Los límites de la sexualidad Afinando el órgano, Cuerpos, Secciones

Nuestra sexóloga, Mónica Quesada contesta la primera consulta de las lectoras: “¿Por qué las mujeres seguimos limitadas a la hora de amar y desear?”

Los límites de la sexualidad

“Me gustaría saber por qué algunas mujeres siguen condicionadas por la sumisión en su forma de amar y ser. Estoy bastante hartita de ver que para complacer a un hombre en todos los sentidos tengamos que adoptar papeles secundarios (en la cama y fuera de ella) que limitan nuestra personalidad y creatividad, e impiden una emancipación de verdad.”

Las personas somos un conglomerado bio-psico-social. “Bio” es nuestra parte biológica, nuestro cuerpo, nuestras hormonas, etc. “Social” se refiere a todo aquello que aprendemos de la sociedad en la que vivimos: pensamientos, actitudes, creencias, etc. y “psico” implica cómo integramos estos conocimientos en nuestra estructura psicológica. Estos tres aspectos son inseparables: si uno varía, los otros dos le siguen.

En nuestra sociedad aprendemos que todo se compone de dos elementos extremos que se complementan: hombre-mujer, delicadeza-rudeza, pureza-impureza… No suelen existir los términos medios. Es algo aprendido desde la infancia, y nuestro cerebro se alimenta de ello puesto que necesita esquematizar la realidad para poder aprehenderla. Eso no significa que nuestro cerebro necesite dividir todo en dos opuestos, y mucho menos que uno sea superior al otro. En cambio nuestra sociedad aboga por ello. Los roles opuestos que se asignan a mujeres y hombres hacen que no vivamos con libertad la relación con nuestros cuerpos y menos aún la relación con otros cuerpos.

La tiranía de género se hace patente en nuestra sociedad cuando no puedes (o no debes) elegir determinadas actitudes, prácticas, etc. ¿Te has planteado alguna vez por qué eliges una cosa y no otra? ¿Por qué te gusta una determinada manera de ser y no otra? Seguramente a las preguntas planteadas respondas: “Bueno, si elijo algo es porque me gusta…” A lo que yo te volvería a preguntar: “¿Pero POR QUÉ te gusta?”. Y seguiría incidiendo en esta pregunta porque habitualmente lo que se ve, ya sea en sociedad o en terapias, es que la gente no elige en función de sus preferencias, sino en base a lo que cree que se espera de ellas o han aprendido que tiene que ser así, sin más. Por ejemplo, ¿no has mantenido alguna vez relaciones sexuales cuando no te apetece porque piensas que es lo debes hacer o lo que los demás esperan de ti?, ¿o has pensado en operarte porque una parte de tu cuerpo no te gusta?, ¿o te has obligado a sonreír cuando en realidad te apetecía llorar?

La socialización de género conforma nuestra sexualidad de tal manera que no decidimos bajo libre elección, sino porque es eso lo que tenemos que elegir. De existir otras opciones, apenas las conocemos.

En nuestra sociedad los valores otorgados tradicionalmente a la mujer son los menos valorados y se consideran de segunda categoría. Algunos de estos valores son: discreción, elegir a las parejas pensando en el futuro, responsabilidad, fidelidad, sumisión, disponibilidad o falta de iniciativa. Por otra parte, los valores masculinos (competitividad, iniciativa…) tienen la ventaja de ser considerados mejores socialmente. Pero si nos paramos a analizarlos veremos que muchos de ellos no reportan grandes beneficios. Se espera de los hombres disponibilidad sexual absoluta, se les enseña a dar poca importancia al factor afectivo y tienen que soportar la presión de ser expertos en todos los ámbitos y los responsables del placer de sus parejas.

Cuando una persona no cumple con alguna de las características asignadas a su género, de alguna manera será avisada por su círculo social y, si persiste en su actitud, se le negará reconocimiento social. Ese control sexista es cada vez más sutil, pero sigue existiendo tal y como lo planteas en tu pregunta, y más cuando ahondamos en el terreno de la sexualidad. Para verlo más claro, tan sólo tenemos que imaginar una pareja heterosexual en la que ella tenga más iniciativa y llame más la atención que él. En este caso, la mayoría de comentarios serán parecidos a los siguientes: “Pobrecito”, “Él es muy buena persona”, “A ella se la ve muy marimandona”, etc.  Cuando en el caso contrario seguramente no escucharíamos apenas comentarios, puesto que socialmente es lo “normal”. Y, si ahondamos en el terreno sexual, pongámonos en el caso que él eyacula antes de lo que esperaba. El papel de la mujer suele ir encaminado a consolar o quitar importancia, cumpliendo su papel social de comprensiva. En cambio, si ella no tiene un orgasmo, surge la preocupación de él, puesto que supuestamente no cumple las expectativas de experto. En todos los ejemplos, los avisos vienen subrayados por estereotipos: “Marimandona”, “Calzonazos”, “Eyaculador precoz” y “Frígida”.
El problema no son los valores en sí, sino el hecho de no poder elegirlos. Una persona puede no tener iniciativa porque ELIGE no tenerla, pero en el momento en que se convierte en una exigencia, limita su desarrollo personal. Toda esta socialización de género va conformando nuestra sexualidad de tal manera que elegimos lo que elegimos no por libre elección, sino porque es eso lo que tenemos que elegir, sin plantearnos más opciones, porque de existir éstas, apenas las conocemos. Por ello es un proceso complicado cambiar las actitudes asociadas al género, pero no imposible.
Cuántas veces has escuchado: “¡No sé cómo lo hago, pero siempre acabo saliendo con el mismo tipo de persona!” Otra muy habitual: “¡Todos los hombres (o mujeres) son iguales!” Detrás de estas frases se esconde este aprendizaje de género.

De hecho, no vemos lo que hay, sino lo que somos. Es decir, tus gustos se definen en función de tus creencias, con lo cual siempre te fijarás en aquellas personas que reafirmen tu idea de cómo tienen que ser las cosas. Y el mundo está estructurado en función de tus ideas, de ahí por ejemplo que mucha gente tenga que etiquetar como hombre y mujer a parejas gays y lesbianas…No conciben otra visión porque no lo han aprendido. Aún analizando y cambiando tu visión de la sexualidad, se siguen repitiendo los patrones porque algo que se ha aprendido durante toda la vida, no se puede cambiar de un día para otro. Necesitas derrumbar todas las creencias anteriores y empezar un edificio nuevo. Y siempre teniendo en cuenta que los pensamientos y actitudes cambian antes que la acción.

Pero sobre todo, para poder cambiar nuestro modelo de sexualidad hay que replantearse todas las acciones que hacemos sin pensar y ahí veremos cómo reproducimos nuestros aprendizajes castrantes hasta en los más mínimos detalles. Y si no recuerda cuando una amiga tuya te dijo cuántos polvos había echado en una noche contabilizando las eyaculaciones de él o cuando aquel amigo tuyo te dijo que pensaba en otra cosa mientras practicaba la penetración. Para generar el cambio es imprescindible aprender un sano egoísmo, es decir, pasar del esquema de: “Si yo gano, tú pierdes”, al esquema: “Si yo gano, tú ganas”. Pero de este egoísmo hablaremos más adelante…

Si quieres hacer una pregunta a nuestra sexóloga, escríbenos: revistapikara(a)gmail.com

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Print this page
Los límites de la sexualidad
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

¿Quieres debatir en un espacio tranquilo, seguro y libre de (machi)trols? Vente al foro de debate de Pikara Magazine

Estudié Pedagogía para contribuir a un cambio hacia la vivencia del placer sin culpabilidad. Me especialicé en Sexualidad, base de la formación y castración de nuestra personalidad. Parto de analizar la construcción actual del género como limitante de nuestra expansión.

    Comentarios recientes

    1. Goss

      “Me gustaría saber por qué algunas mujeres siguen condicionadas por la sumisión en su forma de amar y ser”

      Dependerá de cada persona. Pero en algunos casos quizás tenga algo que ver con que no todo el mundo quiere la responsabilidad de tomar grandes decisiones sobre su vida, de discurrir hacia dónde ir y cómo, de sentirse sola frente a la posibilidad de fracaso, de salir al mundo a conseguir dinero,…Hay quienes prefieren seguir a otra persona que sea quien tome las grandes decisiones, que sea quien se rompa la cabeza para evitar dificultades o para salir de ellas, que sea quien se pelee y lidie con otros por conseguir dinero.

      1. tribalera

        También se da el caso de que hay muchos hombres que no saben qué hacer con una mujer que toma la iniciativa, que los desafía intelectualmente, que no espera a que él le diga lo que tiene que hacer. Eso lo hemos vivido muchas… A veces terminanos cediendo, injustamente, y adoptando el papel de sumisas porque nos cansamos de luchar…
        Esta sociedad te empuja cada día para que seas así… No es porque nos guste. Haberlas las habrá, pero cada vez somos menos!

    2. josé Antonio Peñas

      El dualismo es un verdadero problema, y no sólo a nivel de roles de género. Es una postura intelectual muy limitante porque obliga a sus devotos a encajar todo con calzador en categorías muy restrictivas.

      Hace ya años me di cuenta de que esa pretensión era absurda, leyendo los textos de LevyStrauss y encontrándome con un montón de incoherencias en sus análisis antropológicos.

    3. Miguel

      Perfecta la exposición.Estoy completamente de acuerdo en que la mayoria de las opiniones que tenemos y de las elecciones que realizamos se basan en aprendizajes anteriores y en condicionamientos sociales.Ya va siendo hora de que disfrutemos de lo que realmente nos gusta y apetece sin tener que mirar a los lados a ver que opina la gente de ello.
      Enhorabuena por la entrada.

    4. eider

      Totalmente de acuerdo, Mónica. Y creo que gran parte de lo que dices se puede aplicar no sólo a las formas de amar, sino también a las de vivir, en general.
      En cuanto al tema del dualismo, José Antonio… creo que tienes toda la razón. El día que nos demos cuenta de que todo y nada en realidad son la misma cosa, es probable que el mundo cambie…
      BESOS a todos y un abrazo para ti, Monica!!! 🙂

    5. Pam

      Ah, pero sólo las mujeres siguen condicionadas en su forma de amar? Es cierto que esto sigue ocurriendo pero yo creo que los hombres estan muy muy condicionados en su forma de amar, y creo que somos muchas las que ya no estamos tan condicionadas ni tenemos un papel de sumisión.

      En realidad, me parece que hoy en día muchas mujeres les damos mil vueltas a muchos hombres en la forma de amar…y en la forma de ser. Y ellos se van dando cuenta muy poco a poco.

    6. Pingback: Tweets that mention pikara magazine » Los límites de la sexualidad -- Topsy.com

    7. Y.

      Ya, tienes razón, en serio, cuando dices que a veces actuamos más por lo que se espera de nosotras, bueno, yo ya no… pero reconozco que alguna vez lo hice (sin saberlo) y cuando por un motivo me di cuenta de que realmente yo no era así, empecé a ser y a actuar como realmente soy yo, así claro, algunas amigas no me entendieron y bueno, allá ellas jajajaa

      me gustó mucho!! enhorabuena

    8. Bea

      Me encanta cómo has expuesto el tema. Hay q “desaprender” para poder volver a aprender fuera de tópicos y casillas binarias. Reinventarse el placer desde dentro.
      Enhorabuena!!

    9. kus

      Me encanta leer sobre estos temas, gracias exponer de forma clara realidades cotidianas que queramos darnos cuenta o no estan ahi.
      Por mi parte agragar que la dualidad esta dentro de cada una de nosotras y nosotros, parte femenina y masculina contenida en cada cuerpo y personalidad. Hay que buscar la vision y comprensión para conseguir una integracion de estas dos partes. el equilibrio esta cuando las conseguimos entender y aceptar.
      Love

    10. Pingback: pikara magazine » El orgasmo como examen

    11. Pingback: pikara magazine » La dificultad de decir ‘no’ Afinando el órgano

    12. Pingback: Sexualidad e igualdad a debate en la UAH | El Cigüeñal

    Los comentarios están cerrados

    Uso de cookies

    Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies