ni crea precedente alguno que dañe los derechos de otras mujeres. Y no hay nada que haga creer que nuestras leyes van a hacerse más permisivas porque una Ministra trabaje recién parida.

        ¿Cuando nos hemos escandalizado porque un Ministro trabaje el mismo día de nacer su hijo? Pues bueno es la igualdad que queremos ¿o no? En el caso de una pareja heterosexual igualdad es luchar porque el hombre tenga exactamente el mismo tiempo de permiso que las mujeres o la maternidad seguirá siendo una loza en las posibilidades de alcanzar mejores puestos. Pero una pareja lésbica o Gay debería también gozar de los mismos derechos y el mismo tiempo libre, para que ambxs dediquen el mismo tiempo para cuidar a la criatura. Tan simple como eso, el mundo ha cambiado y toda esta polémica muestra que no nos queremos enterar y seguimos pensando el mundo con una visión heteropatriarcal y el neomachismo viene y se cuela con buen rollito repitiendo el viejo cuento de que un bebé necesita más a su madre biológica los primeros días y el padre no puede sustituirla. Menudo cuento injusto, también para los padres, oiga.

    11. automatics

      me encanta el artículo, pero no subestimemos la importancia de la madre para un recién nacido, el padre no puede sustituir todas esas funciones
      quizá una baja por paternidad más larga del padre (o pareja de la madre) para ayudar y acompañar al bebé y a la madre (que después del parto muchas veces se queda destrozada) no estaría mal
      y más adelante media jornada cada uno para repartir responsabilidades hasta que se pueda llevar al bebé a una guardería

      pensando rápido y en voz alta, pero en general me gusta la reflexión del artículo

      1. Ibram

        hello there and thank you for your information – I’ve crenaitly picked up something new from right here. I did however expertise several technical issues using this website, as I experienced to reload the web site lots of times previous to I could get it to load properly. I had been wondering if your web hosting is OK? Not that I am complaining, but slow loading instances times will very frequently affect your placement in google and could damage your high quality score if advertising and marketing with Adwords. Anyway I’m adding this RSS to my e-mail and can look out for a lot more of your respective fascinating content. Ensure that you update this again very soon..

    12. Marta

      Estoy de acuerdo totalmente con el articulo todo lo que se escribe en contra de la actuación de Soraya me parecen unos argumentos trasnochados y retrógrados
      En el fondo es el mismo planteamiento que el de hace treinta años , que se criticaba a la mujer que salía a trabajar fuera porque no atendía bien su casa.
      El que mas quiere a ese niño es su madre y si ella lo tiene bien organizado pues estupendo que haga lo que quiera.

    13. Piluca

      Aunque no comparto la decisión de Sáenz de Santamaría, estoy al cien por cien de acuerdo con el análisis de Beatriz. Detrás de muchas (no todas) las críticas que se han vertido por su decisión de incorporarse al trabajo en lugar de quedarse en casa con el bebé subyace la idea de que es “mala madre”, que abandona sus obligaciones, etc. Resulta curioso como al carro de este debate (por no decir juicio) público se ha subido unida gente de todos “los palos” que no son capaces de ponerse de acuerdo en nada salvo en decirle a una mujer como tiene que vivir su maternidad.

      1. Farhanaa

        Felicidades!!!! se ven radiantes y maeolilvasamrnte felices, hermano no sabes que alegreda me da verte tan pleno. Los amo y enhorabuena es nif1o, es nif1o . Felicitaciones tambie9n a los fotf3grafos son geniales

      2. Violeta

        I definitely waentd to make a simple word to be able to appreciate you for some of the splendid advice you are giving on this website. My extended internet search has at the end of the day been compensated with beneficial facts and techniques to exchange with my family and friends. I would express that many of us website visitors are rather blessed to be in a decent community with very many awesome people with beneficial advice. I feel rather privileged to have encountered your website and look forward to plenty of more exciting minutes reading here. Thank you once more for a lot of things.

    14. HENAR SASTRE

      Gracias Beatriz por reflexionar y escribir sobre un tema tan caliente, que al desarrollar un argumento puede aparecer el analisis contrario en forma de perversión,pero como muy bien contra argumentas no todas las mujeres estan ni somos iguales y estamos en los mismos contextos y hacer una generalización en las estrategias y actuaciones

    15. marie

      Primero:está comprobado cientificamente que la leche materna es la mejor alimentacion para el bebe. para su siste.a inmunitario presente y para el resto de su vida.
      Segundo: efectovamente los derechos existen para ejercerlos para un bien. si no ya no existirian.
      Tercero:la libertad de ejercerlos forma parte de la decision de cada uno. si la mujer ,como igual q el hombre, tiene una situacion laboral que le permite ejercer un derecho o no (un derecho que trata de beneficiar a todo un colectivo), yo creo q debe decidir por ella y tener en cuenta lo mejor para su hijo. si cree que otra persona, padre, canguro o abuela,puede sustituirla, creo que deberia tener en cuenta todas las necesidades actuales ynfuturas de sus hijos. los bebes cuando nacen necesitan a su madre,basicamente porque se ha establecido un vinculo durante 9 meses. y eso esta comprobado tb cientificamente. y tambien rrconocen a su padre! si. y de las personas que han convivido con la madre.
      a partir de ahi creo que efectivamente con el sacaleches puedes compaginar tu trabajo conla nonprivacion hacia tu hijo de su mejor alimentacion:la leche materna.
      Creo que las madres deben intentar estar al maximo con sus hijos, pero que a la ve z deben ser libres de no aprovechar un derecho en pro a una oportunidad laboral. pero como minimo podrian mantenerse sacandose leche para que almenos su hijo tenga la mejor alimentacion. Lo que deben sercionarse es de quien las sustituye, los cuida y los alimenta,svaya a cuidarlos bien.
      Finalmente, soraya tiene derecho a decidir por encima de su cargo. ante todo ella es una persona y una mujer. el cargo que ejerce va despues de este derecho.

    16. Sara

      Me ha encantado el artículo.
      Yo tengo muchas veces dificultades en saber si quiero o no tener hijos, si mi pareja se ocupará de ellos… Eso, me echa muy para atrás a veces.
      Además, tengo muchas amigas que ven que los permisos de maternidad deberían ser algo así como obligatorios. Mientras tanto, no comentan nada sobre los permisos de paternidad.

      Yo, nacida en una familia predominantemente de hombres, donde he visto que tod@s podíamos llegar a hacer las mismas cosas (eso sí, unos con más capacidad que otros), harta de tanta falta de igualdad (por parte de ellos, pero también de ellas), a veces, “tiro la toalla” y quiero abandonar mi idea de tener hijos y de llevar una vida más, cómo decirlo, típicamente de “mujer”.
      Yo, que no me comporto como una mujer al uso, ni trato de seguir o decir lo políticamente correcto…
      A veces, quiero…. ahhhhh!!!!!! dejar de ser mujer para no tener que tener tantas dudas, tantos miedos, tantas inseguridades, tantas miradas de incomprensión… Dudas?? Sí, por no saber cómo ser una buena futura mamá. Miedos??? Por no saber si mi compañero estará a la altura… o yo misma. Inseguridades?? Por no saber a veces lo que quiero… Miradas de incomprensión?? Por no sentirme identificada con las ideas sobre maternidad imperantes en muchas personas, mujeres, que conozco…

      Tengo miedo de que, al final y no sé de qué modo, iré entrando en la rueda de mujeres que hacen, sin pensar o sin quererlo ellas mismas, lo que la sociedad tiene marcado para ellas, sin llegar a realizarse, a considerarse, a tenerse en cuenta…

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies