El orgasmo como examen Afinando el órgano, Cuerpos, Secciones

“¿Cómo sé si lo que siento es o no un orgasmo?” Mónica Quesada Juan responde analizando la presión que supone marcarse el orgasmo como meta que hay que alcanzar

Foto fechada en 1890 y atribuida al pintor polaco Franciszek Żmurko. Wikimedia Commons.

Si quieres hacer una pregunta a nuestra sexóloga, escríbenos: revistapikara(a)gmail.com

“No estoy segura de si lo que siento son orgasmos, aunque sí que disfruto y siento temblores y contracciones en la vagina. Estoy acomplejada porque los tíos con los que he estado piensan que no he disfrutado del todo. ¿Cómo sé que he llegado al final?”

Como ya hablábamos en otro artículo, las personas somos un conglomerado bio-psico-social y en el tema del orgasmo no iba a ser menos. La duda sobre si se ha tenido o no un orgasmo es muy habitual tanto en terapia como en talleres, pues no siempre nuestras sensaciones coinciden con lo que hemos visto que tiene que ser.

Endiosar el orgasmo como meta de las relaciones sexuales genitales provoca que el proceso por el que se llega sea menospreciado,y a menudo hace que no aparezca

Endiosar el orgasmo como meta de las relaciones sexuales genitales, ya sea en pareja o en solitario, provoca que el proceso por el que se llega sea menospreciado, evaluando la relación en función de la presencia o ausencia del orgasmo. Es decir, se convierte en el evaluador de las relaciones. Muchas parejas pueden estar pasándolo de lujo en un encuentro pero, si llega un punto en el que no se produce el orgasmo, todo lo anterior desaparece, instalándose una sensación de derrota. Esta persecución del orgasmo como único fin muchas veces provoca lo contrario, es decir, que no aparezca. Y no nos acordamos que el orgasmo nunca viene cuando se le llama, sino donde escucha la fiesta. La valoración, para que nos sea beneficiosa, es aconsejable hacerla desde cómo lo disfruto. Simplemente con sentirlo y disfrutarlo, ya se ha llegado al “fin”.

Un error muy común es equiparar placer y orgasmo, cuando en realidad el orgasmo es una parte del placer, pero no todo. Placer englobaría, en el caso de las relaciones sexuales genitales, todo el proceso, pudiendo o no haber orgasmo. Pero el placer sí está.

El orgasmo se produce por una serie de procesos tanto corporales como mentales. La respuesta biológica viene determinada por los estímulos generados en la fase de excitación, pudiendo ser éstos físicos o/y mentales. Así se produce una reacción refleja provocada por los mensajes enviados a la médula por los músculos pélvicos y genitales cuando llegan al máximo de tensión por la cantidad de sangre acumulados en ellos. Esta reacción nerviosa provoca de 3 a 10 contracciones en la musculatura pélvica con un intervalo de 8 décimas de segundo entre cada una. En el caso del hombre puede ir acompañado de la eyaculación, pero no siempre.

En la vivencia del orgasmo influye la cultura en la que nos desarrollamos. Por ejemplo, una mujer puede tener un orgasmazo estimulando su clítoris y menospreciarlo por creer que los “correctos” son los ligados a la penetración

Por otra parte, en la vivencia del orgasmo influye la cultura en la que nos desarrollamos. Todas las creencias aprendidas culturalmente influyen directa o indirectamente en nuestra vivencia de la sexualidad. Un reflejo claro de ello es el enfoque sobre las problemáticas femeninas y masculinas en torno a la sexualidad. Las disfunciones orgásmicas femeninas se enfocan desde las causas, buscando el origen de la ausencia orgásmica en las mismas. Mientras que las disfunciones orgásmicas masculinas lo hacen desde el punto de vista temporal, hablando de eyaculación precoz o retardada. ¿Y qué provoca esto? Que se limite todo un espectro a mínimos, es decir, no se habla apenas de mujeres que tengan orgasmos rápidos, ni de hombres que eyaculen pero no tengan orgasmos. Así se limitan de nuevo nuestras vivencias puesto que, al no estar contempladas culturalmente, se asume con la sensación de ser una persona rara… Cuando en realidad pueden existir muchísimos casos como el nuestro.

Y dentro de esta visión entra también si sentimos que el orgasmo ha sido el correcto o no. Es decir, en el caso de las mujeres, pueden tener unos orgasmazos increíbles mediante la estimulación del clítoris, pero los menosprecian porque piensan que debería ser mediante la penetración vaginal, cuando en realidad no existen 2 tipos de orgasmos. El orgasmo SIEMPRE es el mismo, sólo cambia el lugar de estimulación. En el caso de los hombres, pueden también tener un orgasmo increíble, pero si están preocupados por la duración, pueden llegar a no sentirlo por la ansiedad de adelantarse a lo que consideran correcto… cuando en sexualidad no hay nada correcto o incorrecto.

Otro error es considerar el orgasmo el fin del encuentro genital. Es cierto que el orgasmo puede producir una gran relajación, pero no por ello tiene que acabarse obligatoriamente. Se puede seguir disfrutando sin problema.

Lo ideal para disfrutar de nuestra sexualidad en general y del sexo en particular es no marcarse pautas ni metas, porque se corre el riesgo de no disfrutar del camino. Y no sólo eso, sino que si no llegamos a la supuesta meta, podemos infravalorar lo recorrido. Dejémonos ya de marcarnos objetivos a cumplir y disfrutémonos como mejor nos venga. Experimenta con tu cuerpo, no te limites a lo establecido, invierte el tiempo en explorarte, saborearte y disfrutarte. Y sólo conociéndote podrás superar las limitaciones culturales.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
El orgasmo como examen
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Estudié Pedagogía para contribuir a un cambio hacia la vivencia del placer sin culpabilidad. Me especialicé en Sexualidad, base de la formación y castración de nuestra personalidad. Parto de analizar la construcción actual del género como limitante de nuestra expansión.

    Comentarios recientes

    1. elguirre

      qué bien lo explicas!…cada artículo tuyo que leo, me afianza más en la idea de que la sexualidad debe ser una asignatura obligatoria desde los primeros cursos de preescolar. Gracias por esclarecer mis ideas!

    2. Uno

      Pues todo lo que dices es totalmente cierto.
      Pero qué difícil es ponerlo en práctica. Sobretodo precisamente por que el orgasmo tiene una parte psicológica y cultural; el hecho de cultural y psicológicamente el orgasmo es la culminación de las relaciones sexuales en una losa muy difícil de autoeliminar y eliminar en las personas… uff qué difícil…

    3. Bella

      Excepcional artículo!!

      Que poquito sabemos de nosotr@s y gracias a personas como usted aprendemos más!!

      Continúe escribiendo!!

      Gracias.

    4. José Antonio Peñas

      De hecho la fijación por el orgasmo como meta hace que demasiada gente lo vea como un punto final y convierte el sexo en una especie de prueba de atletismo en la que es obligatorio puntuar. Yo considero desde mi experiencia personal que engeneral el orgasmo masculino, comparado con todo lo que conlleva una buena follada (desde la primera caricia hasta la última risa) es un final de lo más decepcionante, apenas un espasmo caliente.

      1. DeVera

        También puedes entrenar eso. Tampoco todos los orgasmos son iguales.

    5. Ruben

      Muy bueno!!!

      Mas lecturas como estas deberiamos frecuentar, cambiar nuestra mentalidad tanto en hombres o mujeres. En nuestro caso como hombres conocernos mejor,dejarnos disfrutar primero a nosotros, explorar.
      Dejando que tu cuerpo te lleve y disfrute y tu mente sea libre por fin de ataduras culturales.

      No hay limites para el gozo.

      Un abrazo Mónica y que sigas escribiendo

    6. Jud

      ¡Estupendo el artículo! Desgraciadamente también existe una especie de presión social que nos obliga a tener orgasmos, o a declarar que los tenemos, pues en caso contrario se nos tacha, y a nuestras parejas, de malos amantes, lo que genera mucha inseguridad que nos afecta en la relación sexual. Me encanta cómo nos invitas a dejarnos llevar y disfrutar de cada acto sin presión, pues sólo de esa manera aparece el verdadero disfrute en libertad.

      ¡Un abrazo!

    7. elguirre

      gracias por regalarnos estos articulos tan intensos y que nos hacen reflexionar!

    8. Pingback: Entre medias… « ousontlesfemmes

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies