• Imagen de David Henry Friston.

    Carmilla, amor lésbico vampírico en el siglo XIX

    ‘Carmilla’ es una historia que ha vivido a la sombra de otras novelas vampíricas de éxito como ‘Drácula’ de Bram Stocker, pero la historia de Sheridan Le Fanu fue publicada 25 años antes, concretamente en 1872. El cuento representa el amor lésbico entre la vampiro y su víctima, situando además a la historia en una temática erótica homosexual. Este texto ha sido adaptado para el fanzine ‘Las malas hierbas’.

  • Machismo y medios, lo peor de 2017

    El año del #metoo empezó con dos mujeres que “morían” o “perdían la vida” en los titulares, asesinadas por el terrorismo machista en Madrid. El juicio a La Manada, que ha servido para abrir el debate de qué es “consentir”, también ha puesto en evidencia el mal hacer de algunos medios. Bienvenidas a ‘Machismo y medios, lo peor de 2017’.

  • Al salir del ascensor Maribel sujeta a Isabel para que ésta, agarrándose a las viejas rejas del hueco del ascensor, acceda a una barra y, a partir de ahí, pueda empezar a bajar los nueve escalones que la separan de la calle. Nueve escalones que la agotan física y mentalmente, ya que teme caerse algún día. Además, la necesidad de una persona que la sujete, la hace totalmente dependiente para salir a la calle. Isabel sueña con una sencilla rampa/. (c) Patricia Bobillo Rodríguez

    Cuidándonos

    La historia de Isabel y Maribel nos habla de la ética del cuidado. En su relación se percibe el amor incondicional ligado al cuidado de una misma y de las demás compartiendo la vida, suprimiendo la división entre cuidadora y cuidada, desde una mirada profunda pero desde una historia humilde, de personas comunes.

  • “Eres una disidente política y encima mujer: a la hoguera”

    Entrevista a Rocío Ballesta Meichsner una de las mujeres imputadas por la performance del coño insumiso, que desfiló el 1 de mayo de 2014 en Sevilla. “Si eres mujer, y decides alzar la voz eres doblemente castigada, ya sabemos qué piensan la Iglesia, los integristas católicos y la derecha rancia de este país, cuál es el lugar que nos corresponde a las mujeres”, afirma a la vez que recuerda que lo más enriquecedor de este proceso está siendo vivirlo al lado de las otras dos compañeras imputadas.

Reportaje

Ana Matnadze es medallista olímpica y campeona de España en 2016.- Foto cedida por David Llada

No es un tablero para damas

Las diferencias físicas entre hombres y mujeres resultan irrelevantes en el ajedrez, pero pocas han hecho historia. Los estudios se centran en entender por qué jugamos peor, pero ¿a quién le importa por qué jugamos menos?

Leer más de Reportaje

Entrevista

Leer más de Entrevista

Opinión

Ilustración de Señora Milton.

Mujer sorda y cyborg. Mi discapacidad auditiva y mi capacidad de adaptación

Somos millones de personas, pero nadie nos ve. Nuestra discapacidad es invisible y además tratamos de que no se nos note. Yo al principio me ponía roja, porque me daba vergüenza y no sabía pedir ayuda ni facilitarle a la gente que fuese solidaria conmigo. Ahora ya no digo “estoy sorda” (se reían pensando que bromeaba), sino “soy sorda”, y si no se lo creen, les enseño mis ciberoídos: me siento orgullosa de ser una mujer cyborg del siglo XXI.

Who wears the trousers

I am women who, since her forties, has discovered that to be exposed to abuse from men who try to take advantage of their positions, you are never too old.

Opinión, Voces
Leer más de Opinión

Crónica

Leer más de Crónica

Análisis

‘World of Warcraft’: ¿Compañeras o rivales?

Enfrentarse a personas que no entienden su afición es la misión diaria de muchos amantes de los videojuegos. Defender que juegan al ‘World of Warcraft’ es otro escalón de dificultad en la propia comunidad de ‘gamers’. Para nosotras existe otro nivel más, defendernos entre nosotras de los prejuicios y el desconocimiento mutuo para pasar a la sororidad.

Leer más de Análisis

Sangre fucsia

Secciones

Reseñas

Kevin Bacon y Kathryn Hahn protagonizan 'I love Dick'

Y el hombre se hizo musa: ‘I love Dick’

Jill Soloway (‘Transparent’) ha convertido en serie la obra de culto de Chris Kraus: las cartas de amor dirigidas a Dick (dick: ‘pene’, en inglés) con las que consiguió transcender su delirio amoroso y crear un manifiesto feminista que restablece el poder de las ‘female losers’, las perdedoras demasiado inteligentes.

Uso de cookies

Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies